PI­ÑE­RA VS. PI­ÑE­RA

LOS RIES­GOS DE LA SO­BRE­EX­PO­SI­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL CO­MIEN­ZAN A TO­MAR­SE LOS DE­BA­TES PRI­VA­DOS DEL OFI­CIA­LIS­MO.

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FRAN­CIS­CO ARTAZA Y MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA FO­TO­GRA­FÍA: AGENCIAUNO

Los 45 años del Gol­pe Mi­li­tar, la cri­sis de Quin­te­ro y la ne­ce­si­dad de un cam­bio de ga­bi­ne­te -en­tre otros­pu­sie­ron en ja­que el di­se­ño pa­ra el ma­ne­jo de la ima­gen pre­si­den­cial que -pa­ra el se­gun­do man­da­to de Pi­ñe­ra- lo per­fi­la­ban ale­ja­do de la contingencia y en­fo­ca­do en te­mas na­cio­na­les. Aho­ra -di­cen en Pa­la­cio­vie­ne el re­plie­gue que in­clu­ye más de un “día de si­len­cio” del Man­da­ta­rio a la se­ma­na.

En las úl­ti­mas tres se­ma­nas, un nue­vo fo­co de preo­cu­pa­ción se ins­ta­ló en el ofi­cia­lis­mo y lle­gó al co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da. En pri­va­do, el equi­po de co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos al Man­da­ta­rio Se­bas­tián Pi­ñe­ra to­mó no­ta de que el di­se­ño ori­gi­nal pa­ra el ma­ne­jo de la ima­gen pre­si­den­cial pre­vis­to pa­ra el se­gun­do man­da­to de go­bierno co­men­za­ba a des­di­bu­jar­se. A ello se su­ma­ba que per­so­ne­ros ofi­cia­lis­tas co­men­za­ban a de­jar en­tre­ver los ries­gos de una so­bre­ex­po­si­ción de la fi­gu­ra pre­si­den­cial y la preo­cu­pa­ción de que Pi­ñe­ra re­to­me el ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo me­diá­ti­co que ca­rac­te­ri­zó su pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción, cuan­do lle­gó a te­ner más de 2.100 apa­ri­cio­nes en me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­lo en fe­bre­ro de 2013, mes en el que in­te­rrum­pió sus va­ca­cio­nes en un es­fuer­zo por re­to­mar la agen­da pú­bli­ca.

So­lo es­ta se­ma­na, en­tre el lu­nes 10 y el jue­ves 13 de sep­tiem­bre, Pi­ñe­ra en­ca­be­zó nue­ve ac­ti­vi­da­des con pren­sa, cua­tro de ellas fue­ra de La Mo­ne­da. Una cifra muy por en­ci­ma del di­se­ño es­tra­té­gi­co que de­fi­nió el ofi­cia­lis­mo des­pués de ga­nar las elec­cio­nes en 2017.

Por en­ton­ces, se ha­bla­ba de re­du­cir las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas del Man­da­ta­rio a dos o tres pau­tas a la se­ma­na y re­ser­var las vo­ce­rías pre­si­den­cia­les pa­ra las cin­co gran­des re­for­mas es­truc­tu­ra­les que pre­ten­de sa­car ade­lan­te La Mo­ne­da. ¿La idea? De­jar en ma­nos de los mi­nis­tros un ma­yor pro­ta­go­nis­mo.

Un Pi­ñe­ra, ex­pli­can en Pa­la­cio, en un rol más de es­ta­dis­ta, me­nos an­sio­so y más co­me­di­do que en su pri­mer go­bierno.

Más puer­tas aden­tro, ase­gu­ran cer­ca­nos al Pre­si­den­te.

Por eso, de acuer­do con ese di­se­ño es­tra­té­gi­co, el equi­po del Man­da­ta­rio ha­bía ins­tau­ra­do co­mo prác­ti­ca el “día del si­len­cio”. Una o dos jor­na­das a la se­ma­na en las que Pi­ñe­ra se re­clu­ye­ra en su des­pa­cho y se con­cen­tra­ra en el tra­ba­jo in­terno, sin de­cla­ra­cio­nes de pren­sa, ni si­quie­ra posteos en las re­des so­cia­les.

