QUIÉN ES QUIÉN EN LA COR­TE SU­PRE­MA

Son la úl­ti­ma ins­tan­cia de los con­flic­tos ju­di­cia­les más do­més­ti­cos y tam­bién los más re­le­van­tes del país. En cua­tro años re­no­va­rán a ocho de sus 21 miem­bros. Aquí, la ra­dio­gra­fía de los mi­nis­tros más po­de­ro­sos.

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR LESLIE AYA­LA Y JUAN PA­BLO FI­GUE­ROA FO­TO­GRA­FÍA ANDRÉS PÉ­REZ

En me­dio de aplau­sos, el 26 de ju­nio, el en­ton­ces mi­nis­tro Mil­ton Jui­ca aban­do­nó el Pa­la­cio de Tribunales tras cum­plir la edad le­gal pa­ra man­te­ner­se en el car­go. Y en las úl­ti­mas se­ma­nas la au­sen­cia de Jui­ca -con­si­de­ra­do un em­ble­má­ti­co en cau­sas de de­re­chos hu­ma­nos- ha si­do con­si­de­ra­da un factor cla­ve en los re­cien­tes fa­llos que otor­ga­ron li­ber­ta­des con­di­cio­na­les a reos de Pun­ta Peu­co, con­de­na­dos por vio­la­cio­nes a los DD.HH. du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar y que tie­nen a la Cor­te Su­pre­ma ad por­tas de una cri­sis iné­di­ta: la pre­sen­ta­ción de una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal pa­ra sa­car a tres mi­nis­tros ti­tu­la­res de la Sa­la Pe­nal (ver pá­gi­na 8).

Va­rios en­ten­di­dos en el te­ma sos­tie­nen que en el mun­do las Cor­tes Su­pre­mas de­fi­nen su iden­ti­dad res­pec­to de los cri­te­rios que fi­jan en ma­te­rias re­le­van­tes pa­ra los ciu­da­da­nos. Es así co­mo, por ejem­plo, el má­xi­mo tri­bu­nal de Es­ta­dos Uni­dos ha de­fi­ni­do su iden­ti­dad por te­mas co­mo el abor­to o la au­to­no­mía per­so­nal. En Chi­le, en cam­bio, el ADN de la Cor­te Su­pre­ma es­tá arrai­ga­do en los de­re­chos hu­ma­nos.

Es es­to úl­ti­mo lo que ex­pli­ca­ría la arre­me­ti­da de la opo­si­ción que acu­sa una “ope­ra­ción pa­ra la im­pu­ni­dad” en de­li­tos de le­sa

hu­ma­ni­dad jus­to en mo­men­tos en que se avi­zo­ra la más gran­de re­no­va­ción de la cor­te más im­por­tan­te del país des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia. El miér­co­les 8, la abo­ga­da Án­ge­la Vi­van­co ju­ró co­mo miem­bro del má­xi­mo tri­bu­nal y, de es­ta for­ma, se con­cre­tó la pri­me­ra no­mi­na­ción, de ocho, que ten­drá en sus ma­nos el Presidente Se­bas­tián Piñera du­ran­te su se­gun­do go­bierno.

An­tes de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1997, era el Presidente quien no­mi­na­ba di­rec­ta­men­te a los in­te­gran­tes de la Su­pre­ma. Du­ran­te los pri­me­ros años de la dé­ca­da de los 90, el má­xi­mo tri­bu­nal del país es­tu­vo mar­ca­do por jue­ces nom­bra­dos por Au­gus­to Pi­no­chet y po­co a po­co los go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción pu­die­ron ir re­no­van­do la cor­te.

Pe­ro fue una mo­di­fi­ca­ción in­tro­du­ci­da por el go­bierno de Eduar­do Frei Ruiz-Ta­gle que in­clu­yó, en la no­mi­na­ción a la Su­pre­ma, la apro­ba­ción que de­be te­ner el can­di­da­to del Eje­cu­ti­vo de dos ter­cios de in­te­gran­tes del Se­na­do lo que dio ini­cio a lo que se sue­le lla­mar la “eta­pa bi­no­mi­nal” en que se ne­go­cia y se tur­nan, en­tre la de­re­cha y la cen­troiz­quier­da, la elec­ción de los jue­ces que in­te­gra­rán el má­xi­mo tri­bu­nal con el pro­pó­si­to de man­te­ner equi­li­brios.

