La ciu­da­de­la

Aun­que tie­ne ma­yo­ría, la opo­si­ción ac­túa en el Con­gre­so co­mo si es­tu­vie­ra ba­jo ase­dio. Los par­ti­dos no ter­mi­nan de or­de­nar­se tras la ca­tás­tro­fe elec­to­ral de di­ciem­bre y, en pre­sen­cia del ad­ver­sa­rio, pa­re­cen no en­con­trar otra res­pues­ta que la obs­truc­ción.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - As­ca­nio Ca­va­llo

El po­der des­gas­ta”, di­jo una vez Giu­lio An­dreot­ti, “pe­ro más des­gas­ta no te­ner­lo”. Ex­pre­sa­ba así esa sed in­sa­cia­ble de es­tar en el go­bierno que es­tá en la vo­ca­ción de cier­tos po­lí­ti­cos, en su cons­ti­tu­ción es­pi­ri­tual, tal co­mo cier­tos em­pre­sa­rios son cau­ti­vos de la in­sa­cia­ble com­pul­sión por acu­mu­lar di­ne­ro. An­dreot­ti, uno de los más sa­ga­ces po­lí­ti­cos de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, go­ber­na­ba Ita­lia cuan­do se pro­du­jo la ava­lan­cha de de­nun­cias de co­rrup­ción y los ad­mi­ra­dos fis­ca­les de la ope­ra­ción Ma­ni Pu­li­ti ter­mi­na­ron des­tru­yen­do el sis­te­ma de par­ti­dos. A pe­sar de to­do, An­dreot­ti fue li­be­ra­do de car­gos y mu­rió en 2013, sin al­can­zar a ver a su país en­tram­pa­do en­tre Ber­lus­co­ni y Bep­pe Gri­llo.

La De­mo­cra­cia Cris­tia­na chi­le­na ha mos­tra­do que no se ne­ce­si­ta un es­cua­drón de fis­ca­les pa­ra des­truir­la -bas­ta con una coa­li­ción-, pe­ro la sen­ten­cia de An­dreot­ti re­vi­ve en un pa­no­ra­ma don­de pa­re­ce que la prin­ci­pal opo­si­ción al go­bierno ac­tual va a ser el go­bierno an­te­rior, y no los par­ti­dos y par­la­men­ta­rios que fue­ron ele­gi­dos pa­ra ello; una con­tien­da que ade­más se libra con los ros­tros de las mis­mas dos per­so­nas que com­ple­ta­rán 16 años en la pre­si­den­cia de Chi­le.

No es na­da nue­vo que el go­bierno en­tran­te pon­ga freno y has­ta re­ver­sa a pro­yec­tos que el sa­lien­te ha de­ja­do a me­dio ca­mino. La des­truc­ción más ma­si­va de es­te ti­po se pro­du­jo en 2006, en el pri­mer go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let, cuan­do fue­ron desecha­dos nu­me­ro­sos pro­yec­tos que ha­bían si­do di­se­ña­dos por Ri­car­do La­gos. Por lo ge­ne­ral, los go­ber­nan­tes sa­ben que es­to es sin llo­rar: no pue­den pre­ten­der que lo que no al­can­za­ron -o no qui­sie­ron- a ha­cer du­ran­te su ges­tión sea eje­cu­ta­do por quien lle­ga con un pro­gra­ma pro­pio.

En los dos me­ses y me­dio que com­ple­ta el se­gun­do man­da­to de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, la opo­si­ción no ha he­cho mu­cho más que re­cla­mar de­re­chos de au­tor, acu­sar al go­bierno de ro­dear­se de ami­gos y sem­brar sospechas so­bre sus pro­pó­si­tos de re­tro­traer las re­for­mas de la ad­mi­nis­tra­ción Ba­che­let. Aun­que tie­ne ma­yo­ría, la opo­si­ción ac­túa en el Con­gre­so co­mo si es­tu­vie­ra ba­jo ase­dio. Los par­ti­dos no ter­mi­nan de or­de­nar­se tras la ca­tás­tro­fe elec­to­ral de di­ciem­bre y, en pre­sen­cia del ad­ver­sa­rio, pa­re­cen no en­con­trar otra res­pues­ta que la obs­truc­ción. Es el ta­cle, a

