La re­caí­da eu­ro­pea

Lo que su­ce­de en Ita­lia y en Es­pa­ña re­nue­va el en­tu­sias­mo de los po­pu­lis­tas eu­ro­peos que, des­de la de­rro­ta de Ma­ri­ne Le Pen a ma­nos de Ma­cron, es­ta­ban en apa­ren­te re­tro­ce­so.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

Cuan­do pa­re­cía que Eu­ro­pa iba de­jan­do atrás esa mez­cla de des­ba­ra­jus­te eco­nó­mi­co y po­pu­lis­mo ico­no­clas­ta y re­fun­da­dor que en­sor­de­ció con su ruido atro­na­dor a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les a co­mien­zos de es­ta dé­ca­da, las cosas se han vuel­to a po­ner mal.

Me re­fie­ro a Ita­lia, don­de han subido al po­der los po­pu­lis­tas, y a Es­pa­ña, don­de una alian­za de so­cia­lis­tas, co­mu­nis­tas e in­de­pen­den­tis­tas ha aca­ba­do con el des­pres­ti­gia­do go­bierno de Ma­riano Ra­joy, pe­ro en la Eu­ro­pa de hoy, en la que los va­sos co­mu­ni­can­tes ha­cen que los fue­gos na­cio­na­les en­cien­dan rá­pi­da­men­te las pra­de­ras con­ti­nen­ta­les, el asun­to pue­de afec­tar al Vie­jo Mun­do en su con­jun­to. Por lo pron­to, los ter­mó­me­tros fi­nan­cie­ros ya mar­can tem­pe­ra­tu­ras afie­bra­das.

Em­pe­ce­mos por Ita­lia. To­do em­pe­zó cuan­do, en mar­zo pa­sa­do, el po­pu­lis­mo de iz­quier­da y del sur, el del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, y el po­pu­lis­mo de de­re­cha y del nor­te, el de La Li­ga, su­ma­ron más del 50% de los vo­tos en las elec­cio­nes y pro­du­je­ron la de­ba­cle del so­cia­lis­mo, lla­ma­do Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, que es­ta­ba en el po­der, y una des­le­gi­ti­ma­ción del par­ti­do de Sil­vio Ber­lus­co­ni, For­za Ita­lia, su­pe­ra­do, den­tro de la coa­li­ción de de­re­cha, por la pro­pia Li­ga.

El con­tex­to eco­nó­mi­co de es­ta re­cien­te vo­ta­ción es el de una Ita­lia que, a di­fe­ren­cia de sus ve­ci­nos de la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, que ya se mue­ven en los dos y los tres pun­tos de cre­ci­mien­to, a du­ras pe­nas su­pera el 1%. El con­tex­to so­cial es el de una Ita­lia que to­da­vía tie­ne un des­em­pleo al­to y en el que el odio al in­mi­gran­te cre­ce ca­da día. El con­tex­to fi­nan­cie­ro es el de una Ita­lia cu­yos ban­cos po­seen la cuar­ta par­te de los ac­ti­vos tó­xi­cos que to­da­vía las­tran al sis­te­ma ban­ca­rio eu­ro­peo (más de 200 mil mi­llo­nes de eu­ros). Y el con­tex­to po­lí­ti­co es el de una Ita­lia que, al igual que ocu­rrió du­ran­te los años 90, cuan­do el re­cha­zo a la co­rrup­ción de Tan­gen­tó­po­lis arra­só con los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, cues­tio­na pro­fun­da­men­te a las or­ga­ni­za­cio­nes que re­em­pla­za­ron a los an­ti­guos de­mo­cris­tia­nos (a la de­re­cha) y so­cia­lis­tas (a la iz­quier­da), pe­ro con un agra­van­te: mi­llo­nes de ita­lia­nos tien­den a ver a la Unión Eu­ro­pea, más exac­ta­men­te a Bru­se­las, co­mo par­te de una es­truc­tu­ra de po­der ile­gí­ti­ma que es res­pon­sa­ble de sus ma­les. Ocu­rrió en días recientes, da­do es­te pa­no­ra­ma, lo inevi­ta­ble: la im­po­si­bi­li­dad de for­mar go­bierno. El Pre­si­den­te Ser­gio Ma­ta­re­lla, mo­de­ra­do y proeu­ro­peo, se re­sis­tió a nom­brar en el go­bierno ita­liano a al­gu­nas de las per­so­nas pro­pues­tas por el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas y La Li­ga, que se han alia­do pa­ra gobernar y pre­ten­dían ha­cer mi­nis­tro de Eco­no­mía a un co­no­ci­do de­fen­sor de la idea de aban­do­nar el eu­ro. Al mis­mo tiem­po, es­tos po­pu­lis­tas ame­na­za­ron con pri­var a cual­quier per­so­na a la que Ma­ta­re­lla, que tie­ne po­tes­tad cons­ti­tu­cio­nal pa­ra ello, nom­bra­ra pri­mer mi­nis­tro, de los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la in­ves­ti­du­ra. To­do lo cual apun­ta­ba a unas nue­vas elec­cio­nes den­tro de muy po­cos me­ses. ¿Qué pa­sa­ría en esos co­mi­cios? Las en­cues­tas in­di­can que La Li­ga se ha dis­pa­ra­do, pues ob­tu­vo ca­si 18% en mar­zo y aho­ra su­pera el 28%, mien­tras que el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas an­da por el 30%, un par de pun­tos por de­ba­jo de lo que sa­có en las elec­cio­nes. La su­ma de am­bos es mu­cho ma­yor hoy que ayer, lo cual ha desata­do las alar­mas del “es­ta­blish­ment” po­lí­ti­co ita­liano y eu­ro­peo, y, co­mo se ha vis­to, ha dis­pa­ra­do la ri­ma de ries­go de los bo­nos so­be­ra­nos y por tan­to los “cre­dit de­fault swaps”, al­go así co­mo se­gu­ros con­tra la sus­pen­sión de pa­gos. Tam­bién ha pro­vo­ca­do es­ca­lo­fríos en la ban­ca: las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ita­lia­nas tie­nen más pa­pe­les del Es­ta­do ita­liano que sal­va­guar­das de ca­pi­tal, los ban­cos fran­ce­ses tie­nen ca­si 45 mil mi­llo­nes de deu­da so­be­ra­na ita­lia­na y los es­pa­ño­les ca­si 30 mil mi­llo­nes.

