LA IN­QUIE­TUD QUE VIE­NE DE VE­NE­ZUE­LA

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA FO­TO­GRA­FÍA EFE

El po­ten­cial in­cre­men­to de las so­li­ci­tu­des de in­gre­so de ve­ne­zo­la­nos a Chi­le ya co­mien­za a ser te­ma de preo­cu­pa­ción en La Mo­ne­da, en me­dio de la du­ra ofen­si­va que el can­ci­ller Ro­ber­to Am­pue­ro lle­va ade­lan­te en con­tra del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro y que es­ta se­ma­na su­mó su pri­mer triun­fo con la re­so­lu­ción que apro­bó la OEA con mi­ras a la sus­pen­sión de ese país del or­ga­nis­mo.

El re­loj mar­ca­ba las 18.30 ho­ras del jue­ves 31 de ma­yo cuan­do el exem­ba­ja­dor de Chi­le en Ve­ne­zue­la Pe­dro Fe­li­pe Ra­mí­rez lle­gó has­ta la Can­ci­lle­ría. Ese día se cum­plían exac­ta­men­te dos me­ses des­de su re­gre­so al país y, tras va­rios in­ten­tos fa­lli­dos, el ex­di­plo­má­ti­co pu­do re­unir­se por pri­me­ra vez con el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ro­ber­to Am­pue­ro.

En­tu­sias­ma­do por el en­cuen­tro, el exem­ba­ja­dor de Mi­che­lle Ba­che­let y ex­mi­nis­tro de Sal­va­dor Allen­de lle­gó has­ta Tea­ti­nos 180 con una se­rie de do­cu­men­tos en sus ma­nos, dis­pues­to a trans­mi­tir­le al can­ci­ller la in­for­ma­ción que ha­bía re­ca­ba­do tras una es­ta­día de cua­tro años en Ve­ne­zue­la, don­de pa­só de ser un re­co­no­ci­do ad­mi­ra­dor de la ad­mi­nis­tra­ción cha­vis­ta a un de­cla­ra­do opo­si­tor del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro.

No era la pri­me­ra vez que Ra­mí­rez to­ma­ba con­tac­to con per­so­ne­ros del go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. El hoy Je­fe de Es­ta­do lle­va­ba po­co tiem­po de ha­ber si­do elec­to, a ini­cios de 2018, cuan­do se co­mu­ni­có te­le­fó­ni­ca­men­te con Ra­mí­rez pa­ra pe­dir­le an­te­ce­den­tes so­bre la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la.

El jue­ves 31 de ma­yo, en su ci­ta con el can­ci­ller, Ra­mí­rez -quien en abril en una en­tre­vis­ta con Re­por­ta­jes ad­mi­tió su de­cep­ción con el go­bierno de Ma­du­ro, al que ca­li­fi­có de “dic­ta­du­ra”- no so­lo pu­so so­bre la me­sa de Am­pue­ro in­for­mes que da­ban cuen­ta de la crí­ti­ca si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria que vi­ve el país sud­ame­ri­cano. Más alar­man­te aún, el exem­ba­ja­dor com­par­tió con Am­pue­ro an­te­ce­den­tes ex­tra­ofi­cia­les que - se­gún di­jo- pro­ve­nían del Mi­nis­te­rio del Po­der Po­pu­lar pa­ra Re­la­cio­nes In­te­rio­res, Jus­ti­cia y Paz de Ve­ne­zue­la: cer­ca de 450.000 ve­ne­zo­la­nos ya ha­bían re­que­ri­do sus an­te­ce­den­tes pa­ra po­der emi­grar a Chi­le.

La ci­fra co­rres­pon­de a más de un ter­cio de los cer­ca de 1,6 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que ha­bían so­li­ci­ta­do sus an­te­ce­den­tes pe­na­les a sus au­to­ri­da­des pa­ra ini­ciar un pro­ce­so mi­gra­to­rio du­ran­te los pri­me­ros cua­tro me­ses de 2018.

La si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria en Ve­ne­zue­la ha­bía lle­va­do al exem­ba­ja­dor Ra­mí­rez a rea­li­zar di­ver­sas ges­tio­nes pa­ra aler­tar del ries­go de una ma­si­va ola mi­gra­to­ria.

