LA OEA sa­ca las ga­rras

En los últimos tiem­pos, la ac­ti­tud jus­ti­fi­ca­da­men­te be­li­ge­ran­te del se­cre­ta­rio ge­ne­ral ha­bía con­tri­bui­do a de­vol­ver­le cier­to ho­nor a la or­ga­ni­za­ción des­pués de tan­tos años en los que la OEA pa­re­ció la “ce­les­ti­na” del cha­vis­mo.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

El mar­tes pa­sa­do se lo­gró re­unir 19 vo­tos en la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos pa­ra adop­tar una re­so­lu­ción con­de­na­to­ria con­tra Ve­ne­zue­la, que es tam­bién el ini­cio del tor­tuo­so pro­ce­so pa­ra sus­pen­der la par­ti­ci­pa­ción de la dic­ta­du­ra en el or­ga­nis­mo in­te­ra­me­ri­cano. La ini­cia­ti­va ha­bía par­ti­do del Gru­po de Li­ma y Es­ta­dos Uni­dos, y en los de­ba­tes que acom­pa­ña­ron el es­pi­no­so asun­to du­ran­te la Asam­blea Ge­ne­ral, se pu­do no­tar, gra­cias a in­ter­ven­cio­nes de al­to vol­ta­je co­mo la del can­ci­ller chi­leno, Ro­ber­to Am­pue­ro, un cli­ma muy dis­tin­to del que se dio en años an­te­rio­res. Lo que trans­mi­tió la reunión de la OEA fue una sen­sa­ción de ur­gen­cia, de si­tua­ción lí­mi­te, que no se ha­bía no­ta­do en otras oca­sio­nes. Es cier­to que des­de ha­ce ya al­gún tiem­po cier­tos paí­ses po­nen, en el seno de la OEA, un acen­to en la tra­ge­dia ve­ne­zo­la­na, pe­ro da­do el sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción que allí im­pe­ra y por tan­to las ad­ver­sas ma­te­má­ti­cas, se tra­ta­ba de ca­sos ais­la­dos que nun­ca lle­ga­ban a pro­yec­tar una ima­gen de con­ti­nen­te so­li­da­rio con los ve­ne­zo­la­nos, de he­mis­fe­rio com­pro­me­ti­do con la suer­te de aquel país. En los últimos tiem­pos, la ac­ti­tud jus­ti­fi­ca­da­men­te be­li­ge­ran­te del se­cre­ta­rio ge­ne­ral ha­bía con­tri­bui­do a de­vol­ver­le cier­to ho­nor a la or­ga­ni­za­ción des­pués de tan­tos años en los que la OEA pa­re­ció la “ce­les­ti­na” del cha­vis­mo, pe­ro no era su­fi­cien­te por­que pa­ra to­mar de­ci­sio­nes ha­cía fal­ta un nú­me­ro de vo­tos que bri­lla­ban por su au­sen­cia.

Es­ta es, en gran me­di­da, la ra­zón por la que el Gru­po de Li­ma vio la luz. Con una OEA de­di­ca­da a cum­plir su pa­pel y más res­pe­tuo­sa de su pro­pio man­da­to, el Gru­po de Li­ma no ha­bría te­ni­do ra­zón de ser. Esa mi­ni-OEA u OEA in­for­mal sur­gió por­que en los lar­gos 20 años del ré­gi­men cha­vis­ta, que des­mon­tó la de­mo­cra­cia des­de el po­der al que ha­bía lle­ga­do gra­cias a ella, no fue po­si­ble lo­grar que hu­bie­ra un nú­me­ro su­fi­cien­te de paí­ses ca­pa­ces de adop­tar de­ci­sio­nes en de­fen­sa de la li­ber­tad de Ve­ne­zue­la. Ello, a pe­sar de que ha­bía ins­tru­men­tos pa­ra jus­ti­fi­car una in­ter­ven­ción di­plo­má­ti­ca se­ve­ra, des­de la Car­ta Fun­da­cio­nal has­ta la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na, por men­cio­nar so­lo a dos.

