Piñera rec­ti­fi­ca el rum­bo

La idea de ha­cer un cam­bio de ga­bi­ne­te ve­nía ron­dan­do la ca­be­za del Presidente des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas. Los tro­pie­zos co­mu­ni­ca­cio­na­les y su con­se­cuen­te ba­ja en las en­cues­tas lle­va­ron al Man­da­ta­rio a en­fren­tar la cri­sis y, de pa­so, re­co­no­cer su pro­pio e

La Tercera - Reportajes - - EDICION ESPECIALES - POR F. ARTAZA, G. FAÚNDEZ Y M.J. AHUMADA FO­TO­GRA­FÍA MA­RIO TELLEZ

“Le pi­do per­dón, Presidente, por ha­ber­lo de­frau­da­do”. En el des­pa­cho del Man­da­ta­rio Se­bas­tián Piñera, cuan­do am­bos es­ta­ban a so­las, la voz del ya ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción Ge­rar­do Va­re­la so­nó com­pun­gi­da. Ape­nas mi­nu­tos an­tes -cer­ca de las 15 ho­ras del jue­ves 9- el Presidente ha­bía ci­ta­do al se­cre­ta­rio de Es­ta­do a La Mo­ne­da pa­ra co­mu­ni­car­le su sa­li­da del go­bierno.

Va­re­la -un de­bu­tan­te en el sec­tor pú­bli­co que se ha­bía con­ver­ti­do en la gran sor­pre­sa del equi­po mi­nis­te­rial que acom­pa­ñó el re­gre­so de Piñera en su se­gun­do man­da­toaho­ra se­ría el pro­ta­go­nis­ta de un ines­pe­ra­do pri­mer cam­bio de ga­bi­ne­te.

La con­ver­sa­ción en­tre am­bos -se­gún quie­nes la co­no­cie­ron- fue fran­ca, pe­ro no se di­jo na­da que an­tes no ha­bían con­ver­sa­do: en los ca­si cin­co me­ses en que per­ma­ne­ció co­mo mi­nis­tro, Va­re­la de­bió es­cu­char va­rias ve­ces de bo­ca del Man­da­ta­rio que sus cons­tan­tes sa­li­das de li­bre­to im­pe­dían al go­bierno des­ple­gar su agen­da en edu­ca­ción.

“Lle­gué a la con­vic­ción de que le fal­ta­ba sin­to­nía po­lí­ti­ca con la gen­te, no te­nía ca­lle”, co­men­ta­ría el Presidente des­pués a co­la­bo­ra­do­res de su en­torno cer­cano.

No fue una de­ci­sión fá­cil. El Man­da­ta­rio asu­mía con la sa­li­da del co­lum­nis­ta y abo­ga­do una de­rro­ta per­so­nal. “Co­me­tí un error con Va­re­la”, le co­men­tó Piñera a su en­torno. “Uno to­ma ries­gos. Fue una apues­ta ries­go­sa que no re­sul­tó”, ha di­cho en es­tos días el Je­fe de Es­ta­do a su equi­po de con­fian­za res­pec­to de la elec­ción de Va­re­la co­mo ti­tu­lar de la car­te­ra de Edu­ca­ción.

Ries­gos que no es­ta­ba dis­pues­to a re­pe­tir. La apues­ta del Je­fe de Es­ta­do es­ta vez, a la ho­ra de ele­gir a quie­nes asu­mi­rían las car­te­ras, fue “gen­te pro­ba­da en los mi­nis­te­rios”.

Piñera dio cuen­ta es­ta vez que ha­bía apren­di­do las lec­cio­nes de su pri­mer go­bierno, cuan­do di­la­tó más tiem­po del que de­bía, co­mo re­co­no­ce­ría en pri­va­do años des­pués, ha­cer un pri­mer cam­bio de ga­bi­ne­te, sa­can­do a al­gu­nos de los mi­nis­tros téc­ni­cos que él ha­bía pro­pues­to pa­ra dar pa­so a un ga­bi­ne­te con más pe­so y ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca.

