Diez años des­pués de Leh­man Brot­hers

¿Pue­de vol­ver a ocu­rrir una cri­sis co­mo la de ha­ce 10 años? -res­pon­do: sí, cla­ro que pue­de. Co­bran­do otras for­mas y con otras pe­cu­lia­ri­da­des, cla­ro que pue­de.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

El 15 de sep­tiem­bre de 2008 el mun­do se aca­bó… por un mo­men­to. Ese día Leh­man Brot­hers, el cuar­to ban­co de in­ver­sión grin­go, con más de 600 mil mi­llo­nes de dó­la­res de pa­si­vos (dos Chi­les y me­dio) y unos 65 mil mi­llo­nes de dó­la­res de ac­ti­vos tó­xi­cos (dos Bo­li­vias) vin­cu­la­dos a hi­po­te­cas, que­bró. Las re­per­cu­sio­nes fue­ron pla­ne­ta­rias. Leh­man fue el de­to­nan­te de una cri­sis ge­ne­ral que ha­bría es­ta­lla­do en cual­quier otro lu­gar si no lo hu­bie­ra he­cho allí.

In­tere­sa, 10 años des­pués, re­cor­dar cuál fue el pro­ble­ma de fon­do, pre­gun­tar­se si se pue­de re­pe­tir y ob­ser­var qué con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas aca­rreó.

Al ini­cio del nue­vo mi­le­nio se pu­so de mo­da en­tre eco­no­mis­tas ha­blar de la Gran Mo­de­ra­ción que rei­na­ba des­de los años 80 en las eco­no­mías ca­pi­ta­lis­tas. Atrás ha­bía que­da­do, se de­cía, el ci­clo eco­nó­mi­co clá­si­co, ese subiba­ja ci­clo­tí­mi­co que ha­bía im­pe­ra­do por tan­to tiem­po. La eco­no­mía, se creía, ha­bía en­tra­do en una nue­va eta­pa gra­cias a los avan­ces de las de­mo­cra­cias ca­pi­ta­lis­tas; to­do era más pre­vi­si­ble, es­ta­ble. La ex­pre­sión cla­ve de esa Gran Mo­de­ra­ción eran las ta­sas de in­te­rés. Des­de los años 80 ha­bían ba­ja­do sis­te­má­ti­ca­men­te, con pe­que­ñas in­te­rrup­cio­nes pun­tua­les. Gra­cias a ello, mi­llo­nes de fa­mi­lias po­dían pro­gre­sar, los ne­go­cios cre­cer y la eco­no­mía pros­pe­rar.

Era una ilu­sión. La ma­ni­pu­la­ción de las ta­sas de in­te­rés siem­pre aca­rrea con­se­cuen­cias. La más gra­ve es el ex­ce­so de deu­da. Otra es el pre­cio desor­bi­ta­do de cier­tos ac­ti­vos, por ejem­plo in­mo­bi­lia­rios o bur­sá­ti­les. A fi­na­les de los 90, la deu­da es­ta­dou­ni­den­se ha­bía au­men­ta­do mu­cho, el aho­rro ha­bía de­ja­do de im­por­tar, y ha­bía sur­gi­do la bur­bu­ja de las “pun­to­com”, que se pin­chó con el co­lap­so de la Bol­sa en­tre 2000 y 2002. Na­da de es­to de­tu­vo la Gran Mo­de­ra­ción. En el nue­vo mi­le­nio la gen­te, las em­pre­sas y el Es­ta­do se si­guie­ron en­deu­dan­do y la ta­sa de in­te­rés re­fe­ren­cial, des­pués del re­pun­te tem­po­ral, vol­vió a caer a un irri­so­rio 1%.

Un fac­tor im­por­tan­te pa­ra el ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to era que los ac­ti­vos apa­ren­te­men­te se re­va­lo­ri­za­ban mu­cho. ¿Qué im­por­ta te­ner cua­tro hi­po­te­cas si los pre­cios in­mo­bi­lia­rios im­pa­ra­bles po­nen en ma­nos del deu­dor una ri­que­za muy su­pe­rior a su deu­da? A es­to se ha­bía su­ma­do otro fac­tor: los po­lí­ti­cos. Pre­sas del es­pí­ri­tu de la Gran Mo­de­ra­ción, ha­bían to­ma­do me­di­das pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la pro­pie­dad de quie­nes no es­ta­ban en con­di­cio­nes reales de ad­qui­rir­la. Des­de Bill Clin­ton, en los 90, has­ta Bush hi­jo, en los 2000, to­dos con­tri­bu­ye­ron. Ha­cia 2007, la deu­da to­tal de Es­ta­dos Uni­dos -in­clu­yen­do al go­bierno, las em­pre­sas y los ho­ga­re­se­qui­va­lía a 350% de su pro­duc­to bru­to, más del do­ble que en dé­ca­das pre­vias a la Gran Mo­de­ra­ción.

