FIS­CAL DEL CA­SO SENAME APUN­TA A AU­TO­RI­DA­DES POR MUER­TES DE NI­ÑOS

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR LESLIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA MA­RIO TÉ­LLEZ

“Pue­de que en los pró­xi­mos días la ex­mi­nis­tra Blan­co y el ex­mi­nis­tro Gómez sean ci­ta­dos en ca­li­dad de impu­tados”.

“Lissette al­zó la voz de las ni­ñas y ni­ños vul­ne­ra­bles de nues­tro país, la­men­ta­ble­men­te, con su fa­lle­ci­mien­to”.

“An­tes de la muer­te de Lissette no ha­bía re­gis­tro de muer­tes en el Sename. Es­ta­mos re­cons­tru­yen­do la his­to­ria de esos ni­ños”.

La ONU re­fren­dó la te­sis que des­de ha­ce dos años im­pul­sa el in­ves­ti­ga­dor por muer­tes en el Sename. Emilfork re­ve­la que de los 878 de­ce­sos de ni­ños que in­da­ga, 278 nun­ca fue­ron de­nun­cia­dos. “Na­die los llo­ró”, ase­gu­ra, y apun­ta que bus­ca­rá res­pon­sa­bi­li­dad, in­clu­so, en las más al­tas au­to­ri­da­des.

Fue quien pro­mo­vió al in­te­rior del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que se crea­ra una uni­dad es­pe­cia­li­za­da en de­li­tos de de­re­chos hu­ma­nos. Mar­cos Emilfork lo hi­zo lue­go de co­no­cer -en su ca­li­dad de fis­cal ex­clu­si­vo pa­ra in­da­gar las muer­tes de ni­ños en el Se­na­me­las reali­da­des que vi­vían cien­tos de ni­ños al in­te­rior de es­tas re­si­den­cias, lo que le per­mi­tió al­zar, ade­más, por pri­me­ra vez la hi­pó­te­sis de que es­tos me­no­res de edad es­ta­ban sien­do vul­ne­ra­dos en sus de­re­chos fun­da­men­ta­les por el Es­ta­do chi­leno.

Es­ta se­ma­na, un in­for­me de la ONU le dio la ra­zón en cuan­to a es­ta­ble­cer que en el país se han vio­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te los de­re­chos del ni­ño, diag­nós­ti­co que a Emilfork, con­fie­sa, le da un im­pul­so pa­ra se­guir la misión que le en­co­men­dó ha­ce ya dos años el fis­cal nacional Jor­ge Ab­bott. “Es­ta­mos re­cons­tru­yen­do, jun­to a la Fuer­za de Ta­rea Sename de la PDI, la his­to­ria de to­dos los ni­ños que es­tán ba­jo tu­te­la del Es­ta­do. Nun­ca más se­rán un nú­me­ro so­la­men­te, les es­ta­mos dan­do iden­ti­dad. La muer­te de Lissette, sin du­da, marcó un an­tes y un des­pués en es­te país, ima­gi­na que en esa épo­ca pe­di­mos la lis­ta de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes muer­tos en es­tos cen­tros y ¡no ha­bía! A na­die le im­por­ta­ban, de ahí lo tras­cen­den­tal de lo que es­ta­mos ha­cien­do”, di­ce.

A dos años de asu­mir es­te ca­so, en que in­ves­ti­ga más de 878 muer­tes, ¿cuál es el diag­nós­ti­co que us­ted ha­ce de lo que pa­sa con los ni­ños a car­go del Sename?

