CHEYRE EN SU HO­RA DE­CI­SI­VA

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR LESLIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES

El juez Ma­rio Ca­rro­za se apron­ta a con­de­nar al ex­co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to -quien fue el pri­mer je­fe mi­li­tar en pe­dir per­dón a nom­bre de la ins­ti­tu­ción por las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos per­pe­tra­das du­ran­te el ré­gi­men del ge­ne­ral Pi­no­chet- a una pe­na de en­tre cin­co y 10 años de cár­cel por el epi­so­dio “La Se­re­na” de la de­no­mi­na­da Ca­ra­va­na de la Muer­te.

Mi­ró por la ven­ta­na y es­tu­vo va­rias ho­ras en si­len­cio... pen­sa­ti­vo. La ma­ña­na del 7 de ju­lio de 2016, Juan Emi­lio Cheyre se ha­bía le­van­ta­do tem­prano, co­mo acos­tum­bra­ba, pa­ra asis­tir a un reunión en la Can­ci­lle­ría del Con­se­jo Ase­sor de la De­fen­sa de Chi­le an­te La Ha­ya por la de­man­da ma­rí­ti­ma bo­li­via­na, rol que el ex­co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to desem­pe­ña­ba a la par de su car­go co­mo con­se­je­ro del Ser­vi­cio Elec­to­ral.

A so­lo cua­tro cua­dras del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, ese día, en los pa­si­llos del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les ha­bía un mo­vi­mien­to inusual. Fun­cio­na­rios de la Bri­ga­da de De­re­chos Hu­ma­nos de la PDI sa­ca­ban des­de el des­pa­cho del juez Ma­rio Ca­rro­za ocho ór­de­nes de de­ten­ción en con­tra de igual nú­me­ro de pro­ce­sa­dos en la in­ves­ti­ga­ción por el ase­si­na­to de 15 pre­sos po­lí­ti­cos en el Re­gi­mien­to Ari­ca, de La Se­re­na, uno de los epi­so­dios de la de­no­mi­na­da Ca­ra­va­na de la Muer­te. Con ello se vi­vía un hi­to re­le­van­te en una em­ble­má­ti­ca cau­sa por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar, la que en las pró­xi­mas se­ma­nas es­tá a pun­to de con­cluir.

Uno de esos ocho pro­ce­sa­dos era Cheyre, a quien se le atri­bu­yó ca­li­dad de cóm­pli­ce de ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do, dan­do un gi­ro a una tra­yec­to­ria re­co­no­ci­da des­de ha­ce al me­nos 12 años, cuan­do co­mo co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to se eri­gió co­mo el ge­ne­ral del “nun­ca más”, al pe­dir per­dón en nom­bre de la ins­ti­tu­ción por las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos del ré­gi­men mi­li­tar.

Ese 7 de ju­lio -ha­ce ca­si ya dos años-, tras fi­na­li­zar la ac­ti­vi­dad, Cheyre sa­lió rau­do del edi­fi­cio del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Ya ha­bía si­do ad­ver­ti­do por sus abo­ga­dos de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Ho­ras más tar­de, el ex­je­fe mi­li­tar se en­tre­ga­ría a la PDI y se­ría tras­la­da­do al Ba­ta­llón de Po­li­cía Mi­li­tar, en Pe­ña­lo­lén, don­de es­ta­ría pre­so has­ta que lo li­be­ra­ran ba­jo fian­za. “No ha­bló mu­cho ese día, es­ta­ba no­quea­do, igual que to­dos, mi­ra­ba por la ven­ta­na, es­ta­ba en si­len­cio”, recordó uno de los pro­ce­sa­dos que –jun­to a Cheyre- lue­go fue acu­sa­do, el 26 de abril del año pa­sa­do.

El epi­so­dio “La Se­re­na” del ca­so Ca­ra­va­na de la Muer­te en­tró en su rec­ta fi­nal, lue­go de que es­ta se­ma­na el juez Ca­rro­za cer­ti­fi­ca­ra el tér­mino pro­ba­to­rio, es de­cir, la fa­se de re­co­pi­la­ción de prue--

bas. El 18 de ma­yo se die­ron por con­clui­dos los 20 días de ple­na­rio, la eta­pa de jui­cio del an­ti­guo sis­te­ma pe­nal en que los in­ves­ti­ga­dos de­ben in­ten­tar des­vir­tuar los car­gos que se impu­tan en su con­tra y, por otra par­te, pre­sen­tar tes­ti­gos de con­duc­ta que pue­dan re­ba­jar su con­de­na. Cheyre ha­bía pro­pues­to al ex­pre­si­den­te Ri­car­do La­gos, sin em­bar­go, Ca­rro­za desechó su tes­ti­mo­nio, por­que no es­ta­ba re­la­cio­na­do con los he­chos in­ves­ti­ga­dos.

