So­bre la cri­sis de la Igle­sia

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - So­le­dad Al­vear Ma­tías Khun Fe­li­pe San­do­val Pi­lar Pe­ña Cris­tó­bal Ace­ve­do Ire­ne Mu­ñoz Zar­ko Luk­sic Gra­cie­la Do­no­so

Un gru­po de lai­cos de la Igle­sia Ca­tó­li­ca (en­tre los que se en­cuen­tran Mar­ta Cruz Co­ke, Be­ni­to Ba­ran­da, Ser­gio Mic­co y Jo­seph Ra­mos), do­li­dos por los he­chos que he­mos co­no­ci­do y que han afec­ta­do a me­no­res y fe­li­gre­ses de par­te de al­gu­nos sa­cer­do­tes, han sus­cri­to un do­cu­men­to que pro­po­ne medidas pa­ra re­es­truc­tu­rar la Igle­sia.

Es un tex­to re­dac­ta­do de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa. No se que­da en la crí­ti­ca ca­suís­ti­ca, re­co­no­ce el rol his­tó­ri­co y la vi­gen­cia de los prin­ci­pios en que se fun­da el hu­ma­nis­mo cris­tiano, y ha­ce un lla­ma­do a los se­gui­do­res de Je­su­cris­to a com­pro­me­ter­se con la pro­yec­ción de su men­sa­je. De for­ma es­pe­cial, so­li­ci­ta a los ca­tó­li­cos no con­ti­nuar de es­pec­ta­do­res, sino com­pro­me­ter­se pa­ra que la Igle­sia cam­bie y vuel­va a sus raí­ces, las que es­tán en el men­sa­je de Je­sús.

Qué plan­tean en esen­cia

Re­co­no­cen que gra­cias a la Igle­sia se ha co­no­ci­do a Cris­to y su men­sa­je; se nos ha for­ma­do en ele­va­dos idea­les fun­da­dos en el amor; se nos ha des­per­ta­do una in­quie­tud por lo sa­gra­do y lo tras­cen­den­te; se nos ha in­cul­ca­do que so­mos par­te de una co­mu­ni­dad, los unos pa­ra los otros y, que nos ha alen­ta­do a cons­truir el Reino, lo que da sen­ti­do a nues­tra vi­da.

En sín­te­sis pro­po­nen: una Igle­sia cen­tra­da en Je­sús y su pro­yec­to de vi­da. El men­sa­je de Je­sús res­pon­de a las in­quie­tu­des más pro­fun­das del ser hu­mano. El cris­tia­nis­mo no es la úni­ca cos­mo­vi­sión, pe­ro du­dan que ha­ya un pro­yec­to que dé más sen­ti­do a las per­so­nas que el de amar a Dios so­bre to­das las co­sas y al pró­ji­mo co­mo a sí mis­mo.

Una Igle­sia que vi­ve y sim­bo­li­za lo que pre­di­ca. To­da épo­ca re­cha­za la in­cohe­ren­cia en­tre lo que se pre­di­ca y lo que se prac­ti­ca. Fue el mis­mo Je­sús quien nos acon­se­jó que si­guié­ra­mos lo que en­se­ña­ban los doc­to­res de la ley, pe­ro no lo que prac­ti­ca­ban. Nues­tra épo­ca es par­ti­cu­lar­men­te sen­si­ble a es­ta in­cohe­ren­cia e hi­po­cre­sía. No es su­fi­cien­te el ejem­plo del Pa­pa Francisco.

Una Igle­sia evan­gé­li­ca y mi­sio­ne­ra. Re­co­no­cen que ser­vir al Pue­blo de Dios es un desafío gran­de, pe­ro di­cha ta­rea no es su­fi­cien­te. Es­tá to­do el mun­do de los no cre­yen­tes. Por eso el Pa­pa Francisco nos in­vi­ta a “sa­lir de la ca­pi­lla” y de nues­tra zo­na de confort y pre­di­car en la pla­za pú­bli­ca. Una Igle­sia que no evan­ge­li­za no es Igle­sia.

Una Igle­sia cu­yo magisterio es­té cen­tra­do en lo esen­cial. En Ma­teo 25 se in­di­ca que en el Jui­cio Fi­nal en­tra­rán al Reino los que “die­ron de co­mer al ham­brien­to y de be­ber al se­dien­to, los que re­ci­bie­ron al fo­ras­te­ro, vis­tie­ron a los sin ro­pa, vi­si­ta­ron a los en­fer­mos y a los en­car­ce­la­dos”. Es­to mues­tra que pa­ra Je­sús lo esen­cial pa­ra la sal­va­ción es la or­to­pra­xis, no la or­to­do­xia.