Ha si­do un tra­ba­jo du­ro, pe­ro re­con­for­tan­te des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal y tam­bién emo­cio­nal. Uno es pa­dre y no pue­de abs­traer­se de lo que ve. He si­do fis­cal 15 años in­ves­ti­gan­do y lle­van­do a jui­cio di­ver­sos de­li­tos gra­ves, co­mo ho­mi­ci­dios, pe­ro con to­da esa ex­pe­rien­cia nun­ca es­pe­ré, ni es­pe­ra­mos co­mo equi­po, una apro­xi­ma­ción a có­mo el Es­ta­do es­ta­ba cui­dan­do, o en mu­chos ca­sos des­cui­dan­do a los ni­ños y ni­ñas en Chi­le. Es fuer­te, por­que no se tra­ta de una elec­ción. A esos ni­ños un tri­bu­nal los sa­có de su fa­mi­lia, por­que ellos no eran ca­pa­ces, a ojos de la jus­ti­cia, de cui­dar­los y los lle­vó a un lu­gar don­de, se­gún nues­tra in­ves­ti­ga­ción, en al­gu­nos ca­sos fue­ron mal­tra­ta­dos, in­clu­so, fue­ron tor­tu­ra­dos, lle­gan­do a mo­rir co­mo lo que impu­tamos en el ca­so de la ni­ña Lissette Vi­lla. Es así de fuer­te. El in­for­me de la ONU vie­ne a sos­te­ner lo mis­mo que di­ji­mos no­so­tros cuan­do for­ma­li­za­mos la in­ves­ti­ga­ción de Lissette y es lo que va­mos a sos­te­ner al mo­men­to de acu­sar. Es­te se tra­ta de un ca­so de apre­mio ile­gí­ti­mo. El Es­ta­do co­me­tió apre­mios y tam­bién vio­ló los DD.HH. de los ni­ños en de­mo­cra­cia. ¿Có­mo les po­de­mos en­se­ñar y pre­go­nar el res­pe­to por la dig­ni­dad hu­ma­na a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes dan­do con es­te ejem­plo so­bre có­mo se tra­ta por el Es­ta­do a los ni­ños más vul­ne­ra­bles de nues­tro país? Las con­clu­sio­nes del re­cien­te in­for­me del Co­mi­té de Na­cio­nes Uni­das de­bie­ra aver­gon­zar­nos a to­dos los chi­le­nos y, es­pe­cial­men­te, a quie­nes han te­ni­do en sus ma­nos la res­pon­sa­bi­li­dad de me­jo­rar las co­sas.

El ca­so de Lissette Vi­lla lle­va a sos­te­ner en­ton­ces, por pri­me­ra vez, que al in­te­rior de re­si­den­cias del Sename se co­me­tie­ron apre­mios ile­gí­ti­mos...

Así fue. El ca­so de Lissette, a nues­tro jui­cio, mar­ca un an­tes y un des­pués, y co­mo equi­po pen­sa­mos que su muer­te no fue en vano. La muer­te de Lissette tie­ne un sig­ni­fi­ca­do tre­men­do. Nos con­mo­vió, nos con­mue­ve aún, nos des­per­cu­dió de la in­do­len­cia, Lissette al­zó la voz de las ni­ñas y ni­ños vul­ne­ra­bles de nues­tro país, la­men­ta­ble­men­te, con su fa­lle­ci­mien­to. Pe­ro a po­co an­dar de las di­li­gen­cias adop­ta­das nos di­mos cuen­ta de que las cir­cuns­tan­cias de su muer­te se en­mar­ca­ban en ese ti­po pe­nal y es una po­si­ción ju­rí­di­ca que to­ma­mos co­mo ins­ti­tu­ción. Lissette te­nía 11 años, la vio­len­cia ejer­ci­da por sus cui­da­do­ras po­nién­do­la bo­ca aba­jo con­tra el sue­lo por apro­xi­ma­da­men­te 10 mi­nu­tos, con una mu­jer que pu­so la ro­di­lla en su omó­pla­to im­pi­dién­do­le res­pi­rar, y es­ta ni­ña mue­re por as­fi­xia por so­fo­ca­ción, es un he­cho ex­tra­or­di­na­ria­men­te vio­len­to. En el in­ter­tan­to, es­ta ni­ña se ori­na, san­gra; pa­ra no­so­tros es un apre­mio ile­gí­ti­mo que cau­só su muer­te, es de­cir, una hi­pó­te­sis de tor­tu­ra. Al mo­men­to de los he­chos, es­ta nor­ma lue­go fue mo­di­fi­ca­da, tu­vi­mos que de­mos­trar que Lissette es­ta­ba pri­va­da de li­ber­tad. No es­ta­ba detenida, no es­ta­ba tam­po­co pre­sa, pe­ro en la nor­ma de apre­mio le­gí­ti­mo no exi­ge la de­ten­ción o la pri­sión pre­ven­ti­va, sino que exi­ge la pri­va­ción de li­ber­tad.

