LA OB­SE­SIÓN QUE IN­QUIE­TA AL PRE­SI­DEN­TE SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR MARÍA JO­SÉ AHU­MA­DA FO­TO­GRA­FÍA RICHARD ULLOA

A par­tir de la cuen­ta pú­bli­ca se ini­ció una nue­va eta­pa en el Eje­cu­ti­vo: el Man­da­ta­rio dio por ter­mi­na­da la eta­pa de ins­ta­la­ción y aler­tó a los mi­nis­tros que se­rán eva­lua­dos uno por uno, es­ta vez no so­lo por su ca­pa­ci­dad de ges­tión, sino que tam­bién por sus ha­bi­li­da­des pa­ra co­mu­ni­car los avan­ces del go­bierno.

“Ya no hay ex­cu­sa pa­ra co­me­ter erro­res”. La fra­se so­nó ní­ti­da en­tre los 23 mi­nis­tros que el lu­nes 28 de ma­yo par­ti­ci­pa­ban del ter­cer con­se­jo de ga­bi­ne­te con­vo­ca­do por el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra en La Mo­ne­da. Los se­cre­ta­rios de Es­ta­do, que ha­bían lle­ga­do son­rien­tes has­ta el Sa­lón Toes­ca, se miraron en­tre ellos y en­ten­die­ron que las pa­la­bras del Man­da­ta­rio eran al­go más que una ad­ver­ten­cia: en reali­dad, pre­ten­dían mar­car un hi­to en su se­gun­do go­bierno.

Cuan­do fal­ta­ban cua­tro días pa­ra la cuen­ta pú­bli­ca del viernes 1, Pi­ñe­ra con­ti­nuó su alo­cu­ción in­for­man­do a sus mi­nis­tros que, una vez fi­na­li­za­do su dis­cur­so en Val­pa­raí­so, ter­mi­na­ba la eta­pa de ins­ta­la­ción del Eje­cu­ti­vo. Des­de ese día, la to­le­ran­cia a los erro­res de ca­da fun­cio­na­rio de go­bierno se re­du­cía a ce­ro, no ha­bría más es­pa­cio pa­ra ex­cu­sas y se pon­dría es­pe­cial én­fa­sis en el desem­pe­ño co­mu­ni­ca­cio­nal de ca­da uno.

Cer­ca­nos al Man­da­ta­rio se­ña­lan que el pro­pio Pi­ñe­ra ha sos­te­ni­do en pri­va­do que es­te as­pec­to -el co­mu­ni­ca­cio­nal- fue una de las de­bi­li­da­des de su pri­mer man­da­to, don­de pe­se a ha­ber te­ni­do una bue­na ges­tión - des­de su pun­to de vis­ta- no lo­gró la elec­ción de su su­ce­sor y de­bió de­vol­ver la ban­da pre­si­den­cial a Mi­che­lle Ba­che­let.

Es por eso que una de sus exi­gen­cias per­ma­nen­tes es “sa­ber co­mu­ni­car”, ya que “tan im­por­tan­te co­mo ha­cer las cosas bien es que se se­pa”. Y esa mis­ma in­quie­tud es la que ex­pli­ca el fé­rreo con­trol del Man­da­ta­rio al fun­cio­na­mien­to de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes (Se­com), a car­go del si­có­lo­go Jor­ge Se­lu­me, y el de­but en es­te man­da­to de las “bi­la­te­ra­les co­mu­ni­ca­cio­na­les”, a car­go de la mi­nis­tra de la Segegob, Ce­ci­lia Pérez, quien es la en­car­ga­da de re­for­zar y co­rre­gir a sus pa­res en el área co­mu­ni­ca­cio­nal.

