Ve­ne­zue­la: vi­vir sin ce­ros

El que no pue­de huir o no tie­ne más re­me­dio que per­ma­ne­cer en el país en­fren­ta aho­ra la reali­dad de ser 95% más po­bre de lo muy po­bre que ya era ha­ce una se­ma­na.

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

Nin­gún país la­ti­noa­me­ri­cano que se pre­cie de ser­lo pue­de re­cla­mar un lu­gar en la his­to­ria eco­nó­mi­ca uni­ver­sal si no cam­bia su signo mo­ne­ta­rio y le qui­ta va­rios ce­ros. Ve­ne­zue­la, que tie­ne la peor hi­per­in­fla­ción de un he­mis­fe­rio que cuen­ta con un pa­sa­do muy lo­gra­do en es­ta ma­te­ria, ha re­ti­ra­do cin­co ce­ros de su mo­ne­da, el bo­lí­var, a la que ha aña­di­do un ad­je­ti­vo, “so­be­rano”, y a la que ha vin­cu­la­do a una crip­to­mo­ne­da, el “pe­tro”, que no es tal co­sa y es­tá a su vez vin­cu­la­da al pre­cio del pe­tró­leo en un país don­de se pro­du­ce aho­ra una cuar­ta par­te me­nos que ha­ce seis me­ses.

Es­to, que pa­re­ce bro­ma, en par­te lo es: to­da hi­per­in­fla­ción ge­ne­ra al­go de co­mi­ci­dad en quie­nes la in­fli­gen y en quie­nes la pa­de­cen. Pe­ro tam­bién tie­ne un com­po­nen­te trá­gi­co: se pue­de vi­vir así mu­cho tiem­po por­que los paí­ses nun­ca to­can fon­do y los me­ca­nis­mos de su­per­vi­ven­cia que ge­ne­ran las hi­per­in­fla­cio­nes ha­cen que la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta ciu­da­da­na con­tra los go­bier­nos que las ge­ne­ran no sea muy gran­de. El grue­so de la gen­te so­lo pien­sa en có­mo no pe­re­cer o có­mo huir.

Exa­mi­ne­mos un po­co lo que hay de­trás de la de­va­lua­ción del 95% de­cre­ta­da por Ni­co­lás Ma­du­ro con el cam­bio de signo mo­ne­ta­rio y la eli­mi­na­ción de cin­co ce­ros. Qui­zá la me­jor for­ma de en­ten­der la di­men­sión de lo su­ce­di­do sea com­pa­rar lo que pa­sa hoy con lo que ocu­rría ha­ce un par de años.

En abril de 2016, si que­rías de­po­si­tar el equi­va­len­te a 500 dó­la­res en el ban­co (es un de­cir: na­die te­nía tan­to y si lo te­nía, lo úl­ti­mo que ha­cía era de­po­si­tar­lo), ne­ce­si­ta­bas 550.000 bo­lí­va­res. El bi­lle­te de ma­yor de­no­mi­na­ción era de 100 bo­lí­va­res, por tan­to te ha­cían fal­ta 5.500 bi­lle­tes, que de­bías lle­var en una ca­rre­ta o en sa­cos de pa­pas. El Es­ta­do ve­ne­zo­lano te­nía se­rios pro­ble­mas pa­ra pa­gar­les a las im­pren­tas ex­tran­je­ras a las que en­car­ga­ba la im­pre­sión de bi­lle­tes.

Pues bien: las co­sas si­guie­ron de­te­rio­rán­do­se, al pun­to que ha­ce una se­ma­na por un dó­lar te pe­dían 285.000 bo­lí­va­res. Aho­ra, tras la de­va­lua­ción del fin de se­ma­na, un dó­lar equi­va­le a seis mi­llo­nes de bo­lí­va­res an­ti­guos. Pa­ra ma­qui­llar es­te hur­to, le qui­ta­ron cin­co ce­ros a la mo­ne­da, le cam­bia­ron el nom­bre y au­men­ta­ron a 500 el bi­lle­te de ma­yor de­no­mi­na­ción, anun­cian­do, co­mo que­da di­cho, que el nue­vo signo mo­ne­ta­rio es­ta­rá res­pal­da­do por el pe­tro. Un pe­tro va­le 60 dó­la­res y equi­va­le a 3.600 bo­lí­va­res. Pe­ro es pu­ra fan­ta­sía: lo úni­co real es que el ve­ne­zo­lano que te­nía 100 bo­lí­va­res aho­ra tie­ne ape­nas cin­co.

