No me lo pi­dan

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Pau­li­na Ve­lo­so

Ayer, ha­ce na­da más que 41 años, fue­ron de­te­ni­dos nues­tros fa­mi­lia­res por agen­tes de la Di­na en Bue­nos Ai­res; tras­la­da­dos clan­des­ti­na­men­te a Chi­le; tor­tu­ra­dos y en­ce­rra­dos en lu­ga­res se­cre­tos de de­ten­ción, don­de na­die po­día so­bre­vi­vir.

Se re­cha­za­ron los re­cur­sos de am­pa­ro; se ne­ga­ron sus de­ten­cio­nes. Se ce­rra­ron to­das las puertas. To­das las au­to­ri­da­des man­tu­vie­ron si­len­cio. Y una y otra vez se ce­rra­ban las cau­sas ju­di­cia­les abiertas ca­si por obs­ti­na­ción de sus fa­mi­lia­res. Jui­cios ini­cia­dos en Bue­nos Ai­res y en San­tia­go. Siem­pre con las es­pe­ran­zas de sa­ber al­go, en­con­trar un ras­tro, una se­ña. Nun­ca, nin­gún agen­te de policía, nin­gu­na au­to­ri­dad, nin­gún do­cu­men­to, nin­gún ac­to, re­co­no­ció la de­ten­ción. Años de si­len­cio. Has­ta que el año 2007, en de­cla­ra­cio­nes po­li­cia­les, unos agen­tes co­mien­zan a ha­blar de una cár­cel de ex­ter­mi­nio, más se­cre­ta que las se­cre­tas; y en­ton­ces co­men­za­mos a re­co­no­cer a los nues­tros.

Del re­la­to de sus cap­to­res los ve­mos allí: so­los, tor­tu­ra­dos, do­li­dos, pe­ro im­pre­sio­nan­te­men­te dig­nos. Y el 2015 se re­co­no­ce que par­te de al­gu­nos res­tos en­con­tra­dos en Cues­ta Ba­rri­ga eran de al­gu­nos de aque­llos de­te­ni­dos en Bue­nos Ai­res. Ese mis­mo año, va­rios agen­tes co­mien­zan a re­crear aque­lla má­qui­na de tor­tu­ra y ex­ter­mi­nio que se vi­vió en el Cuar­tel Si­món Bo­lí­var, re­fi­rién­do­se de for­ma pre­ci­sa a al­gu­nos de los nues­tros. Es cu­rio­so… 40 años… Y no han ol­vi­da­do sus miradas, los ros­tros de sus víc­ti­mas… No han ol­vi­da­do sus pa­la­bras… Re­cuer­dan que Ale­xei y Héc­tor jue­gan aje­drez con pie­zas de pa­pel, en el frío y os­cu­ro ca­la­bo­zo, in­vo­can­do así a la vi­da, na­da más que so­lo mo­men­tos an­tes de ser ase­si­na­dos con gas sa­rín.

Mien­tras hoy, el úl­ti­mo jui­cio, co­men­za­do allá el año 1978, con­ti­núa sus trá­mi­tes, par­si­mo­nio­sa­men­te: de un juez a un mi­nis­tro, de es­te a otro mi­nis­tro… Se re­ci­ben tes­ti­mo­nios, del pre­sen­te y del pa­sa­do. Los abo­ga­dos de los vic­ti­ma­rios enar­bo­lan to­do el de­re­cho que ima­gi­nan en su fa­vor; exi­gen ga­ran­tías, que se les dan. Son los mis­mos vic­ti­ma­rios que in­clu­so has­ta hoy guar­dan el se­cre­to de las muer­tes de sus

Y aho­ra na­da me­nos que la mis­ma Cor­te Su­pre­ma em­pie­za a dar li­ber­tad a al­gu­nos con­de­na­dos (...) la idea de jus­ti­cia se ale­ja. Pe­ro no, no hay de nues­tra par­te renuncia.

