CORAZONES RO­JOS: CUAN­DO CHI­LE FUE AL MUN­DIAL

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR EDUAR­DO OR­TE­GA

La se­lec­ción na­cio­nal es­tá fue­ra de Ru­sia 2018, tor­neo que par­te el jue­ves 14. Una he­ri­da abier­ta pa­ra los fa­ná­ti­cos del fút­bol. ¿Có­mo fue­ron aque­llas ve­ces en que sí fui­mos par­te de la fies­ta? Es­ta es la his­to­ria en la ver­sión de cin­co pro­ta­go­nis­tas.

Unos di­cen que fue el pe­nal de Mar­ce­lo Díaz en Bo­li­via. Otros sos­tie­nen que fue Juan An­to­nio Piz­zi y su “pla­ni­fi­ca­ción” del due­lo an­te Pa­ra­guay. Los co­men­ta­ris­tas, en su ma­yo­ría, ha­blan de so­ber­bia en los ju­ga­do­res. ¿La reali­dad? Una so­la: Chi­le no va a Ru­sia 2018 y ese va­cío en­tre­ga una opor­tu­ni­dad de mi­rar atrás. ¿Qué pa­só real­men­te en 1962? ¿Fue cla­ve el gol­pe mi­li­tar en el desem­pe­ño en 1974? ¿Por qué Aus­tria le em­pa­ta a Chi­le en el úl­ti­mo mi­nu­to, en Fran­cia 98? ¿Fue Su­dá­fri­ca 2010 el pri­mer atis­bo de la ge­ne­ra­ción bi­cam­peo­na de Amé­ri­ca que aún no en­cuen­tra ex­pli­ca­ción a su au­sen­cia del Mun­dial?

Una gue­rra en Chi­le

—¡Pá­ra­te, hueón ma­ri­cón! ¡Pá­ra­te! —le gri­ta­ba el ca­pi­tán de La Ro­ja al de­fen­sa ita­liano, ten­di­do en el sue­lo.

Pe­ro no ob­te­nía res­pues­ta.

Las pa­sio­nes sue­len crear tem­pes­ta­des. Chi­le en­fren­ta­ba a Ita­lia, con es­ta­dio col­ma­do, por la se­gun­da fe­cha del Gru­po 2. Y en la pre­via ya es­ta­ba to­do mal: un reportaje fir­ma­do por los pe­rio­dis­tas An­to­nio Ghi­re­lli y Co­rra­do Piz­zi­ne­lli, en el dia­rio Il Res­to del Car­lino, fue con­si­de­ra­do co­mo una fal­ta de res­pe­to por el pú­bli­co na­cio­nal. “Chi­le es te­rri­ble y San­tia­go su más do­lien­te ex­pre­sión, tan do­lien­te que pier­de en ello sus ca­rac­te­rís­ti­cas de ciu­dad anó­ni­ma”, se leía en un frag­men­to de la no­ta, que des­ta­ca­ba la “po­bre­za” y “tris­te­za” que rei­na­ba en el país an­fi­trión. El Es­ta­dio Na­cio­nal re­co­gió el guan­te: los más de 66 mil es­pec­ta­do­res que lle­ga­ron esa tar­de no per­do­na­ron a los azu­les. Pi­fias en­sor­de­ce­do­ras, un cli­ma hos­til.

En la can­cha, la his­to­ria no dis­tó mu­cho. A los sie­te mi­nu­tos, Gior­gio Fe­rri­ni gol­peó a Ho­no­rino Lan­da y fue ex­pul­sa­do. Ser­gio Na­va­rro, ca­pi­tán de La Ro­ja en el Mun­dial de 1962, re­cuer­da esos pri­me­ros pa­sa­jes: “Hu­bo har­tas pa­ta­das, es cier­to. Ellos pen­sa­ron que iban a pa­sar­nos por en­ci­ma, pe­ro no fue así y co­men­za­ron a gol­pear. Y no­so­tros, que no éra­mos ton­tos, que te­nía­mos mu­chí­si­ma ex­pe­rien­cia, res­pon­di­mos. Ahí se ar­mó”.

Pe­ro lo peor lle­ga­ría 30 mi­nu­tos des­pués. El epi­so­dio que con­vir­tió a es­te par­ti­do en uno de los más re­cor­da­dos de la his­to­ria de los mundiales: la de­no­mi­na­da “Ba­ta­lla de San­tia­go”.

