Los pe­los del Ba­rón

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - As­ca­nio Ca­va­llo

La prin­ci­pal amenaza del go­bierno es que los par­ti­dos que lo apo­yan no com­pren­dan to­tal­men­te el al­can­ce de es­te pro­yec­to y se en­re­den en la pe­lea por los car­gos -co­mo ya se ha vis­to, por ejem­plo, en la Can­ci­lle­ría- o en el an­ti­ci­po de la con­tien­da pre­si­den­cial, que en al­gu­nos ca­sos tam­bién pa­sa por los car­gos.

La de­re­cha se mo­vió al cen­tro. Hay al­gu­nos actores po­lí­ti­cos que son tan in­sen­si­bles a es­tos des­pla­za­mien­tos, que pro­ba­ble­men­te ten­drán que de­jar la po­lí­ti­ca, por­que quien no en­tien­de a su ad­ver­sa­rio no se en­tien­de a sí mis­mo. Los que per­ci­ben ese mo­vi­mien­to con más cla­ri­dad es­tán en tres gru­pos: al­gu­nos sec­to­res ilus­tra­dos del Fren­te Am­plio, que han he­cho en for­ma apli­ca­da el aná­li­sis de con­te­ni­do del dis­cur­so pre­si­den­cial del 1 de ju­nio; la de­re­cha “du­ra”, que em­pie­za a te­mer que la cap­tu­ra del cen­tro se pa­se de lar­go, des­de el sim­ple prag­ma­tis­mo ha­cia una re­tor­sión un po­co irre­ver­si­ble de su sis­te­ma de va­lo­res, prin­ci­pal­men­te la UDI, y los que so­lían ocu­par el cen­tro, en es­pe­cial la DC, cu­yo es­pa­cio lu­ce aho­ra en­tre in­va­di­do y va­cío.

La DC vi­ve una im­plo­sión con to­das las im­pli­can­cias de un co­lap­so sis­té­mi­co: con­fu­sión en­tre fon­do y for­ma, ma­reo des­de la tác­ti­ca ha­cia la es­tra­te­gia, des­con­fian­za so­bre los fi­nes y los ac­tos (pro­pios y aje­nos), vahí­dos de trai­ción y ven­gan­za, y un gi­gan­tes­co ex­tra­vío res­pec­to de su ubi­ca­ción en el es­pa­cio po­lí­ti­co, ex­tra­vío que se ex­pre­sa con más elo­cuen­cia ca­da vez que al­guno de sus di­ri­gen­tes di­ce te­ner cla­ro dón­de es­tá.

Por se­gun­da vez en su his­to­ria (la pri­me­ra fue en 1970, cuan­do Ra­do­mi­ro To­mic con­vo­có a la iz­quier­da a cons­truir la “uni­dad del pue­blo”, y es­ta le res­pon­dió crean­do la Uni­dad Po­pu­lar), la DC de­pen­de de la de­ci­sión de otro: en es­te ca­so, del Par­ti­do So­cia­lis­ta, que em­pie­za a ver­se en la dis­yun­ti­va cre­cien­te de op­tar en­tre dos ca­dá­ve­res -la Con­cer­ta­ción y la Nue­va Ma­yo­ría- o in­ven­tar al­gu­na nue­va fan­tas­ma­go­ría que le per­mi­ta su­pe­rar­los. Y a su turno, el PS de­pen­de, al me­nos si­co­ló­gi­ca­men­te, de un ter­ce­ro, el Fren­te Am­plio. Es­te ca­so es al­go más lar­go, por­que aquí el PS no es­pe­ra una de­ci­sión, sino la evo­lu­ción que va­ya te­nien­do esa nue­va iz­quier­da, con el pro­ble­ma­zo de que, al de­fi­nir­se de esa ma­ne­ra, el Fren­te Am­plio ten­dría que as­pi­rar pre­ci­sa­men­te a bo­rrar al PS del ma­pa, o por lo me­nos a des­pla­zar­lo de su po­si­ción he­ge­mó­ni­ca.

