CO­LUM­NA DE ASCANIO CA­VA­LLO

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - Ascanio Ca­va­llo

Si to­dos los que se am­pa­ra­ron en el co­ra­je de Precht creen aho­ra que fue un trai­dor, en­ton­ces to­da la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos pu­do ser una gran trai­ción. Pe­ro eso es un oxí­mo­ron. Hay gen­te que es­tá vi­va gra­cias a esa lu­cha. Más bien hay que acep­tar que la tur­bu­len­cia de la con­di­ción hu­ma­na es­ta­ba to­can­do uno de los flan­cos más do­lo­ro­sos de la his­to­ria re­cien­te.

“Tam­bién eso, tal vez, es­ta­ba pre­vis­to”, es­cri­be Bor­ges en la úl­ti­ma lí­nea del Te­ma del trai­dor y del hé­roe. Kil­pa­trick, el trai­dor, acep­ta for­mar par­te de una enor­me re­pre­sen­ta­ción al fi­nal de la cual de­be ser ase­si­na­do pa­ra con­fir­mar su con­di­ción de hé­roe. El trai­dor se tras­for­ma en hé­roe. La pe­que­ña gema de Bor­ges con­tie­ne tam­bién, por un mo­men­to, su opues­to: que el hé­roe se con­vier­ta en trai­dor.

¿ En qué po­si­ción es­tá hoy Cris­tián Precht? En la ter­ce­ra acu­sa­ción por abu­sos se­xua­les y de po­der que ha en­fren­ta­do, la que­re­lla cri­mi­nal pre­sen­ta­da an­te el 15° Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­tia­go con el pa­tro­ci­nio del abo­ga­do Juan Pa­blo Her­mo­si­lla, los tes­ti­mo­nios de los acu­sa­do­res son es­pe­luz­nan­tes y pre­sen­tan a Precht, jun­to con su ami­go el sa­cer­do­te Mi­guel Or­te­ga, co­mo una du­pla cu­yos te­ne­bro­sos jue­gos se­xua­les eran bien co­no­ci­dos o in­tui­dos por los alum­nos del Ins­ti­tu­to Alon­so de Er­ci­lla, re­gen­ta­do por los Her­ma­nos Ma­ris­tas. Precht y Or­te­ga, dio­ce­sa­nos, iban a ese co­le­gio a ejer­cer los sa­cra­men­tos de la eu­ca­ris­tía y la con­fe­sión.

Uno de los acu­sa­do­res, Jai­me Con­cha Me­ne­ses, di­ce que Precht era “su su­per­hé­roe”, el sím­bo­lo de la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, el ti­tu­lar de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri- dad, el or­ga­nis­mo crea­do por el car­de­nal Raúl Sil­va Hen­rí­quez pa­ra pro­te­ger a los per­se­gui­dos de to­da laya en los años más du­ros del ré­gi­men mi­li­tar. Un de­ta­lle ener­va la piel: la fe­cha re­cor­da­da es 1977, es de­cir, cuan­do Precht era aún el vi­ca­rio. Los tes­ti­mo­nios obli­gan a sus­pen­der la in­cre­du­li­dad: mien­tras el hé­roe de­fen­día los de­re­chos de unos, el trai­dor vio­la­ba los de­re­chos de otros.

En 1978, el car­de­nal de­ci­dió re­ti­rar­lo de la vi­ca­ría, pe­ro no por esas ra­zo­nes, sino por­que los ries­gos que co­rría Precht ya pa­re­cían in­to­le­ra­bles. Pe­ro pa­ra Jai­me Con­cha Me­ne­ses y sus com­pa­ñe­ros, el “su­per­hé­roe” ya era el su­per­trai­dor. Pa­ra el res­to de los chi­le­nos, y en es­pe­cial pa­ra to­dos los que veían en la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad el ejem­plo del co­ra­je y la mi­se­ri­cor­dia, los va­lo­res más pre­cia­dos del hu­ma­nis­mo, so­lo era el hé­roe. Es im­por­tan­te te­ner es­to en cuen­ta.

¡ Cuán­to hu­bie­sen desea­do la Di­na, la CNI, los fis­ca­les mi­li­ta­res, co­no­cer lo que pen­sa­ban los ni­ños del Ins­ti­tu­to Alon­so de Er­ci­lla! Y al mis­mo tiem­po, ¡cuán in­com­pe­ten­tes fue­ron pa­ra per­der­se unas opor­tu­ni­da­des que pu­die­ron ser más efi­ca­ces que un ba­la­zo! ¿Quie­re de­cir que Precht, Or­te­ga o cual­quier otro de los cris­tia­nos de aque­llos días usa­ban los de­re­chos hu­ma­nos co­mo una pu­ra fa­ra­ma­lla? Es­to es in­con­ce­bi­ble: nin­gu­na con­cien­cia de­cen­te so­por­ta se­me­jan­te idea. Pe­ro cual­quier con­cien­cia en­tra en ten­sión con es­ta co­li­sión de fuer­zas in­men­sas.

