EL QUIE­BRE DEL AL­CAL­DE JOR­GE SHARP CON LA MA­TRIZ

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR JUAN PA­BLO FI­GUE­ROA FO­TO­GRA­FÍA AGENCIAUNO /ARCHIVO

Po­co que­da de la sin­to­nía del al­cal­de de Val­pa­raí­so con la pla­ta­for­ma ciu­da­da­na que lo lle­vó a un im­pen­sa­do triun­fo en 2016. Sus hoy ex­par­ti­da­rios cri­ti­can su es­ti­lo “uni­per­so­nal”, la des­agre­ga­ción del mo­vi­mien­to y la con­tra­ta­ción de per­so­nas que fi­gu­ran en los re­gis­tros sin ex­pe­rien­cia ni for­ma­ción pro­fe­sio­nal com­ple­ta, ade­más de su­pues­to ne­po­tis­mo.

Jor­ge Sharp pa­re­cía le­vi­tar. Co­mo si no pe­sa­ra, co­mo si fue­ra un mu­ñe­co, de­ce­nas de per­so­nas lo pa­sea­ban so­bre sus ca­be­zas. Lo pa­sa­ban de mano en mano, mien­tras él son­reía e in­ten­ta­ba asi­mi­lar ese ines­pe­ra­do y aplas­tan­te triun­fo re­cién ob­te­ni­do.

Se le veía des­con­cer­ta­do en me­dio de ban­de­ras que fla­mea­ban y la al­ga­ra­bía que lo ro­dea­ba: ya era el al­cal­de elec­to de Val­pa­raí­so. Si sus tres con­trin­can­tes se hu­bie­ran uni­do en un im­pro­ba­ble pac­to en­tre Chi­le Va­mos, la Nue­va Ma­yo­ría y una pe­que­ña can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te, no le ha­brían po­di­do ga­nar. Así de po­ten­te fue lo que pa­só ese do­min­go 23 de oc­tu­bre de 2016, el día en que triun­fó lo que lla­ma­ban una “al­cal­día ciu­da­da­na”.

Sharp no ve­nía so­lo. De­trás de él ha­bía un am­plio mo­vi­mien­to con­for­ma­do por or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les lo­ca­les que pro­po­nían un cam­bio ra­di­cal en la for­ma en que se ges­tio­na­ba el mu­ni­ci­pio. Ha­bían sur­gi­do de la tra­ge­dia, de las ce­ni­zas que que­da­ron lue­go del in­cen­dio que en abril de 2014 con­su­mió gran par­te de la ciu­dad. Ocho ce­rros fue­ron arra­sa­dos. Des­apa­re­cie­ron 2.900 vi­vien­das, de­jan­do a unos 12.500 dam­ni­fi­ca­dos, me­dio mi­llar de he­ri­dos y 15 muertos. Era el más gran­de en mu­cho tiem­po, pe­ro el ter­ce­ro en ape­nas dos años.

Pa­ra mu­chos, el fue­go des­nu­dó dé­ca­das de aban­dono y gra­ves ne­gli­gen­cias por par­te de las au­to­ri­da­des na­cio­na­les y lo­ca­les. Un de­sa­rro­llo ur­bano pre­ca­rio y des­con­tro­la­do, y una es­ca­sa pre­pa­ra­ción de me­di­das de mi­ti­ga­ción y pre­ven­ción. Eso se su­ma­ba a va­rios ca­sos de co­rrup­ción mu­ni­ci­pal, ne­po­tis­mo, fal­ta de com­pe­ten­cias téc­ni­cas y un es­ti­lo po­lí­ti­co ya ago­ta­do, se­gún ellos, ale­ja­do de la ciu­da­da­nía. Era co­sa de tiem­po pa­ra que to­do ar­die­ra, y cuan­do ocu­rrió, se ca­len­tó aún más con la len­ta reac­ción del Es­ta­do y lo que le res­pon­dió el en­ton­ces al­cal­de, Jor­ge Cas­tro (UDI), a un po­bla­dor de los ce­rros que lo en­ca­ró an­te las cá­ma­ras lue­go de tres se­ma­nas sin agua: “¿Te in­vi­té yo a vi­vir aquí?”.