¿Y Lissette es­ta­ba en esa si­tua­ción?

No te­nía li­ber­tad am­bu­la­to­ria. Lissette es­tu­dia­ba, co­mía, dor­mía al in­te­rior del cen­tro, cues­ta en­ten­der una si­tua­ción de pri­va­ción de li­ber­tad más po­ten­te que esa, y si se co­me­te un ac­to de vio­len­cia res­pec­to de su cus­to­dio, en es­te ca­so las edu­ca­do­ras que de­bían en­tre­gar­le los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su desa­rro­llo, pa­ra su fe­li­ci­dad, y ter­mi­nan rea­li­zan­do una con­duc­ta vio­len­ta de es­ta na­tu­ra­le­za, a nues­tro jui­cio se tra­ta, sin lu­gar a du­das, de un apre­mio ile­gí­ti­mo he­cho por un fun­cio­na­rio pú­bli­co que tu­vo un po­der ab­so­lu­to so­bre una ni­ña. ¡Era una ni­ña de 11 años!.

A po­co an­dar de esa in­ves­ti­ga­ción, van apa­re­cien­do otros ca­sos de ni­ños mal­tra­ta­dos. ¿Có­mo fue­ron des­cu­brien­do eso?

No­so­tros alla­na­mos el Sename con or­den ju­di­cial. Lo hi­ci­mos por­que a me­di­da que fui­mos re­qui­rien­do información no ob­te­nía­mos res­pues­tas con la ce­le­ri­dad que es­ta indagatoria re­que­ría. Tras la en­tra­da y re­gis­tro a es­tas de­pen­den­cias, que fue una de las pri­me­ras di­li­gen­cias que en­ca­be­cé, pe­di­mos sa­ber la can­ti­dad de ni­ños que ha­bían muer­to en re­si­den­cias de­pen­dien­tes del Sename y or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res en­tre 2005 y 2016 y nos di­cen que esa información no es­ta­ba. De in­me­dia­to nos per­ca­ta­mos que ha­bía una si­tua­ción de fon­do que in­ves­ti­gar que iba más allá de sim­ple­men­te el ca­so de Lissette, y a po­co an­dar nos di­mos cuen­ta de que ha­bía mu­chos otros ca­sos, mu­chos otros nom­bres, ni­ños, ni­ñas que fa­lle­cie­ron por dis­tin­tas ra­zo­nes, ca­sos que nun­ca se de­nun­cia­ron y, por tan­to, nun­ca hu­bo una in­ves­ti­ga­ción.

¿Ni si­quie­ra sus fa­mi­lia­res de­nun­cia­ron?

Por eso es­ta in­ves­ti­ga­ción es tan im­por­tan­te. Por­que esas muer­tes na­die qui­so que se con­ta­ran. De las 878 muer­tes de ni­ños que in­ves­ti­ga­mos, 278 (32%) nun­ca se de­nun­cia­ron. No les im­por­tó a sus fa­mi­lias, tam­po­co a quie­nes de­bían cui­dar­los des­de el Es­ta­do, nun­ca exis­tió la po­si­bi­li­dad des­de un ór­gano in­de­pen­dien­te de re­cons­truir las cir­cuns­tan­cias en que fa­lle­ció ese ni­ño o ni­ña, más allá de si exis­te res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal o no. Na­die los llo­ró, pe­ro a no­so­tros nos im­por­tan. Les de­be­mos a esos ni­ños es­ta in­ves­ti­ga­ción. Es­to va a cam­biar cuan­do a los ni­ños se los re­co­noz­ca en los he­chos co­mo su­je­to de de­re­chos.