En esos “días del si­len­cio”, el Pre­si­den­te tam­bién de­ja­ba es­pa­cio pa­ra las reunio­nes bi­la­te­ra­les con sus mi­nis­tros de Es­ta­do, pa­ra mo­ni­to­rear di­rec­ta­men­te la ges­tión de las car­te­ras, ci­tas que de­fi­ne jun­to al je­fe de ase­so­res del se­gun­do pi­so, Cris­tián La­rrou­let, y su je­fa de ga­bi­ne­te, Mag­da­le­na Díaz.

Es­que­ma en ja­que

Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del go­bierno, es­te di­se­ño se eje­cu­tó a ca­ba­li­dad. Así que­dó re­fle­ja­do en un análisis que hi­zo la em­pre­sa Co­nec­ta Media so­bre las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas del Je­fe de Es­ta­do y sus mi­nis­tros en los no­ti­cia­rios de te­le­vi­sión abier­ta en los tres pri­me­ros me­ses de go­bierno, cifra que com­pa­ra­ron con igual pe­rio­do de 2010.

El re­sul­ta­do es de­ci­dor. Pi­ñe­ra dis­mi­nu­yó en ca­si un 20% sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas en los no­ti­cia­rios te­le­vi­si­vos res­pec­to de los tres pri­me­ros me­ses de su pri­mer go­bierno. En con­tra­par­ti­da, los mi­nis­tros de su ga­bi­ne­te asu­mían un ma­yor pro­ta­go­nis­mo a la ho­ra de co­lo­car la agen­da gu­ber­na­men­tal.

Si en 2010 Pi­ñe­ra te­nía un 40% y los mi­nis­tros un 60% de los mi­nu­tos de co­ber­tu­ra en te­le­vi­sión abier­ta, en­tre el 11 de mar­zo y el 11 de ju­nio de 2018, el Man­da­ta­rio re­du­jo su pre­sen­cia a un 25%, mien­tras los mi­nis­tros subían al 75% de la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca.

El es­que­ma, sin em­bar­go, se res­que­bra­jó a fi­nes de ju­nio. Las crí­ti­cas de la opo­si­ción al go­bierno por lo que ca­li­fi­ca­ban de “se­quía le­gis­la­ti­va”; los erro­res no for­za­dos del en­ton­ces mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la; el tras­pié en el nom­bra­mien­to de Mau­ri­cio Ro­jas en Cul­tu­ra; la caí­da en la po­pu­la­ri­dad del go­bierno en las en­cues­tas y -de ma­ne­ra ines­pe­ra­da- la cri­sis me­dioam­bien­tal en Quin­te­ro lle­va­ron a Pi­ñe­ra a to­mar un ma­yor pro­ta­go­nis­mo.

“Pi­ñe­ra se vio obli­ga­do a cam­biar de es­tra­te­gia. El di­se­ño es­tra­té­gi­co pa­ra la pri­me­ra par­te del go­bierno con­si­de­ra­ba a un Pi­ñe­ra mu­cho más me­di­do en sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, fa­vo­re­cien­do aque­llas que re­sal­ta­ran los atri­bu­tos de es­ta­dis­ta, ali­nea­do con los te­mas de co­yun­tu­ra, pe­ro ale­ja­do de los con­flic­tos chi­cos y de la pe­lea po­lí­ti­ca pe­que­ña. Eso de­man­da­ba una ma­yor pre­sen­cia me­diá­ti­ca de sus mi­nis­tros y al­gu­nos de ellos han te­ni­do un desem­pe­ño opa­co”, se­ña­la el di­rec­tor de la em­pre­sa de es­tu­dios de opi­nión pú­bli­ca Ca­dem, Roberto Izik­son.

En el co­ra­zón de La Mo­ne­da, no obs­tan­te, ma­ti­zan el pun­to. Una al­ta fuen­te de Pa­la­cio con­sien­te en que el guión ori­gi­nal re­du­ce las apa­ri­cio­nes pre­si­den­cia­les res­pec­to del man­da­to an­te­rior. Pe­ro que -sin em­bar­go- se con­tem­pla la irrup­ción de Pi­ñe­ra en to­da si­tua­ción que se ne­ce­si­te o que sir­va pa­ra po­ten­ciar el li­de­raz­go pre­si­den­cial.

