Des­de 1996, los jó­ve­nes se en­fren­tan a es­tos con­te­ni­dos por pri­me­ra vez en sex­to bá­si­co; en 1998 se de­fi­nió que, en se­gun­do y ter­ce­ro me­dio, se pro­fun­di­za­ra el con­tex­to his­tó­ri­co pre­vio al gol­pe y el pe­río­do de “dic­ta­du­ra has­ta el re­gre­so a la de­mo­cra­cia”

La Tercera - Reportajes - - POR­TA­DA -

Pa­só ha­ce prác­ti­ca­men­te dos años, pe­ro aún el re­cuer­do es­tá fres­co en la me­mo­ria de Ma­tías Mar­tí­nez. Lo men­cio­na en un par de oca­sio­nes du­ran­te la char­la y, con­fie­sa, tam­bién lo ha he­cho ca­da vez que le han con­sul­ta­do por su ex­pe­rien­cia co­mo do­cen­te. Fue en una de sus pri­me­ras vi­si­tas guia­das a Vi­lla Gri­mal­di, ac­ti­vi­dad que los pro­fe­so­res de His­to­ria, Geo­gra­fía y Cien­cias So­cia­les del Li­ceo Dr. Amador Negh­me Ro­drí­guez -en Es­ta­ción Cen­tral- adop­ta­ron co­mo una suer­te de tra­di­ción du­ran­te ca­da sep­tiem­bre. Allí, a car­go de un cur­so, mien­tras les pre­sen­ta­ban el “Jar­dín de las ro­sas”, Cris­tó­bal Mo­ra­les, uno de los alum­nos pre­sen­tes, se de­tu­vo de gol­pe y pi­dió la pa­la­bra: Éri­ka San­do­val, su tía, quien fa­lle­ció a los 15 años, es­ta­ba ahí, hon­ra­da pa­ra siem­pre en una ro­sa.

Su tes­ti­mo­nio, esa his­to­ria que se ex­ten­dió por tan so­lo un par de mi­nu­tos, fue uno de los mo­men­tos más fuer­tes que Ma­tías Mar­tí­nez, re­la­ta, ha vi­vi­do des­de que es pro­fe­sor.

—Cuan­do em­pe­za­mos a ver la Uni­dad de Dic­ta­du­ra Mi­li­tar, lo pri­me­ro que ha­ce­mos es pre­gun­tar qué es lo que se ha ha­bla­do en las ca­sas. Y se van plan­tean­do ca­sos don­de hay de to­do: des­de pa­dres que les di­cen que no se ha­ble, por­que ya pa­só, has­ta pa­dres que des­de chi­cos los in­vo­lu­cran. Es un área que aún pro­du­ce mu­cho in­te­rés en el es­tu­dian­ta­do y que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar con di­ver­sas ac­ti­vi­da­des -re­fle­xio­na al res­pec­to.

Ubi­ca­do ca­si al ex­tre­mo de la Ave­ni­da 5 de Abril, a pa­sos de la ca­sa que co­bi­jó a los her­ma­nos Ver­ga­ra y fren­te al Me­mo­rial de De­te­ni­dos y Des­apa­re­ci­dos de Vi­lla Fran­cia, se en­cuen­tra el Li­ceo A 70, CEM Dr. Amador Negh­me Ro­drí­guez. Su lo­ca­li­za­ción, y prin­ci­pal­men­te la his­to­ria ac­ti­vis­ta que vin­cu­la al ba­rrio, ha re­sul­ta­do cla­ve pa­ra los pro­fe­so­res de His­to­ria del li­ceo: se ha in­clui­do co­mo un ele­men­to más en sus ma­llas cu­rri­cu­la­res. “Mu­chas ve­ces hay alum­nos que sa­ben in­clu­so más que uno so­bre cier­tos te­mas, por ejem­plo, con lo que pa­só acá”, ad­mi­te Mar­tí­nez.

Des­de las to­mas de te­rreno en los años 60 has­ta el fo­co de re­pre­sión que fue du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar, la Vi­lla Fran­cia se ha con­ver­ti­do tam­bién en un va­lio­so ma­te­rial de es­tu­dio pa­ra la co­mu­ni­dad del co­le­gio. Vi­si­tas al Me­mo­rial y tam­bién a los mu­ra­les his­tó­ri­cos son par­te de las ac­ti­vi­da­des que dan for­ma a ca­da sep­tiem­bre, y que se su­man a otras, co­mo ir a Vi­lla Gri­mal­di y al Mu­seo de la Me­mo­ria.

Pre­ci­sa­men­te es­ta cla­se de sa­li­das pe­da­gó­gi­cas es tam­bién una de las he­rra­mien­tas que uti­li­zan otros li­ceos pa­ra com­ple­men­tar el tra­ba­jo en cla­ses. Car­la Con­tre­ras, je­fa del De­par­ta­men­to de His­to­ria del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal, ase­gu­ra que es ne­ce­sa­rio por par­te de los pro­fe­so­res lle­var a sus alum­nos “pa­ra co­no­cer la reali­dad”. La di­ná­mi­ca en el es­ta­ble­ci­mien­to más em­ble­má­ti­co del país se re­pi­te: ca­da vez que se es­tu­dia la Uni­dad de Dic­ta­du­ra Mi­li­tar se rea­li­zan vi­si­tas guia­das a Vi­lla Gri­mal­di y al Mu­seo de la Me­mo­ria.