La de­fen­sa de Cheyre lo in­ten­tó. En su res­pues­ta a la acu­sa­ción, el pe­na­lis­ta Jor­ge Bo­fill -quien ha ca­li­fi­ca­do la impu­tación a Cheyre co­mo “una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca in­fa­me”- ase­gu­ró en un es­cri­to que res­pec­to del ex­co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to se ha ge­ne­ra­do una “si­tua­ción de in­de­fen­sión”. Es­to, de­bi­do a que - se­gún de­nun­cia- el juez Ca­rro­za al dic­tar la acu­sa­ción “no ex­pli­ci­ta la con­duc­ta que se atri­bu­ye a don Juan Emi­lio Cheyre Espinosa”, con lo que se es­ta­rían afec­tan­do ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les del exu­ni­for­ma­do.

El víncu­lo del ge­ne­ral (R) con es­ta in­da­ga­to­ria sur­gió en ju­nio de 2016, cuan­do dos víc­ti­mas de tor­tu­ra lo iden­ti­fi­ca­ron co­mo uno de los uni­for­ma­dos a car­go del Re­gi­mien­to de Ar­ti­lle­ría N°2 Ari­ca, de La Se­re­na. A ese lu­gar arri­bó el 16 de oc­tu­bre de 1973, y por so­lo unas ho­ras, un he­li­cóp­te­ro “Pu­ma” que tras­la­da­ba al ge­ne­ral Ser­gio Are­llano Stark, lí­der de la Ca­ra­va­na de la Muer­te, co­mi­ti­va del Ejér­ci­to man­da­ta­da por Au­gus­to Pi­no­chet pa­ra ace­le­rar los jui­cios su­ma­rios a opo­si­to­res del ré­gi­men. Se­gún la in­da­ga­to­ria del mi­nis­tro Ma­rio Ca­rro­za, el en­ton­ces te­nien­te Juan Emi­lio Cheyre era el ayu­dan­te del je­fe del re­gi­mien­to, el te­nien­te co­ro­nel Arios­to La­pos­tol, quien tam­bién hoy es­tá acu­sa­do por es­tos ho­mi­ci­dios ca­li­fi­ca­dos, aun­que co­mo au­tor.

La co­mi­ti­va en­via­da por Pi­no­chet pa­só por 16 ciu­da­des, ini­cian­do la eje­cu­ción de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos 19 días des­pués del gol­pe de Es­ta­do. Pri­me­ro fue al sur del país y lue­go al nor­te, su­man­do un to­tal de 97 pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos des­apa­re­ci­dos y ase­si­na­dos. Quin­ce de ellos fue­ron “ajus­ti­cia­dos sin jui­cio pre­vio al­guno, me­dian­te dis­pa­ros” -se­gún sos­tie­ne la acu­sa­ción de Ca­rro­za- en el po­lí­gono de ti­ro del men­cio­na­do re­cin­to mi­li­tar en La Se­re­na.

La pre­sión de “Ca­la­ma”

Por es­tos días, en el des­pa­cho del mi­nis­tro Ma­rio Ca­rro­za, ubi­ca­do en un edi­fi­cio en dia­go­nal al Pa­la­cio de Tri­bu­na­les, en pleno cen­tro de San­tia­go, los ac­tua­rios tra­ba­jan a con­tra­rre­loj.

Im­pre­so­ras en­tre­gan­do do­cu­men­tos, ho­jas de los ex­pe­dien­tes que son re­vi­sa­dos por abo­ga­dos, una se­cre­ta­ria que con­ver­sa con un com­pa­ñe­ro en voz ba­ja, un fun­cio­na­rio que lle­va do­cu­men­tos pa­ra fir­mar al mi­nis­tro y to­ca la puer­ta de su des­pa­cho, ape­nas en­tre­abier­ta.

