Re­gre­so a la ONU: la de­ci­sión de Ba­che­let

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA Y FRANCISCO AR­TA­ZA

Ha­ce tres se­ma­nas, la je­fa de ga­bi­ne­te del se­cre­ta­rio general de la ONU se co­mu­ni­có con ella pa­ra ofre­cer­le, por se­gun­da vez, con­ver­tir­se en la pró­xi­ma al­to co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos. De acep­tar la pos­tu­la­ción, se con­ver­ti­ría en una de las fun­cio­na­rias más im­por­tan­tes de la ONU. ¿La du­da? Ir­se de Chi­le otra vez.

Cuan­do los fun­cio­na­rios de la ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos re­ci­bie­ron en sus ca­si­llas un co­rreo elec­tró­ni­co de Zeid Ra’ad Al Hus­sein anun­cian­do que no re­pos­tu­la­ría al car­go de al­to co­mi­sio­na­do, no hu­bo gran sor­pre­sa.

Des­de ha­ce va­rios me­ses, el ex­di­plo­má­ti­co jor­dano se ha­bía en­fren­ta­do pú­bli­ca­men­te a dis­tin­tas de­ci­sio­nes de Es­ta­dos Uni­dos en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos y, fi­nal­men­te, el 20 de di­ciem­bre del año pa­sa­do de­ci­dió con­fir­mar que no iría a una re­elec­ción. “En el con­tex­to geo­po­lí­ti­co ac­tual, pue­de im­pli­car do­blar una ro­di­lla en sú­pli­ca, en­mu­de­cer una de­cla­ra­ción de de­fen­sa, dis­mi­nuir la in­de­pen­den­cia y la in­te­gri­dad de mi voz, que es tu voz”, es­cri­bió a su equi­po.

Una se­ma­na an­tes, Al Hus­sein ha­bía in­for­ma­do su de­ci­sión al se­cre­ta­rio general de las Na­cio­nes Uni­das, el por­tu­gués An­tó­nio Gu­te­rres, quien co­men­zó la in­me­dia­ta bús­que­da del su­ce­sor pa­ra uno de los car­gos más im­por­tan­tes de Na­cio­nes Uni­das.

En Chi­le, a 8.248 ki­ló­me­tros de Nue­va York, se aso­ma­ba una res­pues­ta: la en­ton­ces Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let.

Su pro­pia his­to­ria de vi­da, co­mo víc­ti­ma y de­fen­so­ra de los de­re­chos hu­ma­nos, su ca­li­dad de ex­je­fa de Es­ta­do y su an­te­rior ex­pe­rien­cia co­mo di­rec­to­ra de ONU Mu­je­res la hi­cie­ron cal­zar co­mo la can­di­da­ta per­fec­ta pa­ra con­ver­tir­se en la nue­va al­to co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos.

El pri­mer men­sa­je se le en­vió en enero de es­te año. El ofre­ci­mien­to for­mal, sin em­bar­go, fue en mar­zo.

La je­fa de ga­bi­ne­te de Gu­te­rres, la bra­si­le­ña Ma­ría Lui­za Ri­bei­ro Viot­ti, fue quien se co­mu­ni­có te­le­fó­ni­ca­men­te con la ex­man­da­ta­ria pa­ra plan­tear­le la idea.

Quie­nes co­no­cen de­ta­lles de las con­ver­sa­cio­nes ase­gu­ran que en ese mo­men­to la en­ton­ces Je­fa de Es­ta­do no des­car­tó el ofre­ci­mien­to.

Ba­che­let, a esas al­tu­ras, ya ha­bía acep­ta­do dos nom­bra­mien­tos en la ONU: uno co­mo lí­der de la Alian­za pa­ra la Sa­lud de la Ma­dre, el Re­cién Na­ci­do y el Ni­ño, y otro co­mo miem­bro de la Jun­ta Ase­so­ra de Al­to Ni­vel so­bre Me­dia­ción -ins­tan­cia que le per­mi­te te­ner con­tac­to di­rec­to con Gu­te­rres- en la de­fi­ni­ción de es­tra­te­gias pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos. Am­bos car­gos son ad ho­no­rem.

Pe­ro la nue­va la­bor que le ofre­cie­ron ten­dría otro ca­riz. Se tra­ta de uno de los pues­tos cla­ves de la ONU, en­car­ga­do de pro­mo­ver y pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos. Arras­tra una im­por­tan­te exposición pú­bli­ca e im­pli­ca una re­la­ción -y a ve­ces en­fren­ta­mien­tos- con los prin­ci­pa­les paí­ses del mun­do. Un car­go crea­do ha­ce 25 años y que va­rios ca­li­fi­can co­mo uno de los más com­ple­jos.