Re­por­ta­jes reali­zó una ra­dio­gra­fía a las cua­tro sa­las es­pe­cia­li­za­das del má­xi­mo tri­bu­nal, hoy pre­si­di­do por Ha­rol­do Bri­to, sus in­te- gran­tes y quié­nes son los lí­de­res de es­tos gru­pos de jue­ces que fi­jan los li­nea­mien­tos ju­rí­di­cos de có­mo se or­ga­ni­za la con­vi­ven­cia de la so­cie­dad chi­le­na.

Pri­me­ra Sa­la: Ci­vil

De to­das, es qui­zás la sa­la de más ba­jo per­fil pú­bli­co, aun­que los ca­sos que re­vi­sa no lo sean. Aquí es don­de se ven re­cur­sos en ma­te­ria ci­vil, co­mer­cial, la­bo­ral y pre­vi­sio­nal. Fue es­ta sa­la la que en ma­yo apro­bó el acuer­do con­ci­lia­to­rio que obli­gó a CMPC a can­ce­lar una in­dem­ni­za­ción de $ 7.000 a ca­da con­su­mi­dor afec­ta­do por la co­lu­sión del pa­pel tis­sue. Tam­bién fue la que ra­ti­fi­có el fa­llo que obli­gó al ex­sín­di­co de quie­bras Her­man Chad­wick a de­vol­ver $ 160 mi­llo­nes en la aris­ta ci­vil del ca­so Ca­val y que es­te año con­de­nó a los pa­dres de un ado­les­cen­te que di­vul­gó en re­des so­cia­les fo­tos ín­ti­mas de su ex­po­lo­la: de­be­rán pa­gar­le una in­dem­ni­za­ción de $ 3 mi­llo­nes a ella y a sus papás.

Ven, ade­más, otros ca­sos más co­ti­dia­nos: pen­sio­nes ali­men­ti­cias, co­bran­zas ju­di­cia­les y otros. Por ejem­plo: ¿Pue­de una per­so­na de­man­dar de su cón­yu­ge la re­pa­ra­ción de per­jui­cios su­fri­dos a pro­pó­si­to de la in­frac­ción de los de­be­res del ma­tri­mo­nio? Se­gún un fa­llo que los mi­nis­tros que la in­te­gran emi­tie­ron en 2014, sí pue­de, y no es su­fi­cien­te la de­cla­ra­ción de di­vor­cio pa­ra que la par­te que co­me­tió la in­frac­ción res­pon­da ci­vil­men­te por esos da­ños.

Quie­nes in­te­gran es­ta sa­la son cin­co jue­ces es­pe­cia­lis­tas. De he­cho, dos de sus in­te­gran­tes de ca­rre­ra se for­ma­ron co­mo jue­zas ci­vi­les. Una es la mi­nis­tra Ro­sa Eg­nem, que es­tá en la Su­pre­ma des­de 2009. Ella pri­me­ro es­tu­vo en la Ter­ce­ra Sa­la, pe­ro pi­dió cam­biar­se a es­ta, que le aco­mo­da­ba más. La otra es Ro­sa Mag­gi, que en­tre las mu­je­res que in­te­gran el má­xi­mo tri­bu­nal es con­si­de­ra­da una de las lí­de­res, lle­gan­do in­clu­so en un mo­men­to a ser pos­tu­la­da co­mo una po­si­ble car­ta a pre­si­dir la cor­te. Las dos, di­cen abo­ga­dos, son las que en­ca­be­zan el tra­ba­jo de es­ta sa­la.

Tam­bién for­ma par­te de es­te gru­po el mi­nis­tro Juan Eduar­do Fuen­tes, un juez de letras de ca­rre­ra que es­tu­vo en Ari­ca y San Mi­guel, pe­ro su pre­sen­cia se ha ca­rac­te­ri­za­do más bien por un per­fil ba­jo. El cuar­to in­te­gran­te es Gui­ller­mo Silva, que al igual que Eg­nem desa­rro­lló la ma­yor par­te de su tra­yec­to­ria en la Re­gión del Bio­bío.

