La gran pro­me­sa con­ge­la­da

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

En la úl­ti­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial, Se­bas­tián Pi­ñe­ra no pro­me­tió mu­cho. A di­fe­ren­cia de 2009, es­ta vez so­lo ins­ta­ló una pla­ta­for­ma so­bre el go­bierno ex­haus­to de Mi­che­lle Ba­che­let y ele­vó una ban­de­ra de de­re­cha cla­ra y fir­me, sin si­quie­ra in­ten­tar am­pliar sus ofer­tas más allá del com­pro­mi­so eco­nó­mi­co: ha­bría más tra­ba­jo, ha­bría más di­ne­ro, el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do sig­ni­fi­ca­ría ma­yo­res opor­tu­ni­da­des. La fan­ta­sía de te­rror gó­ti­co tro­pi­cal de Chi­le­zue­la que­da­ría atrás, per­di­da en el fra­ca­so de las re­for­mas mal eje­cu­ta­das. Pun­to y apar­te. Du­ran­te su lar­ga pre­cam­pa­ña, Pi­ñe­ra tu­vo dos vo­ce­ras que re­cha­za­ban con in­sis­ten­cia cual­quier pro­yec­to que se ajus­ta­ra a las nue­vas de­man­das so­cia­les. Am­bas re­pu­dia­ban cual­quier pro­pues­ta que al­te­ra­ra una mi­lé­si­ma sus pre­con­cep­cio­nes so­bre lo que de­bía ser una fa­mi­lia y las ex­pec­ta­ti­vas de au­to­no­mía de los ciu­da­da­nos. Dios, pa­tria y pro­pie­dad pa­re­cían su­su­rrar ca­da vez que fi­na­li­za­ban las con­fe­ren­cias de pren­sa. In­clu­so, los gri­tos de “Vi­va Pi­no­chet” du­ran­te la no­che de pro­cla­ma­ción del can­di­da­to en la Quin­ta Nor­mal fue­ron to­le­ra­dos por ese mun­do de de­re­cha li­be­ral que re­pu­dia la dic­ta­du­ra. La cam­pa­ña no de­jó es­pa­cio pa­ra que na­die se en­ga­ña­ra, ni pre­sen­tó ban­de­ras me­no­res que even­tual­men­te pu­die­ran ser­vir pa­ra en­can­tar otras sen­si­bi­li­da­des. Es­ta vez no ha­bía su­ge­ren­cias de que tal vez, si las con­di­cio­nes am­bien­ta­les eran las ade­cua­das, ha­rían una lo­cu­ra co­mo apo­yar la le­gis­la­ción so­bre unio­nes ci­vi­les en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, me­nos aún so­bre abor­to li­bre. El expresidente y nue­va­men­te can­di­da­to, es­ta vez no pro­me­tió na­da de eso y ga­nó con hol­gu­ra en una elec­ción que con­vo­có me­nos de la mi­tad del elec­to­ra­do. Ca­be re­cor­dar, eso sí, que su con­trin­can­te no era exac­ta­men­te un obs­tácu­lo du­ro de re­mon­tar.

Quie­nes mi­ra­ron el triun­fo de Pi­ñe­ra a la dis­tan­cia, ese am­plio mun­do que no con­cu­rrió a las ur­nas, so­lo se en­co­gió de hom­bros. Era lo úni­co que se po­día ha­cer con par­te de la opo­si­ción su­mi­da en una cri­sis de iden­ti­dad y la otra tra­tan­do de le­van­tar un edi­fi­cio so­bre are­na mo­ve­di­za.

En esas cir­cuns­tan­cias, el pa­no­ra­ma pa­ra el nue­vo go­bierno pa­re­cía fá­cil si se cum­plía la gran pro­me­sa de cam­pa­ña: cre­ci­mien­to, tra­ba­jo, di­ne­ro. ¿Qué po­día sa­lir mal? Era lo que sa­bían ha­cer.

El equi­po de go­bierno que pre­sen­tó en el ve­rano te­nía en co­mún el ras­go de carácter de quie­nes co­no­cen al de­di­llo los me­ca­nis­mos que, ajus­ta­dos de ma­ne­ra efi­cien­te, pro­du­cen los efec­tos desea­dos. Una se­gu­ri­dad fé­rrea en sí mis­mos y en su per­cep­ción del mo­do en que las co­sas fun­cio­nan con efi­cien­cia. Mu­chos hom­bres y al­gu­nas mu­je­res edu­ca­dos en la se­gu­ri­dad de quien nun­ca se ha­ce pre­gun­tas por­que ya tie­ne la co­lec­ción completa de res­pues­tas. Na­da muy dis­tin­to de su pri­mer go­bierno, con un ma­tiz: es­ta vez hu­bo con­cien­cia de que lo me­jor era evi­tar las hi­pér­bo­les dis­cur­si­vas –na­die ha­bló de “go­bierno de ex­ce­len­cia”- y pre­sen­tar a mi­nis­tros y sub­se­cre­ta­rios con ma­yor re­ca­to en sus ha­bi­li­da­des. No eran las per­so­nas más pre­pa­ra­das de la ga­la­xia, y si lo eran, me­jor no co­men­tar­lo pú­bli­ca­men­te.