Una iro­nía im­plí­ci­ta en es­te bal­dón que lle­va­rá la OEA a cues­tas pa­ra siem­pre es que el se­gun­do de los ins­tru­men­tos men­cio­na­dos ha­bía na­ci­do a raíz de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca pe­rua­na, en 2001, pa­ra ac­tua­li­zar y ro­bus­te­cer su man­da­to de pro­te­ger la de­mo­cra­cia en to­da la re­gión. Co­mo la Car­ta Fun­da­cio­nal, se­gún que­da en evi­den­cia en el ar­tícu­lo 9, re­fle­ja­ba los tiem­pos en que se aso­cia­ba a las dic­ta­du­ras con el de­rro­ca­mien­to de go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos y no con la des­truc­ción del es­ta­do de de­re­cho des­de el pro­pio po­der a ma­nos de go­bier­nos ele­gi­dos, se pre­ten­día, con ese nue­vo ins­tru­men­to ju­rí­di­co que am­plia­ba el aba­ni­co de ame­na­zas al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, im­pe­dir que el ejem­plo de Fu­ji­mo­ri cun­die­ra por el con­ti­nen­te. Pe­ro, du­ran­te va­rios años, la reali­dad pu­do más que la le­tra de es­tos ins­tru­men­tos del de­re­cho in­ter­na­cio­nal. ¿Qué reali­dad? La de un he­mis­fe­rio con mu­chos go­bier­nos po­pu­lis­tas de iz­quier­da, tan­to en ver­sión de­mo­crá­ti­ca co­mo au­to­ri­ta­ria, y una po­de­ro­sa che­que­ra que Caracas uti­li­zó pa­ra so­bor­nar la po­lí­ti­ca ex­te­rior de is­las ca­ri­be­ñas.

Lo ocu­rri­do el mar­tes pa­sa­do, cuan­do la OEA, con una ma­yo­ría de 19 paí­ses, apro­bó la re­so­lu­ción con­tra la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na, es el ini­cio de un pro­ce­so que pre­ten­de acer­car la reali­dad lo más po­si­ble a la le­tra des­pués de un di­vor­cio de mu­chos años. La Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na pre­vé, en sus ar­tícu­los 20 y 21, me­ca­nis­mos muy es­pe­cí­fi­cos pa­ra que es­te or­ga­nis­mo se in­mis­cu­ya en los asun­tos in­ter­nos de cual­quier país cu­yo un go­bierno des­tru­ya la de­mo­cra­cia, has­ta lle­gar al más ex­tre­mo: su sus­pen­sión co­mo miem­bro. Lo que se vo­tó el mar­tes no fue la sus­pen­sión sino una re­so­lu­ción con­de­na­to­ria en la que se re­cha­za fron­tal­men­te la mas­ca­ra­da elec­to­ral del 20 de ma­yo en la que Ni­co­lás Ma­du­ro se hi­zo re­ele­gir, se exi­ge el res­ta­ble­ci­mien­to de la au­to­ri­dad de la Asam­blea Na­cio­nal y se pi­de ta­xa­ti­va­men­te el in­gre­so de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria que has­ta aho­ra Ma­du­ro ha re­cha­za­do. Pe­ro la re­so­lu­ción, al ha­blar de la rup­tu­ra del or­den cons­ti­tu­cio­nal, apun­ta a la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la, al­go que re­quie­re, pri­me­ro, que el Con­se­jo Per­ma­nen­te con­vo­que una Asam­blea Ge­ne­ral ex­tra­or­di­na­ria y, lue­go, que en ella ha­ya por lo me­nos 24 vo­tos a fa­vor. A juz­gar por los 19 vo­tos a fa­vor de la re­so­lu­ción, las 11 abs­ten­cio­nes y los cua­tro vo­tos en con­tra, to­da­vía no los hay. Si se mi­ra bien la com­po­si­ción de esos tres blo­ques, sin em­bar­go, tam­bién es evi­den­te que nun­ca es­tu­vo la OEA más cer­ca de apro­bar la sus­pen­sión y que hay, aho­ra sí, cier­tas pro­ba­bi­li­da­des de lo­grar­lo.

Só­lo cua­tro paí­ses se opu­sie­ron a es­ta re­so­lu­ción hos­til a la dic­ta­du­ra; co­mo uno de ellos fue el ve­ne­zo­lano, Caracas con­tó con so­lo tres me­lan­có­li­cos alia­dos: Bo­li­via, Do­mi­ni­ca y San Vi­cen­te. Las au­sen­cias, en es­ta lis­ta, que­man los ojos. No me re­fie­ro a que los paí­ses has­ta ha­ce po­co per­te­ne­cien­tes al blo­que po­pu­lis­ta au­to­ri­ta­rio ya no lo son, sino a que in­clu­so va­rios go­bier­nos sim­pa­ti­zan­tes de Caracas se abs­tu­vie­ron. En­tre ellos, Nicaragua, hoy mu­chí­si­mo más cer­ca de la dic­ta­du­ra que de la de­mo­cra­cia; El Sal­va­dor, una de­mo­cra­cia con un go­bierno de iz­quier­da, y Uru­guay, don­de el Fren­te Am­plio tra­di­cio­nal­men­te se ali­nea­ba con el cha­vis­mo a pe­sar de no prac­ti­car las mis­mas po­lí­ti­cas en ca­sa. Tam­bién me­re­ce una men­ción Ecua­dor, don­de el go­bierno de Le­nín Mo­reno, que a pe­sar de ha­ber­se ale­ja­do ex­plí­ci­ta­men­te de la he­ren­cia pon­zo­ño­sa de Ra­fael Co­rrea si­gue man­te­nien­do un dis­cur­so de iz­quier­da en áreas co­mo la po­lí­ti­ca ex­te­rior, sue­le tra­tar a Caracas con guan­tes de se­da.