Los so­ni­dos se mez­clan en el cuar­to pi­so de los tri­bu­na­les de ca­lle Com­pa­ñía. Ha si­do un año du­ro y Ca­rro­za y sus ayu­dan­tes no han pa­ra­do. Es­ta se­ma­na, el juez en­tró en el es­tu­dio de la sen­ten­cia por los se­cues­tros ca­li­fi­ca­dos de la Ope­ra­ción Cón­dor, otro em­ble­má­ti­co ca­so por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, te­má­ti­ca a la cual el ma­gis­tra­do es­tá abo­ca­do por man­da­to de la Cor­te Su­pre­ma. So­lo en ma­yo dic­tó cin­co fa­llos por es­tas ma­te­rias: la des­apa­ri­ción de un es­tu­dian­te de bio­lo­gía; el ho­mi­ci­dio de un cam­pe­sino en Pal­mi­lla y se­cues­tros y ase­si­na­tos en la ca­sa de la cul­tu­ra de Ba­rran­cas, en­tre otros.

Cer­ti­fi­ca­da la fa­se de re­co­pi­la­ción de prue­bas, ya es­tán dis­pues­tos los ex­pe­dien­tes del Rol N° 2182- 98 “A” Epi­so­dio Ca­ra­va­na de la Muer­te: La Se­re­na pa­ra que in­gre­sen a la ofi­ci­na de Ca­rro­za y sean re­vi­sa­dos por el juez que - se­gún sos­tie­nen en tri­bu­na­les- es­tá re­dac­tan­do más de un fa­llo a la vez pa­ra cum­plir con los pla­zos es­ti­pu­la­dos en su cro­no­gra­ma anual.

El fu­tu­ro de Cheyre y los otros ocho pro­ce­sa­dos en es­ta cau­sa es­tá vin­cu­la­do al aná­li­sis que el mi­nis­tro ha he­cho de tes­ti­mo­nios y prue­bas alle­ga­das al pro­ce­so, pe­ro una sen­ten­cia dic­ta­da en el “epi­so­dio Ca­la­ma” de la mis­ma Ca­ra­va­na de la Muer­te, ins­trui­da por su par de la Cor­te de San­tia­go, mi­nis­tro Hernán Cri­sos­to, pu­so una ines­pe­ra­da pre­sión al fa­llo que de­be dic­tar Ca­rro­za. En el alu­di­do dic­ta­men, emi­ti­do el 24 de abril, se sen­ten­cia la des­apa­ri­ción y ho­mi­ci­dio de 26 víc­ti­mas que fue­ron fu­si­la­das el 19 de oc­tu­bre de 1973 por la mis­ma co­mi­ti­va del ofi­cial de­le­ga­do del co­man­dan­te en je­fe de la Jun­ta de Go­bierno, Ser­gio Are­llano Stark, tres días des­pués de su pa­so por La Se­re­na.

Cri­sos­to con­de­nó a 10 años y un día de pre­si­dio efec­ti­vo a quie­nes ha­bía acu­sa­do co­mo cóm­pli­ces de es­tos ho­mi­ci­dios, Emi­lio Ro­bert de la Maho­tie­re y Luis Fe­li­pe Po­lan­co. Am­bos es­tán en una si­tua­ción pro­ce­sal pa­re­ci­da a la del ex­co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to. Si bien ca­da ma­gis­tra­do de­fi­ne las pe­nas por sí mis­mo y en la jus­ti­cia chi­le­na se re­suel­ve “ca­so a ca­so”, en tri­bu­na­les ha pa­sa­do a ser co­men­ta­rio obli­ga­do que es­ta si­tua­ción po­dría in­ci­dir en la pe­na que Ca­rro­za im­pon­ga a Cheyre.

Cri­sos­to, tam­bién de­sig­na­do es­pe­cial­men­te por el má­xi­mo tri­bu­nal del país pa­ra in­ves­ti­gar cau­sas de DD.HH., de­ci­dió en el “epi­so­dio Ca­la­ma” re­cha­zar cual­quier am­nis­tía y pres­crip­ción ale­ga­das por las de­fen­sas.

“Exis­te reite­ra­da ju­ris­pru­den­cia de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu- ma­nos ( CIDH) so­bre la inad­mi­si­bi­li­dad de la am­nis­tía cuan­do aque­lla pre­ten­de im­pe­dir la in­ves­ti­ga­ción y san­ción de las vio­la­cio­nes gra­ves a los DD.HH., ta­les co­mo las des­apa­ri­cio­nes for­za­das o la muer­te de una o más per­so­nas, cual­quie­ra que fue­re su for­ma, co­me­ti­da por agen­tes del Es­ta­do, se­gui­da de la fal­ta de in­for­ma­ción o de la ne­ga­ti­va a re­co­no­cer di­cha pri­va­ción de li­ber­tad o de in­for­mar so­bre el pa­ra­de­ro de la per­so­na (...), no re­sul­ta apli­ca­ble con­for­me al De­re- cho In­ter­na­cio­nal de los DD. HH., que prohí­ben la au­to­am­nis­tía tra­tán­do­se de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad, no ca­be sino con­cluir que a los de­li­to sub-li­te no les son apli­ca­bles las nor­mas de la Ley de Am­nis­tía, ni las nor­mas so­bre pres­crip­ción de la ac­ción pe­nal”, sos­tu­vo Cri­sos­to.