El pa­no­ra­ma no de­pa­ra­ba sor­pre­sas ni en las vir­tu­des ni en los erro­res que co­me­te­rían. Se­rían los tro­pie­zos pro­pios de per­so­nas que ven en el Es­ta­do un en­te sos­pe­cho­so y no per­ci­ben la di­fe­ren­cia en­tre una con­ver­sa­ción en el li­ving de su ca­sa y una de­cla­ra­ción pú­bli­ca co­mo re­pre­sen­tan­tes de un go­bierno. Una es­pe­cie de dé­fi­cit en­dé­mi­co de ese sec­tor po­lí­ti­co, que se re­fuer­za gra­cias al cul­ti­vo in­ten­si­vo de la bur­bu­ja es­pa­cio-tem­po­ral de­fi­ni­da por la fa­mi­lia de ori­gen, el ba­rrio, el co­le­gio -ja­más li­ceo- y la uni­ver­si­dad. Cual­quier co­sa dis­tin­ta no es un desafío pa­ra co­no­cer, sino un asun­to des­de­ña­ble y ra­ro que de­be ser pa­sa­do por al­to o sos­la­ya­do. Lo ade­cua­do y bueno es so­la­men­te lo co­no­ci­do y re­co­no­ci­do. Pe­ro a es­tas al­tu­ras esa cul­tu­ra no cons­ti­tu­ye una no­ve­dad, por muy bru­ta­les que re­sul­ten las de­cla­ra­cio­nes que bro­ten de ella.

Lo ver­da­de­ra­men­te no­ve­do­so es el mo­do en que el in­vierno con­ge­ló la prin­ci­pal, por no de­cir úni­ca, pro­me­sa de cam­pa­ña. Las úl­ti­mas ci­fras de des­em­pleo no cum­plen con las ex­pec­ta­ti­vas sem­bra­das. Tam­po­co con­tri­bu­ye al en­tu­sias­mo con el que Se­bas­tián Pi­ñe­ra asu­mió su se­gun­do man­da­to en mar­zo el cie­rre de em­pre­sas en San An­to­nio, Li­na­res y Cu­ri­có. Me­nos aún los in­for­mes de las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go que han in­di­ca­do que, a di­fe­ren­cia de lo que ase­gu­ra­ban las ac­tua­les au­to­ri­da­des, el “de­te­rio­ro” de las cuen­tas fis­ca­les del país ha­bía co­men­za­do du­ran­te la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Pi­ñe­ra y no du­ran­te el se­gun­do go­bierno de Ba­che­let. El frío ter­mi­na por he­lar las pers­pec­ti­vas cuan­do los in­for­mes de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo la Ocde ad­vier­ten que los desafíos que tie­ne Chi­le pa­ra lo­grar el desa­rro­llo tie­nen que ver con asun­tos co­mo la de­sigual­dad de in­gre­so y una eco­no­mía aun con­cen­tra­da en ex­traer ma­te­ria pri­ma; un mo­de­lo en don­de ni la in­no­va­ción ni la crea­ti­vi­dad tie­nen un lu­gar pre­pon­de­ran­te. So­bre esos pun­tos no se es­cu­chan de­cla­ra­cio­nes, ni se di­fun­den cer­te­zas.

Cuan­do el nue­vo go­bierno asu­mió, lo hi­zo pro­me­tien­do un fu­tu­ro de dos ad­mi­nis­tra­cio­nes. La de­re­cha se tar­da­ría ocho años en lle­var­nos al desa­rro­llo. Cua­tro me­ses des­pués, ese ho­ri­zon­te lu­ce le­jano. Tras el anun­cio del cie­rre de la plan­ta de Ian­sa en Li­na­res, que de­ja­rá a cua­tro mil per­so­nas sin em­pleo, el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra sos­tu­vo que “pa­ra que nazca un ár­bol nue­vo, tie­ne que mo­rir uno vie­jo”. Esa fra­se fue la res­pues­ta que le dio a una pro­vin­cia don­de su can­di­da­tu­ra lo­gró más del 60% de los vo­tos. La pre­gun­ta aho­ra es cuán­tos ár­bo­les más van a mo­rir, cuán­to se tar­da­rá la ago­nía y cuán­tos años to­ma­rá ver cre­cer los nue­vos bro­tes, si es que un in­cen­dio no aca­ba arra­san­do el bos­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.