Casa con dos puertas, ma­la es de guar­dar

La Tercera - Reportajes - - PUBLIREPORTAJE UTALCA - As­ca­nio Ca­va­llo

Na­die es tan ton­to en po­lí­ti­ca co­mo para no sa­ber que el fu­tu­ro del go­bierno no se jue­ga en los mi­nis­te­rios sec­to­ria­les -por mu­cho que Edu­ca­ción y Sa­lud re­sul­ten atrac­ti­vos blan­cos mó­vi­les-, sino en los eco­nó­mi­cos. Y que si es­tos no apu­ran el re­pun­te de la eco­no­mía, es­ta­rán en más pe­li­gro que los otros.

El se­gun­do go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra ha si­do (¿es­tá sien­do?) víc­ti­ma de una ex­tra­ña re­frac­ción: una de­ci­sión pre­ven­ti­va se con­vier­te en un cas­ti­go au­to­in­fe­ri­do. ¿Có­mo es es­to? Vea­mos.

Has­ta la se­ma­na an­te­rior, el go­bierno se veía bas­tan­te só­li­do, con una apro­ba­ción al­ta, aun­que al­go de­te­rio­ra­da, y con un flan­co frá­gil de fá­cil iden­ti­fi­ca­ción en las mis­mas en­cues­tas, tra­du­ci­do con as­tu­to ai­re do­més­ti­co por la ex­pre­si­den­ta Ba­che­let: el “de­bi­lu­cho” desem­pe­ño de la eco­no­mía tras un pe­río­do de ex­pec­ta­ti­vas ca­si des­me­di­das. En el Par­la­men­to te­nía un pa­no­ra­ma po­co aus­pi­cio­so, pe­ro no irre­me­dia­ble: po­cos vo­tos de dis­tan­cia de la ma­yo­ría, desunión en la opo­si­ción y po­si­bi­li­da­des di­ver­sas de ne­go­ciar. Ni si­quie­ra el san­guí­neo y aprio­rís­ti­co re­cha­zo del PS era muy fá­cil de sos­te­ner.

Y he aquí que el Pre­si­den­te, an­ti­ci­pan­do el fu­tu­ro fae­na­mien­to del mi­nis­tro de Edu­ca­ción -que se pro­du­ci­ría por cual­quier quí­ta­me allá esas pa­jas: en eso lle­va ra­zón-, y sin áni­mo de ofen­der­lo con un des­pi­do so­li­ta­rio, de­ci­de anun­ciar un cam­bio de ga­bi­ne­te, no en uno, sino en tres mi­nis­te­rios. Las de­ci­sio­nes de los pre­si­den­tes chi­le­nos son co­mo los orácu­los grie­gos: cie­gos y mis­te­rio­sos. So­lo tiem­po des­pués se vie­nen a com­pren­der las mi­nús­cu­las ra­zo­nes de por qué aho­ra y no an­tes, por qué ese y no aquel. Cin­co me­ses de aguan­te de me­te­du­ras de pa­ta de mi­nis­tros eco­nó­mi­cos, so­cia­les y sec­to­ria­les se ter­mi­nan en la ma­ña­na del jue­ves 9. El ga­bi­ne­te ha si­do to­ca­do. El ga­bi­ne­te ya no es intocable.

Una opo­si­ción, cual­quier opo­si­ción, hue­le pri­me­ro la de­bi­li­dad aje­na que la in­con­sis­ten­cia pro­pia. En eso con­sis­te su tra­ba­jo, no es ne­ce­sa­rio ca­li­fi­car­lo. En es­te ca­so, re­co­ge la no­ti­fi­ca­ción: el ga­bi­ne­te no es intocable. Y ad­vier­te de in­me­dia­to que ade­más se le ha pues­to un pa­ño ro­jo: el nue­vo mi­nis­tro de Cul­tu­ra es un con­ver­so, el peor de los con­ver­sos, no un lu­te­rano, sino un mu­sul­mán, no un hom­bre de la iz­quier­da, sino de la ul­tra­iz­quier­da. En el vér­ti­go del pa­ño ro­jo, a al­gu­nos ener­gi­za­dos di­ri­gen­tes se les pue­de pa­sar la mano: el con­ver­so es ne­ga­do por­que es­tu­vo muy aba­jo o muy al mar­gen en la es­truc­tu­ra de la éli­te. ¿Lu­cha de cla­ses en la lu­cha de cla­ses?

