EL PA­PA APU­RA EL PLAN DE SA­LI­DA DE EZ­ZA­TI

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR CAR­LA PÍA RUIZ Y FRANCISCO AR­TA­ZA FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

Su sa­li­da de San­tia­go es in­mi­nen­te. Lue­go de que el fis­cal Arias lo lla­ma­ra a de­cla­rar co­mo impu­tado, los pla­nes de su­ce­sión se ace­le­ra­ron pa­ra que el ar­zo­bis­po no es­té pre­sen­te en la ce­le­bra­ción del te­deum. La pre­sión tu­vo efec­tos, ayer el car­de­nal Ez­za­ti anun­ció que no pre­si­di­rá la tra­di­cio­nal ce­re­mo­nia.

“No os ex­tra­ñéis si per­ma­nez­co en si­len­cio”. El 9 de ju­lio pa­sa­do, Jor­di Ber­to­meu ad­vir­tió a sus con­tac­tos más cer­ca­nos que el 11 de ju­lio co­men­za­ría un mes de ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les. Trein­ta días de si­len­cio to­tal.

Ape­nas fue­ron seis.

Den­tro del re­ti­ro -en Es­pa­ña, a car­go del je­sui­ta Ger­mán Ara­na-, Ber­to­meu nun­ca se des­co­nec­tó. Al sex­to día de re­ti­ro sa­lió. Pri­me­ro, apro­ve­chó de vi­si­tar a su fa­mi­lia. Lue­go vol­vió a sus la­bo­res. El sa­cer­do­te es­pa­ñol sa­bía lo que po­día pa­sar.

La aler­ta fue un men­sa­je. Quien se lo pe­día era na­da me­nos que el Pa­pa Francisco. El “ca­so Chi­le” era una bom­ba. No ha­bía más tiem­po. El mar­tes 31 de ju­lio la se­ñal era cla­ra. Por los pa­si­llos del Va­ti­cano se vio a un hom­bre in­quie­to. Sa­bien­do que to­do era ur­gen­te. Los tiem­pos de “Dios”, ad­vir­tió, se ha­bían cru­za­do con los te­rre­na­les.

Ese hom­bre era Jor­di Ber­to­meu. Es­ta­ba de vuel­ta en Ro­ma.

La bom­ba de tiem­po

La ur­gen­cia por con­tar con Ber­to­meu en Ro­ma te­nía una ex­pli­ca­ción.

Ese mis­mo mar­tes 31 de ju­lio, Francisco marcó el sá­ba­do 4 de agos­to en su agen­da. La ra­zón: de­bía re­unir­se con el pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra los Obis­pos, el car­de­nal ca­na­dien­se Marc Oue­llet.

Era una se­ñal cla­ve. Lo usual es que en esas au­dien­cias de los sá­ba­dos, en­tre el Pa­pa y Oue­llet, se de­fi­nan los nom­bra­mien­tos de obis­pos o ad­mi­nis­tra­do­res apos­tó­li­cos. En una reu­nión nor­mal, el ca­na­dien­se lle­ga con una lis­ta de can­di­da­tos. Francisco de­ci­de si los aprue­ba o no.

Pe­ro en el ca­so de Chi­le no es así.

En los úl­ti­mos me­ses, Oue­llet no ha si­do pro­ta­go­nis­ta en el pro­ce­so de re­cam­bio que en­fren­ta la Igle­sia chi­le­na. El lla­ma­do “ca­so Chi­le” es par­ti­cu­lar. En él, el Pa­pa tra­ba­ja di­rec­ta­men­te. In­clu­so tie­ne un equi­po pa­ra­le­lo, en­ca­be­za­do por Ber­to­meu. Eso no es ex­tra­ño. El car­de­nal ca­na­dien­se es cer­cano al de­cano del Co­le­gio Car­de­na­li­cio, An­ge­lo So­dano, sin­di­ca­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les re­pre­sen­tan­tes de los sec­to­res que se re­sis­ten a la re­for­ma a la cu­ria que pro­mue­ve el Pa­pa.

Pe­ro aun­que Oue­llet no ha si­do par­te de ese pro­ce­so, ni si­quie­ra Francisco pue­de sal­tar­se la mi­le­na­ria bu­ro­cra­cia va­ti­ca­na y re­quie­re de la ofi­ci­na que di­ri­ge el ca­na­dien­se pa­ra ofi­cia­li­zar los cam­bios.

