Cua­tro gol­pes en un so­lo día

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - As­ca­nio Ca­va­llo

…Si por ca­sua­li­dad de en­tre la ma­sa se te acer­ca­ra Ar­te­mi­do­ro con un es­cri­to, di­cién­do­te con im­pa­cien­cia “lee es­to en­se­gui­da, con­tie­ne gra­ves nue­vas que te ata­ñen”, de­ten­te; re­le­ga to­da con­ver­sa­ción o ta­rea; alé­ja­te de la gen­te que an­te ti se arro­di­lla y sa­lu­da… (Kons­tan­ti­nos Ka­va­fis, Los idus de mar­zo).

La gran ucro­nía del si­glo XX chi­leno se­ría la del 11 de sep­tiem­bre de 1973: ¿Qué ha­bría pa­sa­do si el Gol­pe de Es­ta­do hu­bie­se fra­ca­sa­do? En reali­dad, las pro­ba­bi­li­da­des de que así su­ce­die­ra eran muy al­tas, tan­to o más co­mo que tu­vie­ra éxi­to. Co­mo to­dos los gran­des acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos, el Gol­pe de Es­ta­do ne­ce­si­tó de la con­ver­gen­cia de in­con­ta­bles fac­to­res, mu­chos de ellos lá­bi­les, in­con­tro­la­bles, in­clu­so aza­ro­sos. Es­to siem­pre des­alien­ta un po­co a los es­pí­ri­tus pe­re­zo­sos, que pre­fie­ren las ex­pli­ca­cio­nes de po­cas pa­la­bras, oja­lá una so­la: con­ju­ra, trai­ción, Es­ta­dos Uni­dos, im­pe­ria­lis­mo.

De­mos por des­con­ta­do el pro­ble­ma de ele­gir la fe­cha, que sig­ni­fi­ca cal­cu­lar el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra mo­vi­li­zar hom­bres y re­cur­sos sin que se no­te, o al me­nos con una ex­cu­sa ra­zo­na­ble; y el pro­ble­ma­zo de que más en­ci­ma la fe­cha ha­ya si­do ade­lan­ta­da a lo me­nos en tres días por uno de los gol­pis­tas. Esas so­las cir­cuns­tan­cias ya ha­rían ries­go­so el éxi­to de la in­su­rrec­ción, ade­más del clima, la man­ten­ción del se­cre­to, la ve­lo­ci­dad de las na­ves, el cor­te de los teléfonos, el aper­tre­cha­mien­to de las tro­pas (¿cuán­tos días de agua, de ba­las, de alimentos?), el cie­rre de las fron­te­ras y una mi­ría­da de co­sas más.

Lo más im­por­tan­te, sin em­bar­go, es que ese 11 de sep­tiem­bre de­bían pro­du­cir­se no uno, sino cua­tro gol­pes ins­ti­tu­cio­na­les si­mul­tá­neos. Cro­no­ló­gi­ca­men­te, el pri­me­ro te­nía que ser la des­ti­tu­ción de fac­to del co­man­dan­te en jefe de la Ar­ma­da, el al­mi­ran­te Raúl Mon­te­ro, que no se mos­tra­ba tan vehe­men­te co­mo sus sub­al­ter­nos en con­tra del go­bierno de Salvador Allen­de. Mon­te­ro ha­bía acep­ta­do ser mi­nis­tro de Ha­cien­da de la Uni­dad Po­pu­lar en el ga­bi­ne­te “de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal” ins­tau­ra­do por el Pre­si­den­te el 9 de agos­to, un hi­to po­lí­ti­co que con­de­na­ría a to­dos los co­man­dan­tes en jefe de aquel mo­men­to a un des­tino trá­gi­co. No son po­cos los que creen que esa in­ter­ven­ción de los mi­li­ta­res en la política dia­ria, em­pu­ja­da por el Pre­si­den­te, des­pe­jó la ru­ta fi­nal a la idea del gol­pe.