El mis­mo per­so­ne­ro ex­pli­ca que es­te análisis tie­ne un co­rre­la­to en que en es­te se­gun­do man­da­to la fi­gu­ra de Pi­ñe­ra es más va­lo­ra­da que la de su ga­bi­ne­te. Es­te fac­tor, ase­gu­ran en La Mo­ne­da, es de­ci­si­vo en el com­por­ta­mien­to del Man­da­ta­rio, quien es­tá cons­cien­te de que a di­fe­ren­cia de lo que ya vi­vió en su pri­mer go­bierno, cuan­do los ni­ve­les de des­apro­ba­ción es­ta­ban aso­cia­dos más que na­da a su fi­gu­ra, en es­tos seis me­ses de su se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción, la va­lo­ra­ción de los atri­bu­tos del Pre­si­den­te se ha man­te­ni­do es­ta­ble en los son­deos de opi­nión pú­bli­ca. Y, ade­más, su­pe­ran a la de su go­bierno.

Es­ta se­ría la ex­pli­ca­ción pa­ra la arre­me­ti­da de las úl­ti­mas se­ma­nas, en las que -en to­do ca­so- en el ofi­cia­lis­mo ad­mi­ten que la caí­da de las en­cues­tas ha in­cen­ti­va­do la an­sie­dad me­diá­ti­ca del Man­da­ta­rio.

Des­de el 11 de mar­zo has­ta la se­ma­na pa­sa­da, Pi­ñe­ra re­gis­tra 105 pau­tas pú­bli­cas, de acuer­do con un análisis de la agen­da de ac­ti­vi­da­des del Man­da­ta­rio, dis­po­ni­ble en la web pren­sa.pre­si­den­cia.cl. Si el pro­me­dio de ac­ti­vi­da­des en los dos pri­me­ros me­ses de ges­tión era de 16 pau­tas pú­bli­cas men­sua­les, cifra que ba­jó en ju­lio a 13, en agos­to las apa­ri­cio­nes del Pre­si­den­te subie­ron a 23.

En el ofi­cia­lis­mo ex­pli­can que el Pre­si­den­te ca­si du­pli­ca­ra sus pau­tas de pren­sa y ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas a par­tir de agos­to no so­lo co­mo una res­pues­ta a la ba­ja del go­bierno en las en­cues­tas, sino tam­bién con la de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo de lan­zar a par­tir de agos­to las re­for­mas es­truc­tu­ra­les.

Pe­ro lo con­cre­to es que la so­bre­ex­po­si­ción del Je­fe de Es­ta­do ya ha co­men­za­do a ge­ne­rar preo­cu­pa­ción en el ofi­cia­lis­mo. Des­de RN, va­rios par­la­men­ta­rios, in­clui­do su ti­mo­nel, el dipu­tado Mario Des­bor­des, cri­ti­ca­ron el “fre­ne­sí de anun­cios” del Eje­cu­ti­vo y lla­ma­ron al go­bierno a or­de­nar la agen­da co­mu­ni­ca­cio­nal.

Las du­das so­bre la efec­ti­vi­dad de la irrup- ción del Man­da­ta­rio co­men­za­ron a mul­ti­pli­car­se lue­go de que es­ta se­ma­na -por pri­me­ra vez des­de la ins­ta­la­ción del go­bierno en mar­zo- la des­apro­ba­ción del go­bierno (44%) su­peró los ni­ve­les de apro­ba­ción (42%), se­gún con­sig­nó la en­cues­ta Ca­dem.

Par­te de la in­quie­tud ofi­cia­lis­ta se ori­gi­nó por­que el mis­mo fe­nó­meno no se pro­du­jo en el pri­mer año del pri­mer go­bierno de Pi­ñe­ra -en 2010- y apa­re­ció en fe­bre­ro de 2011, con un 42% de apro­ba­ción versus un 46% de des­apro­ba­ción.

En La Mo­ne­da des­dra­ma­ti­zan la cur­va ne­ga­ti­va sos­te­nien­do que - a es­ta al­tu­ra del man­da­to- ya se pro­du­ce el efec­to de “fin de lu­na miel”- y las per­so­nas co­mien­zan a pa­sar la cuen­ta por las ex­pec­ta­ti­vas crea­das. En el ca­so de Pi­ñe­ra, prin­ci­pal­men­te en el te­ma eco­nó­mi­co.

Re­plie­gue pre­si­den­cial

El lu­nes 10, los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta Ca­dem fue­ron te­ma de dis­cu­sión en La Mo­ne­da en la ci­ta del co­mi­té po­lí­ti­co con los je­fes de par­ti­dos y de ban­ca­da de Chi­le Va­mos.