Francisco no se reunía con Oue­llet des­de el 30 de ju­nio. En las úl­ti­mas se­ma­nas, el car­de­nal ni si­quie­ra es­ta­ba en Ro­ma. Ha­bía via­ja­do a Ca­na­dá, apro­ve­chan­do el pe­rio­do de va­ca­cio­nes, pa­ra ver a su fa­mi­lia, en es­pe­cial a su ma­dre, que es­tá en­fer­ma, y ce­le­brar sus 50 años de sa­cer­do­cio. En eso es­ta­ba has­ta que lle­gó una or­den di­rec­ta des­de el Va­ti­cano. Te­nía que vol­ver a Ita­lia y asis­tir al en­cuen­tro de ayer con Francisco.

La ur­gen­cia te­nía nom­bre y ape­lli­do: Ri­car­do Ez­za­ti.

To­do se pre­ci­pi­tó con el anun­cio del fis­cal re­gio­nal de Ran­ca­gua, Emi­li­ano Arias. Ri­car­do Ez­za­ti de­be­rá de­cla­rar co­mo impu­tado el pró­xi­mo 21 de agos­to. El ita­liano es el úni­co car­de­nal y ar­zo­bis­po en la his­to­ria de Chi­le que, des­pués de la se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do en 1925, ha si­do lla­ma­do a de­cla­rar co­mo impu­tado. Fuen­tes co­no­ce­do­ras del pro­ce­so que se lle­va ade­lan­te en el Va­ti­cano ase­gu­ran que, tras la mo­vi­da de la fis­ca­lía, el Pa­pa de­ci­dió apre­su­rar la sa­li­da de­fi­ni­ti­va de Ez­za­ti. Ha­bía que po­ner fin a una de­ci­sión que se ha­bía pro­lon­ga­do por de­ma­sia­do tiem­po.

La con­ti­nui­dad de Ez­za­ti en San­tia­go se con­vir­tió en un pro­ble­ma ur­gen­te. En es­pe­cial por la pro­xi­mi­dad del te­deum, una de las ce­le­bra­cio­nes ecu­mé­ni­cas más im­por­tan­tes que tie­ne lu­gar en la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na. Y que, en su ca­li­dad de ar­zo­bis­po de San­tia­go, de­be­ría ce­le­brar Ri­car­do Ez­za­ti. En los úl­ti­mos días, je­fes de par­ti­dos, par­la­men­ta­rios y has­ta la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Dipu­tados han ad­ver­ti­do que no asis­ti­rán al te­deum si es que Ez­za­ti encabeza la ce­le­bra­ción.

In­clu­so, el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra pu­so su asis­ten­cia en du­da y man­da­tó a la Can­ci­lle­ría a trans­mi­tir­le un men­sa­je al Va­ti­cano: el go­bierno va­lo­ra­ría una pron­ta de­fi­ni­ción so­bre la con­ti­nui­dad del ar­zo­bis­po.

La pre­sión tu­vo efec­tos. Ayer Ez­za­ti ce­dió. En un bre­ve co­mu­ni­ca­do el ar­zo­bis­po in­for­mó que no pre­si­di­drá el te­deum, ce­re­mo­nia que en­ca­be­za­rá el dean de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na.

Pa­ra Ez­za­ti el tiem­po se ago­tó. Francisco ur­gió a su ase­sor es­tre­lla, el jo­ven Jor­di Ber­to­meu, a apre­su­rar la bús­que­da del su­ce­sor del ar­zo­bis­po de San­tia­go. Con una fe­cha lí­mi­te: a más tar­dar el vier­nes 3 de agos­to, el día pre­vio a su reu­nión con el pre­fec­to de los obis­pos, Marc Oue­llet, Ber­to­meu de­bía en­tre­gar­le una lis­ta aco­ta­da, de tres o cua­tro nom­bres.