El mis­mo Pre­si­den­te se ha au­to­im­pues­to una du­ra ru­ti­na pa­ra me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas y, por ejem­plo, pa­ra su pri­me­ra cuen­ta pú­bli­ca no qui­so de­jar na­da al azar: en los días pre­vios a su dis­cur­so aban­do­nó pa­sa­das las 10 de la no­che La Mo­ne­da, se preo­cu­pó de en­sa­yar al me­nos por me­dia ho­ra dia­ria el uso co­rrec­to de los te­le­prón­ter, en­fa­ti­zó los mo­men­tos don­de de­bía des­ta­car sus pa­la­bras e in­no­vó con la re­dac­ción de un dis­cur­so que su­peró las dos ho­ras, to­do con el ob­je­ti­vo de man­te­ner la aten­ción de los es­pec­ta­do­res y trans­mi­tir con éxi­to el re­la­to de su go­bierno y las me­di­das que en él se im­ple­men­ta­rán.

Pe­ro más im­por­tan­te aún es el gi­ro que ha da­do al desem­pe­ño de su pro­pio rol co­mo Man­da­ta­rio en el área co­mu­ni­ca­cio­nal. Atrás que­dó el Pre­si­den­te que so­lía res­pon­der pre-

gun­tas con fa­ci­li­dad, es­ta vez Pi­ñe­ra ha de­ja­do cla­ro a su equi­po que so­lo da­rá de­cla­ra­cio­nes cuan­do ha­ya al­go con­cre­to que co­mu­ni­car y res­pon­de­rá a los re­que­ri­mien­tos de la pren­sa cuan­do sea es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, evi­tan­do que la agen­da se sal­ga de la ru­ta que ya ha­bía si­do de­li­nea­da.

En el go­bierno sos­tie­nen que el Man­da­ta­rio si­gue con es­tric­to ri­gor ca­da uno de los pa­sos co­mu­ni­ca­cio­na­les de sus mi­nis­tros, al pun­to que re­vi­sa ca­da una de sus en­tre­vis­tas y es co­mún que les en­víe co­men­ta­rios so­bre es­tas.

La ob­se­sión por las co­mu­ni­ca­cio­nes es tal, que en La Mo­ne­da exis­te una pla­ni­fi­ca­ción con los hi­tos a des­ta­car pa­ra to­do el 2018 y es­ta se­ma­na se ini­cia­rá una eva­lua­ción más sis­te­má­ti­ca de ca­da uno de los mi­nis­tros.

Pa­ra cum­plir ese ob­je­ti­vo, la Se­com ha su­fri­do va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes res­pec­to del an­te­rior go­bierno.

En pri­mer lu­gar, se de­vol­vió a esa re­par­ti­ción el área de es­tu­dios -que an­tes es­ta­ba en Pre­si­den­cia- y cu­yos con­te­ni­dos son ma­ne­ja­dos con mano de hie­rro por Se­lu­me.

El si­có­lo­go -mi­li­tan­te de Evó­po­li- es es­pe­cia­lis­ta en big da­ta, pro­ce­sa­mien­to y de­pu­ra­ción de da­tos, y en su es­cri­to­rio tie­ne un in­for­me con el nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes de ca­da mi­nis­tro, las pa­la­bras que más usa, có­mo es su in­ter­ven­ción en re­des so­cia­les y có­mo es­tán

eva­lua­dos por la opi­nión pú­bli­ca, mez­clan­do dis­tin­tos es­tu­dios de opi­nión.

A eso se agre­ga que la pro­pia re­par­ti­ción co­men­zó a fun­cio­nar co­mo una suer­te de agen­cia de co­mu­ni­ca­cio­nes: ca­da uno de sus in­te­gran­tes es­tá en­car­ga­do de mo­ni­to­rear al me­nos tres mi­nis­te­rios. A es­te en­la­ce las au­to­ri­da­des de ca­da car­te­ra de­ben in­for­mar des­de sus pau­tas dia­rias a las en­tre­vis­tas que con­ce­den.

En es­ta lí­nea, el rol de la vo­ce­ra Pérez co­bró im­por­tan­cia en el con­se­jo de ga­bi­ne­te del lu­nes 28 de ma­yo. La mi­nis­tra tu­vo un cla­ro pro­ta­go­nis­mo en el en­cuen­tro en el que, ade­más del pro­pio Pre­si­den­te, so­lo in­ter­vi­nie­ron Pérez y el mi­nis­tro del In­te­rior, Andrés Chad­wick.