El en­deu­da­mien­to vino acom­pa­ña­do, a su vez, de in­no­va­cio­nes fi­nan­cie­ras que apro­ve­cha­ron la re­gu­la­ción la­xa, co­mo la crea­ción de pa­pe­les cu­yo va­lor de­pen­día de un “sub­ya­cen­te”, es­pe­cial­men­te las hi­po­te­cas. Es­to ya exis­tía, pe­ro en los años lo­cos se ge­ne­ra­li­zó. Fan­nie Mae y Fred­die Mac, las en­ti­da­des se­mi­es­ta­ta­les que se vol­vie­ron fa­mo­sas, ve­nían com­pran­do hi­po­te­cas des­de ha­cía mu­cho tiem­po, pe­ro en esos años apre­ta­ron el ace­le­ra­dor. Ad­qui­rían hi­po­te­cas, “em­pa­que­ta­ban” mu­chas de ellas y, con un la­ci­to que equi­va­lía a una ga­ran­tía del go­bierno, las re­ven­dían. Man­te­nían la otra par­te de las hi­po­te­cas en sus car­te­ras. Ha­cia 2008, lle­ga­ron a po­seer o ga­ran­ti­zar un to­tal de cin­co bi­llo­nes de dó­la­res (tres Bra­si­les) en hi­po­te­cas.

En la dé­ca­da de 2000, mu­chas otras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras em­pe­za­ron a ha­cer lo mis­mo. Leh­man era so­lo una de ellas. Las com­pa­ñías de se­gu­ros, los ban­cos de in­ver­sión, los fon­dos y to­do lo que se co­no­ce co­mo “ban­ca en la som­bra” se su­mó a es­ta ba­ca­nal. Atrás ha­bían que­da­do los años en que las hi­po­te­cas te­nían que ver so­lo con ban­ca co­mer­cial. Aho­ra cien­tos de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras ju­ga­ban ese par­ti­do. Si no ha­bía ries­go de im­pa­gos y los in­mue­bles subían de pre­cio cons­tan­te­men­te por en­ci­ma del va­lor de las deu­das, ¿por qué no par­ti­ci­par de es­ta fa­rra cre­di­ti­cia?

En un sis­te­ma mo­ne­ta­rio co­mo el exis­ten­te, es­tos ex­ce­sos, que se­rían pe­li­gro­sos en cual­quier sis­te­ma, tie­nen un im­por­tan­tí­si­mo agra­van­te. Con­sis­te en que la eu­fo­ria exa­cer­ba la ten­den­cia a en­deu­dar­se a cor­to pla­zo pa­ra in­ver­tir -o pres­tar- a lar­go pla­zo. Mien­tras to­do pa­re­cía ir bien, los ban­cos pe­dían pres­ta­do a cor­to pla­zo y com­pra­ban es­tos pro­duc­tos tó­xi­cos de lar­go pla­zo. Cuan­do te­nían que re­fi­nan­ciar su deu­da de cor­to pla­zo, lo que su­ce­día por de­fi­ni­ción muy a me­nu­do, uti­li­za­ban sus ac­ti­vos de lar­go pla­zo, a su vez re­fren­da­dos por las al­tas ca­li­fi­ca­cio­nes que les con­fe­rían las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go, co­mo ga­ran­tía. Así, ¿qué po­día fa­llar?

La res­pues­ta es: to­do. El mun­do se em­pe­zó a des­ma­de­jar por el la­do más ob­vio, que ca­si na­die to­mó en cuen­ta: los deu­do­res mo­ro­sos. Al prin­ci­pio, la mo­ro­si­dad, que afec­ta­ba dis­tin­to ti­po de cré­di­tos pe­ro so­bre to­do los hi­po­te­ca­rios, au­men­tó po­co a po­co. Pe­ro ha­cia el 2007, el efec­to acu­mu­la­ti­vo ya era de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra ig­no­rar­lo. Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, en el mun­do de las fi­nan­zas -con las po­cas ex­cep­cio­nes que han pa­sa­do a la his­to­ria por su pers­pi­ca­cia- na­die se percató… o qui­so per­ca­tar. Ha­cia 2008, ha­bía 6,1 bi­llo­nes (seis Mé­xi­cos) en hi­po­te­cas in­mo­bi­lia­rias; la mo­ro­si­dad de los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios en ge­ne­ral era bas­tan­te al­ta, pe­ro la de los “sub­pri­me” (gen­te con po­bre his­to­ria de cré­di­to) al­can­za­ba un ¡25%!