La ca­ce­ría

El vier­nes 18 de ma­yo, lue­go de tres días de reuniones con el Pa­pa en Ro­ma, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal lan­zó un mi­sil. La renuncia ma­si­va de to­dos los obis­pos chi­le­nos se dio a co­no­cer en una de­cla­ra­ción en la Sa­la Pío X del Va­ti­cano. Eran las 12.30 en Ro­ma. Los pre­la­dos, fren­te al mis­mo Pa­pa, ya ha­bían pues­to sus car­gos a dis­po­si­ción. Francisco no se de­mo­ró en con­cre­tar medidas an­te ese es­ce­na­rio.

Jus­to des­pués de ese epi­so­dio na­ció el “Equi­po de se­gui­mien­to y con­sul­ta”.

Los pa­sos de Jor­di Ber­to­meu en re­la­ción a Chi­le te­nían un prin­ci­pio y un fi­nal. Ese fi­nal es­ta­ba marcado con fe­cha 20 de mar­zo en el ca­len­da­rio. Es­ta­ba. Por­que a la ca­be­za del equi­po es­tá, pre­ci­sa­men­te, el es­pa­ñol.

Son cin­co per­so­nas, con Ber­to­meu a la ca­be­za. Dos de los miem­bros es­tán en Ro­ma y ca­da uno de ellos se co­mu­ni­ca, de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, con otras dos per­so­nas que es­tán en Chi­le.

En sim­ple, el equi­po son los oí­dos y ojos de Francisco.

Es­tric­ta reserva pa­ra to­do es la pri­me­ra re­gla. El equi­po fun­cio­na co­mo un or­ga­ni­gra­ma com­par­ti­men­ta­do, don­de los miem­bros no se co­no­cen en­tre sí. So­lo ha­blan con quien les da las ins­truc­cio­nes.

Los dos miem­bros del equi­po que es­tán en Chi­le se en­car­gan de pre­gun­tar por po­si­bles can­di­da­tos. El pri­mer re­qui­si­to es excluyente: el can­di­da­to en cues­tión no pue­de te­ner nin­gún antecedente, de nin­gún ti­po, que en­su­cie su ho­ja de vi­da. Si el can­di­da­to pa­sa esa eta­pa, los dos chi­le­nos pre­gun­tan en ca­da dió­ce­sis por ellos.

San­tia­go es la prio­ri­dad del equi­po. En esa bús­que­da se ca­ye­ron cua­tro can­di­da­tos por te­ner an­te­ce­den­tes. Esa in­ves­ti­ga­ción es re­por­ta­da por ca­da uno de los miem­bros que es­tán en Chi­le, a quie­nes les dio las ins­truc­cio­nes en Ro­ma. Y ellos le in­for­man a Ber­to­meu. Pe­ro ahí no ter­mi­na la in­ves­ti­ga­ción. El es­pa­ñol re­vi­sa los nom­bres y, ade­más, le con­sul­ta a un gru­po de tres con­se­je­ros ex­ter­nos. Son tres chi­le­nos que no se co­no­cen en­tre sí. Si la mis­ma información so­bre un can­di­da­to en cues­tión le lle­ga a Ber­to­meu por esos tres “ca­na­les”, ¡bin­go! Ha­be­mus can­di­da­to.

Re­cién en ese mo­men­to Ber­to­meu le en­tre­ga los po­si­bles can­di­da­tos di­rec­ta­men­te al Pa­pa.

En­tre el 29 y el 30 de ju­lio, lue­go de ser in­ves­ti­ga­da y pa­sar por los pri­me­ros fil­tros, lle­gó una lis­ta de can­di­da­tos a Chi­le.

La ur­gen­cia de San­tia­go

Hay cin­co can­di­da­tos pa­ra asu­mir la ar­qui­dió­ce­sis que hoy es­tá a car­go de Ri­car­do Ez­za­ti. Quien lle­gue a San­tia­go pue­de ha­cer­lo en ca­li­dad de ar­zo­bis­po o co­mo ad­mi­nis­tra­dor apos­tó­li­co.

La pri­me­ra op­ción de Francisco era atre­vi­da. El Pa­pa que­ría dar una se­ñal y nom­brar a un pres­bí­te­ro chi­leno co­mo ar­zo­bis­po.

- Se­ría muy ra­di­cal y re­vo­lu­cio­na­rio que nom­bra­ra a un cu­ra co­mo ar­zo­bis­po -di­ce un fun­cio­na­rio del ar­zo­bis­pa­do.