¿Aun­que no ha­ya apa­ren­te res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal, igual es­tán in­ves­ti­gan­do esas muer­tes?

Así es, es­ta­mos ha­cien­do un catastro. Ima­gí­ne­se que en es­ta bús­que­da de la ver­dad nos en­con­tra­mos con el ca­so de Krish­na, en la V Re­gión, un ca­so que no se de­nun­ció y que es­ta­ba al bor­de de la pres­crip­ción. Tu­vi­mos que apu­rar­nos e impu­tar el cua­si­de­li­to de ho­mi­ci­dio a una pro­fe­sio­nal de la sa­lud. Era una ni­ña con dis­tin­tas pa­to­lo­gías y que es­ta­ba a car­go de un or­ga­nis­mo co­la­bo­ra­dor. Fa­lle­ció y fue se­pul­ta­da y na­die in­da­gó por qué Krish­na mu­rió. Mien­tras re­cons­trui­mos su his­to­ria nos di­mos cuen­ta de que al­go ex­tra­ño ha­bía pa­sa­do. Ex­hu­ma­mos su cuer­po. La pe­que­ña te­nía tres ki­los de fe­cas en su cuer­po. Ha­bía cla­ra­men­te una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de quie­nes es­ta­ban a su car­go. A es­te ti­po de co­sas me re­fie­ro. Lo que he­mos po­di­do ob­ser-

var con ca­sos de ni­ños que si­guie­ron sien­do mal­tra­ta­dos y des­cui­da­dos en es­tos cen­tros es que las au­to­ri­da­des fue­ron in­do­len­tes tras la muer­te de Lissette, en par­ti­cu­lar las au­to­ri­da­des de go­bierno no se hi­cie­ron car­go de to­das las dis­fun­cio­na­li­da­des, las ca­ren­cias y las ur­gen­cias, a pe­sar de to­do lo ocu­rri­do. A eso sú­me­le la in­ves­ti­ga­ción que abri­mos por el uso de di­ne­ros en el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia del pro­gra­ma de Ase­gu­ra­mien­to de Ca­li­dad de las Re­si­den­cias (As­car).

¿Qué pa­sa con esa in­ves­ti­ga­ción?

Es una de las que se abrie­ron a pro­pó­si­to de la indagatoria por muer­tes en el Sename. Qué se hi­zo con esos fon­dos pú­bli­cos que eran pa­ra un plan es­pe­cial di­se­ña­do, en el seno del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, que bus­ca­ba, mi­re la pa­ra­do­ja, “me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da” de los ni­ños en el sis­te­ma re­si­den­cial, y que con la Bri­dec es­ta­mos in­ves­ti­gan­do si se usa­ron con ese pro­pó­si­to, por­que al pa­re­cer no. Hay au­to­ri­da­des de go­bier­nos pa­sa­dos in­ves­ti­ga­das por la uti­li­za­ción de esos fon­dos. Quie­nes tra­ba­ja­ban en As­car sa­bían des­de el prin­ci­pio que se tra­ta­ba de un pro­gra­ma cu­yo ob­je­ti­vo era me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los ni­ños en el sis­te­ma re­si­den­cial. Lo mis­mo con el pa­go de sub­ven­cio­nes, don­de tam­bién he­mos en­con­tra­do in­con­sis­ten­cias en los pa­gos a pri­va­dos por par­te del Es­ta­do.

¿Qué pa­sa con la ex­mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co? Ella ya ha de­cla­ra­do en el ca­so. ¿Ha­brá otra ci­ta­ción, a pro­pó­si­to de As­car?