So­lo dos días an­tes de su ci­ta con Am­pue­ro, Ra­mí­rez ha­bía querido ex­po­ner es­tos he­chos an­te el Con­gre­so. Se pre­sen­tó en la Cá­ma­ra de Dipu­tados du­ran­te la se­sión es­pe­cial con­vo­ca­da es­pe­cial­men­te pa­ra ana­li­zar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Ve­ne­zue­la. Pe­ro no lo de­ja­ron en­trar a ha­blar an­te el he­mi­ci­clo. No hu­bo una­ni­mi­dad en­tre los par­la­men­ta­rios pa­ra que el ex­di­plo­má­ti­co in­ter­vi­nie­ra.

En con­ver­sa­ción con Re­por­ta­jes, Ra­mí­rez re­afir­mó sus an­te­ce­den­tes y ase­gu­ró: “Ex­trao­fi­cial­men­te, fun­cio­na­rios del go­bierno de Ve­ne­zue­la me in­for­ma­ron que cer­ca de 450 mil ve­ne­zo­la­nos es­tán so­li­ci­tan­do an­te­ce­den­tes pa­ra po­der tras­la­dar­se a Chi­le”.

Las ci­fras son si­mi­la­res a las que de­nun­ció el ana­lis­ta As­ca­nio Ca­va­llo el do­min­go 27 de ma­yo pa­sa­do, en una co­lum­na de Re­por­ta­jes ti­tu­la­da “El pol­vo­rín ve­ne­zo­lano”. En es­ta di­jo que, tras la bu­lla­da elec­ción pre­si­den­cial del 20 de ma­yo en Ve­ne­zue­la, las pe­ti­cio­nes pa­ra via­jar a Chi­le lle­ga­ron a 500.000, la ci­fra más al­ta de po­ten­cia­les re­fu­gia­dos en Amé­ri­ca La­ti­na.

Desafío pre­si­den­cial

“Chi­le es y se­gui­rá sien­do el asi­lo con­tra la opre­sión y el de­fen­sor de la li­ber­tad don­de quie­ra que es­ta se vea ame­na­za­da”.

El 1 de ju­nio, el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra de­di­có un es­pa­cio de su pri­me­ra cuen­ta pú­bli­ca pa­ra ra­ti­fi­car que su go­bier- no bus­ca­rá asu­mir un rol pro­ta­gó­ni­co a ni­vel in­ter­na­cio­nal en las de­nun­cias con­tra el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro y, a ni­vel lo­cal, en los es­fuer­zos por otor­gar re­fu­gio po­lí­ti­co a los opo­si­to­res ve­ne­zo­la­nos.

Una apues­ta que ge­ne­ra un am­plio res­pal­do ciu­da­dano y que se re­fle­jó en la en­cues­ta Ca­dem de abril, cuan­do un 66% de los chi­le­nos ma­ni­fes­tó es­tar de acuer­do con la crea­ción de una vi­sa es­pe­cial pa­ra los ve­ne­zo­la­nos, tal co­mo lo ha­bía anun­cia­do re­cien­te­men­te el Eje­cu­ti­vo.

En La Mo­ne­da, no obs­tan­te, re­co­no­cen en pri­va­do que la me­di­da se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro desafío pa­ra el go­bierno, en mo­men­tos en que Pi­ñe­ra ha bus­ca­do or­de­nar y con­tro­lar la ma­si­va lle­ga­da de in­mi­gran­tes.

Ope­ra­ti­va des­de el 16 de abril, en me­nos de dos me­ses, se­gún ci­fras ofi­cia­les del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, la Vi­sa de Res­pon­sa­bi­li­dad De­mo­crá­ti­ca ha ge­ne­ra­do 27.910 so­li­ci­tu­des, de las cua­les 3.896 han si­do apro­ba­das, 3.244 se han re­cha­za­do por fal­ta de an­te­ce­den­tes y 219 no cum­plie­ron con los re­qui­si­tos.

Se tra­ta de nú­me­ros que en el go­bierno vi­gi­lan de cer­ca, cons­cien­tes de que la ines­ta­ble si­tua­ción po­lí­ti­ca de Ve­ne­zue­la, ge­ne­ra­da tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 20 ma­yo y que el mis­mo go­bierno ca­li­fi­có de “ile­gí­ti­mas”, po­dría au­men­tar abrup­ta­men­te la can­ti­dad de so­li­ci­tu­des de vi­sas. El es­ce­na­rio com­pli­ca­ría la ca­pa­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va de los mis­mos fun­cio­na­rios chi­le­nos en Ve­ne­zue­la y la pro­pia es­tra­te­gia de Pi­ñe­ra, que bus­ca en­tre­gar se­ña­les cla­ras que apun­tan a que su go­bierno da­rá to­das las ga­ran­tías pa­ra que los opo­si­to­res al ré­gi­men de Ma­du­ro pue­dan lle­gar al país.