víc­ti­mas y del des­tino de sus cuer­pos. Ellos mis­mos acu­den al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra pe­dir que no se apli­quen al­gu­nas nor­mas pro­ce­sa­les, se­ña­lan que po­drían vul­ne­rar­se sus de­re­chos; ese al­to tri­bu­nal se to­ma su tiem­po... Sin más, pa­ra­li­za la causa… No se mo­les­ta en dar bue­nas ra­zo­nes ju­rí­di­cas… To­tal, ya han pa­sa­do 40, 41 años… Pa­ra ellos -esos mi­nis­tro­ses te­ma del pa­sa­do… No hay apu­ro. Mien­tras, pa­ra las fa­mi­lias de las víc­ti­mas el asun­to es pre­sen­te. Lo que ocu­rre es que el pre­sen­te ha si­do muy len­to… aún no se en­cuen­tran cul­pa­bles; no se en­cuen­tran los res­tos; aún no sa­be­mos to­da la ago­nía; aún no se dic­ta sen­ten­cia… 40 años…

Y, en­ton­ces, en me­dio de es­ta de­sidia pre­me­di­ta­da de al­gu­nos sur­gen vo­ces se­rias…, muy se­rias… in­vo­can­do hu­ma­ni­dad con aque­llos per­so­na­jes que es­tán sien­do san­cio­na­dos co­mo cri­mi­na­les. Hay edi­to­ria­les, ar­tícu­los, opi­nio­nes, to­dos di­ri­gi­dos a su­ge­rir que no­so­tros, las víc­ti­mas, pre­ten­de­mos no res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos de los vic­ti­ma­rios que, por cier­to, y co­mo de­be ser, siem­pre se les han res­pe­ta­do. Se anun­cia un pro­yec­to de ley…, se le lla­ma hu­ma­ni­ta­rio…, pa­ra dar li­ber­tad a los en­fer­mos, se di­ce.

De es­te mo­do, una nue­va agre­sión nos gol­pea de fren­te. Una más. Y aho­ra, na­da me­nos que la mis­ma Cor­te Su­pre­ma em­pie­za a dar li­ber­tad a al­gu­nos con­de­na­dos por asesinatos, tor­tu­ra, des­apa­ri­cio­nes…, an­tes de cum­plir las pe­nas por ella mis­ma im­pues­tas. La idea de jus­ti­cia se ale­ja. Pe­ro no, no hay de nues­tra par­te renuncia. No ce­de­re­mos en el pro­pó­si­to de ver­dad, jus­ti­cia y re­pa­ra­ción. No, no me lo pi­dan. He­mos bus­ca­do ver­dad y jus­ti­cia, ya to­da nues­tra vi­da, y se­gui­re­mos. Si al­guno no nos quie­re acom­pa­ñar en es­ta reivin­di­ca­ción ci­vi­li­za­to­ria, pues no lo ha­ga, pe­ro no nos pi­dan re­nun­cias. No pien­sen que cree­mos que el de­li­be­ra­do si­len­cio o com­pli­ci­dad de en­ton­ces, en que no hu­bo pie­dad pa­ra las víc­ti­mas, ni ge­ne­ró si­quie­ra una co­ma de emo­ción edi­to­rial, aho­ra se ha con­ver­ti­do re­pen­ti­na­men­te en una real ads­crip­ción a los de­re­chos hu­ma­nos (de los vic­ti­ma­rios). No pien­sen que cree­mos que la li­ber­tad de los ase­si­nos me­jo­ra nues­tra so­cie­dad. No. No hay es­pa­cio pa­ra la in­ge­nui­dad.

Pe­di­mos san­ción… Se lla­ma jus­ti­cia… No que­re­mos ven­gan­za, que­re­mos jus­ti­cia… Pe­di­mos al Es­ta­do que se en­cuen­tren los res­tos de nues­tros fa­mi­lia­res… Y pe­di­mos que los ase­si­nos sean cas­ti­ga­dos, co­mo un país ci­vi­li­za­do, den­tro del de­re­cho, con el ri­gor que sig­ni­fi­can los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, sin ti­tu­beo; na­da más, na­da me­nos. No nos pi­dan que ol­vi­de­mos… No nos pi­dan que ca­lle­mos… No nos pi­dan… No po­de­mos, co­mo nos re­cuer­da el poe­ta, no me im­por­ta una ro­sa más o me­nos…, ten­go un pac­to de amor con la her­mo­su­ra; ten­go un pac­to de san­gre con los nues­tros.

Abo­ga­da, con­se­je­ra CDE, ex­mi­nis­tra PS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.