Mi­re, la ca­li­dad que ella ha te­ni­do, has­ta el mo­men­to, es de tes­ti­go. Es­ta­mos desa­rro­llan­do con mi equi­po una es­tra­te­gia pa­ra de­ter­mi­nar las res­pon­sa­bi­li­da­des en to­das las es­fe­ras que sean ne­ce­sa­rias, siem­pre con res­pon­sa­bi­li­dad y de for­ma se­ria y ob­je­ti­va. Pue­de que en los pró­xi­mos días la ex­mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co y el ex­mi­nis­tro Jo­sé An­to­nio Gómez sean ci­ta­dos en ca­li­dad de impu­tados.

¿Qué es lo que más le ha lla­ma­do la aten­ción de es­te ca­so?

Las res­pues­tas de las au­to­ri­da­des a car­go del Sename, una es­pe­cie de cul­tu­ra que exis­te al in­te­rior de es­ta ins­ti­tu­ción. Por ejem­plo, cuan­do ha­cía­mos pre­gun­tas por Lissette los ex­di­rec­to­res del or­ga­nis­mo sen­tían que su res­pon­sa­bi­li­dad era ad­mi­nis­trar la ins­ti­tu­ción, pe­ro me sor­pren­día que no su­pie­ran de los fa­lle­ci­mien­tos que ocu­rrían en una ins­ti­tu­ción que di­ri­gían. Co­mo que no en­ten­dían la res­pon­sa­bi­li­dad que ellos te­nían con el cui­da­do que de­bía pro­cu­rar con los ni­ños la ins­ti­tu­ción que en­ca­be­za­ban. Esa res­pon­sa­bi­li­dad se la da­ban a fun­cio­na­rios me­no­res. Ellos se vi­sua­li­za­ban co­mo au­to­ri­da­des de carácter ad­mi­nis­tra­ti­vo y no res­pon­sa­bles del cui­da­do di­rec­to de los ni­ños. Esa res­pues­ta que se va dan­do por dis­tin­tas au­to­ri­da­des no nos ha de­ja­do de sor­pren­der co­mo equi­po in­ves­ti­ga­dor. Eso de­no­ta una ma­la com­pren­sión del rol y una fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca mí­ni­ma res­pec­to de la fun­ción que les to­có cum­plir.

Aho­ra, us­ted de­cía que en al­gu­nos ca­sos no hu­bo de­nun­cia, pe­ro qué pa­sa­ba en ca­sos en que sí hu­bo, qué rol tu­vo la fis­ca­lía...

Ahí no­so­tros tam­bién te­ne­mos que asu­mir una cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad. En es­ta re­cons­truc­ción de ca­sos, nos per­ca­ta­mos de que hu­bo he­chos de­nun­cia­dos, que fue­ron in­ves­ti­ga­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, pe­ro cu­yas indagatorias no tu­vie­ron la ca­li­dad que de­bió ha­ber te­ni­do y he­mos te­ni­do que re­abrir esos ca­sos, de­jan­do sin efec­to tér­mi­nos ju­di­cia­les que le ha­bía da­do la fis­ca­lía. Es­to nos lle­va a una re­fle­xión in­ter­na co­mo ins­ti­tu­ción. No es po­si­ble que co­mo fis­ca­lía no pon­ga­mos los én­fa­sis in­ves­ti­ga­ti­vos don­de tie­nen que es­tar. Lo pri­me­ro son las víc­ti­mas, y si son vul­ne­ra­bles, con ma­yor ra­zón. No pue­de ser que co­mo fis­ca­lía in­ves­ti­gue­mos la muer­te de un

“Ha­bía una cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal en el Sename. Si­tua­cio­nes nor­ma­li­za­das co­mo el uso de fuer­za con­tra ni­ños y ni­ñas”.