“Ellas tie­nen la ex­pe­rien­cia más re­cien­te de ha­ber tran­si­ta­do por uni­ver­si­da­des pres­ti­gio­sas del país y ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do esas pe­que­ñas hu­mi­lla­cio­nes y dis­cri­mi­na­cio­nes que son las que es­ta­mos lla­ma­dos a so­lu­cio­nar”. Sin nom­brar di­rec­ta­men­te al mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la, la vo­ce­ra pro­yec­tó en un Po­wer Point las 10 frases más ne­ga­ti­vas y las 10 frases más po­si­ti­vas que los se­cre­ta­rios de Es­ta­do han pro­nun­cia­do en los po­co me­nos de tres me­ses de ad­mi­nis­tra­ción.

An­te un evi­den­te­men­te in­có­mo­do ti­tu­lar de Edu­ca­ción, la se­cre­ta­ria de Es­ta­do ejem­pli­fi­có -con esa fra­se que Va­re­la pro­nun­ció en el Se­na­do en me­dio de la ola fe­mi­nis­ta- una cla­ra mues­tra de una erra­da de­cla­ra­ción.

Va­re­la y el ti­tu­lar de Sa­lud, Emilio San­te­li­ces, han si­do ejem­plos re­cu­rren­tes de ma­la ad­mi­nis­tra­ción de sus con­flic­tos, y si bien has­ta aho­ra se les dis­cul­pa­ron sus desa­cier­tos en ba­se a su fal­ta de ex­pe­rien­cia política, lue­go de ca­si tres me­ses de go­bierno y cuan­do los equi­pos ya es­tán com­ple­ta­men­te des­ple­ga­dos, es­tán no­ti­fi­ca­dos de que su inex­pe­rien­cia en car­gos pú­bli­cos ya no se­rá con­si­de­ra­da al mo­men­to de un nue­vo error.

-“To­dos tie­nen que co­mu­ni­car”, afir­mó la vo­ce­ra a sus pa­res del ga­bi­ne­te. “El cuán­do, có­mo y pa­ra qué de­ben ser de­fi­ni­dos a la ho­ra de trans­mi­tir un men­sa­je y no se de­be im­pro­vi­sar”, fue­ron par­te de las re­co­men­da­cio­nes que en­tre­gó Pérez, quien, co­mo ges­to a sus pro­pios pa­res- agre­gó a su pre­sen­ta­ción una ma­la fra­se que ella mis­ma ha­bía pro­nun­cia­do en días an­te­rio­res.

No fue la úni­ca in­ter­ven­ción de la mi­nis­tra en es­te te­ma. En un he­cho po­co usual, el martes 23 de ma­yo, Pérez con­vo­có a los je­fes de pren­sa y di­rec­to­res de co­mu­ni­ca­cio­nes de ca­da car­te­ra a una reunión, don­de ad­vir­tió a los pro­fe­sio­na­les que el Pre­si­den­te no to­le­ra­ría más erro­res co­mu­ni­ca­cio­na­les y que los res­pon­sa­bles de ve­lar por el éxi­to de sus res­pec­ti- vos mi­nis­tros o mi­nis­tras re­caía en ca­da uno de ellos.

Co­mo res­pon­sa­ble de ser la voz ofi­cial del go­bierno, Pérez tie­ne sus pro­pias exi­gen­cias y so­lo rea­li­za tres vo­ce­rías a la se­ma­na, ca­da una de me­dia ho­ra. Y aun­que no tie­ne res­tric­cio­nes pa­ra los re­que­ri­mien­tos de la pren­sa, la se­cre­ta­ria de Es­ta­do res­pon­de las pre­gun­tas con el res­guar­do de que cuan­do se tra­te de cri­sis sec­to­ria­les se­rán las pro­pias car­te­ras las que de­be­rán res­pon­der an­te las in­quie­tu­des de los me­dios.

Ba­jo la lupa

Has­ta aho­ra, la es­tra­te­gia glo­bal del go­bierno des­can­sa en tres pi­la­res: co­mu­ni­ca­ción, ges­tión y política. “To­do tie­ne sen­ti­do si es­tos tres pi­la­res fun­cio­nan y dia­lo­gan”, afir­man en el go­bierno.