Has­ta el me­dio­día del jue­ves, las car­pe­tas de Mau­ri­cio Ro­jas y Con­sue­lo Val­dés re­po­san con igual pe­so en el es­cri­to­rio del Pre­si­den­te; al­guien in­cli­na la ba­lan­za en fa­vor de Ro­jas, en un ca­si per­fec­to con­tra­sen­ti­do, en un mo­men­to en que se es­tá con­te­nien­do con­flic­tos. Ro­jas, con o sin re­cuer­dos de sus di­chos, es an­tes de pen­sar­lo una pro­vo­ca­ción. El re­sul­ta­do es que ho­ras más tar­de ha­brá que echar mano a la car­pe­ta de Con­sue­lo Val­dés.

Pe­ro lo esen­cial no es es­to, sino lo otro: el ga­bi­ne­te ha si­do to­ca­do, y eso quie­re de­cir que no es fuer­te.

Na­die es tan ton­to en po­lí­ti­ca co­mo para no sa­ber que el fu­tu­ro del go­bierno no se jue­ga en los mi­nis­te­rios sec­to­ria­les -por mu­cho que Edu­ca­ción y Sa­lud re­sul­ten atrac­ti­vos blan­cos mó­vi­les-, sino en los eco­nó­mi­cos. Y que si es­tos no apu­ran el re­pun­te de la eco­no­mía, es­ta­rán en más pe­li­gro que los otros. Hay que mo­de­rar la frase ini­cial de es­te pá­rra­fo: en la po­lí­ti­ca chi­le­na abun­da cier­to ti­po de ton­te­ra que se en­tu­sias­ma con el ár­bol, por­que nun­ca lo­gra ver el bos­que. Pe­ro in­clu­so en esa in­te­li­gen­cia bo­rro­sa es per­cep­ti­ble que el go­bierno se­rá invencible si re­po­ne las ex­pec­ta­ti­vas con que fue ele­gi­do: em­pleo, suel­dos, bo­nos, cre­ci­mien­to, has­ta cho­rreo.

La opo­si­ción, más de­di­ca­da a la me­mo­ria y a la iden­ti­dad, no com­pi­te en ese te­rreno, sino que se tras­la­da a otro. Para ello echa mano a su con­vic­ción de que la de­re­cha no ha ter­mi­na­do de abo­mi­nar al ré­gi­men de Pi­no­chet: por lo me­nos, no to­da la de­re­cha. Le pi­de al­go im­po­si­ble, por­que es efec­ti­vo que la de­re­cha -de la cual el Pre­si­den­te es una ma­la re­pre­sen­ta­ción­dio sus­ten­to po­lí­ti­co a ese ré­gi­men, y los 30 años que han pa­sa­do des­de su de­rro­ta no han ter­mi­na­do de bo­rrar esa hue­lla. Apro­ve­chan­do el cli­ma de opi­nión pú­bli­ca, y en es­pe­cial el jui­cio de los jó­ve­nes, una par­te de la opo­si­ción ac­túa co­mo si qui­sie­ra obli­gar a la de­re­cha a ba­rrer con aque­llos años, ca­si con tra­ba­jos for­za­dos. Y co­mo es­to no es po­si­ble, em­plear en­ton­ces esa im­po­si­bi­li­dad co­mo una for­ma de des­acre­di­ta­ción mo­ral.