“Yo es­ta­ba al la­do. Le doy la pe­lo­ta a Leo­nel, por­que era la ins­truc­ción, y me voy en dia­go­nal por si me la po­día de­vol­ver”, re­cuer­da Na­va­rro. Pe­ro el pun­te­ro iz­quier­do pre­fi­rió la per­so­nal. Apo­da­do “La Ca­le­si­ta” por sus en­gan­ches, Sán­chez en­ca­ró en­ton­ces a la de­fen­sa ita­lia­na: en la dispu­ta, ca­yó con la pe­lo­ta en­tre sus pier­nas. Ma­rio Da­vid, es­pi­ga­do za­gue­ro, con más ga­nas de las­ti­mar que de ro­bar­le el ba­lón, co­men­zó a gol­pear sus mus­los. “Y le do­lió, poh. Siem­pre me ha con­ta­do Leo­nel. En­ton­ces, al pa­rar­se, le ti­ró la mano pa’ arri­ba y le pe­ga pre­ci­so en el men­tón”, ex­pli­ca el ca­pi­tán.

Da­vid ca­yó fue­ra de la can­cha. Leo­nel, hi­jo de Juan Sán­chez, cam­peón de bo­xeo, lo ha­bía no­quea­do. “Yo me fui en­ci­ma de Da­vid a in­sul­tar­lo. Y ahí me doy cuen­ta de que es­ta­ba de ver­dad dor­mi­do. ¡Lis­to!”, di­ce Na­va­rro, en­tre ri­sas. Lo más in­creí­ble, re­cuer­da, es có­mo su ami­go se sal­vó de una ex­pul­sión se­gu­ra. Y de per­der­se lo que res­ta­ba de la Co­pa.

—El ár­bi­tro es­ta­ba ha­cien­do la dia­go­nal. Na­die se ha fi­ja­do en ese detalle. Y pa­ra suer­te de no­so­tros, el guar­da­lí­nea de ese la­do era un me­xi­cano, el se­ñor Buer­go. Es­tu­vi­mos enero y fe­bre­ro en Mé­xi­co, ju­gan­do he­xa­go­na­les en Pue­bla, Mon­te­rrey y Ciu­dad de Mé­xi­co y nos ar­bi­tró un mon­tón de par­ti­dos es­te ca­ba­lle­ro, así que nos hi­ci­mos co­no­ci­dos. Me acer­qué, de a po­qui­to, pa­ra que no me vie­ran con­ver­san­do, y le di­je ‘por fa­vor’... Vie­ne el ár­bi­tro y le pre­gun­ta a Buer­go qué pa­só. Le di­ce que Leo­nel lo em­pu­jó, no más. Por eso no lo echó. Cre­yó que el ita­liano es­ta­ba ha­cien­do tea­tro.

La Ro­ja ganó ese en­cuen­tro 2 a 0 y, más tar­de, con­si­guió un his­tó­ri­co ter­cer lu­gar. Un año des­pués, Sán­chez y Da­vid se cru­za­ron en una gi­ra que reali­zó la “U” por Milán. Na­va­rro ase­gu­ra que el ita­liano “fue a bus­car a Leo­nel, lo in­vi­tó a co­mer y lo lle­vó a su ca­sa in­clu­so. Era un hom­bre de ca­li­dad”.

Las cró­ni­cas pos­te­rio­res des­ta­can esa Co­pa del Mun­do, dispu­tada en Chi­le, co­mo la más vio­len­ta de la his­to­ria. El ca­pi­tán de la se­lec- ción no com­par­te el aná­li­sis: “¿Vie­ron el Mun­dial de In­gla­te­rra? ¿Portugal con Bra­sil? A los de Portugal los sa­ca­ron de la cár­cel y los me­tie­ron a ju­gar. A Pe­lé lo le­sio­na­ron ahí. No pu­do ter­mi­nar un Mun­dial, por­que lo le­sio­na­ron. Co­lu­na en­tró a pu­ro pe­gar­le a Pe­lé. Ese sí que fue vio­len­to”.

El pe­so del gol­pe

Las com­pa­ra­cio­nes en el fút­bol sue­len ser odio­sas. In­jus­tas. Pe­ro los in­te­gran­tes de la se­lec­ción que dis­pu­tó la ci­ta en Ale­ma­nia, en 1974, op­tan por ese re­cur­so pa­ra gra­fi­car el po­ten­cial de ese plan­tel. Ha­ce un tiem­po, Gui­ller­mo Páez, vo­lan­te de cor­te, en en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, no du­da­ba en se­ña­lar que de la de­no­mi­na­da Ge­ne­ra­ción Do­ra­da “so­lo Ale­xis Sán­chez y Ar­tu­ro Vidal po­drían ha­ber ju­ga­do con no­so­tros”. Leo­nar­do Vé­liz, una de las fi­gu­ras de esa se­lec­ción, com­par­te el diag­nós­ti­co.

