Pa­sa­je de vuel­ta

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Has­ta aquí, Pi­ñe­ra es­tá ha­cien­do un go­bierno con­gruen­te con su per­fil de po­lí­ti­co cen­tris­ta. Des­de la or­to­do­xia, la acu­sa­ción re­cu­rren­te es que la de­re­cha no sa­be de­fen­der sus po­si­cio­nes y que ter­mi­na clau­di­can­do siem­pre an­te la iz­quier­da. Lo que cues­ta en­ten­der son las ex­pec­ta­ti­vas de que Pi­ñe­ra sea el hom­bre lla­ma­do a dar esa pe­lea, por­que nun­ca fue la su­ya y él tam­po­co pro­me­tió que lo se­ría aho­ra.

Po­si­ble­men­te, el fac­tor que más es­tá des­co­lo­can­do a la iz­quier­da en la ac­tua­li­dad es que Se­bas­tián Pi­ñe­ra no es­tá ha­cien­do un go­bierno or­to­do­xo de de­re­cha. Se pue­de en­ten­der su des­con­cier­to y de­cep­ción si eso es lo que es­pe­ra­ba y que­ría. Hoy por hoy, in­clu­so, son más abun­dan­tes las crí­ti­cas que se le ha­cen a La Mo­ne­da des­de las hues­tes de Jo­sé An­to­nio Kast por no ser lo bas­tan­te de­re­chis­ta en te­mas, por ejem­plo, de im­pues­tos o de fa­mi­lia, que las que se le pue­dan for­mu­lar des­de la ló­gi­ca de po­si­cio­nes mo­de­ra­das.

Que es­to sea una in­co­mo­di­dad y una sor­pre­sa pa­ra la iz­quier­da an­cla­da a lo que fue la Nue­va Ma­yo­ría no ha­bla más que de la fuer­za que al­can­za­ron los ideo­lo­gis­mos en el go­bierno an­te­rior. Por­que el Pre­si­den­te, des­pués de to­do, no ha cam­bia­do mu­cho. A di­fe­ren­cia de Ba­che­let, que en­tre su pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción y la se­gun­da tu­vo un vuel­co es­pec­ta­cu­lar, Pi­ñe­ra si­gue sien­do el mis­mo. En to­da su tra­yec­to­ria pú­bli­ca, Pi­ñe­ra fue siem­pre más bien un po­lí­ti­co de cen­tro que, no obs­tan­te ha­ber­se aso­cia­do a la de­re­cha en los ini­cios de la tran­si­ción (por­que coin­ci­día con ella en ma­te­rias de or­den, de ini­cia­ti­va pri­va­da, de es­ta­do de de­re­cho y en un cier­to con­ser­va­du­ris­mo cul­tu­ral), nun­ca pu­so en du­da sus con­vic­cio­nes so­bre el rol re­gu­la­dor del Es­ta­do en la eco­no­mía, so­bre la per­ti­nen­cia de la so­li­da­ri­dad co­mo fac­tor ne­ce­sa­rio pa­ra la cohe­sión so­cial o res­pec­to de la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar con­sen­sos po­lí­ti­cos am­plios, con gru­pos ciu­da­da­nos de pen­sa­mien­to muy dis­tin­to al su­yo.

Has­ta aquí el go­bierno ha si­do con­gruen­te con ese per­fil. Des­de la or­to­do­xia, la acu­sa­ción re­cu­rren­te es que la de­re­cha no sa­be de­fen­der po­si­cio­nes y que ter­mi­na clau­di­can­do siem­pre an­te la iz­quier­da. Lo que cues­ta en­ten­der son las ex­pec­ta­ti­vas de que Pi­ñe­ra sea el hom­bre lla­ma­do a dar esa pe­lea, por­que nun­ca fue la su­ya ni tam­po­co pro­me­tió que lo se­ría. La gen­te lo in­tu­ye bien y eso ex­pli­ca, en­tre otras co­sas, no so­lo que el Pre­si­den­te ten­ga -por el la­do de la ma­yo­ría mo­de­ra­da- un im­por­tan­te res­pal­do a su ges­tión, sino tam­bién que hoy Jo­sé An­to­nio Kast -en la de­re­cha más du­ra- es­té ni­ve­les cre­cien­tes de po­pu­la­ri­dad en es­tos ca­si tres me­ses de go­bierno. Una pre­gun­ta vá­li­da que el go­bierno ya de­be es­tar ha­cién­do­se es en qué mo­men­to el fac­tor Kast po­dría re­pre­sen­tar una amenaza pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad, es­pe­cial­men­te den­tro de su coa­li­ción. Pi­ñe­ra tie­ne to­da­vía a es­te res­pec­to un mar­gen de ac­ción que no es me­nor, pe­ro bas­ta ver las ten­sio­nes que han ge­ne­ra­do en Chi­le Va­mos cues­tio­nes co­mo la iden­ti­dad de gé­ne­ro o adop­ción ho­mo­pa­ren­tal pa­ra en­ten­der que el pro­ble­ma exis­te y es­tá pre­sen­te.