El lí­der de la in­su­rrec­ción en la Ar­ma­da, el al­mi­ran­te Jo­sé To­ri­bio Me­rino, sen­tía que su fu­tu­ro de­pen­día de ho­ras: el Pre­si­den­te Allen­de, que lo ha­bía iden­ti­fi­ca­do co­mo un opo­si­tor ideo­ló­gi­co du­ro, po­día lla­mar­lo a re­ti­ro en cual­quier mo­men­to. De esos te­mo­res -ade­más de otros mu­chos aná­li­sis tác­ti­cos- na­ce su de­ci­sión de ade­lan­tar el le­van­ta­mien­to con­tra el go­bierno pa­ra el día 11, en vez de rea­li­zar­lo el 14, co­mo le aco­mo­da­ba al Ejér­ci­to.

Pa­ra es­to era pre­ci­so des­ti­tuir a su su­pe­rior. En las som­bras de la ma­dru­ga­da del 11, co­man­dos de la Ar­ma­da sa­bo­tea­ron el au­to del al­mi­ran­te Mon­te­ro y ce­rra­ron su ca­sa con ca­de­nas. El al­mi­ran­te Mon­te­ro es­ta­ba des­ti­tui­do y pre­so sin sa­ber­lo, mien­tras aún dor­mía.

¿In­creí­ble? Sí, y Me­rino de­pen­día to­da­vía de otro he­cho de re­lo­je­ría: que al des­pun­tar el al­ba hu­bie­sen re­gre­sa­do de al­ta mar to­das las uni­da­des de la es­cua­dra, pa­ra apun­tar sus ba­te­rías a las áreas más po­bla­das del li­to­ral cen­tral. El triun­fo del gol­pe de­pen­día, creían ellos, de que to­das las Fuer­zas Ar­ma­das se ex­hi­bie­ran en ac­ción, pa­ra dejar en cla­ro que ac­tua­ban uni­das y sin vuel­ta atrás.

Aun más in­ve­ro­sí­mil puede ser el se­gun­do gol­pe, que se eje­cu­ta en las mis­mas ho­ras. Es­te con­cier­ne a Ca­ra­bi­ne­ros, 25 mil hom­bres ar­ma­dos dis­tri­bui­dos en to­do el te­rri­to­rio del país que, aun­que tendrían me­nos po­der de fue­go que el Ejér­ci­to, po­dían cons­ti­tuir un for­mi­da­ble cuer­po de re­sis­ten­cia.

En es­te ca­so, el lí­der ele­gi­do pa­ra el gol­pe, el ge­ne­ral César Men­do­za, ocu­pa­ba la quin­ta an­ti­güe­dad del man­do de la po­li­cía: era pre­ci­so que des­ti­tu­ye­ra a los cua­tro generales que lo pre­ce­dían, par­tien­do por el ge­ne­ral di­rec­tor, Jo­sé Ma­ría Se­púl­ve­da, sos­pe­cho­so de sim­pa­tía con el go­bierno de Allen­de. Días más tar­de, Se­púl­ve­da di­ría a uno de los com­plo­ta­dos que “si hu­bie­ra sa­bi­do” que Ca­ra­bi­ne­ros es­ta­ba lis­to, lo ha­bría en­ca­be­za­do.

Pe­ro no lo su­po, co­mo tam­po­co su­po que po­co an­tes de que sa­lie­ra el sol, el ge­ne­ral César Men­do­za ha­bía lle­ga­do en su pro­pio au­to al Edi­fi­cio No­ram­bue­na, don­de es­ta­ba la Cen­tral de Co­mu­ni­ca­cio­nes de Ca­ra­bi­ne­ros. No al edi­fi­cio ins­ti­tu­cio­nal de la po­li­cía, se­de de la di­rec­ción ge­ne­ral; eso no in­tere­sa­ba: el man­do es­ta­ría en ma­nos de quien con­tro­la­ra la pie­za cla­ve de las ór­de­nes, las co­mu­ni­ca­cio­nes por ra­dio.