Re­cor­de­mos que to­do de­pen­día de es­tos cré­di­tos. Si las deu­das no se pa­ga­ban y pa­ra col­mo las ca­sas ba­ja­ban de pre­cio por­que los ban­cos que eje­cu­ta­ban las hi­po­te­cas sa­lían al mer­ca­do a ven­der­las co­mo pu­die­ran, el sis­te­ma pe­li­gra­ba. ¿Por qué? Por­que to­das las ins­ti­tu­cio­nes que ha­bían par­ti­ci­pa­do del ne­go­cio de los tí­tu­los ba­sa­dos en cré­di­tos co­mo esos se en­deu­da­ban a cor­to pla­zo e in­ver­tían a lar­go pla­zo. El pro­ble­ma con­si­guien­te era do­ble: te­nían muy po­cos fon­dos pro­pios pa­ra res­pal­dar esas apues­tas de lar­go pla­zo (en el ca­so de Leh­man, los fon­dos pro­pios equi­va­lían a ape­nas 4% de sus ac­ti­vos) y con­ta­ban con que el mer­ca­do les per­mi­ti­ría cons­tan­te­men­te re­fi­nan­ciar sus deu­das de cor­to pla­zo gra­cias al res­pal­do de esos ac­ti­vos que aho­ra, por cul­pa de la mo­ro­si­dad y la

caí­da de los pre­cios de los in­mue­bles, ofre­cían es­ca­sí­si­ma ga­ran­tía.

Así fue que, uno a uno, to­dos es­tos ban­cos comerciales, ban­cos de in­ver­sión, ase­gu­ra­do­ras, fon­dos mo­ne­ta­rios y de­más in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros que ha­bían par­ti­ci­pa­do de la fies­ta en­tra­ron en gra­ves pro­ble­mas. Na­die que­ría re­fi­nan­ciar a na­die, na­die con­fia­ba en los ac­ti­vos de na­die. En mar­zo de 2008, por ejem­plo, Bear Sterns en­tró en cri­sis y aca­bó sien­do ab­sor­bi­da por JP Mor­gan, ba­jo pre­sión y con ga­ran­tía del Te­so­ro, por la irri­so­ria su­ma de ¡dos dó­la­res la ac­ción! Cuan­do en sep­tiem­bre Henry Paul­son, se­cre­ta­rio del Te­so­ro, de­jó caer a Leh­man, el sis­te­ma ya es­ta­ba en reali­dad hun­di­do.

Una enor­me on­da ex­pan­si­va de la cri­sis fi­nan­cie­ra era inevi­ta­ble: los pre­cios de las ac­cio­nes y las ca­sas caían de pre­cio pre­ci­pi­ta­da­men­te, y los cré­di­tos de cor­to pla­zo, in­dis­pen­sa­bles pa­ra las em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas que sos­tie­nen tres cuar­tas par­tes del em­pleo, se ha­bían fre­na­do en se­co. El pro­ble­ma ya no era so­lo el de los ti­bu­ro­nes fi­nan­cie­ros: tam­bién el de to­dos los pe­ce­ci­tos de la eco­no­mía.

La cri­sis no era pri­va­ti­va de Es­ta­dos Uni­dos. El sis­te­ma fi­nan­cie­ro no es­tá frag­men­ta­do por fron­te­ras: unos y otros es­tán co­nec­ta­dos en­tre sí. To­da cla­se de ins­ti­tu­cio­nes ha­bían com­pra­do los mis­mos pa­pe­les sin im­por­tar el ori­gen na­cio­nal. Ade­más, ca­da país ha­bía co­me­ti­do sus pro­pios ex­ce­sos: al­gu­nos con deu­da pri­va­da, otros con deu­da pú­bli­ca, la ma­yo­ría con am­bas co­sas. El res­to -la dé­ca­da co­no­ci­da co­mo la Gran Re­ce­sión- es his­to­ria.

