Las es­quir­las en La Mo­ne­da

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

Eran cer­ca de las 12.20 ho­ras del lu­nes 13 cuan­do el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra ba­jó des­de su des­pa­cho en el se­gun­do pi­so de La Mo­ne­da al Patio de los Na­ran­jos, don­de va­rias ho­ras an­tes ha­bían ins­ta­la­do un po­dio y un mi­cró­fono para que el Man­da­ta­rio ha­bla­ra.

So­lo lo acom­pa­ña­ba el ede­cán de la Fuer­za Aé­rea, con una car­pe­ta en sus ma­nos, que con­te­nía un bre­ve dis­cur­so que el pro­pio Je­fe de Es­ta­do ha­bía es­cri­to mo­men­tos an­tes.

El Man­da­ta­rio es­ta­ba mo­les­to. So­lo cua­tro días an­tes se ha­bía vis­to obli­ga­do a re­co­no­cer que se ha­bía equi­vo­ca­do en dos de sus apues­tas per­so­na­les más ries­go­sas a la ho­ra de con­for­mar su ga­bi­ne­te, las que ha­bían fa­lla­do por fal­ta de ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca e in­ca­pa­ci­dad para en­ten­der que el rol co­mo mi­nis­tro es ajus­tar­se al li­bre­to di­se­ña­do por el go­bierno. Pi­ñe­ra es­pe­ra­ba que con la sa­li­da de Ge­rar­do Va­re­la des­de Edu­ca­ción y de Ale­jan­dra Pé­rez des­de Cul­tu­ra de­ja­ba atrás el “rui­do” que es­ta­ba afec­tan­do a su go­bierno y pro­vo­can­do una ba­ja sos­te­ni­da en las en­cues­tas.

Pe­ro no fue así. La mo­les­tia de Pi­ñe­ra, sin em­bar­go, no era so­lo por el he­cho de que en me­nos de 90 ho­ras se veía obli­ga­do a ha­cer un nue­vo ajus­te en su equi­po de co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos y re­co­no­cer que se ha­bía equi­vo­ca­do con otra apues­ta per­so­nal. Ha­bía si­do el pro­pio Pre­si­den­te quien le pro­pu­so a Mau­ri­cio Ro­jas el miér­co­les 8, el día an­tes del cam­bio de ga­bi­ne­te, de­jar sus la­bo­res en el se­gun­do pi­so de La Mo­ne­da co­mo director de con­te­ni­dos y speechw­ri­ter de los dis­cur­sos pre­si­den­cia­les, para asu­mir co­mo mi­nis­tro de las Cul­tu­ras. El enojo, ase­gu­ran en el Pa­la­cio de Go­bierno, tam­bién iba di­ri­gi­do con­tra la opo­si­ción y el mun­do de la cul­tu­ra, que ha­bían exi­gi­do la sa­li­da de un in­te­lec­tual por el que Pi­ñe­ra ha de­cla­ra­do su ad­mi­ra­ción y apre­cio.

Por eso, tras se­ña­lar que su go­bierno no com­par­tía las de­cla­ra­cio­nes ni opi­nio­nes del ex­mi­nis­tro Ro­jas so­bre el sen­ti­do y la mi­sión del Mu­seo de la Me­mo­ria, ra­zón por la cual acep­ta­ba su re­nun­cia, Pi­ñe­ra dio un gi­ro en su dis­cur­so con­tra quie­nes ha­bían cri­ti­ca­do a Ro­jas: “Tam­po­co com­par­ti­mos la in­ten­ción de cier­to sec­tor del país que pre­ten­de im­po­ner una ver­dad úni­ca y que no tie­ne nin­gu­na to­le­ran­cia ni res­pe­to por la li­ber­tad de ex­pre­sión y de opi­nión de to­dos nues­tros com­pa­trio­tas (…). Sin per­jui­cio de con­de­nar ca­te­gó­ri­ca­men­te los la­men­ta­bles, gra­ves e inacep­ta­bles atro­pe­llos a los de­re­chos hu­ma­nos, de los cua­les el Mu­seo de la Me­mo­ria nos per­mi­te re­cor­dar, apren­der y pro­yec­tar, es bueno pre­gun­tar­nos con la mis­ma li­ber­tad y ana­li­zar con ob­je­ti­vi­dad, con pro­fun­di­dad y con bue­na fe por qué se de­bi­li­ta­ron la de­mo­cra­cia y el es­ta­do de de­re­cho en nues­tro país”, re­mar­có.

