Pi­ñe­ra y sus am­pli­tu­des

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

No es la ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro el fac­tor que tra­jo de vuel­ta a Se­bas­tián Pi­ñe­ra a La Mo­ne­da. Qui­zás tam­po­co se­rá la ley por la cual su ad­mi­nis­tra­ción sea re­cor­da­da en el fu­tu­ro. Pe­ro es im­por­tan­te que una nor­ma­ti­va de es­ta ín­do­le ha­ya si­do fi­nal­men­te una ini­cia­ti­va su­ya y se ha­ya apro­ba­do en un go­bierno de cen­tro­de­re­cha.

Es cier­to que la ley se apro­bó con po­cos vo­tos ofi­cia­lis­tas y que el grue­so del apo­yo co­rrió de car­go de las ban­ca­das opo­si­to­ras, lo cual no de­ja de ser una com­bi­na­ción ex­tra­ña. Sin em­bar­go, es­ta cir­cuns­tan­cia, que no ha­bla muy bien del aper­tu­ris­mo ni de la di­ver­si­dad de la de­re­cha chi­le­na, sí ha­bla bien de la in­tui­ción del Pre­si­den­te y de la sin­to­nía de su go­bierno con la mo­der­ni­dad. En opi­nión del Man­da­ta­rio, no por­que la de­re­cha se ha­ya ce­rra­do a la dis­cu­sión de va­rios de los lla­ma­dos te­mas va­ló­ri­cos él es­tá ata­do de pies y ma­nos y sin mar­gen de ac­ción pa­ra lle­gar a res­pues­tas o so­lu­cio­nes que con­si­de­ra aten­di­bles. En es­te plano, el Pre­si­den­te ya tu­vo en su pri­mer man­da­to una ex­pe­rien­cia la­men­ta­ble y no que­ría vol­ver a re­pe­tir­la. Cuan­do él mis­mo pro­pu­so el año 2009 el acuer­do de vi­da en pa­re­ja -pro­me­sa que fue par­te del pro­gra­ma y un mo­ti­vo muy des­ta­ca­do de la cam­pa­ña-, las co­sas du­ran­te su man­da­to se en­re­da­ron de tal ma­ne­ra que el pro­yec­to se atas­có y ter­mi­nó per­di­do en la ga­ve­ta de las bue­nas in­ten­cio­nes le­gis­la­ti­vas. ¿Por qué? Por­que a una par­te de la coa­li­ción, fun­da­men­tal­men­te a la UDI, el pro­yec­to no le gus­ta­ba y fue sien­do pos­pues­to una y otra vez. El Pre­si­den­te no tu­vo en esa opor­tu­ni­dad las aga­llas pa­ra ha­ber sa­ca­do ade­lan­te un com­pro­mi­so que ha­bía asu­mi­do per­so­nal­men­te an­te or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de mi­no­rías se­xua­les y la mo­ción -ro­tu­la­do des­pués co­mo acuer­do de unión ci­vil- ter­mi­nó ha­cién­do­se reali­dad en el go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let, so­lo por­que ella es­ta­ba más con­ven­ci­da de su pro­ce­den­cia y su­po ju­gár­se­la re­suel­ta­men­te con las ur­gen­cias le­gis­la­ti­vas.

Apren­di­da la lec­ción, hoy, apro­ba­da ya la ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro gra­cias al fuer­te pro­ta­go­nis­mo que tu­vo el go­bierno, co­mien­za a que­dar más cla­ro el ti­po de con­tri­bu­cio­nes que el Pre­si­den­te pue­da ha­cer pa­ra am­pliar, di­ver­si­fi­car y for­ta­le­cer un po­co más el fron­tis po­lí­ti­co-cul­tu­ral de su sec­tor po­lí­ti­co. En es­te plano, la de­re­cha si­gue muy al de­be. Le fal­ta no so­lo ma­yor di­ver­si­dad de co­lo­res, sino tam­bién den­si­dad y mun­do. A ve­ces son de­ma­sia­do pro­fun­das las bre­chas, las di­fe­ren­cias, en­tre la de­re­cha chi­le­na -tra­di­cio­nal­men­te en­do­gá­mi­ca, pa­ca­ta, an­cla­da mu­chas ve­ces a pre­jui­cios in­com­pa­ti­bles con los tiem­pos- y los desa­rro­llos más atrac­ti­vos o es­tra­té­gi­cos de la de­re­cha eu­ro­pea o es­ta­dou­ni­den­se. Es­tas asi­me­trías no son sa­nas y de­bie­ran ter­mi­nar. Una for­ma de ha­cer­lo es lo que ha es­ta­do ha­cien­do Pi­ñe­ra. Su crítica el año 2013 a los cóm­pli­ce pa­si­vos con la dic­ta­du­ra do­lió mu­chí­si­mo en el sec­tor, por­que efec­ti­va­men­te hu­bo gen­te que co­la­bo­ró des­de la bue­na fe con el ré­gi­men mi­li­tar, pe­ro, en sus al­can­ces po­lí­ti­cos más pro­fun­dos, era una de­cla­ra­ción que ha­bía que ha­cer pa­ra ir cor­tan­do con el pa­sa­do y pa­ra re­pa­rar el tre­men­do error po­lí­ti­co que co­me­tió la de­re­cha al ha­ber he­cho po­co y na­da fren­te a un ré­gi­men que co­me­tió mu­chas ar­bi­tra­rie­da­des y vio­la­ba los de­re­chos hu­ma­nos.