En Es­pa­ña, que des­de ha­ce unas dé­ca­das va un pa­so ade­lan­te en es­tos za­ran­deos po­lí­ti­co-ideo­ló­gi­cos, se ha po­di­do ver es­ta se­ma­na có­mo se mue­ven esas de­ci­sio­nes: el PSOE de Pe­dro Sán­chez es­ta­ble­ció una alian­za de oca­sión con Po­de­mos y con fuer­zas re­gio­na­lis­tas pa­ra des­alo­jar del go­bierno al de­re­chis­ta Ma­riano Ra­joy. Una vez con­se­gui­do ese ob­je­ti­vo e in­ves­ti­do Sán­chez co­mo pre­si­den­te, ha de­ja­do a Po­de­mos fue­ra del go­bierno y ha nom­bra­do un eje­cu­ti­vo con gui­ños ha­cia el cen­tro. ¿Trai­ción? Na­da de eso. Una ra­zón prin­ci­pal de es­ta con­duc­ta es que des­de ha­ce 40 años el PSOE ac­túa co­mo par­ti­do de go­bierno, y no co­mo un par­ti­do de vo­ca­ción opo­si­to­ra que so­lo a ve­ces pue­de go­ber­nar; Po­de­mos lo sue­le de­no­mi­nar, en efec­to, co­mo “par­ti­do de ré­gi­men”. La otra es que Po­de­mos di­ce don­de lo quie­ran oír que su pro­pó­si­to es­tra­té­gi­co es eli­mi­nar al PSOE.

El PS chi­leno es­tá en­tran­do en ese pan­tano, con el ries­go de que le pa­se lo que al Ba­rón de Münch­hau­sen, que tra­ta­ba de sa­lir de la cié­na­ga ti­rán­do­se del pe­lo. El Münch­hau­sen del PS es el “le­ga­do” del se­gun­do go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let, una crea­ción del en­torno de la ex­pre­si­den­ta -no es se­gu­ro que ella mis­ma par­ti­ci­pe en es­to, aun­que tam­po­co que lo re­cha­ce­que ex­pre­sa, pre­ci­sa­men­te, una vo­ca­ción de opo­si­ción: la de­fen­sa de unas obras que, en lo que tie­nen de ter­mi­na­das, no es­tán ame­na­za­das, y en lo que que­da­ron de in­com­ple­tas, es­tán na­tu­ral­men­te en du­da. Na­da di­fe­ren­te les ha pa­sa­do a to­dos los go­bier­nos an­te­rio­res, aquí y en el res­to del mun­do. Con to­das las com­ple­ji­da­des sin­gu­la­res que ad­mi­ta, la ecua­ción fi­nal es sen­ci­lla.

En su la­do más vehe­men­te, la de­fen­sa del “le­ga­do” bus­ca sig­ni­fi­car que el go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría fun­dó al­go tan sus­tan­ti­vo pa­ra el fu­tu­ro de Chi­le que no de­be­ría ser afec­ta­do por na­die, ni si­quie­ra por aque­llos a los que no les gusta. Es in­du­da­ble que la re­for­ma edu­ca­cio­nal em­pren­di­da por Mi­che­lle Ba­che­let en­tra­rá en la his­to­ria del país al ni­vel de la gran re­for­ma de Pe­dro Agui­rre Cer­da a co­mien­zos de 1940 y de la de Eduar­do Frei Mon­tal­va en 1960. Ten­drá que ser per­fec­cio­na­da, por su­pues­to, pe­ro es un le­ga­do… que ten­drá que vol­ver a ser re­for­ma­do en otros 20 o 30 años más. Es­te es el pro­ble­ma de to­das las gran­des obras pre­si­den­cia­les: en­tran en la his­to­ria y se van por ella. Pa­ra cau­te­lar su vi­gen­cia in­me­dia­ta, lo úni­co ade­cua­do es con­ser­var la ma­yo­ría de los vo­tos. Y ello no ocu­rrió.

Pa­ra quie­nes han es­ta­do en lo del “le­ga­do”, pa­re­ce re­sul­tar es­pe­cial­men­te ener­van­te la con­tun­den­cia con que ganó el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, aun­que des­de la doc­tri­na de­mo­crá­ti­ca es di­fí­cil de­ci­dir si esa ex­pre­si­va ma­yo­ría es más im­por­tan­te que sus re­sul­ta­dos par­la­men­ta­rios, don­de no al­can­zó a im­po­ner­se por unos po­cos es­ca­ños. En un sis­te­ma par­la­men­ta­rio, qui­zás Pi­ñe­ra no se­ría pre­si­den­te, pe­ro… ¿quién lo se­ría, con una opo­si­ción re­par­ti­da en al me­nos tres blo­ques?

