El dra­ma que afec­ta a los be­ca­dos de doc­to­ra­do de Co­nicyt

La Tercera - Reportajes - - PUBLIREPORTAJE UTALCA - POR MA­RÍA JO­SÉ NÚ­ÑEZ FO­TO­GRA­FÍA REI­NAL­DO UBILLA / RUDY MUÑOZ

Cuan­do Arian­ne Mai­ne (29), li­cen­cia­da en cien­cias con men­ción en quí­mi­ca, se en­te­ró de que se ha­bía ga­na­do una de las 740 be­cas de doc­to­ra­do na­cio­nal que la Co­mi­sión Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (Co­nicyt) en­tre­gó el año 2015, re­cuer­da que “sal­ta­ba en una pa­ta”.

Mai­ne no ha­bía te­ni­do un ca­mino fá­cil para lle­gar a es­tu­diar la ca­rre­ra que que­ría y a eso se su­ma­ron las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que de­bió atra­ve­sar su fa­mi­lia, has­ta que en 2010 en­tró a la Uni­ver­si­dad de Chi­le con su aran­cel cu­bier­to por be­cas por bue­nas no­tas y buen pun­ta­je.

Des­de el pri­mer año, Mai­ne tra­ba­jó en la­bo­ra­to­rios de su uni­ver­si­dad y -a me­di­da que se acer­ca­ba el fin de su ca­rre­ra- sus pro­fe­so­res la in­cen­ti­va­ron a pos­tu­lar a las be­cas de doc­to­ra­do na­cio­nal que año a año en­tre­ga Co­nicyt.

En 2016, la ins­ti­tu­ción de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción otor­gó 736 be­cas de es­te ti­po des­ti­na­das a es­tu­dian­tes (chi­le­nos y ex­tran­je­ros) que quie­ran cur­sar un doc­to­ra­do en Chi­le. En 2017 fue­ron 735 y en 2018, 734.

“Yo que­ría ha­cer al­go que con­tri­bu­ye­ra. Mi pri­mo se mu­rió por una en­fer­me­dad in­tra­hos­pi­ta­la­ria, una tía tam­bién”, co­men­ta Mai­ne en re­la­ción a su te­sis de doc­to­ra­do: desa­rro­llar una pin­tu­ra que con­ten­ga las pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­les del gra­feno.

Es­te es un ma­te­rial que se ex­trae de las mi­nas de car­bón, de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res al co­bre, pe­ro mu­cho más ba­ra­to de pro­du­cir, para dis­mi­nuir la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas y, por ejem­plo, po­der pin­tar los mu­ros de los hos­pi­ta­les y así dis­mi­nuir el con­ta­gio de en­fer­me­da­des in­tra­hos­pi­ta­la­rias.

Con sus aho­rros, en­tre 2016 y 2017 la jo­ven via­jó a con­gre­sos cien­tí­fi­cos a Mos­cú, Bar­ce­lo­na, Ha­wai y Can­cún a mos­trar su tra­ba­jo y ha­cer con­tac­tos en el mun­do cien­tí­fi­co. De pa­so, se dio cuen­ta de que na­die más es­ta­ba desa­rro­llan­do un pro­yec­to co­mo el su­yo y que su tra­ba­jo lla­ma­ba la aten­ción de in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros.

Su plan era, es­te 2018, ideal­men­te en abril, par­tir a rea­li­zar una pa­san­tía al ins­ti­tu­to es­pa­ñol de po­lí­me­ros CSIC, en la que apren­de­ría dis­tin­tas for­mas de ha­cer pin­tu­ras para en­con­trar la me­jor ma­ne­ra de apli­car su pro­yec­to, rea­li­zar las prue­bas an­ti­bac­te­ria­nas y es­cri­bir su te­sis para es­tar den­tro de los pla­zos que es­ta­ble­ce la be­ca

Las be­cas de doc­to­ra­do na­cio­nal in­clu­yen una ma­nu­ten­ción men­sual de $ 650.000, re­ajus­ta­ble se­gún IPC; el pa­go de aran­cel del pro­gra­ma de es­tu­dios es­co­gi­do; asig­na­cio­nes por hi­jos menores de 18 años y por sa­lud, y ex­ten­sión de ma­nu­ten­ción en ca­sos de pre y pos­na­tal.