“Con esa fra­se, Cas­tro de­mos­tra­ba que no se ha­cía car­go. Y fue lo que col­mó la pa­cien­cia de mu­chos. “No ve­nía­mos de la po­lí­ti­ca ni que­ría­mos en­ton­ces ha­cer un go­bierno lo­cal, pe­ro el in­cen­dio hi­zo que un gru­po di­ver­so y trans­ver­sal de ac­to­res nos sen­tá­ra­mos a con­ver­sar pa­ra pen­sar có­mo ha­cer las co­sas bien, có­mo au­nar nues­tros in­tere­ses par­ti­cu­la­res y re­to­mar pa­ra los ciu­da­da­nos el con­trol de la ciu­dad”, cuen­ta el ar­qui­tec­to Da­niel Mo­ra­les, uno de los dos con­ce­ja­les que acom­pa­ña­ban a Sharp en su lis­ta y que tam­bién re­sul­ta­ron elec­tos.

Ar­qui­tec­tos, ar­tis­tas, em­pre­sa­rios, pes­ca­do­res, pro­fe­so­res, due­ños y due­ñas de ca­sa, y otros tan­tos pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos ru­bros, ade­más de sin­di­ca­lis­tas y di­ri­gen­tes so­cia­les y ve­ci­na­les, se em­pe­za­ron a re­unir, a dis­cu­tir y a en­con­trar pun­tos en co­mún. Par­tie­ron en ma­yo de 2015, en un sa­lón que les pres­tó el sa­cer­do­te Gon­za­lo Bra­vo en una his­tó­ri­ca pa­rro­quia ubi­ca­da en el co­ra­zón de la ciu­dad. Al tiem­po de­ci­die­ron nom­brar­se co­mo la Igle­sia que los aco­gía. Se lla­ma­ron en­ton­ces Pac­to Ur­bano La Ma­triz (PULM).

Así sur­gió el ger­men que pri­me­ro de­ri­vó en un pac­to, de ahí en un mo­vi­mien­to y lue­go en la po­ten­te pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca de rai­gam­bre ciu­da­da­na que lo­gró ins­ta­lar a Sharp, un jo­ven ma­ga­llá­ni­co, mi­li­tan­te del Mo­vi­mien­to Au­to­no­mis­ta (MA), a la ca­be­za del mu­ni­ci­pio por el pe­río­do 2016-2020. El com­pro­mi­so era cla­ro: si ga­na­ba, de­bía go­ber­nar Val­pa­raí­so con las ba­ses y ar­mar equi­po con ellas. Lle­nar el mu­ni­ci­pio no con gen­te li­ga­da a los par­ti­dos, sino con ver­da­de­ras com­pe­ten­cias téc­ni­cas y de ca­rác­ter lo­cal. Sin per­so­na­lis­mos ni gru­pos be­ne­fi­cia­dos. Mal que mal, esa era la con­sig­na: Val­pa­raí­so por y pa­ra los por­te­ños.

Pe­ro aún ni ter­mi­na­ba la fies­ta y unos po­cos ya veían se­ña­les de que al­go no iba bien.

Cuan­do la je­fa de la cam­pa­ña des­pla­zó de la pri­me­ra lí­nea a un gru­po de “ma­tri­ce­ros” que lle­va­ban un lien­zo del PULM. O cuan­do mi­nu­tos des­pués, en su dis­cur­so, Sharp no le de­di­có ni una so­la pa­la­bra a ese gru­po que dio ini­cio a to­do.

De las ca­lles y el co­man­do, la ce­le­bra­ción se tras­la­dó a La Pie­dra Fe­liz, un tí­pi­co lo­cal de la bohe­mia del Puer­to, pro­pie­dad de un ad­he­ren­te al mo­vi­mien­to. Abra­zos, brin­dis, can­tos, gri­tos y ri­sas has­ta bien avan­za­da la ma­dru­ga­da. Pe­ro el nue­vo al­cal­de elec­to no lle­gó: su fies­ta fue apar­te, con un círcu­lo mu­cho más es­tre­cho y ce­rra­do.