El go­bierno se cree li­bre de es­to, pe­ro no lo es­tá. Se lo han re­cor­da­do la caí­da del mi­nis­tro Ro­jas y las ame­na­zas so­bre el sub­se­cre­ta­rio Cas­ti­llo. Y aún no se sa­be cuán­ta de es­ta efer­ves­cen­cia pue­de ali­men­tar los 45 años del 11 de sep­tiem­bre de 1973, a pe­sar de que se tra­ta de un mo­men­to en el que ya ca­si no so­bre­vi­ven pro­ta­go­nis­tas, sino so­lo un con­jun­to de es­pec­tros, fan­tas­ma­go­rías y con­ju­ros. El Gol­pe de Es­ta­do sigue di­vi­dien­do en dos a los hi­jos de los hi­jos, co­mo una he­ren­cia ma­ca­bra que no aca­ba de dis­tri­buir­se. Lo que de­be­ría pro­du­cir más es­tu­dios ya no pro­du­ce sino con­sig­nas.

El Pre­si­den­te ha te­ni­do la in­ten­ción de que el go­bierno ce­le­bre, en cam­bio, el triun­fo del “No” en el ple­bis­ci­to de 1988, del que se cum­plen 30 años el 5 de oc­tu­bre. Es par­te de su per­so­nal em­pe­ño por apro­piar­se de la tran­si­ción pa­cí­fi­ca, de la po­lí­ti­ca de acuer­dos na­cio­na­les e in­clu­so de la fi­gu­ra del Pre­si­den­te Ayl­win. El Pre­si­den­te acier­ta en su per­cep­ción de que to­dos los va­lo­res de ese mo­men­to his­tó­ri­co han si­do aban­do­na­dos por sus pro­pios pro­mo­to­res, la cen­troiz­quier­da, y re­ne­ga­dos por quie­nes so­lo los co­no­cie­ron de oí­das, con unos ta­mi­ces que re­sul­tan enig­má­ti­cos, co­mo ocu­rre con la ma­yor par­te del Fren­te Am­plio. No es pu­ra no­ble­za: la idea de gran­des con­sen­sos es el pi­lar prin­ci­pal de una es­tra­te­gia tan prag­má­ti­ca co­mo la que se im­pu­so a co­mien­zos de los 90, cuan­do el Pre­si­den­te go­za­ba de una fuer­te ma­yo­ría per­so­nal y una mi­no­ría en el Con­gre­so. Pe­ro, nue­va­men­te en es­to, el go­bierno tie­ne dos puertas: aque­lla por don­de pa­san el Pre­si­den­te y los po­cos ami­gos que es­tu­vie­ron en su po­si­ción en 1988, y la que han de usar los que fue­ron pro­mo­to­res del “Sí”, que no era un pe­ca­do en­ton­ces, pe­ro que hoy se­ría un anate­ma. Nin­gún par­ti­do de Chi­le Va­mos es­tá en­te­ra­men­te li­bre de es­to, aun­que Evó­po­li in­sis­ta en ju­gar a la di­fe­ren­cia. ¿Có­mo se cua­dra es­te círcu­lo?

Al fi­nal del día, hay un pro­ble­ma si­mé­tri­co al que tu­vo la Nue­va Ma­yo­ría: el go­bierno de Pi­ñe­ra tam­bién es­tá com­pues­to de dos al­mas, dos his­to­rias, dos pa­sa­dos. El fu­tu­ro de la Nue­va Ma­yo­ría ya lo co­no­ce­mos. El ofi­cia­lis­mo ten­dría que es­tu­diar esa ex­pe­rien­cia, la obs­ti­na­ción de unos po­cos para con­se­guir sus ob­je­ti­vos tác­ti­cos, el pe­so del ideo­lo­gis­mo, la fal­ta de me­dia­ción pre­si­den­cial, to­do aque­llo que man­dó a ese con­glo­me­ra­do a la si­lla de la opo­si­ción, lo que per­dió cuan­do te­nía to­do el vien­to a su fa­vor, en fin, eso: el desas­tre au­to­in­fe­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.