Anato­mía del sub­de­sa­rro­llo

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

Las an­ti­guas en­ci­clo­pe­dias es­co­la­res, esas que que­da­ron en desuso por in­ter­net, or­de­na­ban el mun­do de di­ver­sas ma­ne­ras. Cla­si­fi­ca­ban a las na­cio­nes en di­ver­sas ca­te­go­rías. Una de ellas era na­tu­ral­men­te la geo­grá­fi­ca, otra la lin­güís­ti­ca, pe­ro exis­tía una for­ma de ha­cer­lo, con no­cio­nes me­nos per­cep­ti­bles a sim­ple vis­ta, que dis­po­nían a las na­cio­nes se­gún sus lo­gros: ha­bía paí­ses desa­rro­lla­dos, en vías de desa­rro­llo y sub­de­sa­rro­lla­dos. La ex­pli­ca­ción pa­ra per­te­ne­cer a al­gu­na de esas cla­si­fi­ca­cio­nes era sin­té­ti­ca­men­te ex­pli­ca­da en cier­tas ci­fras o ín­di­ces –Pro­duc­to In­terno Bru­to, Ren­ta per Cá­pi­ta, Ta­sa de Mor­ta­li­dad In­fan­til-, acom­pa­ña­das de grá­fi­cos, ilus­tra­cio­nes y fo­to­gra­fías. Chi­le apa­re­cía al­ter­na­da­men­te cla­si­fi­ca­do co­mo país sub­de­sa­rro­lla­do y en oca­sio­nes en el más mis­te­rio­so es­ta­tus de “en vías de desa­rro­llo”; una fór­mu­la que su­ge­ría un via­je ha­cia al­gún lu­gar me­jor que otras na­cio­nes –aun más po­bres­ni si­quie­ra ha­bían em­pren­di­do. Ha­bía una fo­to que ha­bi­tual­men­te se re­pe­tía en el ca­so de nues­tro país: un gran ca­mión car­gan­do tie­rra en me­dio de una mi­na “a ta­jo abier­to”, des­de don­de sa­ca­ba el co­bre, su prin­ci­pal ri­que­za. Era “la mi­na más gran­de del mun­do en su ti­po”, ano­ta­ba con fre­cuen­cia la lec­tu­ra de la ima­gen, co­mo pa­ra sen­tir or­gu­llo de ha­ber lo­gra­do es­car­bar tan­ta tie­rra, de for­ma tan in­sis­ten­te, du­ran­te tan­to tiem­po.

En esas en­ci­clo­pe­dias tam­bién se re­cor­da­ba que en al­gún mo­men­to Chi­le fue el gran pro­duc­tor de sa­li­tre mun­dial. En ese ca­so, si la in­for­ma­ción era más am­plia, se la acom­pa­ña­ba de la ima­gen de al­gún afi­che de la cam­pa­ña de pro­mo­ción del uso del sa­li­tre di­se­ña­da pa­ra los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Aquel ci­clo de abun­dan­cia re­la­ti­va, ex­pli­ca­ba la no­ta, se aca­bó cuan­do en Eu­ro­pa fue crea­do un fer­ti­li­zan­te a ba­jo cos­to que ha­cía in­ne­ce­sa­rio im­por­tar uno na­tu­ral des­de tan le­jos.

No era di­fí­cil con­cluir le­yen­do esos tex­tos sen­ci­llos y di­rec­tos re­dac­ta­dos pa­ra es­co­la­res cu­rio­sos que de al­gu­na ma­ne­ra per­ma­ne­cer en la ca­te­go­ría de “en vías de desa­rro­llo” se re­la­cio­na­ba con en­con­trar o no el mi­ne­ral que en el mo­men­to ade­cua­do pu­die­ra ofre­cer­se a com­pra­do­res dis­pues­tos a pa­gar un buen pre­cio por él. Cuan­do am­bas con­di­cio­nes con­fluían, en­ton­ces sur­gía una pros­pe­ri­dad que se evi­den­cia­ba en al­gu­nos pa­la­ce­tes de la Ala­me­da (el ci­clo de la pla­ta), la vi­si­ta de Sa­ra Bern­hardt a Iqui­que (gra­cias al sa­li­tre) o un par­que afran­ce­sa­do en Lo­ta (fi­nan­cia­do por el car­bón). Lue­go, si los pre­cios caían o la in­te­li­gen­cia hu­ma­na re­em­pla­za­ba el mi­ne­ral por al­gún in­ge­nio a ba­jo cos­to, ve­nía una cri­sis lo­cal que la his­to­ria re­gis­tra­ba co­mo una tra­ge­dia pú­bli­ca -la­bo­ral, sa­ni­ta­ria, de vi­vien­da y edu­ca­ción- que ha­cía re­tro­ce­der al país a los ca­si­lle­ros que ocu­pa­ban cier­tos es­ta­dos sub­saha­ria­nos y na­cio­nes exó­ti­cas del Sud­es­te Asiá­ti­co.