En Pa­la­cio, los mi­nis­tros se ha­bían an­ti­ci­pa­do a lo que au­gu­ra­ban se­ría una ca­tar­sis co­lec­ti­va por par­te de los re­pre­sen­tan­tes del blo­que ofi­cia­lis­ta. Por lo mis­mo, ase­gu­ran en La Mo­ne­da, los se­cre­ta­rios de Es­ta­do -li­de­ra­dos por el ti­tu­lar de In­te­rior, An­drés Chad­wick- re­ci­bie­ron a los lí­de­res de la coa­li­ción con los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta in­ter­na que se rea­li­za tam­bién to­das las se­ma­nas, ela­bo­ra­da por el de­cano de la Fa­cul­tad de Go­bierno de la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo, Eu­ge­nio Guz­mán, y la em­pre­sa Chi­le Ten­den­cia, de los her­ma­nos Ma­ría Es­te­la y Juan Pa­blo La­vín -hi­jos del al­cal­de de Las Con­des, Joa­quín La­vín-, en los que la apro­ba­ción gu­ber­na­men­tal es­ta­ba por so­bre el 45%.

“Nos tran­qui­li­za­ron y nos se­ña­la­ron que los son­deos de La Mo­ne­da mos­tra­ban un me­jor es­ce­na­rio pa­ra el go­bierno”, afir­ma un di­ri­gen­te de Chi­le Va­mos.

Aún así, los ti­mo­ne­les y di­ri­gen­tes de Chi­le Va­mos in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de re­for­zar el ma­ne­jo co­mu­ni­ca­cio­nal del go­bierno y en or­de­nar las vo­ce­rías.

En la ci­ta en La Mo­ne­da, fue­ron va­rios los

que re­cla­ma­ron, en ese sen­ti­do, por la for­ma en que se en­fren­ta­ron ini­cial­men­te los gra­ves epi­so­dios de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal en las co­mu­nas de Quin­te­ro y Pu­chun­ca­ví, en los que re­sul­ta­ron in­to­xi­ca­das más de 400 per­so­nas y don­de las vo­ce­rías eran com­par­ti­das por la mi­nis­tra de Me­dio Am­bien­te, Ca­ro­li­na Sch­midt; el mi­nis­tro de Sa­lud, Emi­lio San­te­li­ces, y el in­ten­den­te de Val­pa­raí­so, Jor­ge Martínez, sin que hu­bie­ra cla­ri­dad so­bre quién era el res­pon­sa­ble de en­fren­tar la cri­sis. Un dé­fi­cit, ase­gu­ran en el ofi­cia­lis­mo, que lle­vó al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra a asu­mir más ries­gos de los ne­ce­sa­rios.

El 28 de agos­to en la tar­de, lue­go de un análisis in­terno jun­to a su co­mi­té po­lí­ti­co y su equi­po pre­si­den­cial, el Man­da­ta­rio de­ci­dió via­jar a Quin­te­ro pa­ra ver per­so­nal­men­te la si­tua­ción y anun­ciar al­gu­nas me­di­das de mi­ti­ga­ción.

La vi­si­ta du­ró me­nos de lo es­pe­ra­do. Pi­ñe­ra de­bió ser sa­ca­do por los es­col­tas po­li­cia­les en me­dio de los gri­tos de al­gu­nos en­fu­re­ci­dos ma­ni­fes­tan­tes.

Sin em­bar­go, más allá de las imá­ge­nes del Pre­si­den­te sien­do ata­ca­do y sa­lien­do abrup­ta­men­te del lu­gar, el epi­so­dio fue bien eva­lua­do por La Mo­ne­da. El equi­po del co­mi­té po­lí­ti­co ma­ne­ja un son­deo in­terno en que el 80% de los en­cues­ta­dos va­lo­ró que el Man­da­ta­rio se ha­ya tras­la­da­do en per­so­na has­ta la zo­na de con­flic­to. En Chi­le Va­mos la opi­nión es com­par­ti­da y los par­ti­dos va­lo­ra­ron que Pi­ñe­ra ha­ya de­ci­di­do dar la ca­ra en me­dio de una cri­sis.