me­nu­do tan efi­cien­te, que aho­ra re­sul­ta más di­fí­cil, por­que Pi­ñe­ra no es el de an­tes: es­tá más res­ba­lo­so, se ex­po­ne me­nos y pre­sen­ta -co­mo hi­zo en el men­sa­je a la na­ción- un pro­gra­ma pru­den­te, sin las es­tri­den­cias de sus mi­nis­tros inex­per­tos y sin per­der la opor­tu­ni­dad de mor­ti­fi­car al go­bierno an­te­rior en sus lla­gas más ex­pues­tas: su per­for­man­ce eco­nó­mi­ca, con los peo­res re­sul­ta­dos en lo que va del si­glo.

Es di­fí­cil y has­ta pre­ma­tu­ro eva­luar el tum­bo de un go­bierno cuan­do lle­va tan po­co tiem­po. Pe­ro, se­gún to­dos los in­di­cios re­ve­la­dos, pa­re­ce que los ex­fun­cio­na­rios del go­bierno sa­lien­te creen te­ner esa eva­lua­ción. Quien los ha con­vo­ca­do pa­ra desa­rro­llar­la es la ex­pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, en torno a una fun­da­ción or­ga­ni­za­da pa­ra de­fen­der el “le­ga­do” de su se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción. Es otra vez la mis­ma idea de ase­dio. Y co­mo no se de­fien­de lo que no es­tá ame­na­za­do, hay que su­po­ner que es­te for­tín, or­ga­ni­za­do se­gún es­ta idea, di­ri­gi­rá la opo­si­ción a sus ad­ver­sa­rios, es de­cir, la opo­si­ción al go­bierno. Re­cor­dar a San Ignacio de Lo­yo­la: “En la ciu­da­de­la ase­dia­da, to­da di­si­den­cia es trai­ción”.

Mu­cho de es­to es­tá in­si­nua­do en una mi­nu­ta con in­di­ca­cio­nes pa­ra juz­gar el dis­cur­so pre­si­den­cial an­tes de que es­te se co­no­cie­ra, dis­tri­bui­da con la im­pru­den­cia del What­sApp, co­mo com­ple­men­to de la reunión de ex­mi­nis­tros y al­tos fun­cio­na­rios con que Ba­che­let inau­gu­ró la se­de de su fun­da­ción, se­sión a la que so­lo con­cu­rrie­ron los in­te­gran­tes del úl­ti­mo ga­bi­ne­te, no to­dos los que es­tu­vie­ron a lo lar­go del cua­trie­nio.

Se en­tien­de, por ex­ten­sión, que es­tos son los can­cer­be­ros del le­ga­do, los que de­ben de­ter­mi­nar cuán­do y dón­de se ve­rá ata­ca­do. Es una co­sa cu­rio­sa, por­que evo­ca, des­de lue­go que sin pre­ten­der­lo, la idea de An­dreot­ti de que la for­ma de no des­gas­tar­se es es­tar en el po­der, vol­ver a te­ner­lo si se lo ha per­di­do, re­cu­pe­rar­lo en cuan­to exis­ta la opor­tu­ni­dad. ¿Pa­ra qué se ha­ce una reunión co­mo esa si no es pa­ra ex­hi­bir una cier­ta po­ten­cia, una de­ter­mi­na­ción de man­te­ner pro­ta­go­nis­mo en el de­ba­te pú­bli­co?

Es se­gu­ro que si, a pro­pó­si­to de es­to, se le pre­gun­ta­se a la ex­pre­si­den­ta Ba­che­let si es­tá pre­pa­ran­do una ter­ce­ra pos­tu­la­ción, di­ría que no, que ni se lo ha plan­tea­do. Y se­ría, sin du­da, una res­pues­ta sin­ce­ra.

