LAS MAR­CAS DE LA IGLE­SIA CHI­LE­NA

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR LES­LIE AYA­LA, CAR­LA PÍA RUIZ Y FRAN­CIS­CO AR­TA­ZA FO­TO­GRA­FÍA ARCHIVO

Un iné­di­to lis­ta­do rea­li­za­do por la Fis­ca­lía Na­cio­nal re­ve­la el de­ta­lle de los ca­sos pe­na­les que afec­tan a la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na. Des­de el 2000 a la fe­cha, 221 sa­cer­do­tes y ocho obis­pos es­tán en la mi­ra de una his­tó­ri­ca cau­sa pe­nal que, ade­más, impu­ta su­pues­tos en­cu­bri­mien­tos de es­tos de­li­tos en las más al­tas au­to­ri­da­des del cle­ro chi­leno.

Aca­ba­ba de ter­mi­nar el con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio de fis­ca­les re­gio­na­les del país, el jue­ves 20, cuan­do se di­vi­só al je­fe me­tro­po­li­tano sur, Raúl Guz­mán, in­gre­san­do a la ofi­ci­na em­pla­za­da en el pi­so 10, ala es­te, del edi­fi­cio ins­ti­tu­cio­nal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. ¿El des­tino? El des­pa­cho del fis­cal na­cio­nal, Jor­ge Ab­bott.

Al in­te­rior de la fis­ca­lía ya no es se­cre­ta la dispu­ta que se desató en­tre el je­fe de la Zo­na Sur y su par de O’Hig­gins, Emi­li­ano Arias, res­pec­to de quién se­rá el fis­cal que di­ri­ja la his­tó­ri­ca in­ves­ti­ga­ción por abu­sos co­me­ti­dos por re­li­gio­sos, en par­ti­cu­lar aque­llos que apun­tan a años de even­tual en­cu­bri­mien­to de es­tos de­li­tos por par­te de los más al­tos miem­bros del cle­ro de la Igle­sia chi­le­na.

De­ce­nas de car­pe­tas con de­nun­cias ca­nó­ni­cas in­cau­ta­das en tres alla­na­mien­tos -en Ran­ca­gua y San­tia­go- a si­tios cla­ves del cle­ro y que nun­ca lle­ga­ron a ma­nos de la jus­ti­cia ci­vil hi­cie­ron al fis­cal Arias abrir 70 in­ves­ti­ga­cio­nes de ofi­cio en los úl­ti­mos tres me­ses. Las prin­ci­pa­les de ellas es­tán di­ri­gi­das con­tra miem­bros de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal que ha­brían te­ni­do co­no­ci­mien­to de abu­sos co­me­ti­dos por pre­la­dos y que -se in­ves­ti­ga- ha­brían aca­lla­do a las víc­ti­mas pa­ra no ir a la jus­ti­cia or­di­na­ria y re­des­ti­na­do a los de­nun­cia­dos.

Es­tas cau­sas pe­na­les abier­tas re­cien­te­men­te por el je­fe de Ran­ca­gua en­gro­san el iné­di­to lis­ta­do que reali­zó por pri­me­ra vez es­te año la Uni­dad Es­pe­cia­li­za­da de De­li­tos Se­xua­les de la Fis­ca­lía Na­cio­nal y que ha­ce una ra­dio­gra­fía a 20 años de de­nun­cias con­tra sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos y per­so­nas vin­cu­la­das a la Igle­sia Ca­tó­li­ca de­nun­cia­das al­gu­na vez por ac­tos de con­no­ta­ción se­xual.

La re­co­pi­la­ción de las cau­sas cri­mi­na­les que se han abier­to en Chi­le de­ja al des­cu­bier­to un lis­ta­do de 229 per­so­nas que han te­ni­do ca­li­dad de impu­tadas en es­tos ca­sos. De ellos, 18 han fa­lle­ci­do y otros 115 han te­ni­do al­gún tér­mino ju­di­cial, co­mo sus­pen­sión con­di­cio­nal, con­de­na o archivo. Aun­que de es­tas úl­ti­mas hay va­rias que se reac­ti­va­ron con la arre­me­ti­da del fis­cal Arias, quien ha vuel­to a re­abrir ca­sos an­ti­guos, to­ta­li­zan­do 272 vi­gen­tes en to­do Chi­le. Se­gún ha de­tec­ta­do la fis­ca­lía, va­rias de las de­nun­cias fue­ron ac­ti­va­das tras en­con­trar­se an­te­ce­den­tes que es­tu­vie­ron ocul­tos por años en las ofi­ci­nas del Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go, de Ran­ca­gua, Osorno y el Obis­pa­do Cas­tren­se.

El cu­ra de ma­yor edad in­ves­ti­ga­do en la ac­tua­li­dad tie­ne 90 años. Se tra­ta del pres­bí­te­ro En­ri­que Lei­va Ro­jas, de la Diócesis de Tal­ca. Mien­tras el más jo­ven es un lai­co de Ari­ca, que es­tá en la cár­cel lue­go de ser con­de­na­do a 10 años por tres abu­sos se­xua­les con­tra me­no­res. Hay nueve mu­je­res que tie­nen o tu­vie­ron ca­li­dad de impu­tadas y 210 hom­bres; 152 chi­le­nos, ocho es­pa­ño­les, tres ita­lia­nos, tres co­lom­bia­nos, dos ir­lan­de­ses, un bo­li­viano, un pe­ruano, un fi­li­pino y un co­reano.