El ges­to de Pi­ñe­ra en con­tra de quie­nes, a su jui­cio, se ha­bían da­do “un gus­ti­to” al ve­tar a su fla­man­te mi­nis­tro de Cul­tu­ra, de­ján­do­lo sin mar­gen de ac­ción, de­ja­ba en evi­den­cia que no ha­bía un di­se­ño úni­co en el ofi­cia­lis­mo para en­fren­tar es­ta cri­sis. Pi­ñe­ra pa­re­cía dis­pues­to a co­rrer el ries­go de abrir la puer­ta a los fan­tas­mas que arras­tra la de­re­cha tra­di­cio­nal res­pec­to de sus víncu­los con el ré­gi­men mi­li­tar, los mis­mos que ha­bía in­ten­ta­do exor­ci­zar en su pri­mer man­da­to, cuan­do, en el mar­co de los 40 años del Gol­pe de Es­ta­do, ha­bló de “los cóm­pli­ces pa­si­vos”. Y lo ha­cía a po­cas se­ma­nas de una nue­va con­me­mo­ra­ción del 11 de sep­tiem­bre y cuan­do los de­re­chos hu­ma­nos se han con­ver­ti­do en el úni­co te­ma ca­paz de ar­ti­cu­lar a la opo­si­ción.

Para en­ton­ces, las re­cri­mi­na­cio­nes mu­tuas al in­te­rior de La Mo­ne­da res­pec­to de los res­pon­sa­bles del tras­pié en la no­mi­na­ción de Ro­jas eran un se­cre­to a vo­ces. Mien­tras la Se­com co­bra­ba cuen­tas al equi­po de ase­so­res del se­gun­do pi­so, que li­de­ra Cris­tián La­rrou­let, por no ha­ber re­vi­sa­do y ana­li­za­do la de­cla­ra­cio­nes pre­vias de Ro­jas, al­go que hu­bie­ra per­mi­ti­do ad­ver­tir el ries­go que se co­rría con su de­sig­na­ción, des­de el se­gun­do pi­so de La Mo­ne­da acu­sa­ban a la Se­com por no ha­ber con­tro­la­do una cri­sis, que, a jui­cio de al­gu­nos en La Mo­ne­da, era fun­da­men­tal­men­te co­mu­ni­ca­cio­nal.

En La Mo­ne­da ha­bía una ma­la eva­lua­ción del men­sa­je que Ro­jas pu­bli­có el sá­ba­do a las 15.30 ho­ras en su cuen­ta de Twit­ter, en un in­ten­to por apa­gar el in­cen­dio que re­cién se ex­ten­día a tra­vés de las re­des so­cia­les. “Las de­cla­ra­cio­nes de hoy en La Ter­ce­ra so­bre el Mu­seo de la Me­mo­ria pro­vie­nen de una en­tre­vis­ta an­ti­gua que no re­fle­ja mi pen­sa­mien­to ac­tual. Nun­ca he mi­ni­mi­za­do ni jus­ti­fi­ca­do las inacep­ta­bles, sis­te­má­ti­cas y gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ocu­rri­das en Chi­le”, es­cri­bió Ro­jas.

Se­gún fuen­tes de Pa­la­cio, ese men­sa­je fue ocu­rren­cia de Ro­jas y no fue pre­via­men­te vi­sa­do por la Se­com, ni por otras au­to­ri­da­des de La Mo­ne­da que es­ta­ban mo­ni­to­rean­do la cri­sis.

Du­ran­te el fin de se­ma­na, en la me­di­da en que se su­ma­ban más ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les al ve­to con­tra el en­ton­ces ti­tu­lar de Cul­tu­ra, al­gu­nos mi­nis­tros re­co­no­cían en pri­va­do que la si­tua­ción de Ro­jas era in­sos­te­ni­ble. En pú­bli­co, sin em­bar­go, nin­guno lo di­jo en los men­sa­jes que in­ter­cam­bia­ron esos días a tra­vés del chat de What­sApp en el que par­ti­ci­pan los miem­bros del ga­bi­ne­te.

En La Mo­ne­da ad­mi­ten que ya no hay es­pa­cio para más erro­res.

Des­de el lu­nes 13 y du­ran­te to­da la se­ma­na, fun­cio­na­rios de la Se­com han acom­pa­ña­do en to­do mo­men­to a la nue­va mi­nis­tra de Cul­tu­ra, Con­sue­lo Val­dés Chad­wick, para apo­yar su ate­rri­za­je en una car­te­ra que re­ci­bió a su ter­cer ti­tu­lar en cin­co me­ses. Sin em­bar­go, las crí­ti­cas des­de el ofi­cia­lis­mo con­tra los ase­so­res del se­gun­do pi­so y la Se­com no han dis­mi­nui­do.

La for­za­da re­nun­cia de Ro­jas al Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras ge­ne­ró un has­ta aho­ra iné­di­to en­fren­ta­mien­to en­tre la Se­com y el se­gun­do pi­so, li­de­ra­do por La­rrou­let.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.