Es­ta vez el go­ber­nan­te op­tó por cor­tar el pro­ble­ma de raíz an­tes de que le tra­je­ra más con­se­cuen­cias.

El lu­nes 6 de agos­to, en el en­cuen­tro de la ma­ña­na con su equi­po po­lí­ti­co en el Pa­la­cio de La Mo­ne­da, el Presidente Piñera ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por la caí­da de 15 pun­tos en el res­pal­do pre­si­den­cial que re­gis­tra­ban las en­cues­tas de las úl­ti­mas dos se­ma­nas. Los nú­me­ros eran preo­cu­pan­tes, tan­to, co­mo pa­ra que los pre­si­den­tes de Chi­le Va­mos em­pe­za­ran a ha­blar del fin de “la lu­na de miel” que go­zan to­dos los pre­si­den­tes al ini­cio de su go­bierno.

La pri­me­ra cam­pa­na­da la dio Ca­dem el lu­nes 30 de ju­lio. El son­deo da­ba cuen­ta por pri­me­ra vez des­de la ins­ta­la­ción de la ad­mi­nis­tra­ción de Piñera de una ba­ja de cin­co pun­tos en la apro­ba­ción pre­si­den­cial. Si el Man­da­ta­rio que­da­ba en 49% de res­pal­do, la si­tua­ción de su ga­bi­ne­te era más dra­má­ti­ca: 35% de apro­ba­ción.

Las ci­fras eran con­cor­dan­tes con los es­tu­dios in­ter­nos de La Mo­ne­da y con otros son­deos de opi­nión pú­bli­ca que se co­no­ce­rían en los días in­me­dia­ta­men­te pos­te­rio­res (Cri­te­ria Re­search, del 1 de agos­to, y la Ca­dem del mis­mo 6 de agos­to). To­do in­di­ca­ba que la en­cues­ta CEP, cu­yo tra­ba­jo de cam­po se ha­bría em­pe­za­do a to­mar des­de me­dia­dos de ju­lio, no se­ría me­jor.

La sen­sa­ción en La Mo­ne­da, se­ña­lan fuen­tes de Pa­la­cio, es que ha­bía “un jui­cio in­jus­to” de la ciu­da­da­nía a la ges­tión del go­bierno. No obs­tan­te, tam­bién hu­bo un mea cul­pa. Has­ta en­ton­ces, ase­gu­ran en el ofi­cia­lis­mo, no se ha­bía va­lo­ra­do en for­ma ade­cua­da el im­pac­to ne­ga­ti­vo que te­nía la ima­gen del mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la, en la per­cep­ción de to­do el go­bierno. Va­re­la, en su caí­da, afir­man las fuen­tes, arras­tra­ba a to­dos.

En la reunión con los in­te­gran­tes de su co­mi­té po­lí­ti­co, Piñera in­sis­tió a sus mi­nis- tros en me­jo­rar la ges­tión de sus car­te­ras, al­go que vie­ne re­mar­can­do des­de el ini­cio de su go­bierno. Tam­bién en la ne­ce­si­dad de prio­ri­zar la agen­da eco­nó­mi­ca, un flan­co que es­tá gol­pean­do fuer­te al go­bierno, en la me­di­da en que las ex­pec­ta­ti­vas de las per­so­nas no se han vis­to sa­tis­fe­chas.

Na­da an­ti­ci­pó ese día que el Man­da­ta­rio rea­li­za­ría un cam­bio de ga­bi­ne­te.

La idea ve­nía, sin em­bar­go, ron­dan­do en la men­te del Je­fe de Es­ta­do des­de ha­ce al­gún tiem­po. Ya a fi­nes de ju­lio, tras la se­gui­di­lla de tro­pie­zos co­mu­ni­ca­cio­na­les, don­de sus pro­ta­go­nis­tas fue­ron Va­re­la y el ti­tu­lar de Economía, Jo­sé Ramón Va­len­te -quien re­co­men­dó di­ver­si­fi­car las in­ver­sio­nes, lo que in­cluía ha­cer­lo fue­ra de Chi­le-, Piñera or­de­nó ha­cer una eva­lua­ción del desem­pe­ño de to­das las car­te­ras en ma­te­ria co­mu­ni­ca­cio­nal, pe­ro, por so­bre to­do, de ges­tión.

