Las fa­lli­das ges­tio­nes por chi­le­nos en Ru­sia

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

A Jor­ge Ba­záez se le lle­nan los ojos de lá­gri­mas na­da más em­pie­za a re­cor­dar. “Ese soy yo”, di­ce, y apun­ta a la fi­gu­ra de un ni­ño sen­ta­do a un ex­tre­mo de la mis­ma fo­to­gra­fía que ilus­tra la por­ta­da del li­bro Via­je a las es­te­pas, cien jó­ve­nes chi­le­nos va­ra­dos en la Unión So­vié­ti­ca tras el gol­pe, del his­to­ria­dor de la UDP Cris­tián Pé­rez. In­ves­ti­ga­ción que dio a co­no­cer Re­por­ta­jes en su edi­ción del do­min­go 27 de ma­yo pa­sa­do.

“Te­nía en­ton­ces 17 años, so­lo oc­ta­vo bá­si­co ren­di­do en una es­cue­la ru­ral uni­do­cen­te y las za­pa­ti­llas ro­tas”, re­me­mo­ra al ver la fo­to­gra­fía que les to­ma­ron el 4 de sep­tiem­bre de 1973 en las es­ca­le­ras de la se­de de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes Se­cun­da­rios (Fe­ses), en ca­lle Die­cio­cho, en el cen­tro de San­tia­go, don­de al­ber­ga­ron a los jó­ve­nes an­tes de par­tir be­ca­dos a la Unión So­vié­ti­ca pa­ra ca­pa­ci­tar­se co­mo téc­ni­cos agrí­co­las. “Aun­que en­ton­ces vi­vía cer­ca de Los An­des, nun­ca ha­bía via­ja­do a San­tia­go, ni a nin­gún otro lu­gar. To­dos pro­ve­nía­mos de fa­mi­lias muy po­bres, tra­ba­já­ba­mos de tem­po­re­ros en los cam­pos cer­ca­nos a nues­tras ca­sas”, di­ce Ba­záez so­bre quié­nes par­tie­ron a la Unión So­vié­ti­ca por una aven­tu­ra que se­ría, se­gún les di­je­ron, de tres años, pe­ro que nun­ca ter­mi­nó. El gol­pe de Es­ta­do del 73 se des­en­ca­de­nó ca­si el mis­mo día en que ini­cia­ban sus cla­ses en el in­ter­na­do de la Es­cue­la Me­dia Téc­ni­ca Pro­fe­sio­nal N° 9 de Akhtyrs­kiy, cer­ca del Mar Ne­gro, a más de 14.000 ki­ló­me­tros de sus ho­ga­res.

“De los 100 que fui­mos a Ru­sia, ape­nas 25 pu­die­ron vol- ver a Chi­le dé­ca­das des­pués”, re­cuer­da. Y al­gu­nos lo hi­cie­ron so­lo por unos años. “Lo más in­gra­to ha si­do la re­in­ser­ción en Chi­le”, re­cla­ma. Ba­záez tar­dó 10 años en que el Es­ta­do chi­leno re­co­no­cie­ra su tí­tu­lo de in­ge­nie­ro agró­no­mo ob­te­ni­do en Ru­sia. Otros de su gru­po no lo lo­gra­ron ja­más.

Co­mo con­sul­tor in­ter­na­cio­nal en fru­ti­cul­tu­ra pa­ra em­pre­sas ita­lia­nas, ha via­ja­do tres ve­ces a Ru­sia, in­clu­so ha vuel­to a Kras­no­dar y Akhtyrs­kiy pa­ra ver a sus com­pa­ñe­ros chi­le­nos que se que­da­ron. Ba­záez ca­lla un mo­men­to y la emo­ción se apo­de­ra otra vez de él. “Hay mu­chos que es­tán en­fer­mos, vi­vien­do con pen­sio­nes asis­ten­cia­les de me­nos de 200 dó­la­res, hay al­gu­nos en si­tua­ción de ca­lle, dur­mien­do en al­ber­gues. Ca­si to­dos es­tán se­pa­ra­dos y vi­vien­do so­los, ca­si en el ol­vi­do. Có­mo lo ha­cen pa­ra po­der vol­ver a Chi­le”, re­la­ta. El 2017, Ba­záez fue al con­su­la­do de Chi­le en Mos­cú y con­tó a las au­to­ri­da­des con­su­la­res la si­tua­ción en que es­ta­ban es­tos chi­le­nos, en par­ti­cu­lar Víctor Yá­ñez y Víctor Fuen­tes, quie­nes dor­mían en la ca­lle. “‘Sa­be­mos quié­nes son los chi­le­nos que es­tán acá’”, le res­pon­die­ron con dis­pli­cen­cia cuan­do pi­dió ayu­da pa­ra re­pa­triar­los. “He ha­bla­do con par­la­men­ta­rios de iz­quier­da y de­re­cha. Ha­blé con un dipu­tado co­mu­nis­ta... Qué me­mo­ria más cor­ta, se ol­vi­da­ron de es­te gru­po que hoy pa­só a ser gen­te ex­tra­ña”, di­ce Ba­záez mo­les­to. “Ha exis­ti­do dis­pli­cen­cia, in­clu­so dis­cri­mi­na­ción”, afir­ma mien­tras las lá­gri­mas hu­me­de­cen una vez más sus ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.