“Te­nía­mos un cau­dal de ju­ga­do­res téc­ni­cos. Mau­ri­cio Is­la no le lle­ga a los ta­lo­nes a Ro­lan­do Gar­cía, tam­po­co a Ma­rio Ga­lin­do. Jean Beau­se­jour con el ‘Chino’ Arias, me­nos. Gon­za­lo Ja­ra y Gary Me­del con Elías y Quin­tano, ni a pa­los. El ‘Lo­co’ Páez con Mar­ce­lo Díaz, tam­po­co. Y así va­mos pa­ra arri­ba y lle­ga­mos a Car­los Cas­zely, el ‘Ne­gro’ Ahu­ma­da, yo mis­mo. Ale­xis sí, por­que es un ti­po des­equi­li­bran­te, con ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo las de Cas­zely”, ase­gu­ra el “Po­llo” Vé­liz.

Las ex­pec­ta­ti­vas pre­vias a la ci­ta mun­dia­lis­ta eran al­tas. Chi­le con­fia­ba en po­der trans­for­mar­se en la re­ve­la­ción, que­ría dar un “ba­ta­ca­zo”. El re­to no era me­nor: la se­rie en la que fue sor­tea­da La Ro­ja la en­fren­tó con Ale­ma­nia Fe­de­ral, Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca y Aus­tra­lia. Pe­ro el cua­dro di­ri­gi­do por Luis “Zo­rro” Ála­mos, con la ba­se de Co­lo Co­lo 1973 y es­tre­llas co­mo Elías Fi­gue­roa, se te­nía fe. “Ha­blá­ba­mos de que po­día­mos lo­grar co­sas gran­des, por­que te­nía­mos una gran se­lec­ción”, re­cuer­da Vé­liz.

—¿Por qué, en­ton­ces, la pre­ma­tu­ra eli­mi­na­ción?

—Con el pa­sar del tiem­po uno se lo pre­gun­ta. Es­to no es lle­gar con una se­lec­ción y afron­tar un cam­peo­na­to. Es­to vie­ne des­de atrás. Ha­bía mu­chos ju­ga­do­res que no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ju­gar un cam­peo­na­to de esa na­tu­ra­le­za. Yo ha­blo en tér­mi­nos ‘ge­ne­ra­les’. No te di­go que Elías Fi­gue­roa, Al­ber­to Quin­tano, Car­los Rei­no­so, no, no. Tam­bién hu­bo otros ele­men­tos.

En Ale­ma­nia, el cli­ma que per­ci­bían los se­lec­cio­na­dos no era el ideal. Ca­da ac­ti­vi­dad de La Ro­ja su­ma­ba al­gún in­tru­so es­pe­cial: per­ma­nen­te­men­te, en ca­da en­tre­na­mien­to, en la mis­ma con­cen­tra­ción, guar­dias ar­ma­dos o de ci­vil acom­pa­ña­ban a los ju­ga­do­res. Las me­di­das de se­gu­ri­dad eran ex­tre­mas: “Un día to­má­ba­mos una ru­ta, otro día otra y, lue­go, otra”, cuen­ta Vé­liz.

El bus que trans­por­ta­ba a la se­lec­ción, con­tra­rio al de los de­más se­lec­cio­na­dos, que lu­cían sus co­lo­res pa­trios, era gris. “Éra­mos la Ce­ni­cien­ta”, di­ce el pun­te­ro iz­quier­do. Ade­más, siem­pre es­ta­ba ro­dea­do de po­li­cías. Y el si­tio de con­cen­tra­ción, ase­gu­ra, des­ta­ca­ba por los alam­bres de púas que lo ador­na­ban.

—Por ahí al­guno te di­rá ‘yo no sen­tí na­da’. Y es por­que qui­zás ig­no­ra­ban que un año atrás, en las Olim­pía­das de Mü­nich, un gru­po te­rro­ris­ta ma­tó a al­gu­nos atle­tas is­rae­líes. Por eso nues­tro bus no te­nía nin­gu­na iden­ti­fi­ca­ción, pa­ra que no fue­ra re­co­no­ci­do y pu­dié­ra­mos su­frir un aten­ta­do, por­que no­so­tros éra­mos re­pre­sen­tan­tes de un go­bierno dic­ta­to­rial. De un go­bierno que ha­bía lle­ga­do al po­der a tra­vés del bom­bar­deo de la ca­sa re­pu­bli­ca­na.

El gol­pe mi­li­tar del 11 de sep­tiem­bre de 1973, un año an­tes, era uno de los ele­men­tos que afec­ta­ron in­di­rec­ta­men­te a La Ro­ja.

