Ha­cer­se los sor­pren­di­dos

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

No fue ha­ce mu­cho. En fe­bre­ro de 2017, la Agen­cia Ca­tó­li­ca de In­for­ma­cio­nes di­vul­ga­ba una no­ti­cia que se su­po­nía era un ges­to de re­co­no­ci­mien­to. La no­ta con­ta­ba que el Pa­pa Fran­cis­co ha­bía es­cri­to el pró­lo­go de Lo per­dono, pa­dre, el li­bro au­to­bio­grá­fi­co de Da­niel Pit­tet, un ca­tó­li­co fran­cés de 57 años. La pu­bli­ca­ción era el tes­ti­mo­nio de los abu­sos a los que Pit­tet fue so­me­ti­do por un cu­ra ca­pu­chino cuan­do era ni­ño. Los he­chos ha­bían ocu­rri­do cuan­do el au­tor te­nía en­tre nueve y 13 años. Aun­que la no­ta agre­ga­ba que el ca­pu­chino tam­bién ha­bía abu­sa­do de “al­re­de­dor de 24 me­no­res”, el én­fa­sis no es­ta­ba pues­to en esos de­ta­lles, sino en el ges­to que tu­vo Pit­tet de per­do­nar a su agre­sor y con­ti­nuar su vi­da co­mo lai­co fiel a su Igle­sia. En el pró­lo­go, el Pon­tí­fi­ce abun­da­ba en las fór­mu­las ha­bi­tua­les que usan los obis­pos en es­tos ca­sos -pro­fun­do do­lor, cons­ter­na­ción-, y des­ta­ca­ba que el au­tor hu­bie­ra de­ci­di­do bus­car a su an­ti­guo agre­sor, quien nun­ca fue se­pa­ra­do de su es­ta­do cle­ri­cal, pa­ra per­do­nar­lo. No men­cio­na­ba la pa­la­bra cri­men, ni de­li­to, ni jus­ti­cia. Tam­po­co ofre­cía ma­yor in­for­ma­ción so­bre las otras víc­ti­mas del ca­pu­chino, tal vez por­que no ha­bían se­gui­do par­ti­ci­pan­do de la ins­ti­tu­ción o por­que Fran­cis­co no los co­no­cía per­so­nal­men­te, co­mo ocu­rría con Pit­tet, con quien se ha­bía reuni­do an­tes, cuan­do el fran­cés pu­bli­có un li­bro so­bre vi­da re­li­gio­sa.

La idea prin­ci­pal del pró­lo­go es­cri­to por el Pa­pa y de la no­ta de la agen­cia de pren­sa, en to­do ca­so, no era el re­co­no­ci­mien­to de una fal­ta ins­ti­tu­cio­nal, sino des­ta­car que Pit­tet le hu­bie­ra ten­di­do la mano su abu­sa­dor. De pa­so, el Pa­pa de­ja­ba en ma­nos de las víc­ti­mas acla­rar otros ca­sos de abu­so: “Tes­ti­mo­nios co­mo el su­yo de­rri­ban el mu­ro del si­len­cio que so­fo­ca­ba los es­cán­da­los y los su­fri­mien­tos, arro­jan luz so­bre una te­rri­ble zo­na de som­bra en la vi­da de la Igle­sia”. En una en­tre­vis­ta pos­te­rior a otro me­dio ca­tó­li­co, Da­niel Pit­tet con­tó que Fran­cis­co le ha­bía con­fia­do que ha­bía he­cho el pró­lo­go del li­bro “pa­ra pro­te­ger­te de la Igle­sia”. Ase­gu­ró, ade­más, que pe­se al ges­to que tu­vo con el ca­pu­chino que lo vio­ló du­ran­te cua­tro años, lle­va­ba “es­ta he­ri­da has­ta la muer­te”, y que en dos opor­tu­ni­da­des ha­bía es­ta­do a pun­to de sui­ci­dar­se, pe­ro que el apo­yo fa­mi­liar lo ha­bía sal­va­do. Pit­tet con­ta­ba co­mo anéc­do­ta que uno de sus hi­jos le de­cía que cuan­do fue­ra ma­yor es­tu­dia­ría psi­quia­tría, pa­ra ayu­dar­lo.