La quin­ta pla­za la ocu­pa el mi­nis­tro Héc­tor Ca­rre­ño, uno de los que más tiem­po lle­van en la Su­pre­ma, y que al igual que Eg­nem mi­gró des­de la Ter­ce­ra Sa­la. Lle­gó po­co des­pués de que la Cá­ma­ra de Dipu­tados dis­cu­tie­ra y fi­nal­men­te re­cha­za­ra una po­si­ble acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal en su con­tra, por el su­pues­to en­cu­bri­mien­to del in­for­me que en 2013 ela- bo­ra­ron el Po­der Ju­di­cial y Uni­cef y que re­ve­ló gra­ves irre­gu­la­ri­da­des, vul­ne­ra­cio­nes y de­li­tos en cen­tros del Se­na­me. Quie­nes lo co­no­cen di­cen que pi­dió el tras­la­do por ser “una sa­la más tran­qui­la”. So­lo un año le que­da an­tes del re­ti­ro.

Se­gun­da Sa­la: Pe­nal

Es la sa­la que es­tá aho­ra en el ojo del hu­ra­cán por sus úl­ti­mas re­so­lu­cio­nes en cuan­to a li­ber­ta­des con­di­cio­na­les en ca­sos de de­re­chos hu­ma­nos. Ha­bía un li­de­raz­go na­to en ella del mi­nis­tro Mil­ton Jui­ca, quien en ju­nio cum­plió los 75 años, lo que hi­zo que tu­vie­ra que aban­do­nar el Po­der Ju­di­cial por lle­gar a la edad lí­mi­te pa­ra ese car­go.

Tras la par­ti­da de Jui­ca re­gre­só un exin­te­gran­te his­tó­ri­co de esa sa­la, el ex­pre­si­den­te de la Su­pre­ma Hu­go Dol­mestch, quien for­mal­men­te so­li­ci­tó al pleno po­der vol­ver a in­te­grar­se a es­ta ins­tan­cia. Miem­bros del má­xi­mo tri­bu­nal sos­tie­nen que el juez no tie­ne el mis­mo li­de­raz­go que se re­co­no­cía en Jui­ca, pues es de tono más afa­ble, muy “cam­pe­chano”. No obs­tan­te, al­gu­nos abo­ga­dos des­ta­can que ha­ya si­do pro­fe­sor nor­ma­lis­ta, juez y -jun­to a Bri­to- los úni­cos ma­so­nes que que­dan en la Su­pre­ma. Dol­mestch es re­sis­ti­do en las agru­pa­cio­nes de fa­mi­lia­res de víc­ti­mas del ré­gi­men mi­li­tar de-

bi­do a su doc­tri­na de me­dia pres­crip­ción, im­pul­sa­da ha­ce al­gu­nos años, en las que re­co­no­ce la ate­nuan­te del tiem­po a los au­to­res de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, y aun­que su doc­tri­na en la ac­tua­li­dad es­tá ex­tin­ta en es­tas ma­te­rias, la even­tual acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal ha re­mo­vi­do es­tos cues­tio­na­mien­tos.

Lo si­gue en an­ti­güe­dad en sa­la el mi­nis­tro Car­los Kun­se­mü­ller. Con­si­de­ra­do uno de los más re­le­van­tes pe­na­lis­tas de su épo­ca, su arri­bo a la Cor­te Su­pre­ma fue fes­te­ja­do en igual me­di­da que lo fue el del fa­lle­ci­do ju­ris­ta En­ri­que Cury. Am­bos ac­ce­die­ron a es­ta ins­tan­cia a par­tir de una mo­di­fi­ca­ción de 1997 que per­mi­tió por pri­me­ra vez que abo­ga­dos ex­ter­nos a la Cor­te Su­pre­ma pu­die­ran in­te­grar­la. La me­di­da te­nía co­mo es­pí­ri­tu que el má­xi­mo tri­bu­nal del país pu­die­ra pres­ti­giar­se de con­tar en sus fi­las con gran­des aca­dé­mi­cos, que no ha­bían ele­gi­do la ca­rre­ra de juez.