An­te el im­pas­se, La Li­ga y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas lo­gra­ron for­zar a Ma­ta­re­lla a nom­brar un go­bierno de la nue­va alian­za po­pu­lis­ta, aun­que acep­ta­ron no in­sis­tir con dar­le el con­trol de la car­te­ra de Eco­no­mía al enemi­go del eu­ro. Ita­lia se en­ca­mi­na­ba, por tan­to, es­te fin de se­ma­na, a un go­bierno con­tro­la­do por dos fuer­zas que es­tán ene­mis­ta­das con Eu­ro­pa y que, con­ce­sio­nes tác­ti­cas apar­te, re­pre­sen­tan un desafío muy serio a la cons­truc­ción eu­ro­pea des­de el co­ra­zón del Vie­jo Mun­do.

Ita­lia no es Gre­cia, sino la ter­ce­ra eco­no­mía de la eu­ro­zo­na y la no­ve­na del mun­do. Por tan­to, que un go­bierno po­pu­lis­ta an­ti­eu­ro­peo lle­gue al po­der sig­ni­fi­ca más de lo que su­pu­so el go­bierno de Sy­ri­za en su mo­men­to en Ate­nas. Si Ita­lia aca­ba­ra sa­lién­do­se del eu­ro, le da­ría el pun­ti­lla­zo a la mo­ne­da úni­ca y la on­da ex­pan­si­va pro­ba­ble­men­te gol­pea­ría al pro­yec­to eu­ro­peo en su con­jun­to. Pre­ci­sa­men­te por eso es que los po­pu­lis­tas del Vie­jo Mun­do, en­ca­be­za­dos por la se­ño­ra Ma­ri­ne Le Pen en Fran­cia, han sa­lu­da­do lo que La Li­ga y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas es­tán tra­tan­do de con­se­guir.