El be­ne­fi­cio en cues­tión cu­bre ocho se­mes­tres de pro­gra­ma de doc­to­ra­do, con po­si­bi­li­dad de so­li­ci­tar seis me­ses para es­cri­bir la te­sis y un pla­zo má­xi­mo de cin­co años para ter­mi­nar el pro­yec­to, de lo con­tra­rio, de­ben de­vol­ver el di­ne­ro que el Es­ta­do les pa­só. Des­pués del se­gun­do año, una vez que los be­ca­rios rin­den su exa­men de ca­li­fi­ca­ción, pue­den ac­ce­der a los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios de la be­ca: di­ne­ro para gas­tos operacionales (via­jes a te­rreno, com­pra de ma­te­ria­les, en­tre otros), ex­ten­sión de seis me­ses de be­ca, pa­san­tía doc­to­ral en el ex­tran­je­ro y co­tu­te­las fue­ra de Chi­le, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar la mi­tad del doc­to­ra­do en Chi­le y la mi­tad en el ex­tran­je­ro.

Des­de 2015 has­ta 2017, año en que se so­li­ci­ta­ron 1.718 be­ne­fi­cios, el 100% de es­tas so­li­ci­tu­des fue acep­ta­do.

Pe­ro to­do cam­bió a con­tar de es­te año. La pri­me­ra luz de aler­ta fue el 27 de di­ciem­bre de 2017 -vía co­rreo elec­tró­ni­co-, cuan­do Arian­ne Mai­ne jun­to a los 2.786 be­ca­rios de doc­to­ra­do en uni­ver­si­da­des chi­le­nas que ac­tual­men­te cuen­tan con fi­nan­cia­mien­to de la ins­ti­tu­ción de­pen­dien­te del Mi­ne­duc re­ci­bie­ran un mail in­for­man­do que des­de 2018, es de­cir, den­tro

Un re­pen­tino cam­bio en el sis­te­ma en que los be­ca­dos de doc­to­ra­do na­cio­nal ac­ce­dían a los lla­ma­dos “be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios” fue la pri­me­ra luz de alar­ma. En abril, el or­ga­nis­mo -de­pen­dien­te del Mi­ne­duc- co­mu­ni­có que el pre­su­pues­to para esos be­ne­fi­cios extras se aca­bó, de­jan­do los pla­nes de cer­ca de mil be­ca­rios en vi­lo.

de cua­tro días, Co­nicyt cam­bia­ría las for­ma de ac­ce­der a los lla­ma­dos be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios a los que se po­día ac­ce­der, des­de 2015 has­ta ese en­ton­ces, a tra­vés de una so­li­ci­tud lla­ma­da “ven­ta­ni­lla abier­ta”, la que po­día rea­li­zar­se en cual­quier mo­men­to del año y las que du­ran­te 2015, 2016 y 2017 ha­bían si­do ad­ju­di­ca­das en un 100% ($ 3.350.030 mi­llo­nes; $ 5.958.398 mi­llo­nes y $ 7.292.967 mi­llo­nes, res­pec­ti­va­men­te).

Aho­ra, co­mu­ni­ca­ba el co­rreo de Co­nicyt, de­be­rían con­cur­sar por es­tos be­ne­fi­cios y el pe­río­do de pos­tu­la­ción se­ría so­lo una vez al año.

An­te la po­ca an­ti­ci­pa­ción con la que se les no­ti­fi­ca­ba el cam­bio, los be­ca­rios se or­ga­ni­za­ron y lo­gra­ron apla­zar la apli­ca­ción del cam­bio para 2019.