El pe­tro, la su­pues­ta “an­cla” del bo­lí­var so­be­rano, no tie­ne un mer­ca­do ni se tran­sa en pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal al­gu­na, a di­fe­ren­cia del bit­coin y otras crip­to­mo­ne­das. A di­fe­ren­cia de ellas, no na­ció en­tre ciu­da­da­nos anónimos ni su va­lor de­pen­de de la ofer­ta y la de­man­da: es una crea­ción por de­cre­to de la pro­pia dic­ta­du­ra y es ella mis­ma la que tie­ne el con­trol. El pe­tro, a su vez, tie­ne el teó­ri­co res­pal­do de pe­tró­leo ve­ne­zo­lano. Pe­ro re­sul­ta que Ve­ne­zue­la es­tá pro­du­cien­do ca­da mes me­nos pe­tró­leo. Su ni­vel de pro­duc­ción equi­va­le al de ha­ce 70 años y si­gue ca­yen­do es­tre­pi­to­sa­men­te. ¿Qué ga­ran­tía ofre­ce un signo mo­ne­ta­rio que va vin­cu­la­do a una mo­ne­da vir­tual que, a su vez, es­tá ata­da a un pe­tró­leo cre­cien­te­men­te fic­ti­cio pues el Es­ta­do que la con­tro­la tie­ne ca­da vez me­nos ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir­lo?

Ese mis­mo Es­ta­do acu­mu­la ya una deu­da de 60 mil mi­llo­nes de dó­la­res cu­yo ser­vi­cio, pa­ra to­do efec­to prác­ti­co, es­tá sus­pen­di­do. No es de ex­tra­ñar, pues el dé­fi­cit fis­cal equi­va­le ya a más de 20% del pro­duc­to bru­to. To­do es­to es lo que ha­ce que los bo­nos ve­ne­zo­la­nos con ven­ci­mien­to en 2027 se tran­sen hoy (es un de­cir: ca­si no se tran­san) a 24 cen­ta­vos de dó­lar. Los bo­bos (con per­dón, pe­ro no hay otra pa­la­bra) que com­pra­ron bo­nos de una dic­ta­du­ra eco­nó­mi­ca ago­ni­zan­te ya no tie­nen sino una de dos op­cio­nes: es­pe­rar que al­guien aca­be con el ré­gi­men de Ma­du­ro y una nue­va Ve­ne­zue­la en­de­re­ce el rumbo, es de­cir es­pe­rar mu­cho tiem­po, o de­man­dar a Ca­ra­cas en tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les pa­ra tra­tar de ha­cer­se con los ac­ti­vos de ese Es­ta­do en el ex­te­rior y li­qui­dar­los.

Es­to úl­ti­mo ya es­tá, por cier­to, en mar­cha: co­mo se sa­be, ha­ce po­co un tri­bu­nal es­ta­dou­ni­den­se au­to­ri­zó a Crys­to­llex, un acree­dor del ré­gi­men de Ma­du­ro, a cap­tu­rar Cit­go, la fi­lial de PDVSA en Es­ta­dos Uni­dos de­di­ca­da a re­fi­nar pe­tró­leo y dis­tri­buir de­ri­va­dos.

Pe­ro es­to es lo de me­nos; lo de más es­tá su­ce­dien­do aden­tro. Allí ocu­rren co­sas tan in­ve­ro­sí­mi­les co­mo que el año pa­sa­do los ve­ne­zo­la­nos per­die­ron, en pro­me­dio, unos 10 ki­los de pe­so por las pri­va­cio­nes que es­tán pa­san­do. Mu­cha gen­te es­tá co­mien­do pe­rros, ga­tos y pa­lo­mas por­que las al­ter­na­ti­vas no exis­ten. Y to­do el que pue­de tra­ta de huir del país. Han sa­li­do tan­tos ve­ne­zo­la­nos, y tan caó­ti­ca­men­te, que no hay ins­ti­tu­ción en el mun­do que ten­ga una con­ta­bi­li­dad de­fi­ni­ti­va de a cuán­to as­cien­de el éxo­do. Las ci­fras que se ma­ne­jan al­can­zan los cua­tro mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, pe­ro hay otras que ha­blan de en­tre dos y tres mi­llo­nes.