Men­do­za no ne­ce­si­tó pro­cla­mar la des­ti­tu­ción de sus cua­tro su­pe­rio­res; es­tos se dieron cuen­ta cuan­do las tan­que­tas po­li­cia­les dis­pues­tas pa­ra res­guar­dar La Mo­ne­da co­men­za­ron a gi­rar sus ca­ño­nes ha­cia el pa­la­cio pre­si­den­cial. Quien da­ba las ór­de­nes des­de aho­ra era quien ocu­pa­ba el Edi­fi­cio No­ram­bue­na; co­mo quie­ra que fue­se, a los cua­tro su­pe­rio­res no se les ocu­rrió. En las ho­ras si­guien­tes, Men­do­za re­ser­vó una de las tan­que­tas pa­ra sa­car del Pa­la­cio -an­tes de que fuera bom­bar­dea­do- al ya ex­ge­ne­ral Se­púl­ve­da y lle­var­lo has­ta el pro­te­gi­do Club de Ca­ra­bi­ne­ros. Un gol­pe, ade­más de in­cruen­to, con cier­to to­que ca­ba­lle­res­co.

El ter­cer gol­pe, por su­pues­to, es el más im­por­tan­te y ocu­rre a las 8.42 de la ma­ña­na, cuan­do una ca­de­na ra­dial en­ca­be­za­da por las ra­dios Agri­cul­tu­ra y Mi­ne­ría trans­mi­te la lec­tu­ra del ban­do mi­li­tar que de­cla­ra des­ti­tui­do al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Aun­que el go­bierno se de­mo­ra en creer­lo, es­te mo­men­to pre­ci­so po­ne en mar­cha to­da la ca­de­na de su­ce­sos que vendrán en los días, me­ses y años si­guien­tes, co­mo una trom­ba de la his­to­ria.

Pe­ro hay aún un cuar­to gol­pe, mu­cho me­nos co­no­ci­do. Aun­que en el Ejér­ci­to no exis­tía el gra­do de des­con­fian­za que te­nían la Ar­ma­da y Ca­ra­bi­ne­ros so­bre sus su­pe­rio­res, el co­man­dan­te en jefe, el ge­ne­ral Augusto Pi­no­chet, no sa­tis­fa­cía la vehe­men­cia ni el apu­ro que te­nían otros generales de me­nor an­ti­güe­dad, que que­rían sa­car a Allen­de del man­do des­de mu­chos me­ses an­tes. Esa ten­sión no re­suel­ta po­día de­ri­var en un quie­bre del Ejér­ci­to, la pri­me­ra con­di­ción pa­ra el es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil. La som­bra de Es­pa­ña, qui­zás la gue­rra más es­tu­dia­da por los mi­li­ta­res chi­le­nos, ron­da­ba por to­dos los cálcu­los.

Los generales im­pe­tuo­sos des­con­fia­ban de los cua­tro generales que se­guían a Pi­no­chet en el man­do, y en es­pe­cial del se­gun­do, el ge­ne­ral Or­lan­do Ur­bi­na, com­pa­ñe­ro y ami­go de Pi­no­chet y uno de los lí­de­res in­te­lec­tua­les del Al­to Man­do. Los com­plo­ta­dos se reunie­ron con Pi­no­chet el día an­te­rior, el 10, y se ju­ra­men­ta­ron pa­ra ac­tuar en con­jun­to el 11, ase­gu­rán­do­se de que nin­gu­na uni­dad rom­pe­ría la dis­ci­pli­na. Ha­bía una par­te del com­pro­mi­so mu­cho más gra­vo­sa que to­das las otras: si a Pi­no­chet le ocu­rría al­go, el man­do del Ejér­ci­to lo asu­mi­ría la sex­ta an­ti­güe­dad, el ge­ne­ral Óscar Bo­ni­lla. Ese ju­ra­men­to era, en sí mis­mo, un gol­pe in­terno, por­que su­po­nía la des­ti­tu­ción au­to­má­ti- ca de cin­co generales.