“Has­ta ha­ce unos años, nues­tro pre­su­pues­to nos per­mi­tía fi­nan­ciar to­das las so­li­ci­tu­des de be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios. Pe­ro esa si­tua­ción cam­bió el 2017, ya que nos di­mos cuen­ta de que la pla­ta nos ha­bía al­can­za­do jus­to para fi­nan­ciar las so­li­ci­tu­des. Ne­ce­si­tá­ba­mos im­ple­men­tar un cam­bio en el sis­te­ma, por­que la pla­ta no nos al­can­za y se­guir ope­ran­do con un sis­te­ma de ven­ta­ni­lla abier­ta nos pa­re­ce in­jus­to, por­que es­te be­ne­fi­cia al pri­me­ro que lle­ga”, ex­pli­ca el pre­si­den­te de Co­nicyt, Ma­rio Ha­muy.

En ju­nio, las co­sas vol­vie­ron a com­pli­car­se cuan­do re­pen­ti­na­men­te los be­ca­rios que ha­bían so­li­ci­ta­do dis­tin­tos be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios, an­te la fal­ta de res­pues­ta de Co­nicyt, con­sul­ta­ron por el “es­ta­do” de sus pe­ti­cio­nes y, para su sor­pre­sa, des­de la ins­ti­tu­ción se les in­for­mó que sus so­li­ci­tu­des ha­bían si­do re­cha­za­das, por­que no ha­bía pre­su­pues­to des­de abril.

Los be­ca­rios co­men­za­ron a co­men­tar con sus compañeros las res­pues­tas que ha­bían re­ci­bi­do y se die­ron cuen­ta de que eran más de 1.000 los afec­ta­dos, por lo que crea­ron un gru­po a tra­vés de re­des so­cia­les en las que han po­di­do or­ga­ni­zar­se para exi­gir res­pues­tas a Co­nicyt.

Se­gún ci­fras de Co­nicyt, la es­ti­ma­ción de los cos­tos re­fe­ren­cia­les para 2019 es que una pa­san­tía (cua­tro me­ses) cues­ta $ 7.217.600, una co­tu­te­la (14 me­ses) cues­ta $ 21.707.260, gas­tos operacionales ( una asig­na­ción anual), $ 2.678.000, y una ex­ten­sión de be­ca (seis me­ses) tie­ne un cos­to de $ 4.635.300.

El 18 de ju­lio lle­ga­ron has­ta la Co­mi­sión de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de la Cá­ma­ra de Dipu­tados re­pre­sen­tan­tes de Co­nicyt y de los es­tu­dian­tes afec­ta­dos. En esa opor­tu­ni­dad, la ins­ti­tu­ción es­ta­tal ex­pu­so da­tos que da­ban cuen­ta de un au­men­to de la de­man­da por be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios por par­te de los be­ca­dos de doc­to­ra­do na­cio­nal. Así, si en 2015 se so­li­ci­ta­ron en to­tal 1.349, en 2016 fue­ron 1.395 y el año pa­sa­do la ci­fra as­cen­dió a 1.718. El be­ne­fi­cio que más ha­bía au­men­ta­do era el de pa­san­tías.

En esa opor­tu­ni­dad in­di­ca­ron que no se tra­ta­ba de un re­cor­te pre­su­pues­ta­rio, ya que el pre­su­pues­to des­ti­na­do a be­cas na­cio­na­les (de doc­to­ra­do y ma­gís­ter cur­sa­dos en uni­ver­si­da­des chi­le­nas) es­ta­ba: $ 35.984.066 mi­llo­nes en 2016, $ 36.909.596 mi­llo­nes en 2017.

Para ex­pli­car por qué en abril ya se ha­bían aca­ba­do to­dos los re­cur­sos des­ti­na­dos a es­tos fi­nes para to­do 2018, des­de Co­nicyt in­di­ca­ron que so­lo en­tre enero y mar­zo de es­te año se ha­bían cur­sa­do 1.257 so­li­ci­tu­des.