Fuen­tes del cle­ro ase­gu­ran que se son­dea­ron tres can­di­da­tos: los je­sui­tas Pa­blo Wal­ker y Juan Díaz, y el pro­vin­cial de los fran­cis­ca­nos en Chi­le, Isau­ro Co­vi­li.

Wal­ker, ex­pli­can cer­ca­nos, ha­bría di­cho que no. De he­cho, ac­tual­men­te es­tá en Mé­xi­co. Los dos res­tan­tes, Díaz y Co­vi­li, ha­brían que­da­do des­car­ta­dos. Cer­ca­nos a la Igle­sia ase­gu­ran que la ra­zón fue te­ner víncu­los con sa­cer­do­tes acu­sa­dos de abu­sos.

La se­gun­da op­ción del Pa­pa es ele­gir a al­guien en­tre los obis­pos chi­le­nos exis­ten­tes. Sur­gie­ron dos nom­bres. Uno es co­no­ci­do: Fer­nan­do Cho­ma­lí, ac­tual ar­zo­bis­po de Con­cep­ción, sue­na ha­ce tiem­po co­mo su­ce­sor de Ez­za­ti. Pe­ro su can­di­da­tu­ra tam­ba­lea lue­go de que se co­no­cie­ran de­nun­cias de abu­sos se­xua­les en su ar­qui­dió­ce­sis. Ade­más, di­cen fuen­tes ecle­siás­ti­cas, de­be or­de­nar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que su­fre su pro­pia dió­ce­sis. Y Ro­ma lo sa­be.

El otro nom­bre con más po­si­bi­li­da­des, has­ta aho­ra, era des­co­no­ci­do. Ig­na­cio Du­cas­se, a car­go de la Ar­qui­dió­ce­sis de An­to­fa­gas­ta, es el se­gun­do can­di­da­to. El mis­mo que se vio muy cer­cano a Ri­car­do Ez­za­ti en las reuniones de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal en Pun­ta de Tral­ca. El pro­ble­ma con Du­cas­se es que de­be es­tar com­ple­ta­men­te “lim­pio”. Sin nin­gún antecedente. Y en el Va­ti­cano mi­ran con in­quie­tud su pa­so por el Se­mi­na­rio Pon­ti­fi­cio Ma­yor, del que fue rec­tor en­tre 1994 y 2002.

Du­cas­se no tie­ne de­nun­cias di­rec­tas por abu­sos se­xua­les. Pe­ro en su his­to­rial pe­san cier­tos epi­so­dios y co­ne­xio­nes. Mien­tras era rec­tor, cua­tro se­mi­na­ris­tas se fue­ron. Na­die sa­be por qué. In­clu­so, a Ro­ma lle­gó una car­ta en la que un se­mi­na­ris­ta re­la­ta si­tua­cio­nes res­pec­to de otro sa­cer­do­te, ocu­rri­das du­ran­te la ges­tión de Du­cas­se. Su pe­rio­do en el se­mi­na­rio coin­ci­dió con dos sa­cer­do­tes del círcu­lo más cer­cano de Fer­nan­do Ka­ra­di­ma. Pri­me­ro con An­drés Ar­tea­ga, quien fue di­rec­tor de es­tu­dios, y lue­go con Ro­dri­go Polanco, en el mis­mo car­go. Du­cas­se tra­ba­jó con los “Ka­ra­di­ma” en pues­tos cla­ves.

Oc­tu­bre de 2010. El ca­so de Rimsky Ro­jas es­ta­lló en Val­di­via, mien­tras es­ta­ba en el Ins­ti­tu­to Sa­le­siano. En aque­lla épo­ca, el obis­po de Val­di­via era Ig­na­cio Du­cas­se. Un de­ta­lle: Ri­car­do Ez­za­ti era pre­fec­to de los sa­le­sia­nos y él mis­mo se hi­zo car­go del ca­so. La de­nun­cia lle­gó in­clu­so a la fis­ca­lía.

Du­cas­se nun­ca se re­fi­rió al te­ma.