En es­tos in­for­mes so­bre el tra­ba­jo de los se­cre­ta­rios de Es­ta­do es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos los mi­nis­tros de In­te­rior, Andrés Chad­wick, y de la Se­ge­gob, Cecilia Pé­rez; tam­bién hi­zo con­sul­tas el je­fe de ase­so­res del se­gun­do pi­so, Cris­tián La­rrou­let.

Sal­vo Chad­wick, a quien Piñera le ade­lan­tó lo que es­ta­ba pla­nean­do ha­cer, el res­to del equi­po de La Mo­ne­da tra­ba­jó en es­tos in­for­mes de ges­tión co­mo par­te del pro­ce­so nor­mal de eva­lua­ción de la mar­cha del go­bierno.

Se­gun­da eta­pa

En La Mo­ne­da afir­man que fue ha­ce dos se­ma­nas que Piñera lle­gó a la con­vic­ción de que era ne­ce­sa­rio ha­cer un ajus­te.

A ca­si cin­co me­ses de la lle­ga­da al go­bierno, el Man­da­ta­rio que­ría dar por ter­mi­na­da la pri­me­ra eta­pa de la ho­ja de ru­ta que ha­bía tra­za­do pa­ra sus pri­me­ros años de es­ta se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción.

En los pri­me­ros me­ses, sos­tie­nen en el ofi­cia­lis­mo, los es­fuer­zos es­tu­vie­ron con­cen­tra­dos en mo­di­fi­car aque­llas áreas en las que con­si­de­ra­ban es­ta­ban al­gu­nos dé­fi­cits he­re­da­dos del go­bierno an­te­rior. Fue

así, re­cal­can fuen­tes de Pa­la­cio, que se abo­ca­ron a la si­tua­ción de Ca­ra­bi­ne­ros, tan­to a la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal por los pro­ble­mas de co­rrup­ción, co­mo en ma­te­ria de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

Se dio prio­ri­dad tam­bién a la Co­mi­sión de la In­fan­cia y a los pro­ble­mas en el Se­na­me, a los acuer­dos por La Arau­ca­nía, ade­más de aten­der otros te­mas que no es­ta­ban has­ta en­ton­ces en la agen­da y que ad­qui­rie­ron ur­gen­cia, co­mo fue­ron las de­man­das fe­mi­nis­tas y de los in­mi­gran­tes.

Pe­ro a par­tir de es­ta se­ma­na, el go­bierno da­rá ini­cio a lo que Piñera ha lla­ma­do la se­gun­da eta­pa, con el en­vío de pro­yec­tos es­truc­tu­ra­les, que in­clu­yen la pues­ta en mar­cha es­te vier­nes 10 de la agen­da de pro­duc­ti­vi­dad. Le se­gui­rán en los pró­xi­mos días pen­sio­nes, isa­pres y cam­bios a la re­for­ma la­bo­ral.

Pa­ra lo que re­que­ría un ga­bi­ne­te ali­nea­do con el di­se­ño y que no co­me­tie­ra sa­li­das de li­bre­to que des­via­ran la aten­ción de la agen­da del go­bierno.

En lí­nea con lo que se­rá es­ta nue­va eta­pa, Piñera y su equi­po de ase­so­res co­men­za­ron, des­de el vier­nes en la ma­ña­na, a rear­mar com­ple­ta­men­te to­da la agen­da pre­si­den­cial. Y va­rias de las ac­ti­vi­da­des que el Man­da­ta­rio te­nía or­ga­ni­za­das fue­ron mo­di­fi­ca­das pa­ra dar pa­so a ini­cia­ti­vas con un cor­te más eco­nó­mi­co y so­cial.