En esa ins­tan­cia, ade­más, ex­pli­ca­ron que ha­bían so­li­ci­ta­do una mo­di­fi­ca­ción pre­su­pues­ta­ria des­de “Be­cas Chi­le” de $ 2.111.085 mi­llo­nes, lo que fi­nal­men­te fue anun­cia­do a los be­ca­rios a tra­vés de un mail en­via­do el pa­sa­do vier­nes 3 de agos­to. En el men­sa­je se se­ña­la­ba que esos fon­dos fi­nan­cia­rían las so­li­ci­tu­des in­gre­sa­das has­ta el 31 de ju­lio de es­te año y que el pe­río­do de pos­tu­la­ción para la asig­na­ción de los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios en el pe­río­do 2019 iría des­de el 16 de agos­to has­ta el 4 de oc­tu­bre.

Lue­go de es­to, el pre­su­pues­to 2018 para be­cas de doc­to­ra­do na­cio­nal que­dó en $ 37.795.634 mi­llo­nes y el de be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios, en $ 7.352.456 mi­llo­nes.

Con esos re­cur­sos extras se fi­nan­cia­rán las 517 so­li­ci­tu­des in­gre­sa­das has­ta el 31 de ju­lio y que ha­bían si­do re­cha­za­das por fal­ta de fon­dos.

Sin em­bar­go, hay be­ca­rios que que­da­ron fue­ra de ese pla­zo. Por ejem­plo, Arian­ne Mai­ne, por te­mas lo­gís­ti­cos, no al­can­zó a pos­tu­lar a su pa­san­tía an­tes del 31 de ju­lio y tam­po­co al­can­zó a so­li­ci­tar su se­gun­da tan­da de gas­tos operacionales, por­que a esa fe­cha aún no re­ci­bía res­pues­ta de la ren­di­ción de los que ha­bía so­li­ci­ta­do el año pa­sa­do. Su in­ves­ti­ga­ción es­tá pa­ra­li­za­da, di­ce. A pe­sar de eso, Mai­ne in­gre­sa­rá su so­li­ci­tud for­mal en es­tos días, y aun­que sa­be que es po­co pro­ba­ble que su pa­san­tía sea sol­ven­ta­da por par­te de Co­nicyt, via­ja­rá de to­das ma­ne­ras a Es­pa­ña, aun­que ten­ga que en­deu­dar­se.

Carlos Ri­ve­ra (28) es uno los vo­ce­ros de la red de afec­ta­dos. Es­tu­dió bio­quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, lue­go hi­zo un ma­gís­ter en esa mis­ma uni­ver­si­dad para el que ob­tu­vo una be­ca de Co­nicyt, la que, ase­gu­ra, fue de gran ayu­da.

Con­clui­do el ma­gís­ter sin­tió que de­bía se­guir in­ves­ti­gan­do. Bus­can­do un lu­gar don­de pu­die­se ha­cer una in­ves­ti­ga­ción apli­ca­ble para pos­tu­lar al doc­to­ra­do na­cio­nal de Co­nicyt lle­gó a un la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. El año pa­sa­do via­jó a un con­gre­so de neu­ro­cien­cia en Es­ta­dos Uni­dos. Es­tan­do allá via­jó a Bos­ton para acer­car­se a uno de los la­bo­ra­to­rios más pres­ti­gio­sos en su área, en la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Hi­zo el con­tac­to y des­de no­viem­bre es­tu­vo tra­mi­tan­do una pa­san­tía en esa casa de es­tu­dios. Fue un lar­go pro­ce­so de en­tre­vis­tas, pa­pe­leos y cartas de re­co­men­da­ción, lo que fi­nal­men­te con­clu­yó en abril, cuan­do for­mal­men­te lo acep­ta­ron en el la­bo­ra­to­rio para rea­li­zar su pa­san­tía. Aho­ra to­ca­ba pe­dir los fon­dos a Co­nicyt y co­men­za­ron los pro­ble­mas.

