Fe­li­pe Avello:

Mi vi­da con Íta­lo Pas­sa­lac­qua

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FRE­DI VE­LÁS­QUEZ OJE­DA FO­TO­GRA­FÍA MA­RIO TELLEZ

“En enero lo lla­mé y le con­té que iba a es­tar en el Fes­ti­val de Ol­mué. An­tes lo ha­bía lla­ma­do pa­ra la Na­vi­dad. Sen­tí que en esos úl­ti­mos dos lla­ma­dos no me co­no­cía tan­to. Me su­peró esa si­tua­ción”.

¿Du­ran­te ocho años, Fe­li­pe Avello e Íta­lo Pas­sa­lac­qua for­ma­ron una ines­pe­ra­da du­pla de humor que su­ma mi­les de vi­si­tas en in­ter­net y en la que se bur­la­ron abier­ta­men­te de la ho­mo­fo­bia que por años su­frió el crí­ti­co de ci­ne. En la semana de la muer­te de Pas­sa­lac­qua por un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio, Avello re­cuer­da los al­tos y ba­jos de esa his­to­ria.

Y tu Íta­lo, si pu­die­ras, te ca­sa­rías al­gu­na vez? La pre­gun­ta de Cris­tián Pé­rez a Íta­lo Pas­sa­lac­qua aho­ra pa­re­ce inocen­te, pe­ro en 2004 ese era un te­ma de­li­ca­do de ha­blar a me­dio­día en te­le­vi­sión. El di­vor­cio re­cién se ha­bía apro­ba­do ha­cía po­cos me­ses, lue­go de una lar­ga dis­cu­sión va­ló­ri­ca. La po­si­bi­li­dad del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual pa­re­cía le­ja­na y no se so­lía dis­cu­tir pú­bli­ca­men­te. En el es­tu­dio de SQP -pro­gra­ma de fa­rán­du­la de CHV- hu­bo un bre­ve si­len­cio entre los pa­ne­lis­tas. En­ton­ces, Fe­li­pe Avello se ade­lan­tó, abra­zó a Íta­lo y res­pon­dió mi­ran­do a la cá­ma­ra.

-Pri­me­ro es­ta­mos es­pe­ran­do sa­car la ca­sa pro­pia y lue­go nos ca­sa­mos.

Fue la pri­me­ra vez que el co­me­dian­te y el crí­ti­co de ci­ne hi­cie­ron una ru­ti­na en vi­vo. Y fue -tam­bién- el ini­cio de una re­la­ción te­le­vi­si­va que se ex­ten­dió por ocho años y que acer­có a Pas­sa­lac­qua al pú­bli­co co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho. An­tes era vis­to co­mo una per­so­na le­ja­na y se­ve­ra. En SQP pu­do desa­rro­llar una fa­ce­ta des­co­no­ci­da, en la que el hu­mo­ris­ta fue su prin­ci­pal alia­do.

A una semana de la muer­te de Pas­sa­lac­qua, Fe­li­pe Avello cuen­ta que ha pa­sa­do días de mu­cha emo­ción, pe­se a la dis­tan­cia que te­nían lue­go de aban­do­nar el pro­gra­ma en 2012.

¿Que crees que sig­ni­fi­ca­ban esas ru­ti­nas pa­ra Íta­lo?

-Él sen­tía la li­ber­tad que le po­dían dar es­tas pa­ro­dias pa­ra bur­lar­nos de la ho­mo­fo­bia que qui­zás en esa úl­ti­ma eta­pa no la vi­vió tan­to co­mo en años an­te­rio­res. Me con­tó que por mu­cho tiem­po te­nía que to­mar mu­chas pre­cau­cio­nes. Por­que era ho­mo­se­xual, co­no­ci­do y polémico.

Pas­sa­lac­qua fue la pri­me­ra fi­gu­ra de la te­le­vi­sión chi­le­na en re­co­no­cer abier­ta­men­te su ho­mo­se­xua­li­dad, en una en­tre­vis­ta en re­vis­ta Ca­ras en 2001. La re­ve­la­ción le cos­tó las bur­las y el hos­ti­ga­mien­to pú­bli­co. En el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar de ese año, tras la pre­mia­ción del dúo hu­mo­rís­ti­co Mi­lle­nium Show, el pú­bli­co em­pe­zó a gri­tar­le “hue­co, hue­co” al crí­ti­co cuan­do apa­re­ció en pan­ta­lla.

Años des­pués, le con­tó a Avello que en esa épo­ca unos des­co­no­ci­dos le des­tru­ye­ron su au­to y que no po­día sa­lir a la ca­lle sin es­tar acom­pa­ña­do, por te­mor a ese ti­po de agre­sio­nes. De esa ho­mo­fo­bia se pu­do reír por pri­me­ra vez en SQP.

¿Le mo­les­tó al­gu­na bro­ma o ru­ti­na?