La es­tric­ta eva­lua­ción a la que se­rán so­me­ti­dos, par­ti­cu­lar­men­te los mi­nis­tros, tras la cuen­ta pú­bli­ca del viernes 1, con­tem­pla el cum­pli­mien­to de va­rias ins­truc­cio­nes.

Una de las pre­mi­sas bá­si­cas pa­ra el ga­bi­ne­te se­rá no so­lo el cui­da­do, sino que tam­bién el po­ten­cia­mien­to de la fi­gu­ra pre­si­den­cial. En es­ta lí­nea, ca­da se­cre­ta­rio de Es­ta­do de­be ase­gu­rar que los prin­ci­pa­les anun­cios de su car­te­ra sean re­ser­va­dos pa­ra ser co­mu­ni­ca­dos por Pi­ñe­ra. Así, una de las va­ras pa­ra la me­di­ción de su desem­pe­ño en el área co­mu­ni­ca­cio­nal se­rá la ca­pa­ci­dad de sus equi­pos pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios co­mu­ni­ca­cio­na­les pa­ra el Man­da­ta­rio.

Se­gún se­ña­lan en el go­bierno, ca­da mi­nis­tro de­be ge­ne­rar al me­nos una vez a la se­ma­na un ac­to pú­bli­co y pre­ca­ver que las pau­tas co­mu­ni­ca­cio­na­les de su car­te­ra ten­gan un tono po­si­ti­vo, ade­más, ca­da se­cre­ta­rio de Es­ta­do ha si­do man­da­ta­do a in­for­mar de to­das las en­tre­vis­tas que reali­cen a la Segegob y a usar re­cu­rren­te­men­te las re­des so­cia­les, com­par­tien­do vía Twit­ter, Ins­ta­gram y Fa­ce­book ca­da una de las ac­ti­vi­da­des que reali­cen.

Otra exi­gen­cia pa­ra los miem­bros del ga­bi­ne­te apun­ta a ha­cer­se res­pon­sa­bles de la coor­di­na­ción con sus res­pec­ti­vos sub­se­cre­ta­rios y je­fes re­gio­na­les, y en par­ti­cu­lar se les ha con­mi­na­do a vi­si­tar las re­gio­nes pa­ra trans­mi­tir los lo­gros del go­bierno. Ca­da equi­po, tam­bién, de­be in­for­mar la can­ti­dad de ve­ces que vi­si­ten una de­ter­mi­na­da zo­na.

Y si el én­fa­sis de la vo­ce­ra Pérez en el con­se­jo de ga­bi­ne­te es­tu­vo re­fe­ri­do al tra­ba­jo de los mi­nis­tros en sus res­pec­ti­vas car­te­ras, el ti­tu­lar del In­te­rior su­mó nue­vas com­ple­ji­da­des a sus pa­res.

Es así co­mo Chad­wick pi­dió a sus pa­res que se con­ven­cie­ran de que -aun cuan­do tu­vie­ran una car­te­ra téc­ni­ca- sus men­sa­jes fue­ran siem­pre en cla­ve política, des­ta­can­do no so­lo los lo­gros de sus áreas, sino en par­ti­cu­lar los cin­co temas que son eje pa­ra el go­bierno: in­fan­cia, se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, sa­lud, paz en La Arau­ca­nía y de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Chad­wick, se­ña­lan en La Mo­ne­da, apun­tó a la ló­gi­ca de un go­bierno que pre­ten­de re­ele­gir a al­guien de su sec­tor en 2021 y pro­lon­gar­se por ocho años.

Des­plie­gue en la ca­lle

“¿De qué ma­ne­ra po­de­mos se­guir en es­ta nue­va eta­pa de go­bierno pos­cuen­ta pú­bli­ca?”.

Era el lu­nes 28 de ma­yo y Chad­wick pi­dió la opi­nión a los pre­si­den­tes de par­ti­dos de Chi­le Va­mos pa­ra la nue­va eta­pa que se ini­ció pa­ra el go­bierno tras la cuen­ta pú­bli­ca.

