Go­bierno en la som­bra

No ha­bien­do me­ta ni ca­mino, ¿có­mo po­dría ha­ber un ma­pa y un guía? Tan­ta po­bre­za fran­cis­ca­na no les de­ja otro re­cur­so que agru­par­se jun­to a una fi­gu­ra que tam­po­co se en­cuen­tra en con­di­cio­nes de os­ten­tar gran­des mé­ri­tos.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Fernando Vi­lle­gas

Es­ta­mos pre­sen­cian­do una opo­si­ción cons­ti­tui­da no tan­to por par­ti­dos y per­so­ne­ros dis­pues­tos, en el Con­gre­so, a ven­der ca­ra su de­rro­ta, sino más bien por un es­bo­zo de agen­te cor­po­ra­ti­vo ac­tuan­do co­mo ins­ti­tu­ción. Se tra­ta de mu­cho más -o me­nos- que una sim­ple alian­za o de una “rear­ti­cu­la­ción del sec­tor”. Es un gru­po de la di­fun­ta NM que pre­ten­de na­da me­nos que dar­le ul­tra­te­rre­na exis­ten­cia al ex­go­bierno de Ba­che­let, ra­re­za que ya tra­tó el do­min­go pa­sa­do As­ca­nio Ca­va­llo. Co­mo cuer­po po­lí­ti­co di­cha no­ve­do­sa en­ti­dad es, co­mo la cria­tu­ra de Fran­kes­tein, una su­ma de re­ta­zos muer­tos pa­ro­dian­do a un ser vi­vo. Por mo­men­tos esos tro­zos uni­dos con hil­ván se re­be­lan con­tra su crea­do­ra, pe­ro de es­ta si­guen de­pen­dien­do pa­ra re­pre­sen­tar su pe­cu­liar pan­to­mi­ma con­sis­ten­te en ser al mis­mo tiem­po do­lien­tes de un ca­dá­ver y so­cios de una ima­gi­na­ria em­pre­sa en mar­cha. Tal es el si­mu­la­cro crio­llo de una ins­ti­tu­ción bri­tá­ni­ca, el “go­bierno en la som­bra”. El “pro­gre­sis­mo” se es­fuer­za hoy por pa­re­cer vi­gen­te con in­ter­pe­la­cio­nes, imi­ta­cio­nes, ala­ri­dos y pe­na­du­ras.

En di­cha con­di­ción me­nos de som­bra que de ec­to­plas­ma han lo­gra­do con­ver­tir­se en un even­to te­ra­to­ló­gi­co nun­ca an­tes vis­to. Se ar­ti­cu­la al­re­de­dor no de un pro­gra­ma sino de una per­so­na, Mi­che­lle Ba­che­let, quien, al con­tra­rio de sus exor­cis­tas, tie­ne al me­nos la vir­tud de ser me­mo­ra­ble tan­to por lo po­co de bueno co­mo por lo mu­cho de ma­lo de su ges­tión. Es ella quien aco­ge a fi­gu­ras po­lí­ti­cas ma­yo­res y me­no­res, a su vo­ce­ra ac­tuan­do co­mo tal des­de el otro mun­do y a to­da la­ya de co­mu­ni­ca­do­res y pe­la­ga­tos ins­ta­la­dos en la nó­mi­na.

“No­ve­dad del año”

Es­ta “no­ve­dad del año” o en ver­dad del si­glo res­pon­de a pro­ce­sos de mu­cho más en­ver­ga­du­ra que la de­ci­sión de la se­ño­ra Ba­che­let de con­gre­gar a ex­mi­nis­tros en reunio­nes de ga­bi­ne­te si­mi­la­res a una se­sión de es­pi­ri­tis­mo; res­pon­de a la anemia in­te­lec­tual de un sec­tor in­ca­paz de ofre­cer na­da sus­tan­ti­vo más allá de or­ga­ni­zar­se pa­ra una ra­bio­sa opo­si­ción a prio­ri, a su ca­ren­cia de lí­de­res de re­cam­bio y a la au­sen­cia de lla­ma­mien­tos que no sean la me­ra re­pe­ti­ción del gas­ta­do re­per­to­rio de es­ló­ga­nes de siem­pre. Una co­sa va con la otra pues la apa­ri­ción de “lí­de­res” y el pro­fe­rir con­vo­ca­to­rias es con­cep­tual y em­pí­ri­ca­men­te im­po­si­ble sin un co­go­llo ideo­ló­gi­co o si­quie­ra pro­gra­má­ti­co que re­quie­ra am­bas co­sas. No ha­bien­do me­ta ni ca­mino, ¿có­mo po­dría ha­ber un ma­pa y un guía? Tan­ta po­bre­za fran­cis­ca­na no les de­ja otro re­cur­so que agru­par­se jun­to a una fi­gu­ra que tam­po­co se en­cuen­tra en con­di­cio­nes de os­ten­tar gran­des mé­ri­tos, sal­vo su in­ne­ga­ble ca­pa­ci­dad pa­ra em­pa­ti­zar “con la gen­te”.

