El olea­je y el rum­bo

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Ha­ce sen­ti­do que es­te­mos vi­vien­do tiem­pos muy lí­qui­dos o que nos mo­va­mos in­clu­so, por así de­cir­lo, en una pe­ce­ra. Tam­bién po­de­mos con­ve­nir en que la gen­te se ha vuel­to muy emo­cio­nal y que sus pre­fe­ren­cias a me­nu­do sean cam­bian­tes y errá­ti­cas. Lo que es más di­fí­cil acep­tar es que es­to sea un caos dis­pa­ra­ta­do y que las per­cep­cio­nes po­lí­ti­cas y los es­ta­dos aními­cos de la so­cie­dad no ten­gan co­ne­xión al­gu­na con la reali­dad y con las ex­pe­rien­cias dia­rias de la vi­da.

Sea pa­ra el go­bierno, sea pa­ra la opo­si­ción, hay se­ma­nas bue­nas y hay se­ma­nas que no lo son tan­to. Pe­ro na­da de lo ocu­rri­do aho­ra úl­ti­mo -ni la caí­da del mi­nis­tro Ro­jas, ni el pri­mi­ti­vo re­cha­zo y pos­te­rior apro­ba­ción del re­ajus­te del sa­la­rio mí­ni- mo, ni la cri­sis am­bien­tal de Quin­te­ro, ni la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal con­tra los su­pre­mos, ni la lar­ga ce­le­bra­ción de las re­cien­tes Fies­tas Pa­trias- ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te el cua­dro po­lí­ti­co ni la gra­dual re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za en el fu­tu­ro (len­ta, sos­te­ni­da, aun­que pa­ra na­da eu­fó­ri­ca) que vie­nen mos­tran­do las en­cues­tas en los úl­ti­mos me­ses.

Es cier­to que du­ran­te es­te mes de septiembre el pa­sa­do vol­vió a cor­co­vear su po­co. La con­me­mo­ra­ción del On­ce, los te­mas del Mu­seo de la Me­mo­ria y de las li­ber­ta­des con­di­cio­na­les con­ce­di­das a un gru­po de con­de­na­dos de Pun­ta Peu­co, uni­dos co­mo es na­tu­ral a la agen­da po­lí­ti­ca de la iz­quier­da, lo tra­je­ron de vuel­ta y nue­va­men­te la dis­cu­sión ge­ne­ra­da a es­te res­pec­to ele­vó la tem­pe­ra­tu­ra de la dis­cu­sión. Sin du­da que ahí hay un trau­ma, una he­ri­da que due­le. Sin em­bar­go, es du­do­so que el he­cho de no te­ner las cuen­tas en paz acer­ca de lo que ocu­rrió el año 73 -y lo más pro­ba­ble es que nun­ca las ten­dre­mos, por­que las po­si­cio­nes son bien irre­duc­ti­bles- nos es­té im­pi­dien­do pro­yec­tar­nos co­mo na­ción al fu­tu­ro. A su mo­do, sí, a su mo­do, en la me­di­da de lo po­si­ble di­ría don Pa­tri­cio, el país ha tra­ta­do de sal­dar los dé­fi­cits más hi­rien­tes. La jus­ti­cia se li­be­ró com­ple­ta­men­te de la Ley de Am­nis­tía y ha ve­ni­do arrin­co­nan­do in­clu­so a man­dos uni­for­ma­dos in­fe­rio­res que par­ti­ci­pa­ron en ope­ra­ti­vos de vio­len­cia y re­pre­sión du­ran­te los años de plo­mo. La de­re­cha fue mar­gi­na­da del go­bierno du­ran­te dos dé­ca­das y es aten­di­ble pen­sar que en esa sen­ten­cia ciu­da­da­na pe­só la co­la­bo­ra­ción del sec­tor con la dic­ta­du­ra. Una pe­na si­mi­lar im­pu­so el elec­to­ra­do so­bre la iz­quier­da me­nos re­no­va­da, la que an­tes del 73 más con­tri­bu­yó a la ra­di­ca­li­za­ción del go­bierno UP y la que des­pués del gol­pe ter­mi­nó iden­ti­fi­cán­do­se con la op­ción ar­ma­da. Val­ga so­lo com­pa­rar el enor­me pe­so elec­to­ral, po­lí­ti­co, sin­di­cal, que te­nía el PC an­tes del 73 y el que tie­ne aho­ra.