Pe­ro qui­zá más elo­cuen­te aun res­pec­to del cam­bio que se es­tá pro­du­cien­do en la OEA sea el he­cho de que las abs­ten­cio­nes men­cio­na­das se pro­du­je­ron an­te una re­so­lu­ción im­pul­sa­da en par­te por el “cu­co”, Es­ta­dos Uni­dos. Y no pre­ci­sa­men­te un Es­ta­dos Uni­dos go­ber­na­do por el ala bienpen­san­te del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co sino por… ¡Do­nald Trump!

Di­cho es­to, ¿hay po­si­bi­li­da­des reales de con­se­guir 24 vo­tos, es de­cir de lo­grar que al­gu­nas de esas 11 abs­ten­cio­nes se su­men a la ma­yo­ría cla­ra pa­ra la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la o, en un es­ce­na­rio to­da­vía más sor­pren­den­te,

que al­gu­nos de los que vo­ta­ron en con­tra mo­di­fi­quen su pos­tu­ra? Si las hay, ellas de­pen­de­rán de dos fac­to­res: la ca­pa­ci­dad de Was­hing­ton de com­pen­sar en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos lo que al­gu­nos de esos paí­ses pier­den ale­ján­do­se de Ve­ne­zue­la y la pre­sión que des­de el in­te­rior pue­dan ejer­cer so­bre esos go­bier­nos los sec­to­res de la opo­si­ción y la so­cie­dad ci­vil que no quie­ran ver a su país dar la es­pal­da a los de­mó­cra­tas ve­ne­zo­la­nos.

Di­go que hay dos fac­to­res, pe­ro qui­zá ha­ya tam­bién un ter­ce­ro: la es­pe­luz­nan­te ace­le­ra­ción del de­te­rio­ro ve­ne­zo­lano. Tal vez el dra­ma hu­ma­ni­ta­rio en que se ha con­ver­ti­do la eco­no­mía po­lí­ti­ca de ese país, del que te­ne­mos no­ti­cias abra­ca­da­bran­tes to­dos los días, des­pier­te la con­cien­cia de los po­cos go­bier­nos que fal­tan pa­ra su­mar 24 vo­tos... o al me­nos su sen­ti­do de la ver­güen­za. No ol­vi­de­mos que ha­bla­mos de un país del que emi­gran, de­ses­pe­ra­dos, cien­tos, mi­les, de per­so­nas to­dos los días, en el que no hay ya me­di­ci­nas ni ali­men­tos su­fi­cien­tes, y don­de las pers­pec­ti­vas son aún peo­res que el an­gus­tio­so pre­sen­te. La eco­no­mía ve­ne­zo­la­na se ha en­co­gi­do ca­si 50% en cin­co años y la in­fla­ción de 2018 se­rá al­re­de­dor de 14.000%. Na­die que no ha­ya vi­vi­do ba­jo una hi­per­in­fla­ción y un co­lap­so del apa­ra­to pro­duc­ti­vo pue­de sa­ber el ho­rror que es­to sig­ni­fi­ca pa­ra la vi­da dia­ria.

Ni­co­lás Ma­du­ro, mien­tras tan­to, ma­nio­bra, con ase­so­ría cu­ba­na, pa­ra neu­tra­li­zar a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Ins­pi­rán­do­se en el vie­jo re­cur­so de los her­ma­nos Castro, que uti­li­za­ron a los pre­sos po­lí­ti­cos co­mo mo­ne- da de cam­bio o peón tác­ti­co ca­da vez que la pre­sión ex­ter­na lo hi­zo ne­ce­sa­rio a lo lar­go de dé­ca­das, Ma­du­ro ha li­be­ra­do a al­gu­nas de­ce­nas de ve­ne­zo­la­nos que es­ta­ban en la cár­cel. Es­te ges­to per­fec­ta­men­te cal­cu­la­do da­rá una co­ber­tu­ra opor­tu­na a quie­nes lle­van al­gún tiem­po pro­mo­vien­do un “diá­lo­go” en­tre Ma­du­ro y la opo­si­ción pa­ra vol­ver a la car­ga con es­ta pro­pues­ta que ca­re­ce de to­da via­bi­li­dad en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les. Y po­dría tam­bién su­mi­nis­trar a los paí­ses que se abs­tu­vie­ron en la vo­ta­ción de la OEA la dis­pen­sa pa­ra no su­mar­se a quie­nes apo­yen, si la Asam­blea Ge­ne­ral ex­tra­or­di­na­ria lle­ga a con­vo­car­se, la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la.