En el pa­sa­do Sal­va­dor Allen­de fue tam­bién pi­vo­te del sec­tor, pe­ro, ¡qué enor­me di­fe­ren­cia! En esos años el PS y el PC aún te­nían exis­ten­cia pro­pia y un idea­rio creí­ble al me­nos pa­ra ellos mis­mos, con­tan­do, por tan­to, con la con­fian­za y en­te­re­za que eso pro­du­ce en el fe­li­grés real­men­te con­ven­ci­do. No se tra­ta­ba so­lo de Allen­de sino y so­bre to­do del so­cia­lis­mo, del hom­bre nue­vo y de la re­vo­lu­ción. De eso no que­dan sino al­gu­nos le­tár­gi­cos ca­pí­tu­los en los li­bros de his­to­ria. Des­va­ne­ci­do el es­pe­jis­mo del “hu­ma­nis­mo cris­tiano” de la De­cé y des­plo­ma­do el so­cia­lis­mo y las fan­ta­sías an­tro­po­ló­gi­cas de la iz­quier­da, ¿qué res­ta sino el des­nu­do afán por el po­der, el clien­te­lis­mo for­ja­do con re­par­ti­jas y fa­vo­res a lo lar­go de años y el ci­nis­mo que re­sul­ta de ha­ber per­di­do la ver­güen­za lue­go de la se­gun­da o ter­ce­ra re­cep­ción de fon­dos os­cu­ros ve­ni­dos des­de fue­ra y den­tro del país? ¿Qué que­da sino la Se­ño­ra?

Al­ter­na­ti­va

Por eso pa­ra los de­rro­ta­dos el cons­ti­tuir­se co­mo “go­bierno en la som­bra” al­re­de­dor de la ex­pre­si­den­ta es por aho­ra la úni­ca op­ción. Eso y sus vo­tos en el Con­gre­so les per­mi­ten la ilu­sión de que el ac­tual go­bierno es so­lo un hi­po po­lí­ti­co a ser su­pe­ra­do cuan­do con­ven­zan de sus mé­ri­tos y por enési­ma vez a los fas­cis­tas po­bres, siem­pre an­sio­sos de con­su­mir otro cuen­to del tío. Tío e in­ge­nuo so­brino siem­pre se han com­ple­men­ta­do. En el ín­te­rin la ta­rea es ha­cer im­po­si­ble el go­bierno, o so­lo po­si­ble si go­bier­na co­mo ellos ha­brían go­ber­na­do de ga­nar Gui­llier.

¿No ha­ce lo mis­mo to­da opo­si­ción? Sí, pe­ro so­lo cuan­do hay fren­te a sus ojos un pro­yec­to o ini­cia­ti­va al cual opo­ner­se y otro pro­pio con el cual opo­ner­se. La NM, su CEO Ba­che­let y los es­pe­cia­lis­tas a ho­no­ra­rios que tra­ba­jan pa­ra ellos han lo­gra­do, en cam­bio, la hazaña de eva­cuar car­ti­llas so­bre có­mo opo­ner­se sin sa­ber a qué y des­de dón­de. Ocu­rrió con el men­sa­je pre­si­den­cial, cuan­do un in­dis­cre­to What­sApp re­ve­ló có­mo los miem­bros del equi­po pro­gre­sis­ta acor­da­ron tor­pe­dear­lo sin sa­ber de qué iba a tra­tar. En otras pa­la­bras, es un go­bierno en la som­bra cu­ya ta­rea NO ES pro­po­ner pro­yec­tos plau­si­bles de re­em­pla­zo, co­mo se ha­ce en el Reino Uni­do, sino pre­ser­var -por aho­ra- con for­ma­li­na a Ma­da­me, úni­co “as­set” -por aho­ra- del sec­tor, aun­que sin per­der de vis­ta la Gran Me­ta His­tó­ri­ca de re­cu­pe­rar sus an­ti­guos car­gos y pri­vi­le­gios. ¡Qué tris­te epí­lo­go el de la iz­quier­da! Ejem­pli­fi­can en su va­cío cla­mar eso que di­jo Mac­beth:

“La vi­da es un cuen­to con­ta­do por un idio­ta, lleno de rui­do y de fu­ria y que no tie­ne nin­gún sen­ti­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.