-Cuan­do ha­ce­mos las reunio­nes de ni­vel, va­rias ve­ces las pro­fe­so­ras nos han con­ta­do sus ex­pe­rien­cias con es­tu­dian­tes que te­nían vi­sio­nes ses­ga­das y que se im­pac­tan con lo que ven. Les pro­vo­ca con­go­ja y emo­ción. El mu­seo les pa­re­ce im­pac­tan­te. Son va­rios de ellos, in­clu­so, los que agra­de­cen a co­le­gas es­te ti­po de ac­ti­vi­dad -afir­ma Con­tre­ras.

Hay es­ta­ble­ci­mien­tos que, sin em­bar­go, se de­can­tan por otras op­cio­nes a la ho­ra de sa­lir a te­rreno. Jo­sé Luis Re­bo­lle­do, je­fe del De­par­ta­men­to de His­to­ria del Co­le­gio del Ver­bo Di­vino, cuen­ta que, pa­ra ter­ce­ro me­dio, pro­gra­man vi­si­tas al Con­gre­so Na­cio­nal, con el fin de que los es­tu­dian­tes ten­gan la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar so­bre el te­ma con dipu­tados y se­na­do­res. En se­gun­do me­dio, el des­tino es el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral, don­de los alum­nos rea­li­zan un re­co­rri­do his­tó­ri­co que com­pren­de des­de Ber­nar­do O’Hig­gins has­ta la tum­ba de Sal­va­dor Allen­de y el Me­mo­rial de Jai­me Guz­mán, en­tre otros.

Lo­re­to Ja­ra, in­ves­ti­ga­do­ra del equi­po de po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va en Edu­ca­ción 2020, al res­pec­to sos­tie­ne que es fun­da­men­tal pa­ra la for­ma­ción de los es­tu­dian­tes te­ner con­tac­to con si­tios de me­mo­ria y co­no­cer tes­ti­mo­nios de per­so­nas que vi­vie­ron el pe­rio­do. “Es­tar en lu­ga­res que ha­yan si­do es­ce­na­rios de esa his­to­ria es mu­cho más efec­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta de la fi­ja­ción de ese apren­di­za­je. No es lo mis­mo leer una co­sa que es­tar ahí”, ase­gu­ra.

De Vial a Sa­la­zar: plu­ra­lis­mo en los con­te­ni­dos

Ya sea en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal, en el ex Li­ceo A 70 de Vi­lla Fran­cia o en el Co­le­gio del Ver­bo Di­vino, los pro­fe­so­res se re­fie­ren al pe­río­do co­mo “dic­ta­du­ra”. Pe­ro Re­bo­lle­do, pro­fe­sor de His­to­ria del co­le­gio de Las Con­des, es en­fá­ti­co en acla­rar que evi­tan ca­te­go­ri­zar: “No­so­tros, co­mo De­par­ta­men­to de His­to­ria, ha­bla­mos de dic­ta­du­ra, pe­ro ha­ce­mos la re­fle­xión de qué es la dic­ta­du­ra co­mo con­cep­to po­lí­ti­co, con las de­fi­ni­cio­nes que es­ta con­lle­va y com­pa­ran­do con ejem­plos ac­tua­les”.

An­te con­cep­tos co­mo “gol­pe o pro­nun­cia­mien­to mi­li­tar”, la si­tua­ción es dis­tin­ta. Re­bo­lle­do cuen­ta que no uti­li­zan nin­guno de los dos tér­mi­nos, sino que ha­blan de “quie­bre de la de­mo­cra­cia” e ins­ta­lan la ac­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das den­tro de es­te con­tex­to pa­ra que “sean los chi­cos los que eli­jan si le dan la ca­te­go­ría de gol­pe o pro­nun­cia­mien­to”, ex­pli­ca.

Des­de 1996, los jó­ve­nes se en­fren­tan a es­tos con­te­ni­dos por pri­me­ra vez en sex­to bá­si­co: el ob­je­ti­vo es com­pren­der a gran­des ras­gos el quie­bre de la de­mo­cra­cia en el país y que to­das las per­so­nas tie­nen de­re­chos que de­ben ser res­pe­ta­dos. Pos­te­rior­men­te, en 1998, se de­fi­nió que, en se­gun­do y ter­ce­ro me­dio, se pro­fun­di­za­ra el con­tex­to his­tó­ri­co pre­vio al gol­pe y el pe­río­do de “dic­ta­du­ra has­ta el re­gre­so a la de­mo­cra­cia”, con­fron­tan­do las dis­tin­tas vi­sio­nes po­lí­ti­cas. Pe­ro con la ac­tua­li­za­ción de 2009 del mar­co cu­rri­cu­lar es cuan­do el es­tu­dio de la “dic­ta­du­ra mi­li­tar” ad­qui­rió ma­yor tras­cen­den­cia.

Si bien exis­ten cier­tos ma­ti­ces en el uso de con­cep­tos, los pro­fe­so­res con­cuer­dan en que lo más im­por­tan­te es ge­ne­rar un es­pa­cio de re­fle­xión crí­ti­ca. Vi­sión que Lo­re­to Ja­ra, in­ves­ti­ga­do­ra de la Fun­da­ción 2020, con­si­de­ra fun­da­men­tal. “Es le­gí­ti­mo que los pro­fe­so­res ten­gan su opi­nión al res­pec­to, pe­ro tam­bién es le­gí­ti­mo que la trans­pa­ren­ten y pro­ble­ma­ti­cen en torno a eso. La idea es que pue­dan en­tre­gar la ma­yor can­ti­dad de pers­pec­ti­vas, Ma­chu­ca, No

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.