La res­pues­ta a la cri­sis en el cam­po fi­nan­cie­ro ha si­do, me te­mo, en gran par­te, re­pe­tir los erro­res del pa­sa­do. No es el lu­gar pa­ra dis­cu­tir es­to a fon­do, pe­ro las ta­sas de in­te­rés han si­do ob­je­to de una ma­ni­pu­la­ción sin pre­ce­den­tes (lle­gan­do a te­rreno ne­ga­ti­vo en mu­chos lu­ga­res) por­que se creía que así se es­ti­mu­la­rían el cré­di­to y la in­ver­sión. Eso no ocu­rrió, pues la gen­te pre­fi­rió ser pru­den­te y de­di­car tiem­po a re­du­cir su deu­da. Pe­ro sí ha ha­bi­do efec­tos pe­li­gro­sos, co­mo la re­va­lo­ri­za­ción ar­ti­fi­cial de ac­ti­vos, in­clu­yen­do los de la Bol­sa, y el sos­te­ni­mien­to de un enor­me mer­ca­do de de­ri­va­dos po­ten­cial­men­te tó­xi­cos. Las po­lí­ti­cas de los go­bier­nos –la fis­cal y la mo­ne­ta­ria- han he­cho que la deu­da de los Es­ta­dos si­ga cre­cien­do y que la de los par­ti­cu­la­res, es­pe­cial­men­te las em­pre­sas, des­pués de unos años de pru­den­cia, vuel­va a au­men­tar. La deu­da to­tal de Es­ta­dos Uni­dos (Es­ta­do, em­pre­sas, ho­ga­res) si­gue equi­va­lien­do a al­re­de­dor de 350% del pro­duc­to bru­to.

Tar­de o tem­prano, cuan­do los “es­pí­ri­tus ani­ma­les” se ter­mi­nen de po­ner en mar­cha (al­go que en Es­ta­dos Uni­dos ya es­tá ocu­rrien­do des­de ha­ce un ra­to), los ban­cos cen­tra­les, an­te el ries­go de que se dis­pa­re la in­fla­ción, ten­drán el gran pro­ble­ma de có­mo re­ti­rar la enor­me can­ti­dad de di­ne­ro ar­ti­fi­cial­men­te crea­do. No re­ti­rar­lo dis­pa­ra­rá la in­fla­ción, pe­ro re­ti­rar­lo pro­vo­ca­rá una des­co­mu­nal re­ce­sión. ¿O hay una ter­ce­ra vía que no co­no­ce­mos?

Si esa fue la res­pues­ta en el cam­po mo­ne­ta­rio, la con­se­cuen­cia po­lí­ti­ca ha si­do el re­sur­gi­mien­to del po­pu­lis- mo en el mun­do desa­rro­lla­do. Va­rios fac­to­res re­la­cio­na­dos con el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja han con­tri­bui­do: los res­ca­tes fi­nan­cie­ros a las gran­des en­ti­da­des ban­ca­rias (y de otro ti­po) exa­cer­ba­ron el re­sen­ti­mien­to con las éli­tes in­ter­na­cio­na­les; la per­cep­ción de que la cla­se po­lí­ti­ca fue res­pon­sa­ble de gran par­te de la bur­bu­ja y res­pon­dió a su pin­cha­zo sin pen­sar en el ciu­da­dano de a pie pro­fun­di­zó el fe­nó­meno de la desafec­ción ha­cia los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les; el odio a las éli­tes in­ter­na­cio­na­les a su vez ahon­dó la des­con­fian­za en la glo­ba­li­za­ción, con sus dis­lo­ca­cio­nes (y sus mi­gra­cio­nes); por úl­ti­mo, la pro­lon­ga­ción de la Gran Re­ce­sión ayu­dó a que re­sur­gie­se el na­cio­na­lis­mo, tan­to el cul­tu­ral co­mo el co­mer­cial. El re­sul­ta­do es un Es­ta­dos Uni­dos don­de el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y el Par­ti­do De­mó­cra­ta es­tán vi­vien­do una pro­fun­da trans­for­ma­ción, una Eu­ro­pa don­de las di­vi­sio­nes y la ame­na­za de la de­sin­te­gra­ción se re­nue­van con ca­da elec­ción na­cio­nal y un mun­do emer­gen­te en el que el au­to­ri­ta­ris­mo pa­re­ce re­go­dear­se, co­mo lo prue­ba Vla­di­mir Pu­tin, con el des­pres­ti­gio de la idea de­mo­crá­ti­ca en las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les.

No quie­ro des­mo­ra­li­zar­los de­ma­sia­do con es­ta no­ta fi­nal. Des­pués de to­do, el Oc­ci­den­te li­be­ral ha so­bre­vi­vi­do a to­do, in­clu­yen­do la Gran De­pre­sión de los años 30, las dos gue­rras mun­dia­les y la URSS. So­lo que a la pre­gun­ta que hi­ce al co­mien­zo -¿pue­de vol­ver a ocu­rrir una cri­sis co­mo la de ha­ce 10 años? -res­pon­do: sí, cla­ro que pue­de. Co­bran­do otras for­mas y con otras pe­cu­lia­ri­da­des, cla­ro que pue­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.