En ma­yo, Ri­ve­ra pu­do ha­cer la so­li­ci­tud for­mal an­te la ins­ti­tu­ción, de­pen­dien­te por aho­ra del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Me­ses des­pués le lle­gó la in­for­ma­ción de que su so­li­ci­tud no ha­bía si­do tra­mi­ta­da por fal­ta de pre­su­pues­to. Ri­ve­ra no lo po­día creer.

“Yo me com­pro­me­tí con la in­ves­ti­ga­do­ra (de Har­vard). Si le di­go que aho­ra no pue­do ir, por­que mi país aho­ra no me apo­ya, soy yo el que que­da mal”, plan­tea el bio­quí­mi­co.

A pe­sar de la in­yec­ción de re­cur­sos, na­da pa­re­ce in­di­car que la ins­ti­tu­ción va­ya a re­tro­ce­der en el nue­vo sis­te­ma de ad­ju­di­ca­ción de los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios que co­men­za­rá a re­gir en 2019, lo que ge­ne­ra mo­les­tia en los be­ca­rios.

“To­dos no­so­tros fir­ma­mos un con­ve­nio de be­ca y un pa­ga­ré en blan­co, por­que si fa­llas tie­nes que de­vol­ver to­do el di­ne­ro, en tiem­pos don­de los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios se asig­na­ban al 100%. En­ton­ces, plan­tea­mos nues­tra in­ves­ti­ga­ción doc­to­ral en ba­se a esas con­di­cio­nes, y que aho­ra nos ha­gan con­cur­sar por es­tos be­ne­fi­cios nos li­mi­ta a to­dos. No so­lo li­mi­ta a los be­ca­rios, li­mi­ta a las ins­ti­tu­cio­nes ex­tran­je­ras con las que te com­pro­me­tis­te y li­mi­ta a tu pro­pia uni­ver­si­dad y a tu pro­pio tu­tor”, plan­tea.

“Nues­tras te­sis las he­mos en­fo­ca­do para ayu­dar a la gen­te, sea del área que sea”. Arian­ne Mai­ne,

Li­cen­cia en cien­cias men­ción quí­mi­ca

“La in­for­ma­ción inopor­tu­na en es­te te­ma ha si­do, creo, el prin­ci­pal cau­san­te del caos que te­ne­mos co­mo be­ca­rios”. Carlos Ri­ve­ra,

Bio­quí­mi­co

“No po­de­mos en­tre­gar me­nos be­cas que en años an­te­rio­res, por­que cree­mos que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tam­bién tie­nen la opor­tu­ni­dad”. Ma­rio Ha­muy,

Pre­si­den­te de Co­nicyt

Uno de los afec­ta­dos que no pu­die­ron es­pe­rar una res­pues­ta fue Ja­vier Du­rán (28), bio­quí­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, quien lue­go de ter­mi­nar su pre­gra­do reali­zó un ma­gís­ter en to­xi­co­lo­gía fi­nan­cia­do a tra­vés de una be­ca Co­nicyt y, des­pués de eso, ob­tu­vo una be­ca de doc­to­ra­do na­cio­nal fi­nan­cia­da por esa mis­ma ins­ti­tu­ción. En 2016, en un con­gre­so en Ar­gen­ti­na, to­mó con­tac­to con un cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad de Hei­del­berg, Ale­ma­nia, para po­der con­ti­nuar su in­ves­ti­ga­ción so­bre la hi­per­tro­fia del co­ra­zón que es­tá aso­cia­da a en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Para po­der via­jar, postuló a una pa­san­tía en abril, y an­te la fal­ta de res­pues­ta y la ne­ce­si­dad de par­tir, con­sul­tó en las ofi­ci­nas de Co­nicyt, don­de le re­co­men­da­ron que par­tie­ra y que des­pués le re­em­bol­sa­rían, cuan­ta Du­rán a tra­vés de una vi­deo­lla­ma­da. Para po­der fi­nan­ciar su es­ta­día ven­dió mu­chas co­sas: en­tre ellas, su ba­jo y su bi­ci­cle­ta. Ade­más, de­bió pe­dir un prés­ta­mo en el ban­co para com­prar el pa­sa­je, un se­gu­ro de sa­lud y pa­gar el de­pó­si­to de un de­par­ta­men­to en Hei­del­berg. Su cálcu­lo fue que con aho­rros per­so­na­les más el prés­ta­mo ($ 4.000.000) y la ma­nu­ten­ción que les pa­ga Co­nicyt, cer­ca de 650 mil pe­sos men­sua­les, ten­dría lo mí­ni­mo para po­der vi­vir allá.