El otro, ase­gu­ra Vé­liz, tie­ne di­rec­ta re­la­ción con la se­ve­ra en­fer­me­dad que su­frió su “lí­der”: Luis Ála­mos. “Fue muy du­ro. Ju­ga­mos en Sa­la­man­ca y ahí le vino una cri­sis por una dia­be­tes muy avan­za­da. Prác­ti­ca­men­te lo lle­va­ban en an­das a los en­tre­na­mien­tos y ahí to­mó las rien­das del equi­po don Pe­dro Morales, que era del mis­mo cor­te que don Lu­cho, pe­ro cuan­do tú ves que tu lí­der se en­fer­ma y lo ves tan des­va­li­do, tam­bién afec­ta al gru­po”.

Elías Fi­gue­roa, es­tre­lla de Chi­le en el cer­ta­men, se su­ma a la opi­nión del “Po­llo”: “Lo de don Lu­cho pe­só mu­chí­si­mo, lo veía­mos ahí y es­ta­ba muy mal. Nos gol­peó”, afir­ma el his­tó­ri­co de­fen­sor.

En la can­cha, Chi­le de­bu­tó con una de­rro­ta

por 0-1 an­te Ale­ma­nia Fe­de­ral y pos­te­rior­men­te su­mó dos em­pa­tes: pri­me­ro an­te Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca y, fi­nal­men­te, fren­te a Aus­tra­lia. Los se­lec­cio­na­dos coin­ci­den en que, pre­ci­sa­men­te an­te los oceá­ni­cos, co­me­tie­ron su gran error. “No te­nía­mos los me­dios pa­ra te­ner un co­no­ci­mien­to más am­plio. Se­gu­ra­men­te por eso no fui­mos más atre­vi­dos en el pri­mer tiem­po. Yo no me acuer­do de nin­gu­na ins­truc­ción de de­cir ‘oye, cui­de­mos los pri­me­ros 45 y el se­gun­do nos va­mos con to­do’. Ellos nos sor­pren­die­ron, eran du­ros, ca­ren­tes de téc­ni­ca, pe­ro fí­si­ca­men­te muy fuer­tes”, sos­tie­ne Vé­liz.

“El di­lu­vio que ca­yó en el se­gun­do tiem­po nos ma­tó. Nun­ca ha­bía ju­ga­do con tan­ta llu­via. En un mo­men­to, el agua nos lle­ga­ba a los to­bi­llos. La pe­lo­ta no sa­lía: ha­bía que le­van­tar­la pri­me­ro pa­ra pe­gar­le o pa­ra que avan­za­ra. Tal vez, en un cam­po nor­mal, lo hu­bié­ra­mos ga­na­do bien”, re­fle­xio­na Fi­gue­roa.

Con dos pun­tos, Chi­le re­gre­só, pre­ma­tu­ra­men­te, con las ma­nos va­cías.

“Fue un fra­ca­so, no hay otra pa­la­bra”, cie­rra el “Po­llo” Vé­liz.

Pre­sos de sí mis­mos

Ca­da vez que se ha­bla­ba de la me­jor ge­ne­ra­ción de la his­to­ria del ba­lom­pié na­cio­nal -de­ba­te que re­cién hoy pa­re­ce te­ner un cier­to con­sen­so en torno a la se­lec­ción bi­cam­peo­na­se men­cio­nó al plan­tel de 1982. Ese año, Chi­le cla­si­fi­có al Mun­dial de Es­pa­ña invicto y sin su­frir go­les en con­tra. Un em­pa­te en Gua­ya­quil y tres triun­fos, aca­so el más im­por­tan­te con­se­gui­do en Asun­ción, el 7 de ju­nio de 1981, des­per­ta­ron las ex­pec­ta­ti­vas de los hin­chas co­mo po­cas ve­ces en la his­to­ria. El plan­tel, di­ri­gi­do por Luis San­ti­bá­ñez, y con Elías Fi­gue­roa a la ca­be­za, no se achi­ca­ba: ase­gu­ra­ban irrum­pir en­tre los me­jo­res del mun­do.

El pre­ci­pi­cio, a ve­ces, es­tá a un gol­pe de vis­ta.

“Don Elías”, con 35 años, lle­gó a la ci­ta mun­dia­lis­ta co­mo ca­pi­tán. Era su ter­ce­ra par­ti­ci­pa­ción en el cer­ta­men tras la Co­pa de 1966, cuan­do da­ba sus pri­me­ros pa­sos en el pro­fe­sio­na­lis­mo, y la de 1974, en su me­jor mo­men­to, cuan­do fue ele­gi­do el cen­tral más va­lio­so de la com­pe­ten­cia. El Mun­dial de Es­pa­ña es, se­gu­ra­men­te, el que me­nos quie­re re­cor­dar. Rá­pi­da­men­te ha­bla de so­ber­bia. De fra­ca­so. Dos pa­la­bras cla­ves, pre­ci­sas, que des­cri­ben uno de los pun­tos más ne­gros en la his­to­ria del fút­bol chi­leno.