La agen­da cen­tral del go­bierno, sin em­bar­go, no va por ahí. Va por te­mas que in­ter­pre­tan­do mu­cho a la de­re­cha clá­si­ca -co­mo la ex­hor­ta­ción a los jue­ces a po­ner lo su­yo en la lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia, co­mo la revalorización del tra­ba­jo de Ca­ra­bi­ne­ros, co­mo el im­pe­ra­ti­vo de re­to­mar el cre­ci­mien­to des­pués de cua­tro años fu­nes­tos-res­pon­den tam­bién a va­rias de las prio­ri­da­des que tie­ne la ciu­da­da­nía cuan­do se le pre­gun­ta so­bre los prin­ci­pa­les pro­ble­mas del país. Mien­tras esa con­ver­gen­cia de pu­ris­tas y ciu­da­da­nos im­pa­cien­tes se man­ten­ga, Pi­ñe­ra no va a te­ner nin­gún pro­ble­ma en ha­cer un go­bierno cla­ra­men­te de de­re­cha. Pe­ro cuan­do en la so­cie­dad so­plen otros vien­tos, co­mo ocu­rre, por ejem­plo, con las de­man­das de equi­dad de gé­ne­ro o con el nue­vo tra­to pa­ra los deu­do­res del CAE, ma­te­rias que no son par­te del nú­cleo cen­tral de las con­vic­cio­nes de la de­re­cha tra­di­cio­nal, es­tá cla­ro que el Pre­si­den­te irá mu­cho más allá del re­per­to­rio con­sa­bi­do del sec­tor.

¿Prag­ma­tis­mo, opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co, ne­ce­si­dad un tan­to com­pul­si­va del Pre­si­den­te de es­tar en to­das? No hay que des­car­tar­lo. To­das las pre­gun­tas son vá­li­das. Pe­ro lo que es­tá pre­sen­te en La Mo­ne­da, mu­cho an­tes que to­do eso, es un im­pe­ra­ti­vo mí­ni­mo de rea­lis­mo, so­bre to­do cuan­do el país vie­ne sa­lien­do de cua­tro años re­fun­da­cio­na­les y me­siá­ni­cos y que de­ja­ron al país peor de lo que es­ta­ba. Así lo di­cen las ci­fras y los he­chos. Y lo que es­tá ha­cien­do Pi­ñe­ra, a par­tir de ahí, es lo mis­mo que se le en­car­gó en la cam­pa­ña: re­tor­nar al sen­ti­do co­mún, abs­te­ner­se de ideo­lo­gis­mos, aban­do­nar el es­pí­ri­tu de sec­ta y vol­ver a sin­to­ni­zar, a re­con­ci­liar, lo que Ba­che­let se­pa­ró y se­pa­ró in­clu­so con es­pí­ri­tu mi­sio­nal: la ac­ción gu­ber­na­ti­va de las gran­des prio­ri­da­des na­cio­na­les. Pi­ñe­ra aho­ra va por aca­bar con esa bre­cha y quie­re po­ner al go­bierno don­de la gen­te quie­re que es­té. Su pro­gra­ma no es mu­cho más que eso. Y tam­po­co me­nos. A es­tas al­tu­ras del par­ti­do, con el va­cío de li­de­raz­gos po­lí­ti­cos que exis­te y con el des­pres­ti­gio mun­dial en que ha caí­do la po­lí­ti­ca, es di­fí­cil que los paí­ses pue­dan ir adon­de sus ma­yo­rías no quie­ran lle­gar.

Es ver­dad que hay po­ca car­ga épi­ca, po­co re­la­to, en es­te co­me­ti­do. Eso, no obs­tan­te, se sa­bía de an­tes: el pa­sa­je de vuel­ta al rea­lis­mo nun­ca ase­gu­ra un via­je es­pe­cial­men­te elec­tri­zan­te o con­mo­ve­dor. Lo que son elec­tri­zan­tes son las fu­gas, las lo­cu­ras, las com­pul­sio­nes por cam­biar­lo to­do par­tien­do de ce­ro. El tra­ba­jo que vie­ne des­pués es abu­rri­do, plo­mo y po­co gla­mo­ro­so. Co­mo lo mues­tran las ex­pe­rien­cias de Ma­cron en Fran­cia o de Ma­cri en Ar­gen­ti­na, en es­ca­las y cir­cuns­tan­cias que des­de lue­go son muy dis­tin­tas de la nues­tra, los paí­ses que se aso­man al pre­ci­pi­cio ne­ce­si­tan des­pués al­gún tiem­po pa­ra re­cons­ti­tuir­se, pa­ra po­ner la ca­sa en or­den, pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas apre­mian­tes que, en la si­tua­ción de Chi­le, tie­nen nom­bre y ape­lli­do: el Se­na­me, la de­lin­cuen­cia, la jus­ti­cia pe­nal ado­les­cen­te, las lis­tas de es­pe­ra del sis­te­ma de sa­lud, el re­za­go de los in­di­ca­do­res so­cia­les y eco­nó­mi­cos del mun­do in­dí­ge­na, el con­trol de la in­mi­gra­ción, el de­te­rio­ro de la edu­ca­ción pú­bli­ca to­da vez que es cap­tu­ra­da por gru­pos ra­di­ca­li­za­dos. En es­tos te­mas el país se es­tá ju­gan­do el fu­tu­ro. No en los te­mas don­de aho­ra la opo­si­ción pa­sa el frío: una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal en cur­so, la cu­rio­sa reapa­ri­ción de Pon­ce Le­rou de SQM y, por su­pues­to, la he­roi­ca de­fen­sa y cus­to­dia del le­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.