Aho­ra, con la puer­ta que abre al mun­do trans pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de sus iden­ti­da­des, Pi­ñe­ra da otro pa­so. No im­por­ta que no lo ha­ya apo­ya­do to­da su coa­li­ción. Lo apo­ya­ron, sin em­bar­go, fi­gu­ras de pe­so y a re­sul­tas de es­to la de­re­cha pu­do ag­gio­nar­se un po­co. Ex­pan­dir y di­ver­si­fi­car al sec­tor en es­te sen­ti­do es mu­cho más per­ti­nen­te y va­lio­so que fun­dar una nue­va de­re­cha, qui­me­ra que ron­dó los ini­cios de su go­bierno an­te­rior y que en­ce­rra­ba un pro­yec­to po­lí­ti­co im­po­si­ble. Im­po­si­ble, por­que la ac­ción po­lí­ti­ca con­sis­te pre­ci­sa­men­te en con­gre­gar pri­me­ro a los tu­yos y en cons­truir con ellos des­pués una pla­ta­for­ma que te per­mi­ta in­ter­ve­nir con fuer­za en las de­ci­sio­nes pú­bli­cas y en los des­ti­nos del país. Par­tir ce­rrán­do­les la puer­ta a gru­pos de aquí o a otros de allá, par­tir de­jan­do fue­ra a lo que en con­tra­po­si­ción se de­sig­na­ba co­mo la vie­ja de­re­cha, por mo­ti­va­cio­nes a lo me­jor po­lí­ti­ca­men­te muy le­gí­ti­mas, era par­tir dis­pa­rán­do­se en el pie. Los pro­yec­tos po­lí­ti­cos se cons­tru­yen no con so­cios que se man­dan a ha­cer al la­bo­ra­to­rio de la pu­re­za po­lí­ti­ca, sino gen­te real y que es­té a la mano. El di­cho en­vuel­ve una gran ver­dad po­lí­ti­ca: hay que arar con los bue­yes que ha­ya.

Pe­ro que na­die se pier­da. Aun­que au­men­tar la den­si­dad cul­tu­ral de la de­re­cha pue­de ser un efec­to muy po­si­ti­vo pa­ra la po­lí­ti­ca chi­le­na, a lo que real­men­te Pi­ñe­ra vol­vió a La Mo­ne­da fue a vol­ver a po­ner el país en mo­vi­mien­to y en es­to lo que tie­ne que man­dar es la brújula. Y es fun­da­men­tal­men­te a ella que el go­bierno ha es­ta­do res­pon­dien­do. Los números lo acom­pa­ñan, y si to­do sa­le ra­zo­na­ble­men­te bien -re­mo­vien­do al­gu­nos de los lo­mos de to­ro que la re­for­ma tri­bu­ta­ria del go­bierno an­te­rior im­pu­so a la in­ver­sión-, bueno, en el fu­tu­ro de­bie­ran acom­pa­ñar­lo to­da­vía más.

En al­gún sen­ti­do, el Pre­si­den­te -va­ya no­ve­dad- tie­ne suer­te. Tie­ne al fren­te una opo­si­ción que, en vez in­da­gar op­cio­nes pa­ra cons­truir un pro­yec­to po­lí­ti­co al­ter­na­ti­vo, que es su gran dé­fi­cit, no se per­do­na opor­tu­ni­dad pa­ra pe­da­lear en ban­da y ba­na­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes. Ayer se des­gas­tó en la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal con­tra el mi­nis­tro de Sa­lud. Es­ta se­ma­na con­tra tres dis­tin­gui­dos ma­gis­tra­dos de la Cor­te Su­pre­ma, con un desen­la­ce que, más allá del tea­tro de las in­ter­ven­cio­nes in­fla­ma­das y más allá de la re­tó­ri­ca del an­tes y des­pués, fue una de­rro­ta. Un fra­ca­so an­tes y tam­bién des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.