Es­pe­cu­la­cio­nes apar­te, es cla­ro -y ya lo han con­fir­ma­do vo­ces bien au­to­ri­za­das- que, con­tra lo que se es­pe­ra­ba, el men­sa­je a la na­ción del 1 de ju­nio ele­vó el ni­vel del de­ba­te po­lí­ti­co y es­tu­vo muy por en­ci­ma del pri­mer men­sa­je, en el pri­mer go­bierno de Pi­ñe­ra. El Pre­si­den­te eli­gió a su enemi­go -la Nue­va Ma­yo­ría- y con­vir­tió a su ad­ver­sa­rio an­te­rior –la Con­cer­ta­ción- en una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca a la que no re­cha­za, sino a la que quie­re in­cor­po­rar­se. Sa­be bien que, en la reali­dad con­cre­ta, en los he­chos, la Nue­va Ma­yo­ría fue un es­fuer­zo tan ar­ti­fi­cial por en­san­char a su an­te­ce­so­ra, que ter­mi­nó por de­vo­rar­las a am­bas, y que un con­tin­gen­te in­de­ter­mi­na­do de vo­tan­tes de una y otra me­ro­dean hoy por las ori­llas del pan­tano.

Pi­ñe­ra pue­de ape­lar con ma­yor cre­di­bi­li­dad que la de­re­cha tra­di­cio­nal a las cla­ses me­dias, por­que las ve más desafec­ta­das, des­lea­les y vo­lu­bles que en los últimos 30 años, fa­vo­re­ci­das en al­gu­nas co­sas y cas­ti­ga­das en otras por el go­bierno an­te­rior, dis­po­ni­bles co­mo nun­ca pa­ra un pro­yec­to po­lí­ti­co de lar­go pla­zo que en­fren­te cier­tos pro­ble­mas esen­cia­les: sa­lud, pre­vi­sión, in­fan­cia. Lo mis­mo por lo que lu­cha­ban los so­cia­lis­mos eu­ro­peos de los años 80, cuan­do an­da­ban cer­ca del PIB que Chi­le tie­ne hoy.

Más vie­jo, más ma­du­ro y más se­reno, Pi­ñe­ra ha vuel­to al go­bierno con un pro­yec­to muy me­di­ta­do, que ya no se nu­tre so­lo de las en­cues­tas, sino tam­bién de las ten­den­cias mundiales, los pro­gra­mas so­cia­les exi­to­sos y una com­bi­na­ción de pru­den­cia y atre­vi­mien­to en la pro­yec­ción y la asig­na­ción de los pre­su­pues­tos pú­bli­cos.

En reali­dad, la prin­ci­pal amenaza del go­bierno es que los par­ti­dos que lo apo­yan no com­pren­dan to­tal­men­te el al­can­ce de es­te pro­yec­to y se en­re­den en la pe­lea por los car­gos -co­mo ya se ha vis­to, por ejem­plo, en la Can­ci­lle­ría- o en el an­ti­ci­po de la con­tien­da pre­si­den­cial –que en al­gu­nos ca­sos tam­bién pa­sa por los car­gos-. Es muy tem­prano pa­ra de­cir si es­tos fe­nó­me­nos se es­tán im­po­nien­do en el desa­rro­llo del go­bierno.

Pe­ro hay una di­fe­ren­cia. Es­ta vez los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas sa­ben que si al go­bierno de Pi­ñe­ra le va bien, y el Ba­rón de Münch­hau­sen si­gue ron­dan­do al cen­tro y a las iz­quier­das, por pri­me­ra vez des­de el si­glo XIX la de­re­cha po­dría as­pi­rar a la con­ti­nui­dad, aho­ra con­ver­ti­da, con ple­nos tí­tu­los, en una cen­tro­de­re­cha de ai­re eu­ro­peo. Y ese se­ría un au­tén­ti­co gi­ro his­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.