Es­te mis­mo antecedente lle­gó en fe­bre­ro pa­sa­do a los oí­dos de Charles Sci­clu­na, ar­zo­bis­po de Mal­ta y en­via­do es­pe­cial del Pa­pa. Marcelo Var­gas, de­nun­cian­te de Rimsky Ro­jas, le con­tó del si­len­cio de Du­cas­se.

La úl­ti­ma op­ción co­mo car­ta pa­ra San­tia­go es ele­gir a un ex­tran­je­ro. Si bien ha­ce me­ses la idea so­na­ba des­ca­be­lla­da, hoy hay quie­nes creen que pue­de ser una bue­na sa­li­da pa­ra Francisco.

Dos eu­ro­peos y un la­ti­noa­me­ri­cano es­ta­rían en ca­rre­ra. Es­te úl­ti­mo, di­cen cer­ca­nos al cle­ro, se­ría el uru­gua­yo Car­los Ma­ría Co­llaz­zi, ac­tual obis­po de Mer­ce­des y el mis­mo que vi­si­tó en 2012 Chi­le pa­ra in­ves­ti­gar la Pía Unión Sa­cer­do­tal de Ka­ra­di­ma.

De los tres ex­tran­je­ros so­lo hay un nom­bre se­gu­ro den­tro del gru­po de can­di­da­tos, el más po­pu­lar: el pro­pio Jor­di Ber­to­meu.

Chi­na, la úl­ti­ma fron­te­ra

“No es al­go ocul­to que me gus­ta­ría vi­si­tar Chi­na”.

Fue en di­ciem­bre de 2017, en el vue­lo de re­gre­so de Myan­mar, cuan­do Francisco des­li­zó la fra­se que lla­mó la aten­ción de los pe­rio­dis­tas que lo acom­pa­ña­ban.

El Va­ti­cano man­tie­ne des­de en­ton­ces se­rias ne­go­cia­cio­nes con Chi­na pa­ra con­cre­tar la gi­ra. El via­je es sim­bó­li­co: Francisco se re­uni­ría con la Igle­sia Clan­des­ti­na, co­mo se de­no­mi­nan a los ca­tó­li­cos que, pe­se a las res­tric­cio­nes, pre­sio­nes e in­clu­so san­cio­nes de cár­cel se man­tu­vie­ron fie­les al Pa­pa.

Pe­ro, ade­más, Francisco quie­re mar­car con Chi­na un hi­to. Él mis­mo ha co­men­ta­do que le gus­ta­ría ter­mi­nar su pon­ti­fi­ca­do -que ini­ció en 2013- des­pués de vi­si­tar Chi­na. O sea, en uno o dos años.

Francisco sa­be que los ges­tos son im­por­tan­tes, in­clu­so sus ho­mi­lías es­tán car­ga­das de men­sa­jes. El mar­tes 15 de ma­yo no fue la ex­cep­ción. Du­ran­te una mi­sa en San­ta Mar­ta, el Pa­pa alu­dió a un tex­to de San Pa­blo: “Yo ya he he­cho el ca­mino, con­ti­nuad vo­so­tros”. Y agre­gó una re­fle­xión per­so­nal: “Cuan­do leo es­to pien­so en mí, por­que tam­bién yo soy obis­po y de­be­ré des­pe­dir­me”.

Pe­ro los je­sui­tas le han pe­di­do a Francisco que pos­ter­gue uno o dos años más su man­da­to, tras el via­je a Chi­na, pa­ra dar tiem­po al re­cam­bio de más car­de­na­les.

Francisco tie­ne cla­ro que el fi­nal de su pon­ti­fi­ca­do de­be ser más pa­re­ci­do al de Be­ne­dic­to XVI, quien re­nun­ció pa­ra que lle­ga­ra al­guien más jo­ven a em­pu­jar las re­for­mas. Y mar­car una di­fe­ren­cia con el del Juan Pa­blo II, que lan­gui­de­ció lar­gos años pos­tra­do, mien­tras el po­der del ala más con­ser­va­do­ra, en­ca­be­za­da por An­ge­lo So­dano, se acre­cen­ta­ba en la cu­ria va­ti­ca­na.

La pe­lea de Francisco hoy es re­for­mar­la.

La se­ñal

Francisco tie­ne dos fac­to­res en con­tra pa­ra to­mar su de­ci­sión pa­ra San­tia­go: de­be ha­cer­lo rá­pi­do y no pue­de co­me­ter erro­res.