¿Eso ago­ta el asun­to y re­di­me to­tal­men­te el pa­sa­do? Por lo vis­to, no. Siem­pre que­da­rán cuen­tas por co­brar, por echar en ca­ra, por des­en­te­rrar y es­to, no nos per­da­mos, es par­te del jue­go po­lí­ti­co. La pre­ten­sión de que po­da­mos te­ner una his­to­ria co­mún de la se­gun­da mi­tad de nues­tro si­glo XX es ilu­so­ria y en tri­bu­to a la ver­dad -en tri­bu­to en reali­dad a las ver­da­des de ca­da cual, me­jor di­cho- es pre­fe­ri­ble que sea así. Por­que lo que sal­dría de una his­to­ria de con­sen­sos se­ría una bre­ba­je tan in­sul­so y ama­ña­do que en nin­gún ca­so da­ría cuen­ta de lo que ocu­rrió en los años 70, cuan­do Chi­le efec­ti­va­men­te en­lo­que­ció. Eso fue lo que ocu­rrió. Por las ra­zo­nes que ca­da ciu­da­dano quie­ra ver y pe­sar: por la épo­ca, por la Gue­rra Fría, por Cu­ba, por el im­pe­ria­lis­mo, por la mio­pía y fal­ta de gran­de­za de los li­de­raz­gos po­lí­ti­cos, por­que la cons­pi­ra­ción es­ta­ba en mar­cha des­de muy atrás, por el des­gas­te ins­ti­tu­cio­nal, en fin, que ve­nía acu­san­do la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca de en­ton­ces. Lo con­cre­to es que na­da es gra­tis cuan­do los paí­ses en­lo­que­cen.

El Chi­le de hoy es cier­ta­men­te muy dis­tin­to. El más se­rio in­ten­to po­lí­ti­co de es­tos tiem­pos por re­co­nec­tar al Chi­le ac­tual con el de aque­lla épo­ca, que es el que reali­zó la Pre­si­den­ta Ba­che­let du­ran­te su se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción, ter­mi­nó en un fra­ca­so po­lí­ti­co y en una de­rro­ta elec­to­ral con­tun­den­te. No, el país no quie­re re­to­mar ni de le­jos al­go pa­re­ci­do a esa ex­pe­rien­cia o que evo­que la mú­si­ca de esos años. Ca­da día que­dan me­nos du­das en or­den a que Chi­le va ca­mino de un ca­pi­ta­lis­mo de­mo­crá­ti­co de cu­ño mo­der­ni­za­dor y po­drán dis­cu­tir­se los gra­dos del in­ter­ven­cio­nis­mo es­ta­tal y ma­yor o me­nor ex­ten­sión de nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar, pe­ro, con olea­je a fa­vor o en con­tra, no es­tá en ries­go ni en du­da el rum­bo y la di­rec­ción del pro­ce­so.

Jus­ta­men­te ha­cia allá es don­de el go­bierno quie­re avan­zar, no so­lo por­que es­ta sea la pers­pec­ti­va que más le gus­ta y que me­jor lo in­ter­pre­ta, sino tam­bién por­que es la que le fue man­da­ta­da al Pre­si­den­te en la se­gun­da vuel­ta. En es­to, tan­to el go­bierno co­mo la de­re­cha se sien­ten muy có­mo­dos y el ma­yor ries­go que en­fren­tan ra­di­ca en que ellos mis­mos en un mo­men­to da­do de­ci­dan des­con­cen­trar­se y per­der el fo­co.

En es­te con­tex­to, a la iz­quier­da se la ve, cla­ro, más com­pli­ca­da. Hoy la iz­quier­da, apar­te de ju­gár­se­la por ex­pan­dir al cos­to que sea los de­re­chos so­cia­les, no tie­ne un pro­yec­to po­lí­ti­co muy ar­ti­cu­la­do y se ha es­ta­do dan­do ca­be­za­zos con la mis­ma fór­mu­la que la lle­vó al fra­ca­so en se­gun­da vuel­ta: to­dos con­tra Pi­ñe­ra. El sec­tor se en­re­da ca­da vez que tie­ne que to­mar una op­ción de fu­tu­ro -en eso es­tá, por ejem­plo, con el pro­yec­to de au­la segura del go­bierno- y bas­ta ver lo que es­tá ocu­rrien­do en el Fren­te Am­plio, que na­ció co­mo la gran es­pe­ran­za de re­no­va­ción de la po­lí­ti­ca chi­le­na, pa­ra cons­ta­tar que en es­te blo­que no es oro to­do lo que re­lu­ce ni es tam­po­co cier­to que to­dos los ga­tos sean par­dos. Los par­ti­dos que in­te­gran es­te blo­que han en­tra­do a una eta­pa de cla­ri­fi­ca­cio­nes y ya se ve­rá si lo que sa­le de eso es una apues­ta por el pa­sa­do que el país ya de­jó atrás o por el fu­tu­ro que que­ra­mos cons­truir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.