La úni­ca di­fe­ren­cia en­tre el “epi­so­dio Ca­la­ma” y el “epi­so­dio La Se­re­na” de la Ca­ra­va­na de la muer­te es la can­ti­dad de víc­ti­mas de ca­da ca­so y la de­ci­sión en ma­nos de Ca­rro­za de apli­car o no la

hi­pó­te­sis de me­dia pres­crip­ción, da­do que los he­chos su­ce­die­ron en 1973.

Quie­nes co­no­cen los aná­li­sis que ha he­cho el ma­gis­tra­do du­ran­te es­tos me­ses sos­tie­nen que evalúa dic­tar con­de­na en­tre 15 a 20 años a los au­to­res de es­tos crí­me­nes, mien­tras que con­tra Cheyre -quien tie­ne ca­li­dad de cóm­pli­ce- se evalúa una pe­na de cin­co años, lo que le per­mi­ti­ría cum­plir su cas­ti­go en li­ber­tad. Sin em­bar­go, aún no se des­car­ta la op­ción de una con­de­na de 10 años de pre­si­dio y, en ese ca­so, se­ría de cár­cel efec­ti­va.

To­do de­pen­de­rá si Ca­rro­za de­ci­de - con­tra­rio a lo que hi­zo el juez Cri­sos­to- apli­car o no la me­dia pres­crip­ción, que re­ba­ja­ría la con­de­na de Cheyre. Aun­que ahí ten­dría la opo­si­ción del abo­ga­do que­re­llan­te por las víc­ti­mas Cris­tián Cruz; el del Pro­gra­ma de De­re­chos Hu­ma­nos del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, Ja­vier Con­tre­ras, y por el Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do ( CDE), el abo­ga­do Ru­bén Sa­las, quie­nes han ins­ta­do por el ca­rác­ter de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad pa­ra no dar luz ver­de a ate­nuan­tes.

“Tiem­pos de gue­rra”

Ape­nas pi­só sue­lo se­re­nen­se, Are­llano Stark se en­tre­vis­tó con La­pos­tol. Pi­dió las fi­chas del fis­cal mi­li­tar, Ca­zan­ga Pe­rei­ra, pa­ra ele­gir del listado de de­te­ni­dos quié­nes se­rían eje­cu­ta­dos. Man­dó a tras­la­dar­los des­de la Cár­cel Pú­bli­ca de La Se­re­na al re­gi­mien­to. En pa­ra­le­lo, un ofi­cial fue has­ta el ce­men­te­rio de la ciu­dad pa­ra ins­pec­cio­nar la ca­pa­ci­dad de las fo­sas co­mu­nes. En so­lo mi­nu­tos y en el po­lí­gono de ti­ro, 15 pre­sos po­lí­ti­cos fue­ron eje­cu­ta­dos. So­lo 25 años des­pués, en 1998, apa­re­ce­rían los res­tos de es­tas víc­ti­mas.

“Se or­de­nó la ins­crip­ción de las de­fun­cio­nes de las víc­ti­mas, sin ha­ber­se rea­li­za­do las au­top­sias res­pec­ti­vas, ni efec­tua­do re­co­no­ci­mien­to al­guno por par­te de mi­li­ta­res, pa­ra lue­go per­so­nal mi­li­tar tras­la­dar sus cuer­pos has­ta el ce­men­te­rio lo­cal y se­pul­tar­los en una fo­sa co­mún”, se lee en la acu­sa­ción de Ca­rro­za. Asi­mis­mo, apun­ta a que “una vez con­clui­da la eta­pa de des­apa­ri­ción de los cuer­pos de las víc­ti­mas, las au­to­ri­da­des del re­gi­mien­to, je­fa­tu­ra de zo­na, re­suel­ven pu­bli­car en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción un ban­do mi­li­tar en que se in­for­ma­ba a la ciu­da­da­nía que se ha­bía eje­cu­ta­do a 15 ex­tre­mis­tas en cum­pli­mien­to de lo re­suel­to por tri­bu­na­les mi­li­ta­res en tiem­pos de gue­rra, lo que tan­to el co­man­dan­te del re­gi­mien­to co­mo su ayu­dan­te y los ofi­cia­les de di­cha uni­dad mi­li­tar sa­bían que no ha­bía acon­te­ci­do y se les ha­bía ajus­ti­cia­do sin jui­cio, por la so­la cir­cuns­tan­cia de su ideo­lo­gía”.