El he­cho ob­je­ti­vo es que Precht ha si­do acu­sa­do tres ve­ces. La pri­me­ra, el ca­so de Pa­tri­cio Ve­la, no arri­bó a con­de­na ca­nó­ni­ca, por­que la víc­ti­ma ha­bía muer­to (de sui­ci­dio: no es un de­ta­lle). La se­gun­da, por abu­sos con­tra me­no­res, con­du­jo al cas­ti­go por cin­co años sin ejer­cer el mi­nis­te­rio. La ter­ce­ra ha de­ri­va­do en la ex­pul­sión to­tal del sa­cer­do­cio, la me­di­da más gra­ve que se ha­ya to­ma­do ja­más con­tra un sa­cer­do­te en Chi­le. Las cir­cuns­tan­cias de es­te his­to­rial es­tán de­ta­lla­das en el equi­li­bra­do y pers­pi­caz li­bro de An­drea La­gos, Precht -Las cul­pas del vi­ca­rio (UDP-Ca­ta­lo­nia, 2017), que se­rá re­edi­ta­do con un epí­lo­go ac­tua­li­za­do en los pró­xi­mos días.

La jus­ti­cia ca­nó­ni­ca no ha otor­ga­do po­si­bi­li­dad de de­fen­sa, ni si­quie­ra de co­no­ci­mien­to del pro­ce­so, ni a su abo­ga­do ca­nó­ni­co -el cu­ra Raúl Has­bún- ni al afec­ta­do. En es­tos tiem­pos es ar­duo lla­mar “jus­ti­cia” a un pro­ce­di­mien­to se­me­jan­te. Una de las ex­pli­ca­cio­nes -que se su­po­ne co­la­te­ra­les- es que Precht acu­dió a la jus­ti­cia ci­vil pa­ra im­pug­nar unas pre­cau­to­rias que le im­pe­dían sa­lir de San­tia­go, cuan­do él que­ría ra­di­car­se en Coy­hai­que. Al so­bre­pa­sar el De­re­cho Ca­nó­ni­co me­dian­te el De­re­cho Ci­vil, Precht se

ha­bría se­pa­ra­do por sí so­lo de la Igle­sia. El sa­cer­do­te Precht se­ría in­com­pa­ti­ble con el ciu­da­dano Precht. El trai­dor con el hé­roe.

La pre­gun­ta que más cir­cu­la aho­ra es por qué la pe­na con­tra Precht no ha al­can­za­do, por ejem­plo, a Ka­ra­di­ma, que ade­más de abu­sos cons­ti­tu­yó una red de po­der po­lí­ti­co y so­cial; o a los pro­pios ma­ris­tas, acu­sa­dos de de­li­tos más gra­ves; o a otros sa­cer­do­tes de otros ca­sos, cu­yas in­con­duc­tas han si­do más pro­fun­das o más per­ver­sas.

No es útil de­cir que to­dos los abu­sos son igua­les. Es­to pue­de ser con­so­la­dor pa­ra las víc­ti­mas, pe­ro el De­re­cho Pe­nal con­sis­te en la dis­tin­ción en­tre los de­li­tos. No hay pe­na­li­dad po­si­ble si to­do es igual. Pe­ro aun si así fue­ra, que­da to­da­vía el pro­ble­ma del hé­roe y el trai­dor.

Una vez más, el Va­ti­cano -la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, en es­te ca­so­pa­re­ce ac­tuar sin ver el con­jun­to. Lo ha he­cho con Ka­ra­di­ma, que vi­ve en una es­pe­cie de Pe­nal Cor­di­lle­ra del sa­cer­do­cio. Lo hi­zo con el obis­po Juan Ba­rros, que se os­ten­tó du­ran­te la vi­si­ta pa­pal a Chi­le has­ta el pun­to de con­ver­tir­la en un fra­ca­so. Lo ha­ce con otros pro­ce­sos, que con­ti­núan un lar­go re­co­rri­do por las ca­ta­cum­bas ser­pen­tean­tes de la jus­ti­cia ca­nó­ni­ca. Y, en cam­bio, tie­ne con Precht la ex­pe­di­ción y la ra­di­ca­li­dad que no ha mos­tra­do con na­die, nun­ca an­tes.