La lec­tu­ra fá­cil era en­ton­ces que sa­lir del sub­de­sa­rro­llo con­sis­tía en sa­ber apro­ve­char una opor­tu­ni­dad. La di­fí­cil po­día ser más com­ple­ja o, al me­nos, in­vo­lu­crar más ele­men­tos.

¿Qué ha­ce que un país sea desa­rro­lla­do? Ten­go la sos­pe­cha de que no so­lo se tra­ta del di­ne­ro o la ri­que­za que ga­na ven­dien­do al­go a buen pre­cio, sino tam­bién có­mo se or­de­nan sus ins­ti­tu­cio­nes y di­ri­gen­tes en torno a esa ri­que­za; la ma­ne­ra en que su éli­te ajus­ta sus pri­vi­le­gios al bien co­mún; el mo­do en que sus po­lí­ti­cos en­fren­tan los inevi­ta­bles bro­tes de co­rrup­ción; la for­ma en que la jus­ti­cia de­mues­tra el im­pe­rio de la ley, y el mo­do en que los más po­de­ro­sos lle­gan a asu­mir cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des sin ne­ce­si­dad de no­ta­rios ni tes­ti­gos que los vi­gi­len co­mo se ha­ce con los sos­pe­cho­sos de un cri­men.

El sub­de­sa­rro­llo apa­re­ce co­mo una hi­la­cha que se arras­tra cuan­do quie­nes de­ten­tan el po­der eco­nó­mi­co de un país tie­nen co­mo mo­de­lo ideal a un pí­ca­ro que se ha­ce lla­mar “El lo­bo de Wall Street”; tam­bién cuan­do to­dos los ta­len­tos y la in­te­li­gen­cia es­tán vol­ca­dos en en­con­trar el es­pa­cio en la ley que per­mi­ta sa­car pro­ve­cho pri­va­do sin im­por­tar las con­se­cuen­cias pú­bli­cas. El sub­de­sa­rro­llo cam­pea cuan­do los po­lí­ti­cos se rin­den a que quie­nes les fi­nan­cian ile­gal­men­te la cam­pa­ña tam­bién les re­dac­te las le­yes que de­ben vo­tar.

Sub­de­sa­rro­llo es con­si­de­rar la ley co­mo un es­tor­bo y la éti­ca co­mo un cur­so elec­ti­vo al que se asis­te con des­gano; sub­de­sa­rro­llo es lle­nar­se la bo­ca con pa­la­bras de mo­da co­mo “in­no­va­ción” y “em­pren­di­mien­to” y con­du­cir­se co­mo ba­rón de una cas­ta in­to­ca­ble me­die­val; sub­de­sa­rro­llo es os­ten­tar el po­der co­mo quien ve la de­mo­cra­cia co­mo un ju­gue­te ar­ma­ble y des­ar­ma­ble a vo­lun­tad. Sub­de­sa­rro­lla­da es una re­pú­bli­ca que cum­ple dos si­glos de­pen­dien­do de cuán­to le pa­gan por lo que bro­ta de la tie­rra o el agua. Tam­bién es signo de sub­de­sa­rro­llo el he­cho de que una so­la per­so­na sea ca­paz de man­te­ner en si­len­cio a de­ce­nas de po­lí­ti­cos con tan so­lo le­van­tar una ce­ja y di­bu­jar una son­ri­sa bur­lo­na.

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da la idea de que el fu­tu­ro eco­nó­mi­co de Chi­le ya­ce en la ex­plo­ta­ción del li­tio ha ido cre­cien­do al rit­mo de la in­dus­tria­li­za­ción de los au­tos eléc­tri­cos. Es­ta se­ma­na ha que­da­do cla­ro que es po­si­ble que se tra­te de una nue­va pros­pe­ri­dad, que tal co­mo otras de nues­tra his­to­ria, que­de re­gis­tra­da co­mo un ci­clo que nos man­ten­ga en el si­tio del que nun­ca he­mos sa­li­do: el de un trán­si­to eterno rum­bo al desa­rro­llo esquivo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.