Com­pro­me­te, ade­más, una de­ci­sión no me­nor pa­ra la ex­je­fa de Es­ta­do: tras­la­dar­se a vi­vir a Gi­ne­bra, Sui­za, por cua­tro años. Una de­ter­mi­na­ción com­ple­ja, en mo­men­tos en que la ex­man­da­ta­ria ha­bía de­fi­ni­do que­dar­se en el país, so­bre to­do por­que su ma­dre, Án­ge­la Je­ria, el pró­xi­mo 22 de agos­to cum­pli­rá 92 años. La vez an­te­rior, Je­ria no es­tu­vo dis­pues­ta a se­guir a su hi­ja cuan­do, en sep­tiem­bre de 2010, Ba­che­let op­tó por ra­di­car­se en Nue­va York. Otro fac­tor que tam­bién pe­sa a la ex­pre­si­den­ta es que su hi­ja Fran­cis­ca Dá­va­los vol­vió a Chi­le des­pués de vi­vir va­rios años en Ar­gen­ti­na. Por pri­me­ra vez, en mu­cho tiem­po, la ex­man­da­ta­ria tie­ne a su fa­mi­lia reuni­da en San­tia­go.

Al mis­mo tiem­po, quie­nes en su en­torno re­co­no­cen su pa­sión por el tra­ba­jo en la ONU des­ta­can que por es­tos días se le ve

muy con­ten­ta en me­dio de sus char­las a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Des­de que de­jó La Mo­ne­da, Ba­che­let ha es­ta­do más de la mi­tad del tiem­po en gi­ras por dis­tin­tos paí­ses y su pa­so por Chi­le no ha su­pe­ra­do el mes.

Ma­ña­na, de he­cho, cuan­do ha­brán pa­sa­do so­lo tres días del lan­za­mien­to de su fun­da­ción Ho­ri­zon­te Ciu­da­dano, la ex­pre­si­den­ta par­te a Pue­bla, Mé­xi­co, don­de se­rá la prin­ci­pal ora­do­ra de un se­mi­na­rio so­bre de­mo­cra­cia.

Se­gun­do lla­ma­do

“Co­mo pri­me­ra di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de ONU Mu­je­res, la Pre­si­den­ta Ba­che­let de­mos­tró un li­de­raz­go cru­cial en el avan­ce del em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res al ni­vel glo­bal. Es im­por­tan­te des­ta­car que ella tam­bién es una cons­truc­to­ra de con­sen­so, con la ca­pa­ci­dad de re­unir a la gen­te en torno a preo­cu­pa­cio­nes e in­tere­ses co­mu­nes y ayu­dar a los que es­tán en de­sa­cuer­do so­bre lo que a ve­ces pue­den pa­re­cer di­fe­ren­cias in­su­pe­ra­bles”.

Sep­tiem­bre de 2017 y el por­ta­voz de Gu­te­rres, Stép­ha­ne Du­ja­rric, des­ta­ca­ba a La Ter­ce­ra los atri­bu­tos que con­ver­tían a Ba­che­let en un miem­bro ideal de la ONU.

To­das ca­rac­te­rís­ti­cas que hi­cie­ron que ha­ce so­lo tres se­ma­nas la je­fa de ga­bi­ne­te de Gu­te­rres se co­mu­ni­ca­ra nue­va­men­te con la ex­pre­si­den­ta, reite­ran­do el ofre­ci­mien­to pa­ra pos­tu­lar co­mo la en­car­ga­da de de­re­chos hu­ma­nos de la ONU.

La res­pues­ta, sin em­bar­go, es ur­gen­te. El pró­xi­mo al­to co­mi­sio­na­do de­be­rá asu­mir en sep­tiem­bre y su elec­ción de­be ser apro­ba­da por la Asam­blea General de la ONU.

Acep­tar el desafío de al­to co­mi­sio­na­do de de­re­chos hu­ma­nos po­dría abrir una ru­ta pa­ra Ba­che­let: ser la pri­me­ra mu­jer se­cre­ta­ria general de la ONU.

En una en­tre­vis­ta de Ba­che­let con el me­dio in­ter­na­cio­nal Pass Blue -rea­li­za­da el 31 de ma­yo- se nom­bró por pri­me­ra vez a la ex­pre­si­den­ta co­mo una po­si­ble can­di­da­ta, en una lis­ta don­de tam­bién se ha men­cio­na­do a la ex­di­rec­to­ra general de la Unes­co, la búl­ga­ra Iri­na Bo­ko­va. Has­ta aho­ra, uno de los que han ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de pos­tu­lar al car­go es el ac­tual re­la­tor es­pe­cial de la ONU Nils Mel­zer.

“Que te ofrez­can es­te car­go es un ho­nor. Se­ría com­ple­jo pa­ra ella re­cha­zar­lo”, se­ña­lan fi­gu­ras que han tra­ba­ja­do con la ex­man­da­ta­ria.