Pe­ro co­mo pa­sa en la vi­da dia­ria, a me­nu­do los ges­tos se an­ti­ci­pan a los pro­pó­si­tos, los im­pul­sos se ade­lan­tan a los pla­nes, los pa­sos es­tán an­tes que el ca­mino. El go­bierno de Ba­che­let tu­vo el fi­nal más des­or­de­na­do que se ha­ya vis­to des­de la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia, pe­ro aho­ra se pue­de entender que, más que pu­ra des­pro­li­ji­dad, hu­bo un in­ten­so com­po­nen­te de an­sie­dad, una ago­bian­te sen­sa­ción de que los cua­tro años ha­bían si­do de­ma­sia­do cor­tos. Más allá del jui­cio que se ten­ga so­bre ese go­bierno, sin entender lo que la psi­quia­tría eu­ro­pea ha lla­ma­do la “an­gus­tia de Gö­del”, la per­cep­ción de in­com­ple­ti­tud que en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes abru­ma y de­pri­me a las per­so­nas, no es po­si­ble vis­lum­brar los fe­nó­me­nos que po­dría vi­vir la política del fu­tu­ro cer­cano.

Des­de lue­go, la idea de una ter­ce­ra can­di­da­tu­ra de Ba­che­let sir­ve de ata­jo pa­ra que la Nue­va Ma­yo­ría no se dé la mo­les­tia de ana­li­zar por qué per­dió las elec­cio­nes y se des­fon­dó sin un fi­nal; ese aná­li­sis tam­bién fue elu­di­do des­pués del 2009, cuan­do se es­pe­ra­ba igual­men­te el re­gre­so de la car­ta ga­na­do­ra que era la ex­pre­si­den­ta. Sir­ve tam­bién, al me­nos en teo­ría, pa­ra de­te­ner las fuer­zas cen­trí­fu­gas que ope­ran en­tre los vo­tan­tes de la cen­troiz­quier­da; sin lí­de­res no­ta­bles, esos ad­he­ren­tes po­drían aban­do­nar to­tal­men­te a los par­ti­dos en al­go tan de­li­ca­do co­mo, por ejem­plo, las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y re­gio­na­les del 2020. Y sir­ve, fi­nal­men­te, pa­ra dar se­de y di­rec­ción a to­dos los po­lí­ti­cos que por ser mi­nis­tros o ase­so­res no pu­die­ron ser par­la­men­ta­rios.

Pe­ro no sir­ve a nin­gún pro­yec­to de re­no­va­ción, si es que es­to fue­ra la fi­na­li­dad de al­gún sec­tor po­lí­ti­co. La ver­dad es que la cen­troiz­quier­da no ha da­do la me­nor se­ñal de te­ner vo­lun­tad y vo­ca­ción de re­no­var­se, y mu­cho des­de que se sien­te ase­dia­da, es de­cir, des­de que cons­ta­tó que no tie­ne una ma­yo­ría “na­tu­ral”. La DC, el PPD, el PS, el PR han si­do con­tu­ma­ces pa­ra cas­ti­gar a sus po­ten­cia­les re­no­va­do­res an­tes que ce­der­les el pa­so. La úni­ca no­ve­dad de la política chi­le­na es el Fren­te Am­plio, y se pro­du­jo en con­tra de esa cen­troiz­quier­da que se mos­tra­ba ge­ne­ro­sa de la bo­ca pa­ra afue­ra. No es inú­til re­cor­dar que la de­re­cha po­dría ha­ber te­ni­do ma­yo­ría en el Con­gre­so de no ser por la irrup­ción fren­team­plis­ta en la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

De mo­do que no hay locura en ima­gi­nar a un ex­go­bierno que quie­re re­pro­du­cir­se una y otra vez. La política tie­ne más com­po­nen­tes adic­ti­vos que ca­si to­dos los vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.