Kun­se­mü­ller ha sos­te­ni­do la hi­pó­te­sis de im­pres­crip­ti­bi­li­dad de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad en la ac­ción pe­nal y tam­bién la de las de­man­das con­tra el Es­ta­do de fa­mi­lia­res de víc­ti­mas. Aun­que más jó­ve­nes, vo­ta en esa mis­ma lí­nea el res­to de la sa­la ti­tu­lar, que es­tá com­pues­ta por Lam­ber­to Cis­ter­nas, Ma­nuel An­to­nio Val­de­rra­ma y Jorge Dahm.

Es­pe­cia­lis­tas en el te­ma sos­tie­nen que la Sa­la Pe­nal es­tá com­pues­ta por ex­per­tos en la ma­te­ria y ha con­so­li­da­do una doc­tri­na, más allá de los ca­sos de DD.HH., muy es­tric­ta con el res­pe­to de las ga­ran­tías de los ciu­da­da­nos. Sus úl­ti­mos fa­llos en ese sen­ti­do, uná­ni­mes, han anu­la­do con­de­nas a impu­tados de­bi­do a pro­ce­di­mien­tos de las po­li­cías que han vul­ne­ra­do sus de­re­chos, lo que le ha va­li­do po­lé­mi­cas con el go­bierno.

En La Mo­ne­da, in­clu­so, con­si­de­ran a la sa­la co­mo “muy ga­ran­tis­ta”, de­bi­do a la pos­tu­ra que han ma­ni­fes­ta­do en di­ver­sos fa­llos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

A es­ta sa­la tam­bién lle­gan los re­cur­sos de am­pa­ro de in­mi­gran­tes ex­pul­sa­dos. En el úl­ti­mo año la ma­yo­ría de es­tos re­cur­sos se han fa­lla­do a fa­vor de ex­tran­je­ros, fi­jan­do li­nea­mien­tos en con­tra de la au­to­ri­dad gu­ber­na­men­tal, im­pi­dien­do que mi­gran­tes con fa­mi­lia en Chi­le -aun­que ha­yan si­do con­de­na­dos­sean ex­pul­sa­dos del país. De es­te mo­do, los mi­nis­tros han fi­ja­do una doc­tri­na ga­ran­tis­ta, im­pi­dién­do­le tam­bién a la PDI que al mo­men­to del in­gre­so so­li­ci­te más exi­gen­cias que las de­bi­das en la ley a quie­nes in­gre­san co­mo in­mi­gran­tes. Por eso se se­ña­la que es una sa­la pro­gre­sis­ta en ma­te­ria de de­re­chos. Si pu­die­ra sim­pli­fi­car­se en un con­cep­to, di­ce un repu­tado abo­ga­do con­sul­ta­do, “es una sa­la que es un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za pa­ra un go­bierno de de­re­cha”.

Ter­ce­ra Sa­la: Cons­ti­tu­cio­nal

Es la sa­la que de­ci­de los te­mas más im­por­tan­tes en ma­te­ria de li­ber­ta­des pú­bli­cas, me­dio am­bien­te y li­bre com­pe­ten­cia. Aquí lle­gan en úl­ti­ma ins­tan­cia los re­cur­sos de pro­tec­ción en que los ciu­da­da­nos re­cu­rren a la jus­ti­cia an­te ac­tos u omi­sio­nes ar­bi­tra­rias que ame­na­cen sus de­re­chos y ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les. De­ci­de las co­sas más re­le­van­tes de la vi­da co­ti­dia­na, no pe­na­les, del país.

Es li­de­ra­da por el juez Ser­gio Mu­ñoz, uno de los mi­nis­tros más jó­ve­nes en lle­gar a la Cor­te Su­pre­ma, quien in­ves­ti­gó el ca­so Spi­niak y Riggs. Mu­ñoz tie­ne 61 años, lle­va 13 en el má­xi­mo tri­bu­nal del país, le que­dan otros 14 años más. Fue presidente del má­xi­mo tri­bu­nal en 2014 y lo más pro­ba­ble es que lo vuel­va a ser en los pró­xi­mos años, de­bi­do a la an­ti­güe­dad res­pec­to de sus pa­res y tam­bién por la as­cen­den­cia na­tu­ral que tie­ne en el pleno.