Acep­tar el desafío, ade­más, po­dría abrir una ru­ta pa­ra la ex­pre­si­den­ta: con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer se­cre­ta­ria general de la ONU.

Gu­te­rres cum­ple su pe­rio­do el 31 de di­ciem­bre de 2021 y, se­gún la tra­di­ción de los nom­bra­mien­tos, la pró­xi­ma car­ta pa­ra li­de­rar las Na­cio­nes Uni­das co­rres­pon­de a una fi­gu­ra de Amé­ri­ca. Nue­va­men­te hay miradas que apun­tan a Ba­che­let.

Ho­ri­zon­te Ciu­da­dano: uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de Va­len­ti­na Qui­ro­ga se­rá lo­grar ge­ne­rar lazos en­tre el Fren­te Am­plio y la ex Nue­va Ma­yo­ría.

Pla­ta­for­ma ciudadana

Fue ha­ce dos me­ses que Va­len­ti­na Qui­ro­ga se en­te­ró de que se­ría la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción Ho­ri­zon­te Ciu­da­dano.

Des­pués de lar­gas con­ver­sa­cio­nes de un aco­ta­do nú­me­ro de per­so­nas, en­tre ellas a la ex­je­fa de ga­bi­ne­te de Ba­che­let, Ana Lya Uriar­te, y al ac­tual miem­bro del di­rec­to­rio y en­car­ga­do de con­te­ni­dos, Xa­vier Al­ta­mi­rano, se le pre­sen­tó el nom­bre de Qui­ro­ga a la ex­man­da­ta­ria, quien fi­nal­men­te lo vi­só.

Qui­ro­ga tu­vo dos reuniones con la ex­je­fa de Es­ta­do pre­vio a su anun­cio ofi­cial. Sin em­bar­go, la in­vi­ta­ción for­mal la reali­zó Uriar­te, quien se co­mu­ni­có te­le­fó­ni­ca­men­te con ella pa­ra in­vi­tar­la a par­ti­ci­par del pro­yec­to.

La ex­sub­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción del se­gun­do man­da­to de Ba­che­let cum­plía con to­dos los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios: es mu­jer, 36 años, in­de­pen­dien­te, fue uno de los ce­re­bros de la re­for­ma más im­por­tan­te de la ex­man­da­ta­ria -la edu­ca­cio­nal- y cum­ple con una con­di­ción prin­ci­pal pa­ra es­ta nue­va eta­pa de la ex­pre­si­den­ta: tie­ne con­tac­tos con el Fren­te Am­plio.

Cer­ca­nos a la ex­sub­se­cre­ta­ria ex­pli­can que al­can­zó un im­por­tan­te la­zo con Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (RD).

Los pri­me­ros puen­tes fue­ron du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción co­mo fun­da­do­ra de Edu­ca­ción 2020 y más tar­de co­mo par­te del se­gun­do go­bierno de la ex­pre­si­den­ta, don­de le to­có tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con el ac­tual dipu­tado de RD, Mi­guel Cris­pi, quien era ase­sor de la car­te­ra, y con el mi­li­tan­te e in­clu­so fun­da­dor del par­ti­do, Gon­za­lo Mu­ñoz, quien se desem­pe­ñó co­mo je­fe de Edu­ca­ción General.

Por eso, más allá de con­ver­tir­se en la lí­der de la nue­va pla­ta­for­ma de la ex­je­fa de Es­ta­do, quie­nes co­no­cen los de­ta­lles del tra­ba­jo de la nue­va en­ti­dad ase­gu­ran que una de las la­bo­res de Qui­ro­ga se­rá pre­ci­sa­men­te ge­ne­rar lazos en­tre el Fren­te Am­plio y los par­ti­dos de la ex Nue­va Ma­yo­ría.

La en­ti­dad no ten­drá un fin par­ti­dis­ta, pe­ro na­die du­da de que una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de Ba­che­let es lo­grar uni­fi­car a la cen­troiz­quier­da y tra­ba­jar pa­ra el pro­gre­sis­mo.

“De­be­mos jun­tar­nos, por­que ca­da vez que lo he­mos he­cho he­mos mo­vi­do el cer­co de lo po­si­ble”, di­jo en me­dio de su dis­cur­so de inau­gu­ra­ción de la fun­da­ción el jue­ves 2 de agos­to. Y fue ahí tam­bién don­de en­tre­gó una cla­ve so­bre sus nue­vos pa­sos: “Co­mo ciudadana, en es­ta nue­va eta­pa, es­toy bus­can­do otra for­ma de es­tar pre­sen­te, pe­ro ya de­ci­dí que no lo ha­ré es­tan­do en la pri­me­ra lí­nea de la dis­cu­sión nacional, sino que apo­yan­do pro­ce­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les”.

La nue­va ru­ta de Ba­che­let se va abrien­do ca­mino.

FO­TO­GRA­FÍA RO­BER­TO CAN­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.