En­cues­tas: son­deos con fi­nes elec­to­ra­les

La Tercera - Reportajes - - PORTADA -

La es­pe­cia­li­dad de Da­ta­com es el de­sa­rro­llo de soft­wa­res y el aná­li­sis, di­se­ño, pro­gra­ma­ción y ex­plo­ta­ción de sis­te­mas. Eso es lo pri­me­ro que la em­pre­sa de los in­ge­nie­ros Max Izak­son, No­ra Rie­sen­berg y Car­los Lan­dolt des­ta­ca so­bre sí mis­ma en su si­tio web. Pe­ro más aba­jo, en un es­pa­cio me­nos vis­to­so, se­ña­lan que, ade­más, rea­li­zan es­tu­dios de mer­ca­do y pro­ce­san y desa­rro­llan en­cues­tas. Y es ese úl­ti­mo ru­bro el que los lle­vó a apa­re­cer en los re­gis­tros de ase­so­rías ex­ter­nas de la Cá­ma­ra de Dipu­tados que in­ves­ti­ga la fis­ca­lía.

La com­pa­ñía fi­gu­ra 17 ve­ces en­tre 2012 y 2016 pres­tan­do ser­vi­cios de for­ma trans­ver­sal. Dipu­tados de cin­co par­ti­dos dis­tin­tos la con­tra­ta­ron: de la DC, del PPD, del PS, de RN y de la UDI. La ma­yo­ría de esos con­tra­tos se ce­rra­ron en 2013. Otros tan­tos en 2012. Ca­si to­das lle­van por nom­bre “En­cues­ta de opi­nión pú­bli­ca” en al­gún dis­tri­to de­ter­mi­na­do. Y al­go tie­nen en co­mún esos dos años: am­bos eran elec­to­ra­les.

En el es­que­ma de po­si­ble fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de la po­lí­ti­ca me­dian­te di­ne­ro des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a for­ta­le­cer la la­bor le­gis­la­ti­va, una vía que se des­pren­de de los da­tos es el pa­go de en­cues­tas y son­deos con fi­nes elec­to­ra­les. Y ahí es­tá la ma­yo­ría de las ase­so­rías que pres­tó Da­ta­com. Aun­que no fue la úni­ca em­pre­sa que pres­ta­ba esos ser­vi­cios. De he­cho, una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca rea­li­za­da por un alumno de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca en 2014 re­ve­ló que al me­nos 25 dipu­tados fi­nan­cia­ron en- cues­tas pre­vias a cam­pa­ñas en­tre 2012 y co­mien­zos de 2014. Las pre­gun­tas que plan­tea­ban a los en­cues­ta­dos po­co o na­da te­nían que ver con el tra­ba­jo par­la­men­ta­rio, sino más bien con ellos y su ima­gen pú­bli­ca: su eva­lua­ción, la va­lo­ra­ción de sus atri­bu­tos an­te los vo­tan­tes, sus po­si­bi­li­da­des de ser re­ele­gi­dos y la in­ten­ción de vo­to, en­tre otras co­sas. Al­gu­nas de esas en­cues­tas se re­fe­rían a elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, al­go com­ple­ta­men­te ajeno a la la­bor de los dipu­tados. Más de $ 137 mi­llo­nes se ha­brían gas­ta­do en ese pe­río­do.

En to­do ca­so, por en­ton­ces el re­gla­men­to lo per­mi­tía: de­cía que en­tre los ser­vi­cios que po­dían con­tra­tar los par­la­men­ta­rios es­ta­ban las ase­so­rías de ima­gen, los es­tu­dios de opi­nión y en­cues­tas. Pe­ro ya no. La nor­ma­ti­va vi­gen­te de ase­so­rías ex­ter­nas de­jó de con­si­de­rar esos pro­duc­tos. Aho­ra so­lo per­mi­te la con­tra­ta­ción es­po­rá­di­ca de “in­ves­ti­ga­cio­nes, es­tu­dios, in­for­mes y ase­so­rías es­pe­cia­li­za­das pa­ra asis­ten­cia de la la­bor le­gis­la­ti­va”.

El úl­ti­mo con­tra­to de ese ti­po que fi­gu­ra en los re­gis­tros de la Cá­ma­ra fue a fi­nes de 2015. Lo en­car­gó el dipu­tado Jai­me Pi­lowsky (DC), quien can­ce­ló ca­si $ 2,9 mi­llo­nes por una en­cues­ta en las dos co­mu­nas que con­for­ma­ban el dis­tri­to que re­pre­sen­tó en­tre 2013 y 2018: La Rei­na y Pe­ña­lo­lén. Lo ha­cía ca­da año. Bus­ca­ba co­no­cer la reali­dad del dis­tri­to y los te­mas re­le­van­tes pa­ra la ciu­da­da­nía. Y, de pa­so, ha­cer un es­tu­dio de su pro­pia ima­gen y eva­lua­ción de su ges­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.