De per­so­na­li­dad fuer­te, fue cri­ti­ca­do en 2012 por Li­ber­tad y Desa­rro­llo, ins­ti­tu­to li­ga­do a la UDI, tras li­de­rar la po­si­ción que per­mi­tió pa­ra­li­zar la cons­truc­ción de la Cen­tral Cas­ti­lla. Sus in­ter­pre­ta­cio­nes de la ley po­si­cio­nan­do a la cor­te co­mo un re­gu­la­dor, ex­per­to téc­ni­co y con el po­der de eva­luar di­rec­ta­men­te los pro­yec­tos, lo hi­zo em­ble­ma de lo

Si pu­die­ra sim­pli­fi­car­se en un con­cep­to, di­ce un repu­tado abo­ga­do con­sul­ta­do, la Sa­la Pe­nal “es un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za pa­ra un go­bierno de de­re­cha”.

La ten­den­cia en la Sa­la La­bo­ral no so­lo se cor­tó con la sa­li­da de Val­dés y de otros tres mi­nis­tros de la sa­la, sino que se re­vir­tió por com­ple­to. Se aca­bó en­ton­ces la era em­pre­sa­rial y co­men­za­ba una nue­va, la “pro-ope­ra­rio”.

El in­gre­so de la mi­nis­tra Án­ge­la Vi­van­co a la Ter­ce­ra Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal ame­na­za al juez Ser­gio Mu­ñoz -por pri­me­ra vez- de de­jar­lo en mi­no­ría an­te una even­tual alian­za San­do­val-Pra­do Vi­van­co.

que se lla­mó el “go­bierno de los jue­ces”, lle­gan­do al­gu­nos a til­dar­lo, in­clu­so, de ac­ti­vis­ta ju­di­cial.

Tras asu­mir la pre­si­den­cia de la Su­pre­ma en 2014, se re­fi­rió a es­tas crí­ti­cas en una en­tre­vis­ta con re­vis­ta Qué Pa­sa, en que com­pa­ró su ejer­ci­cio co­mo juez con el ar­te. “Es­to es igual que la pin­tu­ra. An­tes era ru­pes­tre, lue­go en do­ble plano. Des­pués se fue crean­do la pers­pec­ti­va. Pos­te­rior­men­te na­cie­ron otras for­mas, co­mo el rea­lis­mo, el cu­bis­mo. Des­pués pa­sa que us­ted es la con­cep­ción de la fi­gu­ra y no ne­ce­sa­ria­men­te de una for­ma. Es­to es igual. Es una in­ter­pre­ta­ción. Por­que in­ter­pre­tar el de­re­cho es un ar­te, no es una cien­cia”, sen­ten­ció.

Su úl­ti­ma in­ter­ven­ción, más re­cor­da­da en la sa­la, fue el his­tó­ri­co fa­llo en la in­dus­tria de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. La Su­pre­ma dio la ra­zón a la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (Co­na­de­cus), aco­gien­do una de­man­da con­tra Cla­ro, En­tel y Mo­vis­tar, quie­nes fue­ron acu­sa­dos de aca­pa­ra­mien­to del es­pec­tro de la ban­da 700Mhz, dan­do un vuel­co a lo sen­ten­cia­do por el Tri­bu­nal de De­fen­sa de la Li­bre Com­pe­ten­cia, el desechó que las com­pa­ñías es­tu­vie­ran en una po­si­ción do­mi­nan­te. El fa­llo fue di­vi­di­do. Los otros dos ti­tu­la­res de la sa­la vo­ta­ron en con­tra: Ma­ría Eugenia San­do­val y Ar­tu­ro Pra­do Pu­ga, por re­cha­zar el re­cur­so de los de­fen­so­res de con- su­mi­do­res. Pe­ro Mu­ñoz ali­neó a dos “jue­ces ex­tran­je­ros” pro­ve­nien­tes de la Sa­la Pe­nal, Jorge Dahm, y de la La­bo­ral, Car­los Cer­da, y lo­gró dar un ba­ta­ta­zo a es­ta in­dus­tria que aún no se re­po­ne.