“Más del 30% de las muer­tes nun­ca se de­nun­cia­ron. No les im­por­ta­ron a sus fa­mi­lias, tam­po­co a quie­nes de­bían cui­dar­los des­de el Es­ta­do”.

ni­ño del Sename con el mis­mo es­tán­dar que un hur­to, y por eso es que so­li­ci­té la crea­ción de es­ta uni­dad es­pe­cia­li­za­da que ope­ra en la Fis­ca­lía Nacional.

Ha­bló de una cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal en el Sename, ¿a qué se re­fie­re?

A si­tua­cio­nes que se en­ten­dían nor­ma­li­za­das al in­te­rior del Sename, co­mo por ejem­plo el uso de fuer­za con los ni­ños. Eso es­ta­ba na­tu­ra­li­za­do. Lo po­co ca­li­fi­ca­dos de las per­so­nas a car­go de es­tos me­no­res, so­bre to­do en el ca­so de los lac­tan­tes; la in­fraes­truc­tu­ra de los cen­tros ti­po car­ce­la­rio, co­mo en el ca­so del Cen­tro Gal­va­rino, don­de mu­rió Lissette. La for­ma en que se ad­mi­nis­tran y su­mi­nis­tran me­di­ca­men­tos e, in­clu­so, la su­per­vi­sión que ha­cían los Tri­bu­na­les de Jus­ti­cia.

El in­for­me de la ONU cri­ti­ca la fal­ta de es­pe­cia­li­za­ción del Po­der Ju­di­cial...

Ima­gi­na que las vi­si­tas de fis­ca­li­za­ción de cen­tros se ha­cen con pre­vio avi­so. De día. Cla­ra­men­te, no es una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra vi­gi­lar lo que es­tán vi­vien­do ver­da­de­ra­men­te es­tos ni­ños. Nues­tro ám­bi­to de com­pe­ten­cia co­mo fis­ca­les es­tá de­ter­mi­na­do por el de­re­cho y el pro­ce­so pe­nal, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no­so­tros co­mo fis­ca­lía no va­ya­mos, a par­tir de es­ta reali­dad, le­van­tar más información pa­ra que es­to les sir­va de in­su­mo a quie­nes es­tán lla­ma­dos a ha­cer un cam­bio. Un cam­bio que en dos años que he­mos te­ni­do es­ta causa no he­mos vis­to. Que tie­ne que ver con po­de­res en que la fis­ca­lía no in­ci­de y don­de los es­ló­ga­nes de cam­pa­ña de “los ni­ños pri­me­ro” tie­ne que con­ver­tir­se en reali­dad. En in­fan­cia vul­ne­ra­ble es­ta­mos lle­nos de dis­cur­sos y va­cíos de ac­cio­nes con­cre­tas.

¿Has­ta dón­de pien­sa lle­gar en es­ta causa?

Has­ta quien sea res­pon­sa­ble pe­nal­men­te de lo que ha ocu­rri­do en Chi­le con los ni­ños. Se lo di­go con to­tal fran­que­za. Y no ha­brá mi­ra­mien­tos si son al­tas au­to­ri­da­des de go­bierno o di­rec­tor, fun­cio­na­rio, na­da. Es­toy en la bús­que­da in­ves­ti­ga­ti­va­men­te de res­pon­sa­bi­li­dad de or­den pe­nal y tam­bién bus­can­do ob­te­ner la ma­yor can­ti­dad de información pa­ra con­tri­buir de to­das las ma­ne­ras que po­da­mos co­mo fis­ca­les a la cons­truc­ción de un nue­vo país res­pec­to de la in­fan­cia. Los ni­ños son la prio­ri­dad, no hay na­da más im­por­tan­te que nues­tros ni­ños y, por cier­to, si esos ni­ños son ade­más vul­ne­ra­bles, con ma­yor ra­zón co­mo fis­ca­les te­ne­mos la obli­ga­ción de es­tar ahí. ¿Sa­be? He te­ni­do suer­te. Uno po­cas ve­ces se en­cuen­tra con una causa que tie­ne tan­to sen­ti­do co­mo es­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.