Eduar­do Durán, dipu­tado RN

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FREDI VE­LÁS­QUEZ FO­TO­GRA­FÍA: REINALDO UBI­LLA.

His­tó­ri­ca­men­te, la Igle­sia Evan­gé­li­ca ha si­do dis­cri­mi­na­da.

Ser evan­gé­li­co no per­si­gue te­ner re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, pe­ro siem­pre pen­sé que co­mo re­li­gión he­mos si­do muy po­co con­si­de­ra­dos. Nos han dis­cri­mi­na­do en nues­tra po­si­bi­li­dad de cre­cer y que nues­tro men­sa­je se ins­ta­le le­gal­men­te en el país. Mu­chas ve­ces nos vi­mos en­fren­ta­dos a la vi­si­ta de po­lí­ti­cos que de­cían es­tar con no­so­tros, pe­ro que en el Con­gre­so ac­túan dis­tin­to. Por eso na­ció mi can­di­da­tu­ra, pa­ra de­fen­der es­te pen­sa­mien­to.

Era un ni­ño bien qui­ta­do de bu­lla.

Era un buen alumno, siem­pre ocu­pa­ba los pri­me­ros lu­ga­res en las cla­ses y te­nía mu­chos ami­gos. Fui­mos cria­dos en una fa­mi­lia evan­gé­li­ca y eso im­pli­ca re­ci­bir en­se­ñan­zas que des­de chi­co nos in­cul­can en la Igle­sia. So­bre to­do por el res­pe­to. Siem­pre he te­ni­do un per­fil ba­jo, sin ha­cer as­pa­vien­tos y sin mu­cha efu­si­vi­dad.

Con mi se­ño­ra fue amor a pri­me­ra vis­ta.

La co­no­cí en ac­ti­vi­da­des de la Igle­sia y ape­nas la vi me gus­tó. A la se­ma­na me acer­qué con mu­cha ti­mi­dez a ha­blar­le. Po­cos días des­pués ya es­tá­ba­mos po­lo­lean­do. Aho­ra va­mos a cum­plir 20 años de ca­sa­dos y te­ne­mos dos me­lli­zos. A pe­sar del po­co tiem­po que me que­da, tra­to de man­te­ner mi vi­da fa­mi­liar.

En Chi­le exis­te una ideo­lo­gía de gé­ne­ro, es una dic­ta­du­ra.

Se nos es­tá im­po­nien­do acep­tar una reali­dad que no­so­tros no com­par­ti­mos y eso es un atro­pe­llo a nues­tra reali­dad de con­cien­cia. Se es­tá tra­tan­do de adoc­tri­nar a los ni­ños des­de kín­der pa­ra que ex­plo­ren, en­tre co­mi­llas, su iden­ti­dad se­xual. Hay mu­cha gen­te que es­tá en con­tra de es­to, pe­ro co­mo no sa­le a mar­char ni a que­mar neumáticos no es es­cu­cha­da.

Es­toy de acuer­do con mu­chos de los ar­gu­men­tos del pas­tor So­to.

Creo que des­de el pun­to de vis­ta de la Bi­blia tie­ne mu­cha ra­zón, pe­ro no es­toy de acuer­do en sus for­mas. Uti­li­za mu­cha vio­len­cia en su dis­cur­so. Se per­dió el res­pe­to a sí mis­mo.

Una vez fui a una mar­cha y ter­mi­ne es­ca­pan­do del gua­na­co.

Te­nía 15 años, es­tu­dia­ba en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal y se vi­vía el pro­ce­so de la mu­ni­ci­pa­li­za­ción. El am­bien­te de efer­ves­cen­cia me hi­zo par­ti­ci­par en al­gu­nas mar­chas. Al­gu­nas has­ta ter­mi­na­ban con Ca­ra­bi­ne­ros in­ter­vi­nien­do.

Me gusta can­tar can­cio­nes de Ri­car­do Mon­ta­ner y Luis Ja­ra.

Siem­pre me ha gus­ta­do can­tar, can­cio­nes re­li­gio­sas y de ar­tis­tas pop de lí­nea me­ló­di­ca po­pu­lar. Ese es mi gran hob­bie.

No me arre­pien­to de ha­ber in­ter­pe­la­do a Mi­che­lle Ba­che­let en el te­deum del año pa­sa­do.

Su par­ti­ci­pa­ción se dio en un con­tex­to que te­nía muy preo­cu­pa­do al mun­do evan­gé­li­co. Las per­so­nas pe­dían ma­ni­fes­tar­se res­pec­to de las le­yes de aper­tu­ra va­ló­ri­ca. ¿Có­mo nos íba­mos a que­dar ca­lla­dos? Tu­ve una in­ter­ven­ción aca­lo­ra­da, pe­ro fui ova­cio­na­do y en nin­gún mo­men­to le fal­ta­mos el res­pe­to a la ex­pre­si­den­ta.

En kín­der fui dis­cri­mi­na­do por ser evan­gé­li­co.

La tía nos hi­zo can­tar una can­ción a ca­da ni­ño en la sa­la. Cuan­do to­có mi turno me pu­se a can­tar una can­ción que co­no­cía de la Igle­sia. Iba en la se­gun­da lí­nea y me hi­cie­ron ca­llar. Te­nía cua­tro años y aún re­cuer­do ese mo­men­to.

En­tre la pla­ya y el cam­po, pre­fie­ro ir a la pla­ya.

He­mos to­ma­do co­mo nor­ma, una vez al año, ha­cer un via­je con la fa­mi­lia. Ir a un lu­gar, co­sa que no era nues­tra cos­tum­bre. Tra­ta­mos de co­no­cer otros paí­ses cer­ca­nos. Tra­ta­mos de dis­fru­tar, re­cu­pe­rar nues­tro tiem­po.

“En kín­der fui dis­cri­mi­na­do por ser evan­gé­li­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.