Por si es­to no fue­ra su­fi­cien­te pa­ra re­tro­traer a Eu­ro­pa a los años tur­bu­len­tos de ini­cios de es­ta dé­ca­da, las cosas se han pre­ci­pi­ta­do en Es­pa­ña a raíz de la con­de­na con­tra an­ti­guos je­rar­cas del go­ber­nan­te Par­ti­do Po­pu­lar en la Au­dien­cia Na­cio­nal por un so­na­do ca­so de co­rrup­ción (uno de mu­chos), que ha si­do el de­to­nan­te pa­ra la exi­to­sa mo­ción de cen­su­ra que ha aca­ba­do con Ma­riano Ra­joy. El go­bierno de Ra­joy lle­va­ba unos años so­bre­vi­vien­do a dos enemi­gos: el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán y la de­ca­den­cia mo­ral de su par­ti­do. En me­dio de ese con­tex­to en­ca­bri­ta­do, ha lo­gra­do ha­cer al­gu­nas re­for­mas eco­nó­mi­cas -en los cam­pos tri­bu­ta­rio, pre­vi­sio­nal y la­bo­ral, por ejem­plo- pa­ra ali­ge­rar un po­co la car­ga del Es­ta­do y ali­viar la ri­gi­dez re­gla­men­ta­ria y le­gis­la­ti­va que las­tra­ba la crea­ción de ri­que­za. Los re­sul­ta­dos es­tán allí: Es­pa­ña cre­ce aho­ra cer­ca de 3% al año y el cli­ma eco­nó­mi­co en ge­ne­ral, in­clu­yen­do la ge­ne­ra­ción de em­pleos y el co­mer­cio, ha me­jo­ra­do. Pe­ro al mis­mo tiem­po que ocu­rría es­to se iba en­som­bre­cien­do el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co, pues los po­pu­lis­mos es­pa­ño­les, ac­ti­vos tan­to des­de la de­re­cha na­cio­na­lis­ta (ca­ta­la­na) co­mo des­de la iz­quier­da ra­di­cal ( Po­de­mos y un sec­tor del pro­pio PSOE, es de­cir el so­cia­lis­mo) no ce­sa­ban de ja­quear a las ins­ti­tu­cio­nes.

En es­te con­tex­to, so­lo un mu­ro de con­ten­ción se eri­gía con­tra los po­pu­lis­tas: Ciu­da­da­nos, agru­pa­ción que na­ció ha­ce 11 años co­mo una en­ti­dad de in­te­lec­tua­les y ac­ti­vis­tas in­tere­sa­dos en ha­cer al­go de con­tra­pe­so al na­cio­na­lis­mo en Ca­ta­lu­ña, pe­ro al que las cir­cuns­tan­cias y el efi­caz li­de­raz­go de Al­bert Ri­ve­ra han ca­ta­pul­ta­do a la pri­me­ra lí­nea de la política es­pa­ño­la. Se lla­man a sí mis­mos li­be­ra­les y se si­túan en la ór­bi­ta ideo­ló­gi­ca del Pre­si­den­te Ma­cron en Fran­cia. Hoy las en­cues­tas les otor­gan el ma­yor res­pal­do po­pu­lar, aun­que no el su­fi­cien­te pa­ra gobernar en so­li­ta­rio. Da­do el abis­mo en que ha caí­do el Par­ti­do Po­pu­lar en tér­mi­nos mo­ra­les, Ciu­da­da­nos ha ab­sor­bi­do gran par­te de los vo­tos con­ser­va­do­res pe­ro, cu­rio­sa­men­te, tam­bién ha bir­la­do vo­tos al so­cia­lis­mo y, en me­nor me­di­da, a Po­de­mos. Aun­que lo su­yo es cual­quier co­sa me­nos una lí­nea “an­ti­sis­te­ma”, en cier­ta for­ma han gra­vi­ta­do ha­cia es­ta agru­pa­ción mu­chos es­pa­ño­les de­sen­can­ta­dos de la política tra­di­cio­nal.

Pe­ro Ciu­da­da­nos no pu­do im­pe­dir es­ta se­ma­na lo inevi­ta­ble en el Con­gre­so. Apro­ve­chan­do la con­de­na que afec­ta al Par­ti­do Po- pu­lar en la Au­dien­cia Na­cio­nal, Pedro Sán­chez, lí­der del PSOE, plan­teó en el Con­gre­so de los Dipu­tados una mo­ción de cen­su­ra con­tra Ra­joy que tu­vo el res­pal­do de Po­de­mos y de los na­cio­na­lis­tas tan­to mo­de­ra­dos co­mo se­pa­ra­tis­tas. So­lo que­da­ban dos po­si­bi­li­da­des: una re­nun­cia de Ra­joy pa­ra evi­tar que Sán­chez subie­ra al go­bierno con res­pal­do de los po­pu­lis­mos na­cio­na­lis­tas y los po­pu­lis­mos de iz­quier­da y hu­bie­ra que con­vo­car elec­cio­nes muy pron­to, o que Ra­joy fue­ra des­ti­tui­do por el Con­gre­so, don­de Sán­chez ya te­nía los vo­tos su­fi­cien­tes, dan­do pie a un go­bierno pre­si­di­do por es­te has­ta que ter­mi­ne la ac­tual le­gis­la­tu­ra en 2020. El viernes ocu­rrió lo se­gun­do.

Así, pues, en Es­pa­ña el go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar ha si­do re­em­pla­za­do por un go­bierno al es­ti­lo “Fren­te Po­pu­lar”, con so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas al man­do, se­cun­da­dos por na­cio­na­lis­tas que quie­ren la in­de­pen­den­cia pa­ra su re­gión y es­ta­rán en con­di­cio­nes de ex­traer mu­chas con­ce­sio­nes de par­te de un Sán­chez que los ne­ce­si­ta­rá pa­ra sos­te­ner­se has­ta 2020.