Ovie­do y Gi­jón pre­sen­cia­ron las tres de­rro­tas de La Ro­ja. 0-1 fren­te a Aus­tria, 1-4 con­tra Ale­ma­nia Fe­de­ral y, fi­nal­men­te, 2-3 an­te Ar­ge­lia. Se bus­ca­ron res­pon­sa­bles: al­gu­nos sos­tie­nen que el pe­nal que erró Car­los Cas­zely en el due­lo inau­gu­ral pu­do cam­biar la his­to­ria. Otros apun­ta­ron sus dar­dos con­tra Ma­rio Os­bén y su ma­gra jor­na­da an­te los ger­ma­nos.

Los se­lec­cio­na­dos, sin em­bar­go, con los años, pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do un cul­pa­ble: la eter­na con­cen­tra­ción.

“Yo creo que gran par­te del fra­ca­so fue por eso. Al es­tar tan­to tiem­po con­cen­tra­dos, uno des­pués no le po­día ver ni la ca­ra al com­pa­ñe­ro. No veía­mos a la fa­mi­lia nun­ca..., ex­tra­ñá­ba­mos. Nos ma­tó, en gran par­te. Lle­gó un mo­men­to en que lo úni­co que que­ría­mos era vol­ver a ca­sa. Par­ti­mos un mes, dos me­ses an­tes. Fue un gran error”, sos­tie­ne Fi­gue­roa.

El Co­le­gio Me­res de Ovie­do al­ber­gó el en­cie­rro. Por­que no fue una con­cen­tra­ción, des­ta­ca. Los pri­me­ros días fue­ron tran­qui­los: se en­tre­te­nían con una ma­qui­ni­ta pa­ra ju­gar. “La gas­ta­mos de tan­to pa­sar el ra­to, ha­bía fi­las pa­ra po­der ju­gar con ella”, di­ce. Pe­ro con el pa­sar de los días, la ru­ti­na en un pun­to se hi­zo in­sos­te­ni­ble: abrió grie­tas en la con­vi­ven­cia del plan­tel. “Na­da..., ni la ma­qui­ni­ta nos ve­nía bien”, co­men­ta, en­tre ri­sas.

—¿Qué fue lo peor que le to­có vi­vir en ese pe­río­do?

—Las mis­mas bro­mas que ha­cía­mos al prin­ci­pio, des­pués eran mo­ti­vo de pe­lea. Es­tar tan­to tiem­po se­pa­ra­dos de la fa­mi­lia, to­dos los días lo mis­mo nos can­só. Lle­gó un mo­men­to en que se for­ma­ron ‘gru­pi­tos’. Y, en esos gru­pos, uno ha­bla­ba mal del otro... In­flu­yó mu­cho. Hu­bo mo­men­tos en que los que te­nía­mos más ex­pe­rien­cia te­nía­mos que me­ter ahí la cu­cha­ra y tra­tar de arre­glar las co­sas.

Con­si­de­ra­do el me­jor fut­bo­lis­ta chi­leno de

to­dos los tiem­pos, “Don Elías” asu­me que la Co­pa del Mun­do fue una asig­na­tu­ra pen­dien­te en su ca­rre­ra. Des­ta­ca que, en tér­mi­nos in­di­vi­dua­les, fue ele­gi­do el me­jor cen­tral de un cer­ta­men y que tam­bién pu­do com­pe­tir con­tra los me­jo­res de igual a igual. Pe­ro sien­te que Chi­le me­re­ció más: “La ma­yor es­pi­ni­ta que me que­da es no ha­ber se­gui­do más ade­lan­te con la se­lec­ción. No ha­ber po­di­do mos­trar que te­nía­mos los ju­ga­do­res pa­ra eso”.

La pe­sa­di­lla del gol en los des­cuen­tos

Iván Za­mo­rano en­ton­ces com­par­tía de­lan­te­ra con Ro­nal­do en el In­ter de Milán. Dos años an­tes se ha­bía des­pe­di­do del Real Ma­drid con un cen­te­nar de go­les, una Li­ga, una Su­per­co­pa y una Co­pa del Rey a su ha­ber. Ha­ce po­co más de un mes, tam­bién, ha­bía gri­ta­do cam­peón en la Co­pa Uefa. Y en la se­lec­ción, su­ma­ba 27 tan­tos, ame­na­zan­do los 29 de Car­los Cas­zely.

Sin em­bar­go, fue re­cién a sus 31 años que lle­gó la opor­tu­ni­dad que tan­to es­pe­ra­ba: dispu­tar una Co­pa del Mun­do.