El que no pue­de huir o no tie­ne más re­me­dio que per­ma­ne­cer en­fren­ta aho­ra la reali­dad de ser 95% más po­bre de lo muy po­bre que ya era ha­ce una se­ma­na. Pa­ra “com­pen­sar” es­te ro­bo, Ma­du­ro ha de­cre­ta­do que el sa­la­rio mí­ni­mo suba del equi­va­len­te a un dó­lar al equi­va­len­te a 30 dó­la­res. Pe­ro es­te au­men­to, que por su­pues­to es ri­si­ble an­te la mag­ni­tud de la de­va­lua­ción, es tam­bién pu­ra fan­ta­sía: ¿Qué em­pre­sa es­tá en con­di­cio­nes de pa­gar­les 30 ve­ces más a sus tra­ba­ja­do­res en la Ve­ne­zue­la de hoy? Cual­quie­ra que cum­pla es­ta dis­po­si­ción ten­drá que de­cla­rar­se en quie­bra. Se­rá im­po­si­ble que los ne­go­cios pa­guen a sus tra­ba­ja­do­res el sa­la­rio mí­ni­mo in­clu­so si el go­bierno en­vía a la po­li­cía po­lí­ti­ca, el Se­bin (que por lo de­más no da­ría abas­to pa­ra cum­plir se­me­jan­te mi­sión pa­trió­ti­ca). La eco­no­mía, se­gún han anun­cia­do los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, se ha en­co­gi­do ca­si 50% en ape­nas cin­co años. ¿Pue­de una eco­no­mía que pier­de la mi­tad de su pro­duc­ción en ape­nas un lus­tro re­ver­de­cer en se­me­jan­te cli­ma?

La opo­si­ción, que es­tá dividida y que ya no tie­ne un lí­der sino mu­chos y sin ca­pa­ci­dad de aglu­ti­nar al ma­yor nú­me­ro de or­ga­ni­za­cio­nes, si­gue ba­ta­llan­do he­roi­ca­men­te. Pe­ro hay que ser rea­lis­tas: sus po­si­bi­li­da­des de de­rro­car sin ar­mas a una dic­ta­du­ra que las tie­ne to­das y las em­plea a man­sal­va cuan­do ha­ce fal­ta son hoy día ca­si nu­las. Son mu­chas las dic­ta­du­ras que lo­gra­ron per­du­rar mu­chos años a pe­sar de la hi­per­in­fla­ción y de la eli­mi­na­ción de mu­chos ce­ros, de la no­che a la ma­ña­na, en sus sig­nos mo­ne­ta­rios. La de Zim­bab­we, por ejem­plo, ba­jo el si­nies­tro Ro­bert Mu­ga­be, lo­gró ha­cer­lo du­ran­te una dé­ca­da. Lue­go, cuan­do ya era muy an­ciano, le die­ron el gol­pe in­cruen­to que lo sa­có del po­der, pe­ro an­tes de ese desen­la­ce se dio ma­ña pa­ra in­fli­gir a su pue­blo no so­lo mu­cho da­ño po­lí­ti­co y cí­vi­co sino tam­bién te­rri­bles pa­de­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos (en un mo­men­to da­do, co­mo tan­tos po­pu­lis­tas, dio un gi­ro co­per­ni­cano y em­pe­zó a apli­car me­di­das to­tal­men­te con­tra­rias a las que ha­bían pro­vo­ca­do la in­fla­ción, cul­pan­do de los efec­tos del ajus­te, por su­pues­to, ¡a la opo­si­ción!).

Se di­ce con fre­cuen­cia que so­lo si los mi­li­ta­res se re­be­lan con­tra Ma­du­ro y dan pa­so a una tran­si­ción (re­ti­rán­do­se de in­me­dia­to a los cuar­te­les pa­ra que sean los ci­vi­les quie­nes la ges­tio­nen) se­rá po­si­ble el retorno de la de­mo­cra­cia. Eso es ca­da vez más cier­to. Pe­ro se di­ce tam­bién, y es­to es me­nos cier­to, que no hay mi­li­ta­res dis­pues­tos a des­obe­de­cer. Los hay: si no, no es­ta­rían pre­sos al­gu­nos cien­tos de uni­for­ma­dos que, mu­chas ve­ces sin gran pu­bli­ci­dad, han ido sien­do re­pri­mi­dos por el ré­gi­men pre­ci­sa­men­te por­que su­po­nían una ame­na­za. El gran pro­ble­ma no es­tá allí, sino en que Ma­du­ro, con ayu­da cu­ba­na, ha lo­gra­do, co­mo lo lo­gró Hu­go Chá­vez an­tes que él, pur­gar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad con cier­ta efi­ca­cia y neu­tra­li­zar a los po­ten­cia­les re­bel­des a tiem­po. Des­de lue­go, co­mo el de­te­rio­ro es tan ace­le­ra­do y las con­se­cuen­cias son tan in­con­tro­la­bles, no es se­gu­ro que pue­da se­guir ma­ne­jan­do el fren­te mi­li­tar con tan­ta efi­ca­cia. Pe­ro por el mo­men­to con­ven­ga­mos en que lo ha lo­gra­do y por tan­to la ca­pa­ci­dad de las mo­vi­li­za­cio­nes ci­vi­les pa­ra frac­tu­rar la dic­ta­du­ra y ge­ne­rar una co­rrien­te de­mo­cra­ti­za­do­ra en su in­te­rior es­tá muy dis­mi­nui­da.