Quie­nes lo co­no­cen, o han tra­ba­ja­do con él, di­cen que Mu­ñoz es co­mo el fut­bo­lis­ta que pi­de siem­pre pa­tear el pe­nal. Bus­ca ser el re­dac­tor de los em­ble­má­ti­cos ca­sos, por­que, en de­fi­ni­ti­va, es quien más ha es­tu­dia­do las ma­te­rias que re­vi­sa. “Po­drá ser con­si­de­ra­do un ac­ti­vis­ta, pe­ro es uno de los más pre­pa­ra­dos y es­tu­dio­sos jue­ces de la Su­pre­ma”, sos­tu­vo una fuen­te de tribunales.

En ge­ne­ral, la Ter­ce­ra Sa­la, pe­se a la di­ver­sa con­for­ma­ción, es una ins­tan­cia que pro­te­ge a quie­nes es­tán en una po­si­ción asi­mé­tri­ca con el Es­ta­do. Lo ha de­mos­tra­do en fa­llos por pa­ten­tes de al­coho­les, cuan­do pe­que­ños co­mer­cian­tes han re­cu­rri­do con­tra mu­ni­ci­pios, quie­nes les han qui­ta­do su per­mi­so en pos de te­mas de se­gu­ri­dad. La cor­te tie­ne una doc­tri­na de aco­ger esos re­cur­sos, lo mis­mo ha pa­sa­do con los fa­llos por in­dem­ni­za­cio­nes de muer­tes tras el ma­re­mo­to del 27/F. Se ha trans­for­ma­do en un “do­lor de ca­be­za” pa­ra el CDE, pues ha aco­gi­do las in­dem­ni­za­cio­nes con­tra el Es­ta­do de es­tas víc­ti­mas, in­clu­so en ca­sos co­mo Is­la Mo­cha, don­de las víc­ti­mas es­ta­ban ais­la­das, la Ter­ce­ra Sa­la sos­tu­vo una res­pon­sa­bi­li­dad es­ta­tal de ca­ra­bi­ne­ros en que de­bie­ron ad­ver­tir­les de la ca­tás­tro­fe a es­tos tem­po­re­ros que fa­lle­cie­ron por fal­ta de alerta.

Otro mi­nis­tro im­por­tan­te en es­ta sa­la es Car­los Arán­guiz. Es uno de los úni­cos que no hi­cie­ron la “ca­rre­ra cor­ta”, co­mo ca­li­fi­can a re­la­to­res de la Su­pre­ma que tras pa­sar por la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Santiago son no­mi­na­dos en el má­xi­mo tri­bu­nal. Es un mi­nis­tro de ca­rre­ra ju­di­cial lar­ga, su pa­so por Ran­ca­gua y la in­ves­ti­ga­ción del ca­so coimas le dio un re­co­no­ci­do pres­ti­gio. Úl­ti­ma­men­te ha es­ta­do de­li­ca­do de sa­lud y con li­cen­cia.

En es­ta sa­la hay una va­can­te, y el res­to de los mi­nis­tros ti­tu­la­res son la abo­ga­da ex­per­ta tri­bu­ta­ris­ta Ma­ría Eugenia San­do­val, una jue­za ex­ter­na, mo­de­ra­da y que an­tes de lle­gar a la Su­pre­ma se desa­rro­lló en la con­sul­to­ra Pri­ce­wa­ter­hou­se Coo­pers. Re­cor­da­do es su vo­to en el ca­so de Luis Fer­nan­do Mac­ken­na, cu­yos he­re­de­ros fue­ron con­de­na­dos a pa­gar una mul­ta de $ 24.261 mi­llo­nes en el ca­so chis­pas. La ba­lan­za la in­cli­nó, jus­ta­men­te, es­ta mi­nis­tra pa­ra lo­grar la ma­yo­ría y aco­ger la ca­sa­ción en el fon­do pre­sen­ta­da por el CDE.