Una ban­de­ra que no so­la­men­te li­de­ra el Man­da­ta­rio, sino que tam­bién es de­fen­di­da des­de Chi­le Va­mos y par­ti­dos co­mo la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. Y en un fac­tor que es no me­nor pa­ra la ofen­si­va del go­bierno, tam­bién desata du­ras ten­sio­nes in­ter­nas en las fi­las opo­si­to­ras.

El te­ma, de he­cho, ha si­do abor­da­do por los par­la­men­ta­rios ofi­cia­lis­tas de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, quie­nes men­sual­men­te desa­yu­nan con el can­ci­ller Am­pue­ro, ins­tan­cia en la que le han ma­ni­fes­ta­do al mi­nis­tro su preo­cu­pa­ción por el es­ta­do de los ve­ne­zo­la­nos y la ne­ce­si­dad de en­tre­gar fa­ci­li­da­des pa­ra que Chi­le sea un re­fu­gio po­lí­ti­co.

La DC, en tan­to, fue aun más le­jos. En la se­sión es­pe­cial del mar­tes 29 de ma­yo, el je­fe de ban­ca­da de dipu­tados, Ma­tías Wal­ker, so­li­ci­tó for­mal­men­te a Am­pue­ro que se eli­mi­na­ran los re­qui­si­tos que de­ben ser apro­ba­dos por el go­bierno de Ve­ne­zue­la en la emi­sión de vi­sas. Es­to, con el fin de agi­li­zar aún más la en­tre­ga de los do­cu­men­tos que per­mi­ti­rían la lle­ga­da a Chi­le. El mis­mo men­sa­je se le ha trans­mi­ti­do al can­ci­ller a tra­vés de la Or­ga­ni­za­ción De­mó­cra­ta Cris­tia­na de Amé­ri­ca ( Od­ca), pre­si­di­da por el ex­dipu­tado DC Juan Car­los La­to­rre.

La pe­ti­ción com­pli­ca al go­bierno. De al­gu­na ma­ne­ra, en La Mo­ne­da re­co­no­cen que el apos­ti­lla­do de do­cu­men­tos ve­ne­zo­la­nos es una suer­te de ba­rre­ra de con­trol al mo­men­to de en­tre­gar las vi­sas de res­pon­sa­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca y, cons­cien­tes del al­to nú­me­ro de so­li­ci­tu­des de in­gre­so a Chi­le, no se pue­den dar el lu­jo de fa­ci­li­tar el trá­mi­te.

De vi­si­ta en Chi­le por la con­me­mo­ra­ción de los 25 años de la Asam­blea de Unión de Par­ti­dos La­ti­noa­me­ri­ca­nos ( Upla) que reúne a los par­ti­dos de cen­tro­de­re­cha de Amé­ri­ca La­ti­na, el dipu­tado de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la y opo­si­tor al ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro, Car­los Be­rriz­bei­tía, ad­mi­te que el in­te­rés por via­jar a

Chi­le va en au­men­to en su país y re­la­ta las lar­gas fi­las que hay en las ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas pa­ra ac­ce­der a una vi­sa.

“Chi­le es uno de los paí­ses don­de la ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos en­tre 25 y 45 años, jó­ve­nes y mu­chos de ellos pro­fe­sio­na­les, es­tán tra­tan­do de lle­gar. Pe­ro aho­ra, con la se­ve­ra cri­sis que hay en el país, don­de el sa­la­rio mí­ni­mo no lle­ga a dos dó­la­res y un maes­tro de es­cue­la ga­na me­nos de cin­co dó­la­res al mes, con un de­te­rio­ro dia­rio, creo que Chi­le se­rá uno de los paí­ses que re­ci­bi­rán más ve­ne­zo­la­nos. Por eso, no es ex­tra­ño que lle­guen al país, a fi­na­les de es­te año, en­tre 300 mil o 450 mil ve­ne­zo­la­nos”, se­ña­la Be­rriz­bei­tía.

El fan­tas­ma so­bre un even­tual au­men­to de so­li­ci­tu­des de ve­ne­zo­la­nos es­tá pre­sen­te en el Eje­cu­ti­vo y ha si­do abor­da­do en dis­tin­tas con­ver­sa­cio­nes en La Mo­ne­da.