Hoy, va­rios fun­da­do­res del PULM ven ha­cia atrás y ase­gu­ran que ahí ya ha­bía par­ti­do el dis­tan­cia­mien­to. Di­cen que no se cum­plió con el com­pro­mi­so de ad­mi­nis­trar el mu­ni­ci­pio co­mo coa­li­ción y que la gen­te que dio ori­gen al mo­vi­mien­to fue ex­clui­da. Acu­san que lo de “al­cal­día ciu­da­da­na” se es­fu­mó y aho­ra “no es más que una cal­co­ma­nía que se pe­ga en los ca­mio­nes de ba­su­ra”. Que aho­ra to­do lo que pa­sa en el mu­ni­ci­pio es­tá en ma­nos del MA, que fue­ron ellos los que al fi­nal to­ma­ron el con­trol. Lo lla­man “la trai­ción de Jor­ge Sharp”.

Car­ta de úl­ti­mo mi­nu­to

Tras va­rias reunio­nes y en­cuen­tros ciu­da­da­nos du­ran­te 2015, los miem­bros del PULM, ya aso­cia­dos con va­rias otras or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos de iz­quier­da ba­jo el pa­ra­guas del Mo­vi­mien­to Val­pa­raí­so Ciu­da­dano (MVC), de­ci­die­ron pos­tu­lar su pro­pia can­di­da­tu­ra pa­ra las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 2016. Lla­ma­ron a pri­ma­rias y cua­tro can­di­da­tos se pre­sen­ta­ron, to­dos por­te­ños y par­te del gru­po ini­cial: Da­niel Mo­ra­les, Lo­re­na Co­li­vo­ro, Ce­ci­lia Gu­tié­rrez y John Pa­ra­da.

Pa­ra abril de 2016, ya to­do es­ta­ba lis­to y se ce­rra­ba el pe­río­do de ins­crip­ción. Pe­ro Ma­bel Zú­ñi­ga, di­ri­gen­ta de la Anef, al­zó la mano y pi­dió más tiem­po, ya que la Coor­di­na­do­ra So­cial -un gru­po que in­cluía al mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y par­ti­dos que des­pués for­ma­rían el Fren­te Am­plio- te­nía un quin­to can­di­da­to. Esa car­ta de úl­ti­mo mi­nu­to se­ría el abo­ga­do au­to­no­mis­ta Jor­ge Sharp.

“In­ge­nua­men­te ac­ce­di­mos en me­dio del am­bien­te de so­li­da­ri­dad y con­fian­za que mar­ca­ba al mo­vi­mien­to”, di­ce la so­ció­lo­ga Rocío Ve­ne­gas, au­to­ra de un li­bro que a fi­nes de septiembre sal­drá a li­bre­rías y que re­la­ta en de­ta­lle el pro­ce­so que dio for­ma al MVC y el pos­te­rior quie­bre con la ges­tión del ac­tual al­cal­de.

La de­ci­sión de lle­var­lo fue de­ter­mi­nan­te en el frac­cio­na­mien­to de la Iz­quier­da Au­tó­no­ma. No era par­te de su acuer­do in­terno de ca­ra a las elec­cio­nes, pe­ro la fac­ción li­de­ra­da por el dipu­tado Ga­briel Bo­ric aun así lo postuló. Fue una de las ra­zo­nes de la sa­li­da de ese gru­po que lue­go dio ori­gen al MA.

En las pri­ma­rias ciu­da­da­nas, Sharp ga­nó a Mo­ra­les por ape­nas 28 vo­tos. Pe­ro da­ba lo mis­mo: ha­bía un pro­gra­ma acor­da­do en­tre to­dos y un pac­to fir­ma­do en que se com­pro­me­tían a lle­var ade­lan­te un co­go­bierno con los de­más miem­bros del MVC en ca­so de ser elec­tos. Pro­po­nían un mo­de­lo de ges­tión y go­ber­nan­za ciu­da­da­na, con es­pe­cial fo­co en el de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble de la ciu­dad, la re­cu­pe­ra­ción del bor­de cos­te­ro, la trans­pa­ren­cia y la pro­bidad.