Fue en­ton­ces que el mi­nis­tro co­mu­ni­có a los má­xi­mos di­ri­gen­tes del ofi­cia­lis­mo que el ga­bi­ne­te se des­ple­ga­rá por Chi­le -el 7, 8 y 9 de ju­nio- ex­pli­can­do los al­can­ces del dis­cur­so pre­si­den­cial, por lo que pi­dió al con­glo­me­ra­do que coope­ra­ra con las ac­ti­vi­da­des de ca­da se­cre­ta­rio de Es­ta­do en sus res­pec­ti­vas re­gio­nes y se hi­cie­ran par­tí­ci­pes del des­plie­gue.

Se­gún se­ña­la­ron en el con­glo­me­ra­do ofi­cia­lis­ta, Chi­le Va­mos no so­la­men­te de­ci­dió su­mar­se ac­ti­va­men­te al des­plie­gue te­rri­to­rial del go­bierno, sino que, ade­más, acor­dó re­to­mar la im­pron­ta de lo que fue­ron las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de pri­me­ra y se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial, cuan­do, pe­se a las di­fe­ren­cias que evi­den­cia ca­da co­lec­ti­vi­dad, se man­tu­vie­ron uni­dos con el fin de ga­nar la ca­rre­ra pre­si­den­cial.

“La uni­dad den­tro de la di­ver­si­dad”, se­rá la fra­se que se com­pro­me­tie­ron a de­fen­der, en me­dio de un pro­ce­so de ins­ta­la­ción que ellos mis­mos re­co­no­cen que no ha es­ta­do ca­ren­te de ri­pios -no so­lo de par­te de los erro­res co­mu­ni­ca­cio­na­les de ca­da mi­nis­tro-, sino que tam­bién ha de­bi­do en­fren­tar se­rias di­fe­ren­cias in­ter­nas den­tro del blo­que, prin­ci­pal­men­te en lo que res­pec­ta a pro­yec­tos de ley de ca­rác­ter va­ló­ri­co, co­mo el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, la adop­ción ho­mo­pa­ren­tal y la iden­ti­dad de gé­ne­ro.

Así, Chi­le Va­mos com­pro­me­tió la sa­li­da a te­rreno de sus al­cal­des y par­la­men­ta­rios, quie­nes se su­ma­rán a in­ten­den­tes, se­re­mis, sub­se­cre­ta­rios y mi­nis­tros que re­co­rre­rán el país pa­ra re­for­zar los anun­cios de la cuen­ta pú­bli­ca en el pri­me­ro de los des­plie­gues del se­gun­do man­da­to de Pi­ñe­ra.

“Si nos que­re­mos pro­yec­tar por ocho años, no po­de­mos per­der el con­cep­to de Chi­le Va­mos”, se­ña­la un par­la­men­ta­rio ofi­cia­lis­ta.

A ca­da mi­nis­tro, en tan­to, se le pi­dió que rea­li­za­ra un ga­bi­ne­te re­gio­nal , que tu­vie­ran al me­nos una entrevista con el prin­ci­pal me­dio de la zo­na, una ac­ti­vi­dad con Chi­le Va­mos y, lo más im­por­tan­te, un en­cuen­tro con la ciu­da­da­nía.

Una de las pre­mi­sas bá­si­cas pa­ra el ga­bi­ne­te se­rá no so­lo el cui­da­do, sino que tam­bién el po­ten­cia­mien­to de la fi­gu­ra pre­si­den­cial: ca­da se­cre­ta­rio de Es­ta­do de­be ase­gu­rar que los prin­ci­pa­les anun­cios de su car­te­ra sean re­ser­va­dos pa­ra ser co­mu­ni­ca­dos por Pi­ñe­ra.

Los mi­nis­tros han si­do man­da­ta­dos a in­for­mar de to­das las en­tre­vis­tas que reali­cen a la Segegob y a usar con én­fa­sis las re­des so­cia­les, com­par­tien­do vía Twit­ter, Ins­ta­gram y Fa­ce­book ca­da ac­ti­vi­dad que reali­cen.

FUEN­TE: Ob­ser­va­to­rio política y re­des so­cia­les de la Uni­ver­si­dad Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.