So­lo du­ran­te los úl­ti­mos me­ses el Pon­tí­fi­ce ha co­men­za­do a ha­blar de “crí­me­nes” en lu­gar de “pe­ca­dos” pa­ra re­fe­rir­se a los es­cán­da­los de abu­so se­xual. Cam­bió el vo­ca­bu­la­rio en la me­di­da en que la jus­ti­cia ci­vil de dis­tin­tos paí­ses hi­zo más evi­den­te que los ca­sos de abu­so se­xual y de po­der den­tro de la Igle­sia no son fe­nó­me­nos ais­la­dos. La te­sis de las man­za­nas po­dri­das ya no fun­cio­na. Tam­po­co que sea un fe­nó­meno que in­vo­lu­cre a cier­tas áreas más o me­nos con­ser­va­do­ras de la ins­ti­tu­ción, más o me­nos cer­ca­nas a la je­rar­quía va­ti­ca­na. La am­pli­tud y el al­can­ce de las in­ves­ti­ga­cio­nes he­chas en Aus­tra­lia a ni­vel na­cio­nal, y el si­nies­tro in­for­me pre­sen­ta­do por el tri­bu­nal su­pre­mo de Pen­sil­va­nia de­mues­tran un pai­sa­je lo su­fi­cien­te­men­te am­plio y sos­te­ni­do du­ran­te dé­ca­das, que se ha­ce di­fí­cil se­guir cre­yen­do en obis­pos y car­de­na­les que reac­cio­nan con voz que­jum­bro­sa y re­pi­ten el man­tra de la sor­pre­sa que les pro­vo­ca y el do­lor que les cau­sa en­te­rar­se de los de­li­tos que se co­me­tían ba­jo sus na­ri­ces. Es de­ma­sia­da la evi­den­cia que in­di­ca que efec­ti­va­men­te sí sa­ben más de lo que es­tán dis­pues­tos a ad­mi­tir y que so­lo son ca­pa­ces de re­co­no­cer res­pon­sa­bi­li­da­des cuan­do la jus­ti­cia ci­vil los aco­rra­la. An­tes de eso, lo que ofre­cen son res­pues­tas am­bi­guas -“son unos po­qui­tos ca­sos”, di­jo al­gu­na vez el car­de­nal Errá­zu­riz- y fra­ses sue­ltas co­mo efec­tos co­mu­ni­ca­cio­na­les de bue­nas in­ten­cio­nes que aca­ban de­rrum­bán­do­se por el pe­so de los he­chos.

Las acu­sa­cio­nes de en­cu­bri­mien­to de­nun­cia­das por un obis­po con­tra el Pa­pa es­ta se­ma­na so­lo de­mues­tran el avan­ce del de­rrum­be y la de­ses­pe­ra­ción in­ter­na. La pre­gun­ta aho­ra no es si hay un ban­do de bue­nos y otro de ma­los den­tro del Va­ti­cano, por­que es bas­tan­te evi­den­te que el en­cu­bri­mien­to de los abu­sos es una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da y que las dispu­tas que se es­tán ha­cien­do pú­bli­cas no son tan­to so­bre las vir­tu­des cris­tia­nas de la cu­ria, sino por quié­nes van a con­ser­var el po­der y a qué cos­to. Re­du­cir la si­tua­ción a cuán bueno ha si­do Fran­cis­co es con­ti­nuar con una ló­gi­ca de co­mi­té pri­va­do, con­de­na­da a cho­car con la frus­tra­ción de las ver­da­des pú­bli­cas en ese an­cho mun­do en don­de los de­li­tos no se so­lu­cio­nan con una pe­ni­ten­cia lue­go de una con­fe­sión. El em­pe­ño de pe­dir­le pe­ras al ol­mo y bus­car san­tos y hé­roes en don­de so­lo hay va­ro­nes que hi­cie­ron de la im­pu­ni­dad un há­bi­to y del da­ño ajeno una opor­tu­ni­dad pa­ra cul­ti­var su pa­sión por los se­cre­tos re­sul­ta a es­tas al­tu­ras un tan­to en­fer­mi­zo. Tan­to co­mo fin­gir so­bre­sal­to com­pul­si­va­men­te o dis­tin­guir en­tre víc­ti­mas co­rrien­tes y víc­ti­mas dig­nas de ad­mi­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.