“Des­pués de las elec­cio­nes, Sharp des­apa­re­ció con la gen­te del MA. No con­tes­ta­ba te­lé­fo­nos ni co­rreos, y cuan­do vol­vie­ron en no­viem­bre de 2016, lle­gó con su equi­po ya ar­ma­do, que in­cluía a dos per­so­nas del MVC, pe­ro de­sig­na­das uni­la­te­ral­men­te (...). La ver­dad, es di­fí­cil de­cir que hu­bo un quie­bre con el PULM, por­que lo cier­to es que nun­ca lle­ga­ron a ar­mar equi­po con no­so­tros”, di­ce el con­ce­jal Da­niel Mo­ra­les.

Do­ble quie­bre

So­lo dos pues­tos cla­ve en la to­ma de de­ci­sio- nes se ad­ju­di­ca­ron miem­bros del MVC. Uno fue Mar­ce­lo Ga­rri­do, que ha­bía si­do du­ran­te la cam­pa­ña el en­la­ce con el mo­vi­mien­to. Él que­dó co­mo ge­ren­te de la Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal (Cor­mu­val). El otro, qui­zás más im­por­tan­te, fue a car­go de la Se­cre­ta­ría Co­mu­nal de Pla­ni­fi­ca­ción (Sec­pla). Ahí se pu­so al so­ció­lo­go y exin­ves­ti­ga­dor de la Ce­pal Pa­tri­cio Ro­zas. Pe­ro du­ró po­co, ape­nas tres me­ses. Sa­lió jun­to a su equi­po en me­dio de una dispu­ta con el al­cal­de por la con­ti­nui­dad de fun­cio­na­rios téc­ni­cos que ve­nían de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. Fue el pri­mer gran quie­bre en la re­la­ción en­tre Sharp y sus ba­ses pro­ve­nien­tes del PULM.

En su re­em­pla­zo asu­mió la tam­bién so­ció­lo­ga y mi­li­tan­te del MA Tania Ma­dria­ga, una de sus más cer­ca­nas co­la­bo­ra­do­ras. Esa fue una de las de­ci­sio­nes que más cues­tio­nan hoy quie­nes fun­da­ron el mo­vi­mien­to.

“Fue una de­silu­sión. An­tes se po­día ha­blar y tra­ba­jar con él, pe­ro hoy se mues­tra arro­gan­te y so­ber­bio. La so­li­da­ri­dad y el tra­ba­jo co­lec­ti­vo des­apa­re­cie­ron y ca­ye­ron en va­rias de las vie­jas prác­ti­cas que que­rían erra­di­car”, cuen­ta Lo­re­na Co­li­vo­ro, mi­li­tan­te del Par­ti­do Hu­ma­nis­ta (PH) y una de las fun­da­do­ras del PULM.

Va­rias de las prác­ti­cas que se le cri­ti­can a la ad­mi­nis­tra­ción de Sharp tie­nen que ver con quie­nes ha lle­va­do a tra­ba­jar con él. En­tre los fun­da­do­res que die­ron ori­gen al mo­vi­mien­to y que fue­ron con­sul­ta­dos pa­ra es­te re­por­ta­je, con­cuer­dan en que uno de los pi- la­res de su pro­pues­ta era po­ten­ciar la con­tra­ta­ción de per­so­nas que no so­lo fue­ran téc­ni­ca­men­te com­pe­ten­tes, sino que, ade­más, tu­vie­ran rai­gam­bre lo­cal. Na­ci­dos y cria­dos en el Puer­to o que al me­nos lle­va­ran años tra­ba­jan­do allí y co­no­cien­do su reali­dad. No que­rían gen­te de afue­ra e ins­ta­la­da por com­pro­mi­sos po­lí­ti­cos, co­mo -de­cía­no­cu­rría con las ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res, sino a por­te­ños que per­mi­tie­ran un en­fo­que lo­cal. Eso, ase­gu­ran, no se cum­plió.