Al igual que San­do­val, en un cu­po ne­go­cia­do por la de­re­cha, lle­gó el abo­ga­do Ar­tu­ro Pra­do Pu­ga (tam­bién ex­terno al Po­der Ju­di­cial, no es juez de ca­rre­ra) y que tra­ba­jó du­ran­te mu­chos años co­mo fiscal del Bci. Es con­si­de­ra­do, has­ta el mo­men­to, el más con­ser­va­dor de esa sa­la y el más iden­ti­fi­ca­do con la de­re­cha. Tu­vo un bre­ve pa­so por la Sa­la La­bo­ral, pe­ro ya es­tá asen­ta­do en la Ter­ce­ra Sa­la. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la Cor­te Su­pre­ma, des­de que re­ci­be abo­ga­dos ex­ter­nos a la ca­rre­ra ju­di­cial clá­si­ca, una sa­la es­ta­rá in­te­gra­da por la ma­yo­ría de mi­nis­tros ex­ter­nos. Es­to con la lle­ga­da de la pro­fe­so­ra de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal Án­ge­la Vi­van­co, cu­yo arri­bo, ade­más, po­dría ame­na­zar la as­cen­den­cia de Mu­ñoz, quien po­dría -en­ton­ces- pa­sar a ser par­te aho­ra de la mi­no­ría.

Cuar­ta Sa­la: La­bo­ral

Si hay un es­pa­cio en la Su­pre­ma don­de más se han vis­to mar­ca­dos los cam­bios de cri­te­rios ju­rí­di­cos y el pe­so de sus in­te­gran­tes en la ju­ris­pru­den­cia de sus fa­llos esa es la Cuar­ta Sa­la. Una ins­tan­cia cla­ve, don­de se ven prin­ci­pal­men­te re­cur­sos la­bo­ra­les, aun­que tam­bién pre­vi­sio­na­les, de fa­mi­lia y en te­mas mi­ne­ros. Lo que ha pa­sa­do ahí en los úl­ti­mos años ha si­do, in­clu­so, ca­so de es­tu­dio.

Una in­ves­ti­ga­ción en­ca­be­za­da por el doc­tor en De­re­cho y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Te­mu­co Iván Díaz dio cuen­ta de que en ma­te­ria la­bo­ral, en­tre 2008 y 2013, la ba­lan­za es­tu­vo no­to­ria­men­te in­cli­na­da a fa­vor de los em­plea­do­res. Era el do­mi­nio de lo que mu­chos lla­ma­ban la “doc­tri­na Val­dés”.

Era sa­bi­do en­tre los abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas que cuan­do es­ta­ba pre­sen­te el ex­mi­nis­tro Patricio Val­dés, quien pre­si­dió la Cuar­ta Sa­la en­tre 2008 y co­mien­zos de 2014, los sin­di­ca­tos y tra­ba­ja­do­res prác­ti­ca­men­te no te­nían chan­ce al­gu­na de ga­nar. Su pos­tu­ra pro-em­pre­sas era evi­den­te y la con­vir­tió en el se­llo de su pe­río­do: de ca­da 10 sen­ten­cias fa­lla­das du­ran­te esos años por re­cur­sos de uni­fi­ca­ción de ju­ris­pru­den­cia, nue­ve be­ne­fi­cia­ron a los em­plea­do­res.

La ten­den­cia, en to­do ca­so, no so­lo se cor­tó con su sa­li­da y la de otros tres mi­nis­tros de la sa­la, sino que se re­vir­tió por com­ple­to. Se aca­bó en­ton­ces la era em­pre­sa­rial y co­men­zó una nue­va, la “pro-ope­ra­rio”.

Los cam­bios par­tie­ron de a po­co y an­tes de que Val­dés se fue­ra, con la lle­ga­da de Glo­ria Ana Che­ve­sich a la Su­pre­ma a me­dia­dos de 2013.

No­mi­na­da por Piñera y con la re­sis­ten­cia de una opo­si­ción que la iden­ti­fi­ca­ba co­mo cer­ca­na a la de­re­cha por su in­ves­ti­ga­ción del ca­so MOP-Ga­te, Che­ve­sich des­em­bar­có en la Cuar­ta Sa­la a ocu­par una de dos va­can­tes, jus­to cuan­do aca­ba­ba de ter­mi­nar un ma­gís­ter en De­re­cho La­bo­ral en la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez. Su vo­to em­pe­zó de in­me­dia­to a ir a con­tra­co­rrien­te de lo que dic­ta­ba la doc­tri­na im­pe­ran­te. Al po­co tiem­po ya era una di­si­den­te.