La de­ci­sión, di­cen fuen­tes ecle­siás­ti­cas, de­be to­mar­se an­tes del 22 de agos­to. Ese día, Francisco se “des­co­nec­ta­rá” pa­ra pre­pa­rar su via­je a Ir­lan­da, el 25 y 26 de agos­to.

El equi­po de se­gui­mien­to y bús­que­da tam­bién tie­ne que ac­tuar rá­pi­do. Te­ner a Ez­za­ti pre­si­dien­do el te­deum po­dría pro­fun­di­zar aún más la cri­sis que vi­ve la Igle­sia.

Aun­que la so­lu­ción pa­ra San­tia­go pue­de ser más sim­ple de lo que pa­re­ce. Pue­de es­tar a la vis­ta de to­dos. In­clu­so de Francisco.

Pa­só en el mun­do po­lí­ti­co. La anécdota es fa­mo­sa en Es­ta­dos Uni­dos. El año 2000, Geor­ge W. Bush, en­ton­ces can­di­da­to a la Ca­sa Blan­ca, le pi­dió a uno de sus ase­so­res más cer­ca­nos, Dick Che­ney, que en­ca­be­za­ra el co­mi­té de bús­que­da pa­ra re­sol­ver quién se­ría su vi­ce­pre­si­den­te. Che­ney bus­có, pe­ro nin­guno de los can­di­da­tos cum­plía con el per­fil. La his­to­ria tu­vo un giro sor­pren­den­te.

El se­lec­cio­na­do pa­ra el pues­to fue el pro­pio Che­ney, que se con­ver­ti­ría en la fi­gu­ra más po­de­ro­sa del fu­tu­ro go­bierno.

Pa­ra­do­jas así tam­bién po­drían exis­tir al in­te­rior de la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

Des­de su pri­me­ra vi­si­ta a Chi­le, jun­to a mon­se­ñor Sci­clu­na, la fi­gu­ra de Jor­di Ber­to­meu des­ta­có. Francisco, en la car­ta en­via­da a los obis­pos chi­le­nos, lo ala­bó. Nun­ca se ha­bía vis­to un do­cu­men­to pa­pal en el que se ala­ba­ra tan­to a un sa­cer­do­te en es­pe­cí­fi­co. Por pe­ti­ción ex­pre­sa del Pa­pa, Ber­to­meu no so­lo si­guió tra­ba­jan­do en el “in­for­me Sci­clu­na”, ade­más fue el an­fi­trión de los dos gru­pos de víc­ti­mas de Ka­ra­di­ma.

El nom­bre del es­pa­ñol siem­pre ha es­ta­do so­bre la me­sa co­mo po­si­ble ad­mi­nis­tra­dor apos­tó­li­co de San­tia­go. Aun­que se­ría ra­ro que lo mo­vie­ran de Ro­ma. En es­pe­cial por el rol que po­dría cum­plir en la re­for­ma a la cu­ria de Francisco. Aun­que, di­cen al­gu­nos va­ti­ca­nis­tas, el fu­tu­ro de su pa­pa­do de­pen­de de la in­ter­ven­ción a la Igle­sia chi­le­na.

Y Ber­to­meu po­dría ser cla­ve.

Por eso, el mes de “des­co­ne­xión” de Jor­di Ber­to­meu, que co­men­za­ba el 11 de ju­lio, era jus­ta­men­te pa­ra dis­cer­nir so­bre su fu­tu­ro. An­tes de en­trar se lo ha­bían ad­ver­ti­do.

Ha­bía pla­nes pa­ra Ber­to­meu. Nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des.

El can­di­da­to ideal del equi­po de se­gui­mien­to y bús­que­da, crea­do es­pe­cial­men­te por el Pa­pa, en­ca­be­za­do por Jor­di Ber­to­meu, hoy son­dean­do con ur­gen­cia un can­di­da­to pa­ra San­tia­go, po­dría ser el mis­mo Ber­to­meu.

An­tes de en­trar al re­ti­ro, con la ad­ver­ten­cia ya he­cha, Jor­di Ber­to­meu les pi­dió al­go a sus más cer­ca­nos:

-Re­zad por mí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.