Más allá de es­tas ci­fras glo­ba­les a dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que da­tan del año 2000 a septiembre de 2018, la pug­na en­tre Arias y Guz­mán por la aris­ta en­cu­bri­mien­to no ha pa­ra­do de es­ca­lar y tu­vo uno de sus prin­ci­pa­les hi­tos el 6 de septiembre.

Ese día, el je­fe del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Ran­ca­gua se en­te­ró por ver­sio­nes de pren­sa que el fis­cal Raúl Guz­mán es­ta­ba in­te­rro­gan­do al sa­cer­do­te Juan Ba­rros, uno de los dis­cí­pu­los de Fer­nan­do Ka­ra­di­ma, en el mar­co de una he­bra in­ves­ti­ga­ti­va que lo vin­cu­la­ría con ac­tos que ha­brían de­ja­do im­pu­nes 14 de­nun­cias de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos en la Diócesis de Osorno. A eso se su­man las sos­pe­chas de en­cu­bri­mien­to de ilí­ci­tos se­xua­les que se le atri­bu­yen al pres­bí­te­ro Pe­dro Qui­roz en su pa­so por el Obis­pa­do Cas­tren­se y que fue­ron de­nun­cia­das ha­ce tres años.

Es­te fue un pun­to de in­fle­xión en la re­la­ción de Arias y Guz­mán, ya que co­mo am­bos -se­gún el ca­tas­tro- in­ves­ti­gan ac­tual­men­te a Ba­rros, la di­li­gen­cia de­bió ser in­for­ma­da. Más aún por­que el je­fe de O’Hig­gins ya en esa fe­cha ha­bía cur­sa­do ci­ta­ción co­mo impu­tado al exo­bis­po de Osorno.

Fis­ca­les re­gio­na­les, no li­ga­dos a la pug­na, sos­tie­nen que mien­tras el je­fe re­gio­nal de O’Hig­gins fue avan­zan­do en su in­da­ga­to­ria, aque­llos que te­nían ca­sos abier­tos en sus zo­nas las fue­ron de­ri­van­do al di­rec­tor de la Uni­dad de De­li­tos Se­xua­les de la Fis­ca­lía Na­cio­nal, Luis To­rres, quien ha to­ma­do el rol de coor­di­na­dor. Es­to, en el en­ten­di­do de que en la his­tó­ri­ca in­ves­ti­ga­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co a las con­duc­tas de pre­la­dos chi­le­nos es ne­ce­sa­rio que el en­te per­se­gui­dor ac­túe co­mo un so­lo ór­gano, de­jan­do de la­do pro­ta­go­nis­mos per­so­na­les. El úni­co que se ha re­sis­ti­do, has­ta el mo­men­to, es el je­fe re­gio­nal de la Zo­na Sur. Es­te -sin em­bar­go- per­dió su pug­na el vier­nes 21, cuan­do Ab­bott or­de­nó que la to­ta­li­dad de las cau­sas vin­cu­la­das a po­si­bles en­cu­bri­mien­tos que­da­ran en ma­nos de Arias.

Has­ta en­ton­ces Guz­mán y Arias tra­mi­ta­ban in­da­ga­to­rias por los mis­mos he­chos y que in­vo­lu­cran a las mis­mas víc­ti­mas y -ade­más-tra­ba­ja­ban con dis­tin­tos cuer­pos po­li­cia­les. El pri­me­ro es­tá desa­rro­llan­do di­li­gen­cias con el OS-9 de Ca­ra­bi­ne­ros y Guz­mán con la PDI.

El je­fe re­gio­nal de la Zo­na Sur ju­gó sus úl­ti­mas fichas el jue­ves 20, cuan­do -se­gún sos­tie­nen al in­te­rior del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co- so­li­ci­tó que no le qui­ta­ran la aris­ta de en­cu­bri­mien­to que pe­sa so­bre el exo­bis­po de Osorno Juan Ba­rros, a quien se con­si­de­ra la prin­ci­pal lla­ve pa­ra abrir los se­cre­tos de có­mo el al­to cle­ro se re­fu­gió en el se­cre­to ca­nó­ni­co pa­ra evi­tar que las víc­ti­mas re­cu­rrie­ran a la jus­ti­cia ci­vil.

Arias ha­bía he­cho lo pro­pio ha­ce dos se­ma­nas, cuan­do re­pre­sen­tó a Ab­bott su preo­cu­pa­ción por la di­li­gen­cia con Juan Ba­rros que con­cre­tó el fis­cal Guz­mán sin avi­sar­le.