Che­ve­sich era mi­no­ría, pe­ro no es­ta­ba so­la. Ese mis­mo año se in­te­gró a la sa­la el mi­nis­tro Ri­car­do Blan­co -quien hoy la pre­si­de-, con quien coin­ci­dió en va­rios fa­llos en fa­vor de los tra­ba­ja­do­res. Des­pués, en 2014, con el arri­bo de los mi­nis­tros Arán­guiz -re­co­no­ci­do co­mo al­guien más mo­de­ra­do-, Cer­da y An­drea Mu­ñoz, su pos­tu­ra se vol­vió pre­do­mi­nan­te y el gi­ro en la Sa­la La­bo­ral ya era to­tal.

En abril de 2014 emi­tie­ron un fa­llo uná­ni­me que con­tra­ve­nía to­da la ló­gi­ca pre­via. Era el ca­so de un fun­cio­na­rio a con­tra­ta de la Ce­na­bast que ale­ga­ba ha­ber si­do des­pe­di­do por ra­zo­nes sin­di­ca­les. Ba­jo la era Val­dés, se ha­bría re­cha­za­do por la su­pues­ta in­com­pa­ti­bi­li­dad de los pro­ce­di­mien­tos de tu­te­la la­bo­ral pa­ra el per­so­nal de or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Pe­ro ya esa eta­pa ha­bía aca­ba­do y, en cam­bio, los jue­ces re­co­no­cie­ron por pri­me­ra vez la com­pe­ten­cia de los juz­ga­dos la­bo­ra­les pa­ra tra­mi­tar cau­sas de ese ti­po.

Esa es la lí­nea que han se­gui­do des­de en­ton­ces. Cuan­do han re­vi­sa­do ca­sos en que tra­ba­ja­do­res en ple­na huel­ga han si­do sus­ti­tui­dos por em­plea­dos de la mis­ma em­pre­sa, sus fa­llos han se­ña­la­do que ese re­em­pla­zo in­terno es ile­gal. Tam­bién han re­co­no­ci­do el de­re­cho de ir a huel­ga fue­ra de una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, la in­clu­sión de las ho­ras ex­tras en las in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­do, la va­li­dez de gra­ba­cio­nes ocul­tas co­mo me­dio de prue­ba en un jui­cio la­bo­ral y la com­pe­ten­cia de los juz­ga­dos la­bo­ra­les en re­cla­ma­cio­nes an­te la Di­rec­ción del Tra­ba­jo por ser­vi­cios mí­ni­mos, en­tre otras co­sas.

Pe­ro no so­lo en te­mas la­bo­ra­les han mar­ca­do una dis­tan­cia del pe­río­do pre­vio a 2014. En ma­te­rias pro­ve­nien­tes de los Tribunales de Fa­mi­lia, al me­nos dos fa­llos iné­di­tos han mar­ca­do el pe­río­do de Blan­co co­mo presidente de la sa­la, aun­que aquí la ali­nea­ción en­tre sus miem­bros ya no es tan ho­mo­gé­nea.

En agos­to del año pa­sa­do, por pri­me­ra vez con­ce­die­ron la tui­ción le­gal de un par de me­lli­zos a su pa­dre ho­mo­se­xual, que con­vi­vía con su pa­re­ja del mis­mo se­xo. An­drea Mu­ñoz y Car­los Cer­da lo­gra­ron la ma­yo­ría con el apo­yo de un abo­ga­do in­te­gran­te. Blan­co y Che­ve­sich, en cam­bio, se opu­sie­ron.

En ma­yo pa­sa­do de­cre­ta­ron el cam­bio de nom­bre y se­xo re­gis­tral de una mu­jer trans­gé­ne­ro sin que tu­vie­ra que so­me­ter­se a una ci­ru­gía. Nun­ca ha­bía ocu­rri­do al­go así. Es­ta vez vo­ta­ron a fa­vor el presidente de la cor­te, Ha­rol­do Bri­to, y la mi­nis­tra Mu­ñoz. Blan­co es­tu­vo en con­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.