No se puede ni si­quie­ra ima­gi­nar qué hu­bie­se ocu­rri­do en ese ca­so.

Ese día 10, Pi­no­chet en­vió a Ur­bi­na a una fal­sa mi­sión en Te­mu­co, una ma­nio­bra am­bi­gua que puede en­ten­der­se a la vez co­mo pro­tec­ción del ami­go y co­mo con­ce­sión a los “du­ros”. En la ma­ña­na del 11, muy ale­ta an­te to­dos es­tos fac­to­res y cons­cien­te de que se ju­ga­ba la vi­da, Pi­no­chet lle­gó al pues­to de man­do en Pe­ña­lo­lén con 10 mi­nu­tos de re­tra­so: el tiem­po jus­to pa­ra me­dir si los otros generales ya se es­ta­ban apre­su­ran­do a sus­ti­tuir­lo; o si, por el con­tra­rio, su pa­cien­cia de­mos­tra­ría que se es­ta­ban so­me­tien­do a su im­pe­rio.

Las con­ver­sa­cio­nes de los al­tos man­dos en las ho­ras del gol­pe son bien co­no­ci­das; han cir­cu­la­do por años en di­fe­ren­tes for­ma­tos y ex­ten­sio­nes. Pe­ro so­lo 20 años des­pués, en 1993, uno de los protagonistas de la in­su­rrec­ción, el al­mi­ran­te Pa­tri­cio Car­va­jal, re­ve­la­ría un seg­men­to de diá­lo­go nun­ca an­tes co­no­ci­do, que se pro­du­jo a eso de las 16.30, le­jos ya de las ins­truc­cio­nes acer­ca del bom­bar­deo y el asal­to a La Mo­ne­da.

En esos mo­men­tos de la tar­de Pi­no­chet le di­ce a Car­va­jal: “Pa­tri­cio, otra co­sa: aquí es­tá Ur­bi­na con­mi­go, y al­gu­nos generales. Pa­ra que tú se­pas tam­bién”. Es­te críp­ti­co anun­cio tie­ne un so­lo sig­ni­fi­ca­do: el man­do del Ejér­ci­to ha si­do restaurado, ya no va­le el ju­ra­men­to con Bo­ni­lla. Ur­bi­na ha re­gre­sa­do de Te­mu­co y aho­ra es­tá jun­to a Pi­no­chet, to­man­do el con­trol y acon­se­jan­do a su ami­go. El cuar­to gol­pe ha si­do abor­ta­do, aun­que por unas ho­ras pu­do cam­biar to­do el cur­so de la his­to­ria.

El 11 de sep­tiem­bre fue una tra­ge­dia pa­ra la iz­quier­da, que se vio sor­pren­di­da por la ve­lo­ci­dad y la vio­len­cia de los he­chos en ese mis­mo día y en to­dos los que si­guie­ron. Pa­ra los protagonistas del gol­pe, fue un acon­te­ci­mien­to épi­co pre­ci­sa­men­te por la ra­zón con­tra­ria: to­do lo que po­día fa­llar fun­cio­nó y to­do lo que se pre­vió tu­vo un re­sul­ta­do exi­to­so, a pe­sar de los mi­les de im­pon­de­ra­bles que pu­die­ron arrui­nar­lo.

La lar­ga y can­si­na his­to­ria, con sus len­tos pa­sos, re­ser­va­rá sus res­pec­ti­vos jui­cios.

Otros de­ta­lles so­bre el 11 de sep­tiem­bre en: Gol­pe, de Mar­ga­ri­ta Se­rrano y As­ca­nio Ca­va­llo (Uq­bar, 2013).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.