El 17 de ju­nio, ahí es­ta­ba “Bam-Bam”, co­mo tan­tas otras ve­ces, sus­pen­di­do en el ai­re, su­peran­do a sus mar­ca­do­res. Anton Pols­ter y Anton Pfef­fer, am­bos más es­pi­ga­dos, fue­ron ven­ci­dos. Ese ca­be­za­zo, su se­llo per­so­nal, per­mi­tió que, tras una es­for­za­da reac­ción del me­ta aus­tría­co, Mar­ce­lo Sa­las de­fi­nie­ra de re­bo­te, con la ro­di­lla, y abrie­ra la cuen­ta. A fal­ta de 20 mi­nu­tos, Chi­le ven­cía 1 a 0 a Aus­tria, re­sul­ta­do que los ins­ta­la­ba en la ci­ma del Gru­po B y evi­ta­ba un even­tual cru­ce an­te Bra­sil en oc­ta­vos de fi­nal.

Pe­ro cuan­do el re­loj mar­ca­ba el se­gun­do mi­nu­to de des­cuen­to, una des­con­cen­tra­ción en la de­fen­sa na­cio­nal abrió el es­pa­cio jus­to pa­ra que Ivi­ca Vas­tić, quien ha­bía in­gre­sa­do mi­nu­tos an­tes, con­tro­la­ra el ba­lón y, con la pre­ci­sión de un ar­te­sano, la cla­va­ra en el án­gu­lo su­pe­rior. Nel­son Ta­pia no pu­do ha­cer na­da. Aus­tria, al igual que Ita­lia an­tes, evi­ta­ba el triun­fo chi­leno so­bre el fi­nal.

Mi­guel Ra­mí­rez re­cuer­da per­fec­ta­men­te la es­ce­na. Ca­len­ta­ba, ner­vio­so, a unos cuan­tos me­tros del pór­ti­co, es­pe­ran­do que Nel­son Acos­ta hi­cie­ra un cam­bio pa­ra afir­mar la de­fen­sa. No era el úni­co: to­dos lo es­pe­ra­ban. “El par­ti­do an­te­rior in­gre­sé en los últimos mi­nu­tos tam­bién pa­ra po­der aguan­tar el mar­ca­dor. Lo úni­co que que­ría era en­trar, nos ata­ca­ban con to­do”, cuen­ta.

Pe­ro Acos­ta, esa vez, no ce­dió. Za­mo­rano tam­po­co lo en­ten­día. Ape­nas unos se­gun­dos tras el pi­ta­zo fi­nal, ca­biz­ba­jo, el ca­pi­tán de La Ro­ja se acer­có a Ra­mí­rez. “¿Por qué no en­tras­te, hueón?”, le pre­gun­tó. “Cheí­to” le acla­ró, co­mo pu­do, que él no man­da­ba. “De­be­riái ha­ber en­tra­do”, in­sis­tió el de­lan­te­ro, im­po­ten­te.

Seis días an­tes, Chi­le ha­bía de­ja­do es­ca­par otra vic­to­ria, en su de­but, an­te Ita­lia. En ese com­pro­mi­so, el más co­men­ta­do de la se­lec­ción en Fran­cia 1998, el ár­bi­tro ni­ge­rino Lu­cien Bou­char­deau co­bró un dis­cu­ti­do pe­nal a fal­ta de cin­co mi­nu­tos pa­ra el cie­rre. Ro­ber­to Bag­gio lo cam­bió por gol y de­cre­tó el 2 a 2 fi­nal. “Hoy, se co­bra. Pe­ro en ese mo­men­to nos sen­ti­mos per­ju­di­ca­dos, aun­que ahí es­ta­ba lo que siem­pre pre­go­na­mos: an­te la ad­ver­si­dad hay que echar­le pa’ ade­lan­te”, re­cuer­da Ra­mí­rez. “Ló­gi­co que el par­ti­do con Aus­tria fue el más do­lo­ro­so”, cie­rra el de­fen­sor.

Ese pun­to se su­mó al que los di­ri­gi­dos por Acos­ta con­si­guie­ron fren­te a Ita­lia y a la pos­te­rior pa­ri­dad an­te Ca­me­rún. En­fren­tar a Bra­sil en oc­ta­vos de fi­nal, sin em­bar­go, su­pu­so un desafío que Chi­le no pu­do su­pe­rar. “Es­ta­ba el con­ven­ci­mien­to de que se po­día avan­zar a una se­gun­da eta­pa, pe­ro Bra­sil era un equi­po sú­per fuer­te. Las fi­gu­ras que te­nían en ese Mun­dial eran ex­tra­or­di­na­rias. Si hu­bié­se­mos po­di­do evi­tar­los…”, di­ce “Cheí­to”. Con un 4 a 1, fi­nal­men­te, La Ro­ja se des­pi­dió de un Mun­dial tras 16 años de au­sen­cia.