Otra cau­sa en dispu­ta en­tre am­bos es una que in­vo­lu­cra al ca­pe­llán de la Es­cue­la de Sub­ofi­cia­les de Mai­pú, sa­cer­do­te Ce­les­tino Gu­tié­rrez, acu­sa­do de abu­sos por par­te de un me­nor de 16 años. La cau­sa es­ta­ba en ma­nos del fis­cal re­gio­nal de la Zo­na Oc­ci­den­te, Jo­sé Luis Pé­rez. Arias le pi­dió la trans­fe­ren­cia de di­cha cau­sa, sin em­bar­go, es­te le ha­bría ex­pre­sa­do que se la ha­bía en­via­do al fis­cal Guz­mán, quien se la ha­bía so­li­ci­ta­do an­tes.

De Juan Car­los Del­ga­do Cas­ti­llo se sa­ben po­cas co­sas. Se sa­be que tie­ne 53 años. Se sa­be que es chi­leno y que na­ció en San­tia­go. Se sa­be que su úl­ti­mo do­mi­ci­lio co­no­ci­do es­tu­vo en Quin­ta Nor­mal.

Y lo más im­por­tan­te de to­do. Se sa­be que es sa­cer­do­te. El sa­cer­do­te con más de­nun­cias en su con­tra en el re­gis­tro que ac­tual­men­te ma­ne­ja la Fis­ca­lía Na­cio­nal. Seis de­nun­cias. Cua­tro re­gio­nes dis­tin­tas. Y seis víc­ti­mas. To­dos hom­bres, to­dos me­no­res de edad.

El pe­re­gri­na­je de Del­ga­do Cas­ti­llo pa­só por Co­quim­bo, San­tia­go y Puer­to Va­ras. Un ni­ño de ocho años, otro de sie­te, otro de nueve. Tam­bién pa­só por Pai­lla­co, una pe­que­ña co­mu­na en la Re­gión de Los Ríos. Allí abu­só de un ni­ño de 11 años y fue con­de­na­do a 600 días.

Pe­ro don­de Del­ga­do Cas­ti­llo se­lló su pa­trón co­mo abu­sa­dor fue en Pu­dahuel. Una de las de­nun­cias lo hi­zo caer.

“El día 26 de abril de 2008, el impu­tado con­cu­rrió al do­mi­ci­lio de la víc­ti­ma de ocho años de edad (...). En un mo­men­to en que la ma­dre del me­nor se au­sen­tó cir­cuns­tan­cial­men­te del do­mi­ci­lio, el impu­tado reali­zó en per­jui­cio del ni­ño ac­tos de con­no­ta­ción se­xual y de re­le­van­cia, con­sis­ten­tes en in­tro­du­cir sus ma­nos al in­te­rior del pan­ta­lón y ro­pa in­te­rior del me­nor, to­can­do los ge­ni­ta­les del ni­ño”, se lee en la sen­ten­cia.

Del­ga­do Cas­ti­llo fue con­de­na­do a cua­tro años de pre­si­dio me­nor en su gra­do má­xi­mo.

Des­pués de él, una de las per­so­nas vin­cu­la­das a la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na con más de­nun­cias es Isa­bel Mar­ga­ri­ta La­gos Dro­guett. Más co­no­ci­da co­mo “sor Pau­la”, la re­li­gio­sa fue por 28 años ma­dre su­pe­rio­ra de las Ur­su­li­nas, pe­ro en 2010 se ini­ció una in­ves­ti­ga­ción ca­nó­ni­ca en su con­tra por abu­so de po­der y una cau­sa ju­di­cial, lue­go de re­ci­bir tres de­nun­cias de abu­sos se­xua­les. “Sor Pau­la” fue re­mo­vi­da de su car­go, per­ma­ne­ció re­clui­da en Ale­ma­nia y mu­rió en Chi­le, en 2012.

Pe­ro si el aná­li­sis se ha­ce en re­la­ción al nú­me­ro de víc­ti­mas, el nom­bre del ex­her­mano ma­ris­ta Abel Pé­rez re­sue­na.

Son 16 las per­so­nas que ini­cia­ron una de­nun­cia en la jus­ti­cia ci­vil en con­tra del es­pa­ñol de 71 años. Su ca­so es­ta­lló -y con él, el “ca­so ma­ris­tas”- en septiembre del año pa­sa­do, cuan­do se die­ron a co­no­cer de­nun­cias de abu­sos se­xua­les en los años 70, en dis­tin­tos co­le­gios ma­ris­tas de Chi­le.

El sa­cer­do­te na­ció en Es­pa­ña en 1947 y lle­gó a Chi­le en 1966. Pé­rez co­men­zó a ejer­cer de pro­fe­sor en 1974. Has­ta el 2010 es­tu­vo en con­tac­to con alum­nos de va­rios co­le­gios ma­ris­tas y con­fe­só a la con­gre­ga­ción ilí­ci­tos de ca­rác­ter se­xual que ha­bía co­me­ti­do du­ran­te dé­ca­das. Fue ex­pul­sa­do de es­ta en ju­nio pa­sa­do.

El his­to­rial del sa­cer­do­te tam­bién re­ve­ló un pa­trón: fue tras­la­da­do 15 ve­ces de lu­gar en lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.