Sin que se ha­ya dis­cu­ti­do for­mal­men­te, hay quie­nes en el seno de Pa­la­cio in­clu­so no des­car­tan que, en ca­so de que la ci­fra de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos crez­ca más de lo es­pe­ra­do, se pue­da ge­ne­rar un to­pe anual al nú­me­ro de vi­sas, pa­san­do Ve­ne­zue­la a ser par­te de los 103 paí­ses a los cua­les Chi­le im­po­ne un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de in­gre­sos.

Apues­ta in­ter­na­cio­nal

“Con la li­ber­tad pa­sa al­go co­mo con el ai­re, cuan­do la te­ne­mos no la echa­mos de me­nos y, por tan­to, no la de­fen­de­mos, pe­ro cuan­do la per­de­mos y que­re­mos de­fen­der­la, mu­chas ve­ces es de­ma­sia­do tar­de. Yo es­toy pen­san­do en lo que ocu­rre en paí­ses de nues­tro con­ti­nen­te, paí­ses her­ma­nos co­mo Ve­ne­zue­la”.

Aca­ba­ba de ser con­de­co­ra­do por el en­cuen­tro Upla, el jue­ves 7, pa­sa­das las 20 ho­ras, cuan­do Pi­ñe­ra, ro­dea­do de di­ri­gen­tes de par­ti­dos de cen­tro­de­re­cha, ra­ti­fi­ca­ba su ban­de­ra de lu­cha en con­tra de la si­tua­ción que se vi­ve en Ve­ne­zue­la.

Una apues­ta que ya ha­bía si­do an­ti­ci­pa­da por el hoy Man­da­ta­rio du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial y que tu­vo su pri­mer ges­to el 23 de enero, cuan­do, al pre­sen­tar a su ga­bi­ne­te, anun­ció que su ti­tu­lar de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res se­ría Ro­ber­to Am­pue­ro, un re­co­no­ci­do es­cri­tor y ex­mi­li­tan­te co­mu­nis­ta que ya ha­bía to­ma­do co­mo un com­pro­mi­so per­so­nal los cues­tio­na­mien­tos a los re­gí­me­nes de Cuba y Ve­ne­zue­la.

Des­de su no­mi­na­ción, de he­cho, Am­pue­ro se ha reuni­do en va­rias oca­sio­nes con los seis ma­gis­tra­dos ve­ne­zo­la­nos que se en­cuen­tran re­fu­gia­dos en Chi­le y man­tie­ne un diá­lo­go flui­do con los dipu­tados opo­si­to­res al ré­gi­men de Ma­du­ro. Tras es­tos ges­tos, la ofen­si­va no ha he­cho sino es­ca­lar: se de­ci­dió no de­sig­nar em­ba­ja­dor en ese país y, du­ran­te es­ta se­ma­na, Chi­le to­mó un rol pro­ta­gó­ni­co en la 48° Asam­blea Ge­ne­ral de la OEA, don­de por pri­me­ra vez se re­sol­vió apro­bar una re­so­lu­ción que abre la puer­ta a la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la del or­ga­nis­mo.

Mien­tras Pi­ñe­ra im­pul­só lle­var a la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos que, a su jui­cio, se rea­li­zan en Ve­ne­zue­la, el can­ci­ller sos­tu­vo, el lu­nes 4, un in­ten­so e iné­di­to de­ba­te con su par ve­ne­zo­lano, Jor­ge Arrea­za.

Chi­le for­mó par­te, ade­más, de los 19 paí­ses que apro­bó la re­so­lu­ción pa­ra ini­ciar el pro­ce­so de sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la de la OEA y se es­pe­ra que to­dos los em­ba­ja­do­res sean man­da­ta­dos pa­ra ini­ciar un lobby que bus­ca­rá con­se­guir los 24 vo­tos que se re­quie­ren pa­ra que la asam­blea ex­tra­or­di­na­ria fi­nal­men­te ex­pul­se a Ve­ne­zue­la de ese or­ga­nis­mo.

En el go­bierno hay un de­ba­te so­te­rra­do so­bre la po­si­ble al­za en la ci­fra de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos que pue­dan lle­gar a Chi­le.

El exem­ba­ja­dor de Ba­che­let en Ve­ne­zue­la Pe­dro Fe­li­pe Ra­mí­rez se ha con­ver­ti­do en un ines­pe­ra­do alia­do de La Mo­ne­da en la de­nun­cia del ré­gi­men de Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.