Pe­se al do­lo­ro­so adiós, el en­ton­ces za­gue­ro de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca re­cuer­da con ca­ri­ño el cer­ta­men. “Pa­ra no­so­tros era al­go nue­vo. Nues­tro úl­ti­mo Mun­dial lo vi­mos por te­le­vi­sión. Has­ta don­de se lle­gó fue bas­tan­te po­si­ti­vo, des­pués de no ir en tan­to tiem­po. Re­cuer­do que lle­ga­mos a Chi­le y nos re­ci­bie­ron en el ae­ro­puer­to to­dos muy con­ten­tos. Fue un sue­ño cum­pli­do pa­ra mu­chos”, cie­rra.

Ba­la­da pa­ra un “Lo­co”

Se apar­ta de las lu­ces. Asu­me que, en es­ta his­to­ria, no fue sino un ac­tor de re­par­to. “Prác­ti­ca­men­te un in­vi­ta­do”, pre­ci­sa. Pa­blo Con­tre­ras, 39 años, ex­ju­ga­dor des­de ha­ce cua­tro, re­cuer­da con nos­tal­gia su úni­ca ex­pe­rien­cia mun­dia­lis­ta. De­bu­tó con la se­lec­ción adul­ta en 1999 y un año más tar­de con­quis­tó la me­da­lla de bron­ce en los Jue­gos Olím­pi­cos de Syd­ney con la Sub 23. Ju­gó con tres ge­ne­ra­cio­nes de La Ro­ja: com­par­tió con Sa­las y Za­mo­rano, pe­ro tam­bién fue par­te de los fra­ca­sos en los pro­ce­sos de 2002 y 2006. Re­cién en 2010 tu­vo su re­van­cha.

“Tu­ve la suer­te de en­con­trar­me con es­ta ge­ne­ra­ción que tan­to nos ha da­do, tras vi­vir del fra­ca­so”, co­men­ta, mien­tras ob­ser­va el en­tre­na­mien­to de Ro­de­lin­do Ro­mán, cua­dro don­de se desem­pe­ña co­mo ge­ren­te de­por­ti­vo.

Allí, sen­ta­do en las gradas del Com­ple­jo De­por­ti­vo Ma­nu­ta­ra, en La Flo­ri­da, ha­ce me­mo­ria: “Sien­do el más ex­pe­ri­men­ta­do, el de más edad, me lla­ma­ba la aten­ción ver a Ale­xis di­cién­do­nos que real­men­te po­día­mos ga­nar al­go. Qui­zás te­nía que ser yo el que hi­cie­ra ese ti­po de con­vo­ca­to­rias”, des­ta­ca. Tras la eli­mi­na­ción en oc­ta­vos de fi­nal, lo mis­mo: “Te­nía­mos las ma­le­tas he­chas pa­ra la vuel­ta y, en ese mo­men­to, el gru­po se ju­ra­men­tó cla­si­fi­car al pró­xi­mo Mun­dial. Clau­dio Bra­vo era la voz prin­ci­pal. Gary, Ar­tu­ro y Ale­xis tam­bién se su­ma­ron. Te con­ven­cían con su com­pro­mi­so”, se­ña­la.

Con 31 años, Con­tre­ras fue el ju­ga­dor más ve­te­rano en ves­tir La Ro­ja en Su­dá­fri­ca 2010. El de­but, fren­te a Hon­du­ras, es el par­ti­do que re­cuer­da con más ca­ri­ño. Y con más ner­vio­sis­mo. In­gre­só en el mi­nu­to 81, por Vidal, con la ins­truc­ción de ce­rrar el com­pro­mi­so. Gran par­te del due­lo se lo per­dió: al cuar­to de ho­ra lo man­da­ron a ca­len­tar. Pe­ro al ves­tua­rio: no sa­bía lo que pa­sa­ba. De ese pu­ña­do de mi­nu­tos, di­ce, no se acuer­da; sí del pi­ta­zo fi­nal y los festejos. Tras 48 años, Chi­le vol­vía a ga­nar en una Co­pa del Mun­do y él cum­plía un sue­ño. “Cuan­do pa­só el par­ti­do, en­ten­di­mos que ha­bía­mos que­da­do en la his­to­ria del país”, sos­tie­ne.