La ho­ra de los cam­bios

Se­gún fuen­tes de La Mo­ne­da, Piñera son­deó per­so­nal­men­te la opi­nión de al­gu­nos cer­ca­nos.

Con la ma­yor re­ser­va, la se­ma­na pa­sa­da el Man­da­ta­rio lla­mó a Ca­ro­li­na Sch­midt pa­ra in­vi­tar­la a to­mar un ca­fé en La Mo­ne­da. En la ci­ta, Piñera le pre­gun­tó a quien fue­ra mi­nis­tra del Ser­nam y de Edu­ca­ción du­ran­te su pri­mer go­bierno si es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra en­trar de nue­vo al ga­bi­ne­te. El Presidente siem­pre ha­bló de ma­ne­ra ge­né­ri­ca, sin ha­blar­le de un car­go en es­pe­cí­fi­co. Lo mis­mo hi­zo cuan­do lla­mó por te­lé­fono, tam­bién la se­ma­na pa­sa­da, a la en­ton­ces ti­tu­lar de Me­dio Am­bien­te. “Mi­nis­tra, ¿us­ted es un sol­da­do de la cau­sa, leal, dis­pues­ta a to­do lo que sea?”, le pre­gun­tó de ma­ne­ra críp­ti­ca a Mar­ce­la Cu­bi­llos.

Pe­se a que se eva­luó a to­dos los mi­nis­tros, en el en­torno del Presidente ase­gu­ran que el Man­da­ta­rio siem­pre tu­vo en men­te un cam­bio aco­ta­do y des­car­tan que ha­yan es­ta­do en la cuer­da flo­ja los mi­nis­tros Va­len­te o Emi­lio San­te­li­ces.

El miér­co­les 8 de agos­to, el je­fe de la car­te­ra de Sa­lud es­tu­vo en La Mo­ne­da en una bi­la­te­ral, don­de se re­vi­só el plan de in­ver­sio­nes en nue­va in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria que anun­cia­rá el Presidente en los pró­xi­mos días y los cam­bios en ma­te­ria de li­cen­cias mé­di­cas.

El jue­ves tem­prano, in­clu­so, a San­te­li­ces le avi­sa­ron des­de La Mo­ne­da que re­for­za­rían su equi­po de tra­ba­jo con el in­gre­so del doc­tor Luis Cas­ti­llo, co­mo nue­vo sub­se­cre­ta­rio de Re­des Asis­ten­cia­les, en re­em­pla­zo de Glo­ria Bur­gos, pre­ci­sa­men­te pa­ra for­ta­le­cer el ma­ne­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo en el te­ma de in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria.

Pa­sa­das las 14 ho­ras, uno a uno los mi­nis­tros co­men­za­ron a ser ci­ta­dos. De­bían es­tar en La Mo­ne­da mi­nu­tos an­tes de las 18 ho­ras, lo que obli­gó a mo­di­fi­car agen­das y re­tor­nar a Santiago a quie­nes es­ta­ban en re­gio­nes.

Po­co an­tes de las 15 ho­ras, Piñera lla­mó per­so­nal­men­te a Va­re­la y a la has­ta ese mo­men­to mi­nis­tra de Cul­tu­ra, Ale­jan­dra Pé­rez, pa­ra de­cir­les que sal­drían del ga­bi­ne­te.

Pé­rez ha­bía si­do otra apues­ta per­so­nal fa­lli­da del Man­da­ta­rio. Cer­ca­nos a Piñera afir­man que fue el ex­mi­nis­tro DC Re­né Cor­tá­zar quien le re­co­men­dó a la pe­rio­dis­ta y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Canal 13 co­mo car­ta pa­ra su ga­bi­ne­te. Pe­ro en es­tos cin­co me­ses, Pé­rez no ha­bía lo­gra­do des­tra­bar la ges­tión de su car­te­ra.