Una Igle­sia que dis­tin­ga en­tre los idea­les y las nor­mas mo­ra­les bá­si­cas, y cu­ya ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­té acor­de a su men­sa­je. Hay dis­tin­tos ca­ris­mas en la Igle­sia, to­dos ne­ce­sa­rios: el de los lai­cos, cons­truir el Reino; el del cle­ro, pre­di­car, ad­mi­nis­trar los sa­cra­men­tos y ani­mar a los lai­cos; el de los obis­pos, orien­tar y or­ga­ni­zar la evan­ge­li­za­ción y man­te­ner la uni­dad del pue­blo de Dios; el del Pa­pa co­mo “pri­mus in­ter pa­res”, de man­te­ner la uni­dad de la Igle­sia.

Ha­cen un reconocimiento a quie­nes se en­tre­gan en cuer­po y al­ma a man­te­ner vi­gen­te el men­sa­je de Je­sús y se han vis­to afec­ta­dos por las con­duc­tas im­pro­pias de quie­nes han abu­sa­do se­xual­men­te de otros.

Apo­ya­mos y aco­ge­mos el lla­ma­do de es­te gru­po de lai­cos. Nues­tra opi­nión: so­mos par­te de una ge­ne­ra­ción que se in­tere­só por el ser­vi­cio pú­bli­co mo­ti­va­da por la ac­ción y testimonio de la Igle­sia. Com­pro­me­ti­da con los más po­bres, de­fen­día y pro­mo­vía los DD.HH., su men­sa­je era de es­pe­ran­za, de aco­gi­da, de diá­lo­go, de re­con­ci­lia­ción, de per­dón y no cas­ti­ga­do­ra y de im­po­si­ción en nor­mas mo­ra­les. Nos in­ter­pe­ló a com­pro­me­ter­nos en la de­fen­sa y pro­mo­ción de los va­lo­res en que creía­mos. Por eso nos due­le y con­de­na­mos a los que se han vá­li­do de su po­der “mo­ral” pa­ra abu­sar de otros.

Te­ne­mos es­pe­ran­zas de que con la ayu­da y com­pro­mi­so de to­dos: sa­cer­do­tes, re­li­gio­sas y lai­cos, la Igle­sia sa­brá sa­lir ade­lan­te. Pe­ro, a la vez, la sa­li­da de la cri­sis re­quie­re de cam­bios estructurales.

Co­mo ca­tó­li­cos so­li­ci­ta­mos de la Igle­sia más trans­pa­ren­cia e información de lo que ocu­rre en su in­te­rior, más par­ti­ci­pa­ción de los lai­cos, que sus de­ci­sio­nes sean más co­lec­ti­vas, que se dé un tra­to y li­de­raz­go a la mu­jer en igual­dad de con­di­cio­nes que al de los hom­bres, que se re­for­me el sa­cer­do­cio, per­mi­tien­do in­gre­sar a él a quie­nes son par­te de una fa­mi­lia, guar­dan­do el ce­li­ba­to pa­ra los más con­sa­gra­dos, que la sim­bo­lo­gía se ade­cue a los nue­vos tiem­pos y sea más cer­ca­na a la gen­te.

Cree­mos que la Igle­sia de­be re­to­mar un men­sa­je más aco­ge­dor, que re­co­noz­ca que se es una ins­ti­tu­ción de per­so­nas que ha­ce el ma­yor es­fuer­zo por ha­cer el bien, pe­ro que tam­bién es pe­ca­do­ra y que la es­pe­ci­fi­ci­dad de sus miem­bros es­tá en trans­mi­tir el men­sa­je del Evan­ge­lio y el testimonio de Je­sús.

Se­guir a Cris­to es más im­por­tan­te que la Igle­sia mis­ma, pe­ro, sin du­da, el for­ta­le­ci­mien­to de las es­truc­tu­ras en que se apo­ya el cris­tia­nis­mo ayu­da­rá a te­ner un mun­do me­jor.

Se­gui­mos pen­san­do que los va­lo­res del hu­ma­nis­mo cris­tiano con­ti­núan sien­do una res­pues­ta a los pro­ble­mas que te­ne­mos hoy co­mo so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.