La com­pli­ci­dad de Cheyre, ase­gu­ra en el pro­ce­so el que­re­llan­te, se es­ta­ble­ce­ría al ha­ber ac­tua­do - co­mo ayu­dan­te de La­pos­tol- en la re­dac­ción del co­mu­ni­ca­do en que dan cuen­ta de la eje­cu­ción de su­pues­tos “de­lin­cuen­tes” tras jui­cios de tri­bu­na­les mi­li­ta­res.

En la con­tes­ta­ción de la acu­sa­ción, el de­fen­sor Jor­ge Bo­fill ase­gu­ró que “de­be des­car­tar­se que don Juan Emi­lio Cheyre co­no­cie­ra a la lle­ga­da (de la Ca­ra­va­na) el ob­je­ti­vo de la co­mi­ti­va de Are­llano Stark, es de­cir, que lo que apa­ren­ta­ba ser una re­vis­ta no in­for­ma­da era, en reali­dad, uno más de los san­grien­tos ca­pí­tu­los de la Ca­ra­va­na de la Muer­te”. Es más, el abo­ga­do de Cheyre ase­gu­ra que “la acu­sa­ción ju­di­cial omi­te con­si­de­rar que el úni­co epi­so­dio en que un miem­bro de la co­mi­ti­va era si­mul­tá­nea­men­te un al­to ofi­cial del re­gi­mien­to vi­si­ta­do fue, pre­ci­sa­men­te, el de La Se­re­na”, y ex­pli­ca que en esa fe­cha el ma­yor Mar­ce­lo Mo­ren Bri­to era el se­gun­do co­man­dan­te del Re­gi­mien­to Ari­ca y que al ate­rri­zar ahí, el “so­lo he­cho de su pre­sen­cia” que­dó co­mo se­gun­do a man­do tras La­pos­tol, de­jan­do muy por de­ba­jo en el or­ga­ni­gra­ma del cuar­tel al en­ton­ces ayu­dan­te mi­li­tar, el te­nien­te Cheyre. Es así co­mo la hi­pó­te­sis de de­fen­sa del ex­co­man­dan­te en je­fe apun­ta a la fi­gu­ra de Mo­ren Bri­to, quien “coor­di­nó e ins­tru­yó to­do lo su­ce­di­do el 16 de oc­tu­bre de 1973”, en re­la­ción al tras­la­do de pre­sos, cus­to­dia del po­lí­gono de ti­ro, ani­llos de se­gu­ri­dad y eje­cu­ción de las víc­ti­mas. En esa lí­nea, se es­ta­ble­ce en los des­car­gos de la de­fen­sa de Cheyre que Mo­ren no so­lo fue el res­pon­sa­ble de ha­ber lle­va­do a ca­bo to­das las ac­cio­nes que ter­mi­na­ron en la eje­cu­ción de los di­ri­gen­tes de iz­quier­da, sino que tam­po­co pu­do or­de­nar­le na­da a Cheyre, pues es­te no es­ta­ba en su lí­nea de man­do.

Bo­fill, ade­más, sos­tie­ne que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de esa épo­ca eran con­tro­la­dos por el ré­gi­men y que siem­pre es­te ti­po de he­chos cuan­do se in­for­ma­ban “eran com­ple­ta­men­te ter­gi­ver­sa­dos en su ori­gen”.

La con­vic­ción de la su­pues­ta com­pli­ci­dad de Cheyre en es­tas eje­cu­cio­nes no se des­vir­tuó tras la eta­pa de ple­na­rio. Lo que mar­ca­rá el fa­llo de Ca­rro­za se­rá la cuan­tía de la pe­na. Aun así, to­dos quie­nes par­ti­ci­pan de es­te jui­cio sa­ben que, co­mo en to­dos es­tos ca­sos, la úl­ti­ma pa­la­bra la ten­drá la Cor­te Su­pre­ma.

En otro epi­so­dio del ca­so Ca­ra­va­na de la Muer­te, el juez Cri­sos­to con­de­nó a 10 años y un día de pre­si­dio efec­ti­vo a los cóm­pli­ces de ho­mi­ci­dio.

Ca­rro­za lle­gó a la con­vic­ción de la com­pli­ci­dad de Cheyre en la eje­cu­ción de 15 par­ti­da­rios de Allen­de en el Re­gi­mien­to La Se­re­na, ocu­rri­da en 197 3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.