Lo que su­ce­de en Ita­lia y en Es­pa­ña re­nue­va el en­tu­sias­mo de los po­pu­lis­tas eu­ro­peos que, des­de la de­rro­ta de Ma­ri­ne Le Pen a ma­nos de Ma­cron, es­ta­ban en apa­ren­te re­tro­ce­so. Di­go apa­ren­te­men­te por­que lo cier­to es que el po­pu­lis­mo no ha de­ja­do de arre­ciar en al­gu­nas par­tes de Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te la par­te cen­tral. El lla­ma­do Gru­po de Vi­se­gra­do -Po­lo­nia, Hun­gría, la Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia- es­tá hoy por na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas que tie­nen un fuer­te en­tre­di­cho con la Unión Eu­ro­pea. Hun­gría y Po­lo­nia han de­bi­li­ta­do las ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia li­be­ral y el es­ta­do de de­re­cho, pro­vo­can­do con­de­nas in­ter­na­cio­na­les y la ame­na­za de que la Unión Eu­ro­pea mo­di­fi­que las re­glas ba­jo las cua­les de asig­nan los pre­su­pues­tos en­tre los paí­ses miem­bros pa­ra con­di­cio­nar­los al res­pe­to a la de­mo­cra­cia. Va­rios de es­tos paí­ses se han ne­ga­do a aca­tar el man­da­to eu­ro­peo en lo que se re­fie­re a la dis­tri­bu­ción de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes. Por si fue­ra po­co, la ex­tre­ma de­re­cha es hoy par­te de la coa­li­ción de go­bierno de Aus­tria, país al que los de Vi­se­gra­do in­ten­tan atraer ha­cia su seno.

La vic­to­ria de Ma­cron, con su dis­cur­so eu­ro­peís­ta y li­be­ral, ha­bía da­do la sen­sa­ción de que esa Eu­ro­pa oc­ci­den­tal es­ta­ba de re­gre­so en tér­mi­nos de ini­cia­ti­va política y dis­pues­ta a li­brar una du­ra ba­ta­lla con­tra el re­sur­gi­mien­to del po­pu­lis­mo con la co­la­bo­ra­ción de otros paí­ses de la eu­ro­zo­na en ple­na re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Pe­ro lo que ocu­rre en Ita­lia y en Es­pa­ña su­po­ne un re­tro­ce­so y abre nue­vas in­cer­ti­dum­bres.

Co­mo se re­cuer­da, en 2010 la cri­sis eu­ro­pea al­can­zó pro­por­cio­nes alar­man­tes. En 2011 tu­vie­ron que ser res­ca­ta­dos Gre­cia e Ir­lan­da, el año si­guien­te le to­có a Por­tu­gal, en 2012 se pro­du­jo el sal­va­ta­je de la ban­ca es­pa­ño­la y ese mis­mo año Chi­pre re­ci­bió su pro­pio sal­va­vi­das. El pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo anun­ció en­ton­ces que ha­ría “lo que ha­ga fal­ta” pa­ra sal­var el eu­ro y las aguas se aquie­ta­ron… has­ta que Sy­ri­za al­can­zó el po­der en Gre­cia con ai­res de aban­do­nar el eu­ro. Pe­ro eso no su­ce­dió por­que Sy­ri­za dio algunos pa­sos ha­cia atrás en su em­pe­ño y con el tiem­po Gre­cia fue -muy len­ta­men­te- de­jan­do atrás lo peor.

El res­to de Eu­ro­pa, unos más, otros me­nos, em­pe­zó a cre­cer en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y las ur­nas ce­rra­ron las puer­tas del go­bierno (o se las abrie­ron so­lo un po­co) a los agi­ta­dos na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas an­ti­eu­ro­peos, ex­cep­to que en el Reino Uni­do el Bre­xit nos re­cor­dó a to­dos que los pe­li­gros se­guían allí. A pe­sar de ello, des­de el Vie­jo Mun­do, va­rios lí­de­res, se­gu­ros de sí mis­mos y de su en­torno, da­ban lec­cio­nes a Do­nald Trump so­bre de­mo­cra­cia li­be­ral y sen­sa­tez ad­mi­nis­tra­ti­va. Has­ta que Ita­lia y Es­pa­ña de­ci­die­ron que era de­ma­sia­do pron­to pa­ra per­mi­tir que vol­vie­sen a Eu­ro­pa los tiem­pos abu­rri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.