La res­pues­ta por Quin­te­ro, di­cen en La Mo­ne­da, no fue im­pro­vi­sa­da y res­pon­de a un plan que el mis­mo Pi­ñe­ra di­se­ñó: no se­rá un Man­da­ta­rio au­sen­te “cuan­do las cir­cuns­tan­cias lo ame­ri­ten”.

Al mis­mo tiem­po, quie­nes co­no­cen de cer­ca el ca­rác­ter del Pre­si­den­te ase­gu­ran que una de las de­bi­li­da­des del di­se­ño co­mu­ni­ca­cio­nal ela­bo­ra­do pa­ra el Je­fe de Es­ta­do es que Pi­ñe­ra ac­túa de ma­ne­ra com­pul­si­va ca­da vez que sien­te que sus co­la­bo­ra­do­res no es­tán ha­cien­do las co­sas de la for­ma en que él las ha­ría o cuan­do sien­te que no es­tán de­fen­dien­do co­mo co­rres­pon­de a su go­bierno.

Eso ex­pli­ca­ría, afir­man en La Mo­ne­da, la ron­da de en­tre­vis­tas su­ce­si­vas que dio el Go­ber­nan­te tras la fa­lli­da no­mi­na­ción de Ro­jas en el Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras y los cues­tio­na­mien­tos por par­te de la DC al sub­se­cre­ta­rio de Re­des Asis­ten­cia­les, Luis Castillo. Tam­bién, el he­cho de que el martes 11 y el miércoles 12 Pi­ñe­ra lla­ma­ra per­so­nal­men­te a al­gu­nos dipu­tados pa­ra pe­dir­les que vo­ta­ran a fa­vor del pro­yec­to de ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro.

“El ca­pi­tal po­lí­ti­co más im­por­tan­te de Chi­le Va­mos es la fi­gu­ra del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Fue ne­ce­sa­rio que asu­mie­ra un rol más pro­ta­gó­ni­co en es­tos úl­ti­mos días pa­ra evi­tar una caí­da ma­yor en las en­cues­tas y po­ner or­den en el ga­bi­ne­te. Pe­ro aho­ra es mo­men­to de bus­car un equi­li­brio”, se­ña­ló a Re­por­ta­jes el pre­si­den­te del PRI De­mó­cra­ta, Eduar­do Sa­las.

En La Mo­ne­da con­cuer­dan con la idea de un re­plie­gue del Pre­si­den­te y re­to­mar el di­se­ño es­tra­té­gi­co ini­cial del go­bierno. Los miem­bros del co­mi­té po­lí­ti­co y, en es­pe­cial, el je­fe de ase­so­res, Cris­tián La­rrou­let, son par­ti­da­rios de pre­ser­var con ma­yor ce­lo la ima­gen de un Pre­si­den­te más me­di­do en sus in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas y con un rol más de es­ta­dis­ta.

En esa lí­nea, La Mo­ne­da ya es­tá tra­ba­jan­do en lo que se­rá la ca­de­na na­cio­nal que da­rá el Pre­si­den­te al tér­mino de las fes­ti­vi­da­des de Fies­tas Patrias pa­ra anun­ciar la re­for­ma al sis­te­ma de pen­sio­nes. Se tra­ta de la se­gun­da re­for­ma es­truc­tu­ral del go­bierno, por lo que el Man­da­ta­rio, al igual co­mo lo hi­zo con la re­for­ma tri­bu­ta­ria, da­ría a co­no­cer los ras­gos prin­ci­pa­les de la ini­cia­ti­va, pa­ra de­jar lue­go a los mi­nis­tros la ta­rea de ex­pli­car los de­ta­lles de las me­di­das con­tem­pla­das en el pro­yec­to.

Mien­tras tan­to, en Pa­la­cio, al­gu­nos ya pien­san en la ne­ce­si­dad de au­men­tar ca­da se­ma­na a dos los “días de si­len­cio” pre­si­den­cial.

Si el pro­me­dio de ac­ti­vi­da­des en los dos pri­me­ros me­ses de ges­tión era de 16 pau­tas pú­bli­cas men­sua­les, cifra que ba­jó en ju­lio a 13, en agos­to las apa­ri­cio­nes del Pre­si­den­te subie­ron a 23.

El martes 11 y el miércoles 12, Pi­ñe­ra lla­mó a al­gu­nos dipu­tados pa­ra pe­dir­les que vo­ta­ran a fa­vor del pro­yec­to de ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.