Hoy es tal su ni­vel de es­tre­chez eco­nó­mi­ca, que Du­rán cuen­ta que ano­ta en un ex­cel to­do lo que gas­ta. Su ma­yor te­mor es cuan­do de­ba re­gre­sar a Chi­le y en­fren­tar una deu­da sin la cer­te­za de que Co­nicyt le pa­ga­rá la pa­san­tía.

“Si en Chi­le la gen­te vie­ra có­mo se in­vier­te cien­cia en Ale­ma­nia se­ría dis­tin­to. Al la­do de la uni­ver­si­dad es­tá el la­bo­ra­to­rio de far­ma­céu­ti­ca y el la­bo­ra­to­rio far­ma­céu­ti­co jun­to a la uni­ver­si­dad desa­rro­llan me­jo­res fár­ma­cos y la po­bla­ción ale­ma­na es más sa­na to­da­vía”, plan­tea. Los ca­sos de Arian­ne Mai­ne, Carlos Ri­ve­ra y Ja­vier Du­rán son so­lo al­gu­nos de un es­ti­ma­do de 1.475 in­ves­ti­ga­do­res po­ten­cia­les afec­ta­dos, se­gún ha es­ti­ma­do la Red de Be­ca­rios, ya que esa ci­fra co­rres­pon­de a la su­ma de los be­ne­fi­cia­rios que in­gre­sa­ron en 2015 y 2016, los que es­ta­rían en con­di­cio­nes de ac­ce­der a be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios es­te año.

“La in­for­ma­ción inopor­tu­na en es­te te­ma ha si­do el prin­ci­pal cau­san­te de to­do el caos que te­ne­mos co­mo be­ca­rios”, plan­tea Carlos Ri­ve­ra, ha­cien­do hin­ca­pié en que es­to com­pli­ca, so­bre to­do, las pa­san­tías y co­tu­te­las en el ex­tran­je­ro, que to­man más tiem­po en or­ga­ni­zar­se.

Lue­go de ges­tio­nes y so­li­ci­tu­des por par­te de la red de afec­ta­dos, el vier­nes 10 los di­rec­ti­vos de Co­nicyt se reunie­ron con re­pre­sen­tan­tes de la Red de Afec­ta­dos, de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res de Pos­gra­do (Anip), de la Red Chi­le­na de In­ves­ti­ga­do­res y re­pre­sen­tan­tes del Cruch para abor­dar las in­quie­tu­des que exis­ten con la apli­ca­ción del nue­vo sis­te­ma y las so­li­ci­tu­des pen­dien­tes.

En el en­cuen­tro se acor­dó crear una me­sa de tra­ba­jo para abor­dar las du­das de los be­ca­rios y bus­car so­lu­cio­nes, aun­que siem­pre den­tro del mar­co pre­su­pues­ta­rio, ex­pli­ca­ron des­de la ins­ti­tu­ción de­pen­dien­te del Mi­ne­duc.