En el ho­tel don­de se hos­pe­da­ba La Ro­ja, ubi­ca­do en Nels­pruit, el per­so­nal so­lía re­ci­bir­los con una can­ción. En la vuel­ta, tras el triun­fo, y en me­dio de la celebración, el gru­po co­men­zó a can­tar­la, re­cuer­da Con­tre­ras. De pron­to, una sor­pre­sa: al can­ti­to se su­mó el mis­mí­si­mo Mar­ce­lo Biel­sa, ca­rac­te­ri­za­do por su ha­bi­tual tran­qui­li­dad y por evi­tar in­vo­lu­crar­se en es­tas di­ná­mi­cas. “Fue muy lla­ma­ti­vo, en ese mi­nu­to. Ver que él com­par­tía con no­so­tros fue sor­pren­den­te y gra­cio­so, por­que no era de par­ti­ci­par mu­cho de nues­tros mo­men­tos de fe­li­ci­dad”, cuen­ta, ca­si co­mo un lo­gro, el za­gue­ro.

El sue­ño, fi­nal­men­te, y al igual que 12 años atrás, cul­mi­nó an­te Bra­sil en oc­ta­vos de fi­nal. “Me­re­ci­mos más, so­bre to­do en la pri­me­ra par­te. Tu­vi­mos la po­se­sión y un ata­que di­rec­to, pe­ro to­da­vía éra­mos un equi­po con po­ca ex­pe­rien­cia, y ahí mar­ca­ron la di­fe­ren­cia”, ase­gu­ra. Aun­que su ba­lan­ce fue po­si­ti­vo: “Di­mos una de­mos­tra­ción de vér­ti­go tre­men­da, ha­bía mu­cho res­pe­to ha­cia nues­tro jue­go. Me lo ma­ni­fes­ta­ron com­pa­ñe­ros de otras se­lec­cio­nes, co­mo Da­vid Sil­va y Die­go For­lán”.

En ese en­ton­ces, Chi­le aún no ga­na­ba tí­tu­los; Bra­vo se­guía en Real So­cie­dad, Vidal en Ba­yer Le­ver­ku­sen y Sán­chez en Udi­ne­se. Pe­ro el cer­ta­men le sir­vió a Con­tre­ras pa­ra ad­ver­tir un detalle: esa ge­ne­ra­ción era el fu­tu­ro del fút­bol chi­leno. La per­so­na­li­dad que evi­den­cia­ba el gru­po a tan cor­ta edad y, prin­ci­pal­men­te, el jue­go que des­ple­ga­ba no le de­ja­ban es­pa­cio a du­das.

Los ita­lia­nos pen­sa­ron que iban a pa­sar­nos por en­ci­ma, pe­ro no fue así y co­men­za­ron a gol­pear. Y no­so­tros, que no éra­mos ton­tos, res­pon­di­mos.

Ser­gio Na­va­rro, Mun­dial Chi­le 1962.

Nues­tro bus no te­nía nin­gu­na iden­ti­fi­ca­ción, pa­ra que no pu­dié­ra­mos su­frir un aten­ta­do.

Leo­nar­do Vé­liz, Mun­dial Ale­ma­nia Fe­de­ral 1974.

Las mis­mas bro­mas que ha­cía­mos al prin­ci­pio, des­pués eran mo­ti­vo de pe­lea.

Elías Fi­gue­roa, Mun­dial Es­pa­ña 1982.

Las fi­gu­ras que te­nía Bra­sil en ese Mun­dial eran ex­tra­or­di­na­rias. Si hu­bié­se­mos po­di­do evi­tar­los…

Mi­guel Ra­mí­rez, Mun­dial Fran­cia 1998.

En Su­dá­fri­ca di­mos una de­mos­tra­ción de vér­ti­go tre­men­da, ha­bía mu­cho res­pe­to ha­cia nues­tro jue­go.

Pa­blo Con­tre­ras, Mun­dial Su­dá­fri­ca 2010.

20105 Pa­blo Con­tre­ras dispu­ta el ba­lón con Luis Fa­biano. Bra­sil nue­va­men­te fue ver­du­go de Chi­le en 8vos. de fi­nal de Su­dá­fri­ca 2010.

19984 Mi­guel Ra­mí­rez in­ten­ta fre­nar la arre­me­ti­da de Ro­nal­do. En 8vos. de fi­nal de Fran­cia 98, Chi­le se des­pi­dió an­te Bra­sil.

1962 1 El on­ce ini­cial de Chi­le en la Co­pa del Mun­do de 1962. Ser­gio Na­va­rro era el ca­pi­tán de esa se­lec­ción.

19823 Elías Fi­gue­roa ob­ser­va el tan­to de Wal­ter Schach­ner en la de­rro­ta que su­frió La Ro­ja fren­te a Aus­tria (0-1) en Es­pa­ña 1982.

19742 Leo­nar­do “Po­llo” Vé­liz en el due­lo que dis­pu­tó La Ro­ja an­te Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca en el Mun­dial de 1974. 1 a 1 fue el re­sul­ta­do fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.