En el mar­co del acuer­do pro-trans­pa­ren­cia que fir­ma­ron to­dos los can­di­da­tos en me­dio de la cam­pa­ña, un gru­po de miem­bros del MVC co­men­zó en no­viem­bre de 2017, a ca­si un año de la asun­ción de Sharp, una re­vi­sión de la pri­me­ra eta­pa de la lla­ma­da “al­cal­día ciu­da­da­na”. El tra­ba­jo se cen­tró en las con­tra­ta­cio­nes, los avan­ces de los prin­ci­pa­les pro­yec­tos y el uso de los re­cur­sos, y de­ri­vó en un la­pi­da­rio in­for­me que le pre­sen­ta­ron en ma­yo pa­sa­do a Sharp.

Allí cri­ti­ca­ban su es­ti­lo “uni­per­so­nal”, la des­agre­ga­ción del mo­vi­mien­to y la con­tra­ta­ción de de­ce­nas de per­so­nas que fi­gu­ran en los re­gis­tros sin ex­pe­rien­cia ni for­ma­ción pro­fe­sio­nal com­ple­ta, ade­más de su­pues­to ne­po­tis­mo.

Eso úl­ti­mo apun­ta­ría prin­ci­pal­men­te a la con­tra­ta­ción de Ma­dria­ga en la Sec­pla, y de su pa­re­ja, Ro­dri­go Ruiz, en la Cor­mu­val, aun­que tam­bién a otras per­so­nas cer­ca­nas al MA. Con­clu­ye el in­for­me: “No po­de­mos sen­tir­nos re­pre­sen­ta­dos por lo que hoy exis- te en la go­ber­nan­za lo­cal y tam­po­co desea­mos ser cóm­pli­ces pa­si­vos de ac­tos que aten­tan con­tra nues­tros prin­ci­pios éti­cos bá­si­cos”.

Quie­nes par­ti­ci­pa­ron en la reunión se­ña­lan que la ad­mi­nis­tra­ción no re­co­no­ció nin­guno de los re­pa­ros y crí­ti­cas. Y que ese sí fue el quie­bre de­fi­ni­ti­vo con el MVC.

La rear­ti­cu­la­ción

Mu­chos de los que par­tie­ron con el PULM hoy se sien­ten de­silu­sio­na­dos y se ale­ja­ron. Di­cen que el MVC hoy es­tá des­ar­ti­cu­la­do. Una de sus in­te­gran­tes aña­de que an­te las crí­ti­cas, “en la mu­ni­ci­pa­li­dad nos res­pon­den que que­re­mos des­truir el pro­ce­so. ¿Pe­ro el pro­ce­so de quién?”.

Aun­que han sa­li­do ver­sio­nes de que pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes lla­ma­rán nue­va­men­te a pri­ma­rias, aún no hay na­da cla­ro. Al­gu­nos es­pe­ran re­or­ga­ni­zar­se du­ran­te es­te se­gun­do se­mes­tre y ver qué pa­sa du­ran­te ese año con Sharp, quien con­sul­ta­do por Re­por­ta­jes op­tó por no emi­tir co­men­ta­rios.

El quie­bre, en to­do ca­so, no pa­re­ce ser pro­gra­má­ti­co, sino con las for­mas en que se lle­va ade­lan­te la pro­me­sa de un pro­yec­to par­ti­ci­pa­ti­vo.

“A eso apun­ta­mos -di­ce el con­ce­jal Mo­ra­les-: a que se en­mien­de el ca­mino y aho­ra sí se ha­gan las co­sas bien. A que se ha­ga esa “al­cal­día ciu­da­da­na” en la que to­dos se sien­tan in­clui­dos, y no lo que es aho­ra, so­lo una al­cal­día”.

Sharp y par­te de los por­te­ños que res­pal­da­ron su cam­pa­ña a la al­cal­día en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.