Una con­se­cuen­cia trá­gi­ca de to­do es­to son los cien­tos de mi­les de ve­ne­zo­la­nos que, ha­bien­do lle­ga­do a la con­clu­sión de que no hay más so­lu­ción que huir, han sa­li­do en bus­ca de un des­tino. Hay más de un mi­llón en Co­lom­bia, unos 400 mil ya se han ins­ta­la­do en el Pe­rú, al me­nos 250 mil lo han he­cho en Ecua­dor y así su­ce­si­va­men­te. En bue­na par­te de los paí­ses de la re­gión ha ha­bi­do un in­gre­so de ve­ne­zo­la­nos muy con­si­de­ra­ble. Co­mo era de es­pe­rar, no ha tar­da­do en pro­du­cir­se una res­pues­ta xe­nó­fo­ba en un por­cen­ta­je mi­no­ri­ta­rio pe­ro vi­si­ble de la po­bla­ción en di­ver­sos paí­ses que cier­tos po­lí­ti­cos ya es­tán ex­plo­tan­do.

En Bra­sil se ha pro­du­ci­do una si­tua­ción es­pe­cial­men­te gra­ve, pues los ciu­da­da­nos de Pa­ca­rai­ma (es­ta­do de Ro­rai­ma), el pun­to de en­tra­da de los ve­ne­zo­la­nos, reac­cio­na­ron con vio­len­cia tras un in­ci­den­te en que apa­ren­te­men­te un muy pe­que­ño gru­po de ve­ne­zo­la­nos se vio in­vo­lu­cra­do. La reac­ción in­clu­yó un ata­que a las tien­das de cam­pa­ña en que es­tán re­fu­gia­dos mu­chos de los re­cién lle­ga­dos. Bra­sil ha en­via­do tro­pas a la fron­te­ra.

En Ecua­dor, el go­bierno anun­ció que pe­di­rá pa­sa­por­te a los ve­ne­zo­la­nos (ori­gi­nal­men­te la me­di­da in­cluía a ni­ños y ado­les­cen­tes, pe­ro las pro­tes­tas in­ter­na­cio­na­les lo obli­ga­ron a dar mar­cha atrás; aho­ra los me­no­res ten­drán que es­tar acom­pa­ña­dos por ma­yo­res con pa­sa­por­te). En el Pe­rú tam­bién se les ha em­pe­za­do a exi­gir pa­sa­por­te y ade­más se les apli­ca­rá me­di­das de iden­ti­fi­ca­ción. En Chi­le, se les pi­de des­de ha­ce po­co tiem­po un cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes pe­na­les. To­das es­tas me­di­das pa­re­cen po­ca co­sa, pe­ro tra­tán­do­se de Ve­ne­zue­la son al­ta­men­te res­tric­ti­vas, pues pa­ra un ve­ne­zo­lano ob­te­ner un pa­sa­por­te es prohi­bi­ti­va­men­te ca­ro (ade­más de muy di­fí­cil en tér­mi­nos bu­ro­crá­ti­cos), co­mo lo es con­se­guir cer­ti­fi­ca­dos de an­te­ce­den­tes (los con­su­la­dos ve­ne­zo­la­nos en el ex­te­rior co­bran mu­cho por ellos).

Qui­zá el ca­so de xe­no­fo­bia más re­pu­dia­ble que se ha pro­du­ci­do has­ta aho­ra es el de un can­di­da­to a la al­cal­día de Li­ma, Ri­car­do Bel­mont, que es­tá muy bien si­tua­do en las en­cues­tas. Pa­ra agi­tar pa­sio­nes con­tra los fo­ras­te­ros, se in­ven­tó que to­do es­to es par­te de una cons­pi­ra­ción pa­ra ha­cer que un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos pue­dan vo­tar en los co­mi­cios pe­rua­nos. Tam­bién acu­só, con ex­pre­sio­nes vul­ga­res, a las mu­je­res de esa na­cio­na­li­dad de es­tar de­ma­sia­do bien ali­men­ta­das pa­ra pro­ve­nir de un país que su­pues­ta­men­te pa­sa ham­bre.

Ex­pul­sa­dos de su tie­rra, cre­cien­te­men­te in­de­sea­dos por una par­te de la po­bla­ción en sus paí­ses de des­tino an­te la mi­ra­da ca­da vez más in­có­mo­da de los dis­tin­tos go­bier­nos, los ve­ne­zo­la­nos son hoy los pa­rias de Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.