De las 78 per­so­nas a las que Ma­du­ro sol­tó es­ta se­ma­na, so­lo 40 eran pre­sos po­lí­ti­cos; los otros 38 eran pre­sos co­mu­nes. Ape­nas dos ob­tu­vie­ron una li­ber­tad ple­na, en­tre ellos un jo­ven de 16 años, pues los de­más su­fri­rán to­da cla­se de res­tric­cio­nes y se­gui­rán so­me­ti­dos a pro­ce­sos ju­di­cia­les kaf­kia­nos que los obli­ga­rán a pre­sen­tar­se ca­da cier­to nú­me­ro de días an­te au­to­ri­da­des que es­tán muy le­jos de sus lu­ga­res de re­si­den­cia. En­tre otras co­sas, nin­guno de ellos po­drá ha­blar con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, via­jar a otro es­ta­do sin per­mi­so o sa­lir del país.

Ba­jo la dic­ta­du­ra de Ve­ne­zue­la, co­mo ocu­rría cuan­do los Castro li­be­ra­ban de tan­to en tan­to pre­sos po­lí­ti­cos en la is­la, la li­be­ra­ción de al­gu­nos vie­ne acom­pa­ña­da del en­car­ce­la­mien­to de otros, puer­ta gi­ra­to­ria que en la prác­ti­ca man­tie­ne las cár­ce­les bien nu­tri­das de ad­ver­sa­rios reales o po­ten­cia­les. Más de 12 mil ve­ne­zo­la­nos han si­do lle­va­dos a la cár­cel des­de 2014. En es­te mo­men­to son 237 los ci­vi­les y 77 los mi­li­ta­res que se en­cuen­tran en esa si­tua­ción por ra­zo­nes po­lí­ti­cas.

Pe­ro Ma­du­ro sa­be que pa­ra lo que ne­ce­si­ta, que es sim­ple­men­te su­mi­nis­trar pre­tex­tos a los com­pa­ñe­ros de ru­ta ex­ter­nos, los ges­tos re­cien­tes bas­tan. Allí es­tán, de nue­vo, gen­tes co­mo el ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro lla­man­do a la opo­si­ción a ne­go­ciar con el mis­mo Ma­du­ro que ha con­ver­ti­do los an­te­rio­res in­ten­tos de diá­lo­go en una as­tra­ca­na­da.

Aún así, la bue­na no­ti­cia de es­ta se­ma­na no de­be de­jar de ser ce­le­bra­da. La OEA va avan­zan­do, po­co a po­co, ha­cia el cie­rre de la bre­cha en­tre su le­tra y la reali­dad que tan­to da­ño ha he­cho a lo lar­go de mu­chos años a la cau­sa de­mo­crá­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na. Ha­ce ape­nas tres o cua­tro años, hu­bie­ra si­do im­pen­sa­ble una re­so­lu­ción co­mo la apro­ba­da con el vo­to de 19 paí­ses es­ta se­ma­na y que se pu­sie­ra en mar­cha una di­ná­mi­ca que apun­ta, en al­gún mo­men­to no de­ma­sia­do le­jano, a la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la co­mo miem­bro par­ti­ci­pan­te en di­cho or­ga­nis­mo.

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, em­pe­zan­do por la la­ti­noa­me­ri­ca­na, no es­tu­vo a la al­tu­ra del desafío ve­ne­zo­lano des­de que el cha­vis­mo ini­ció el de­rri­bo de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas que le per­mi­tie­ron lle­gar al po­der. Lo ocu­rri­do es­ta se­ma­na no can­ce­la esa in­faus­ta ver­dad, pe­ro al me­nos per­mi­te em­pe­zar a re­sar­cir mo­ral­men­te a las víc­ti­mas de ese cru­de­lí­si­mo ré­gi­men. No bas­ta­rá, ni mu­cho me­nos, pa­ra de­rro­car a Ma­du­ro, pe­ro le ele­va­rá con­si­de­ra­ble­men­te el cos­to de per­se­ve­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.