De acuer­do: en unos po­cos años, la se­ve- ri­dad del Va­ti­cano ha au­men­ta­do co­mo con­se­cuen­cia de un es­fuer­zo or­gá­ni­co por de­te­ner el des­cré­di­to mun­dial. Pe­ro en un ca­so co­mo el de Precht, es im­po­si­ble di­so­ciar al trai­dor del hé­roe. El si­len­cio de quie­nes lo tu­vie­ron por hé­roe no au­to­ri­za a con­si­de­rar­lo so­la­men­te un trai­dor, de­re­cho que les es­tá re­ser­va­do a las víc­ti­mas. Di­cho de otra ma­ne­ra: si to­dos los que se am­pa­ra­ron en el co­ra­je de Precht creen aho­ra que fue un trai­dor, en­ton­ces to­da la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos pu­do ser una gran trai­ción. Pe­ro eso es un oxí­mo­ron. Hay gen­te que es­tá vi­va gra­cias a esa lu­cha. Más bien hay que acep­tar que la tur­bu­len­cia de la con­di­ción hu­ma­na es­ta­ba to­can­do uno de los flan­cos más do­lo­ro­sos de la his­to­ria re­cien­te.

Al ex­pul­sar­lo del sa­cer­do­cio, a Precht se le ha des­po­ja­do de su prin­ci­pal mo­tor de vi­da. Cul­pa­ble o más cul­pa­ble, in­fi­ni­ta­men­te cul­pa­ble si se quie­re, Precht no ha si­do (ni se­rá, se­gún pa­re­ce) otra co­sa que un sa­cer­do­te. Aca­so un sa­cer­do­te de una Igle­sia en­ve­ne­na­da, pe­ro no por sí mis­mo, sino por la for­ma con­cre­ta del sa­cer­do­cio en los tiem­pos en que le to­có ser­lo. El re­tra­to ma­ti­za­do del li­bro de An­drea La­gos ayu­da a aso­mar­se al su­je­to ator­men­ta­do que ha vi­vi­do de­trás del cu­ra.

En to­do ca­so, la con­de­na a Precht, tan ex­tra­ña­men­te dis­cri­mi­na­to­ria, con­fir­ma lo que se sos­pe­cha ha­ce tiem­po: el Pa­pa no ter­mi­na de en­ten­der que lo que es­tá ba­jo ob­je­ción uni­ver­sal es el sa­cer­do­cio en la for­ma en que lo nor­ma la Igle­sia Ca­tó­li­ca, in­clui­do (pe­ro no li­mi­ta­do a) el ce­li­ba­to. La mo­da­li­dad sacerdotal no es un dog­ma de fe y ape­nas se re­mon­ta al si­glo XVI; el Con­ci­lio Va­ti­cano II lo tu­vo en su agen­da de re­for­mas, pe­ro pre­fi­rió no pro­fun­di­zar en eso, ya te­nía su­fi­cien­te con el res­to. Aho­ra el Pa­pa mo­di­fi­ca sus sí­no­dos, ci­ta a reunio­nes de obis­pos, convoca a las conferencias epis­co­pa­les. Na­da que im­por­te de ver­dad.

El Pa­pa Fran­cis­co ha mos­tra­do, en el ca­so chi­leno, que su on­da es cor­ta y mal in­for­ma­da. Es cier­to que ad­mi­nis­tra un te­rri­to­rio azo­ta­do por un hu­ra­cán, pe­ro su obs­ti­na­ción en no es­cu­char se ha ido con­vir­tien­do en un se­llo de su pa­pa­do. No se­rá el úni­co Pa­pa que no en­tien­de las mi­nu­cias de una in­sig­ni­fi­can­cia co­mo Chi­le, pe­ro es el pri­me­ro que no las es­cu­cha. Aho­ra sen­ten­cia a la muer­te vo­ca­cio­nal a quien fue uno de los hi­jos di­lec­tos de su Igle­sia, mien­tras cie­rra los ojos an­te otros. Al Pa­pa le fue mal en Chi­le no por Precht, sino por los otros. A esos otros les de­be la pér­di­da de to­da au­to­ri­dad en es­te país.

Ha­brá que sa­ber en­ton­ces, sin mi­rar al Va­ti­cano, có­mo se las arre­gla Chi­le con Precht, con esa en­ve­ne­na­da cuen­ta de vi­das que sal­vó y vi­das que arrui­nó.

Tam­bién eso, tal vez, es­ta­ba pre­vis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.