A la ex­mi­nis­tra le pa­só la cuen­ta la de­mo­ra en im­ple­men­tar el nue­vo Mi­nis­te­rio de la Cul­tu­ra. Por ejem­plo, se­ña­lan fuen­tes de la car­te­ra, te­nía prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­da la cuen­ta 087 del pre­su­pues­to de su mi­nis­te­rio, des­ti­na­da a fi­nan­ciar pro­gra­mas de fo­men­to de las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas. Más de 13 mil mi­llo­nes de pe­sos de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad con los que se es­pe­ra­ba que pu­die­ra bri­llar.

El miér­co­les 8 de agos­to, en la tar­de, que­dó se­lla­da su sa­li­da. Piñera lla­mó en ese mo­men­to por te­lé­fono a Mau­ri­cio Ro­jas, uno de sus ase­so­res más cer­ca­nos, y le pi­dió que fue­ra a su ofi­ci­na, a ape­nas unos me­tros de dis­tan­cia de la su­ya.

En la con­ver­sa­ción, Piñera le ofre­ció la car­te­ra de Cul­tu­ra. Pa­ra el Man­da­ta­rio sig­ni­fi­ca­ba des­pren­der­se de su di­rec­tor de con­te­ni­dos, res­pon­sa­ble de ase­so­rar­lo en la ela­bo­ra­ción de los dis­cur­sos pre­si­den­cia­les y con quien man­tie­ne una cer­ca­na re­la­ción.

“Uno to­ma ries­gos. Fue una apues­ta ries­go­sa que no re­sul­tó”, ha di­cho en es­tos días el Je­fe de Es­ta­do a su equi­po de con­fian­za res­pec­to de la elec­ción de Va­re­la co­mo ti­tu­lar de la car­te­ra de Edu­ca­ción.

Au­sen­cia de Chi­le Va­mos

“Gra­cias por las crí­ti­cas jus­tas”, co­men­tó el ya ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción Ge­rar­do Va­re­la a va­rios de los di­ri­gen­tes de Chi­le Va­mos que lle­ga­ron has­ta La Mo­ne­da pa­ra par­ti­ci­par del cam­bio de ga­bi­ne­te.

Ca­si tan sor­pren­di­dos co­mo el ex­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción es­ta­ban los miem­bros del blo­que ofi­cia­lis­ta, quie­nes se en­te­ra­ron ese mis­mo día de la de­ci­sión del Man­da­ta­rio de mo­di­fi­car a su equi­po pre­si­den­cial.

Pri­me­ro fue por ru­mo­res de pren­sa y lue­go por bo­ca del mi­nis­tro del In­te­rior, quien los reunió en su ofi­ci­na mi­nu­tos an­tes de que se rea­li­za­ra el cam­bio pa­ra in­for­mar­les del de­ta­lle de quie­nes sa­lían y en­tra­ban al Eje­cu­ti­vo.

“Na­die nos con­sul­tó, na­die sa­bía, no for­ma­mos par­te de es­ta de­ci­sión”, di­ce un di­ri­gen­te del blo­que.

La op­ción del Je­fe de Es­ta­do, no obs­tan­te, no ge­ne­ró ma­yor in­quie­tud en Chi­le Va­mos. Por una par­te, no afec­tó los equi­li­brios de re­pre­sen­ta­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el Eje­cu­ti­vo y, por otra, va­rios di­ri­gen­tes sus­pi­ra­ron ali­via­dos al cons­ta­tar que uno de los mi­nis­tros más po­lé­mi­cos sal­dría del ga­bi­ne­te.

El Man­da­ta­rio ha­bía op­ta­do por “pi­ñe­ris­tas”, pe­ro es­ta vez su apues­ta bus­ca­ba mi­ni­mi­zar los ries­gos, con gen­te de ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y con ma­ne­jo en mi­nis­te­rios.

La se­ma­na pa­sa­da, el Man­da­ta­rio lla­mó a Ca­ro­li­na Sch­midt pa­ra in­vi­tar­la a to­mar un ca­fé en La Mo­ne­da. En la ci­ta, Piñera le pre­gun­tó si es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra en­trar de nue­vo al ga­bi­ne­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.