Des­de ese día, ade­más, al­gu­nos be­ca­rios co­men­za­ron a re­ci­bir por co­rreo elec­tró­ni­co la no­ti­fi­ca­ción de que su so­li­ci­tud de gas­tos operacionales ha­bían si­do apro­ba­dos. En los días su­ce­si­vos tam­bién se apro­ba­ron so­li­ci­tu­des de pa­san­tía.

De he­cho, a Carlos Ri­ve­ra le con­fir­ma­ron su pa­san­tía en la Uni­ver­si­dad de Har­vard, Bos­ton. Sin em­bar­go, la en­tre­ga de fon­dos no es in­me­dia­ta, por lo que de­bi­do a la tra­mi­ta­ción de la vi­sa es pro­ba­ble que de­ba atra­sar su via­je.

La me­sa se reunió es­te mar­tes, ins­tan­cia en la que es­tu­vie­ron re­pre­sen­tan­tes de los be­ca­rios afec­ta­dos, de Co­nicyt, del Cruch y de aso­cia­cio­nes de cien­tí­fi­cos (Anip y ReCH).

Dos días des­pués, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, jus­ta­men­te el día en que co­men­za­ba el pe­río­do de pos­tu­la­ción para ac­ce­der a los be­ne­fi­cios en 2019, Co­nicyt anun­ció las me­di­das que ha­bía aco­gi­do para mi­ti­gar el im­pac­to de los cam­bios en las nor­mas para ac­ce­der a los be­ne­fi­cios extras de las be­cas.

Fi­nal­men­te, se­rán dos los pe­río­dos en que los be­ca­rios po­drán pos­tu­lar a be­ne­fi­cios para 2019: uno de agos­to a oc­tu­bre de 2018 y otro de mar­zo a ma­yo de 2019.

A eso se su­ma la ex­ten­sión del pla­zo de cie­rre del pri­mer pe­río­do de pos­tu­la­ción: en lu­gar de fi­na­li­zar el 4 de oc­tu­bre, se­rá el 16 de ese mes.

Des­de la Red de Afec­ta­dos se­ña­la­ron que si­guen re­vi­san­do el nue­vo pro­ce­di­mien­to y que man­tie­nen un “diá­lo­go abier­to con Co­nicyt”. “Si bien la dis­po­si­ción del pre­si­den­te de Co­nicyt y su equi­po ha co­la­bo­ra­do con la mo­ri­ge­ra­ción de los per­jui­cios para los be­ca­rios, es im­por­tan­te re­cal­car que el pro­ble­ma de ba­se per­sis­te, que es la fal­ta de pre­su­pues­to para cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des de be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios que pre­sen­tan los be­ca­rios”, se­ña­la­ron en un co­mu­ni­ca­do.

“Si pen­sá­ra­mos en cu­brir las de­man­das que son sú­per le­gí­ti­mas de los be­ca­rios para sa­tis­fa­cer el 100% de sus so­li­ci­tu­des en be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios, re­que­ri­ría­mos un pre­su­pues­to de 16 mil mi­llo­nes de pe­sos y eso equi­va­le a to­do el pre­su­pues­to que se cuen­ta para be­cas na­cio­na­les. Por lo tan­to, si qui­sié­ra­mos ha­cer eso sig­ni­fi­ca­ría no otor­gar nue­vas be­cas, en­ton­ces pre­ci­sa­mos que el país en­te­ro re­fle­xio­ne pro­fun­da­men­te, tan­to los ac­to­res co­mo el sis­te­ma: los be­ca­rios, los aca­dé­mi­cos, los in­ves­ti­ga­do­res, las uni­ver­si­da­des y el Par­la­men­to si real­men­te que­re­mos eso”, plan­tea Ma­rio Ha­muy, pre­si­den­te de Co­nicyt.

“Es la opi­nión del con­se­jo que no po­de­mos en­tre­gar me­nos be­cas que en años an­te­rio­res, por­que cree­mos que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tam­bién tie­nen la opor­tu­ni­dad”, con­clu­ye.

Carlos Ri­ve­ra

Arian­ne Mai­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.