Al re­vés. Co­mo Íta­lo era ho­mo­se­xual, era ob­vio que yo, co­mo hu­mo­ris­ta he­te­ro­se­xual y en­car­ga­do del humor, de­be­ría ha­ber­me reí­do de eso. Pe­ro tu­vi­mos la lu­ci­dez de nun­ca caer en eso. En­con­tré la ma­ne­ra de ha­cer humor sien­do un per­so­na­je que tam­bién era ho­mo­se­xual, sien­do una pa­re­ja ho­mo­se­xual que nos de­bía­mos man­te­ner en si­len­cio y re­pro­char­le en pú­bli­co co­sas.

Avello par­tió en SQP en 2004 y a los po­cos me­ses se in­te­gró Íta­lo Pas­sa­lac­qua al pa­nel. Lue­go de esos pri­me­ros años, la du­pla se fue for­ta­le­cien­do. En­tra­ron en con­fian­za y se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra ha­cer­se bro­mas. En su pa­so por el pro­gra­ma, Avello desa­rro­lló una pa­ro­dia en la que Pas­sa­lac­qua era el “abue­lo”, al que que­ría y odia­ba a la vez. Le de­di­ca­ba can­cio­nes, le bai­la­ba y ha­cía in­si­nua­cio­nes so-

bre su vi­da se­xual.

En una oca­sión, mien­tras el res­to del pa­nel ha­bla­ba se­ria­men­te de los múl­ti­ples ro­man­ces de una mo­de­lo, Fe­li­pe Avello dio su opi­nión. De­cía que los jó­ve­nes de­bían ser res­pon­sa­bles con sus re­la­cio­nes. Y des­pués de ese men­sa­je, dio vuel­ta una fo­to en la que se es­ta­ba dan­do un be­so con Íta­lo Pas­sa­lac­qua. La ima­gen es­ta­ba tru­ca­da con pho­tos­hop y en reali­dad era del ma­tri­mo­nio de Avello.

“Él me pu­so ‘el abue­lo’. Hi­zo una can­ción, y en la tien­di­ta me pre­sen­ta­ba co­mo Íta­lo Pas­sa­lac­qua, pe­rio­dis­ta de es­pec­tácu­los, gran crí­ti­co, hom­bre muy cul­to. Ha­cía una pau­sa y de­cía: ho­mo­se­xual. Me gus­ta­ba ver la ca­ra que po­nían los in­vi­ta­dos”, re­cor­dó el crí­ti­co de ci­ne en una en­tre­vis­ta en Men­ti­ras Ver­da­de­ras en 2017.

Da la im­pre­sión de que Pas­sa­lac­qua en­ten­día tu for­ma de ha­cer humor y eso re­sul­ta­ba muy bien.

Con Íta­lo re­sul­tó has­ta el fi­nal. Veía a otros per­so­na­jes que te­nían en­fren­ta­mien­tos con él e Íta­lo se mo­les­ta­ba. No es que tu­vie­ra pre­fe- ren­cias por mí. Sen­tía que se da­ba cuen­ta de que de ver­dad lo ha­cía con res­pe­to.

¿Que pien­sas que sig­ni­fi­có Íta­lo pa­ra tu ca­rre­ra?

Sen­tí que va­lo­ra­ba mu­cho lo que ha­cía­mos, no con cual­quie­ra se da­ba pa­ra par­ti­ci­par. Lue­go apa­re­cie­ron va­rias per­so­nas que in­ten­ta­ron ha­cer humor con Íta­lo, y los fre­na­ba. Creo que va­lo­ró y le gus­tó. Y lue­go se su­mó a que nos bur­lá­ra­mos de la ho­mo­fo­bia fi­nal­men­te.

***

Íta­lo Pas­sa­lac­qua fa­lle­ció el sá­ba­do 29 de sep­tiem­bre por un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio mien­tras desa­yu­na­ba en su ca­sa en Quin­te­ro jun­to a su pa­re­ja, Pa­tri­cio He­rre­ra, con quien fir­mó un Acuer­do de Vi­da en Co­mún. Te­nía 72 años y su es­ta­do de sa­lud se ha­bía de­te­rio­ra­do mu­cho tras el ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co que su­frió en abril de 2014.

Cuan­do se co­no­ció la no­ti­cia fue­ron va­rias las per­so­nas que lla­ma­ron a Fe­li­pe Avello. Fue tan­to el in­te­rés, que el hu­mo­ris­ta de­bió or­ga- ni­zar una pau­ta de pren­sa pa­ra ex­pre­sar su emo­ción por el fa­lle­ci­mien­to de su ex­com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo.

¿Có­mo te en­te­ras­te de su muer­te?

Su­pe el mis­mo sá­ba­do, re­vi­sé Twit­ter y me en­te­ré por las no­ti­cias. Es­toy muy tris­te, por­que fue un que­ri­do co­le­ga con el que vi­ví mu­chos mo­men­tos, hi­ci­mos un buen tra­ba­jo que me gus­ta­ba mu­cho. La re­la­ción hu­mo­rís­ti­ca pa­re­cía muy na­tu­ral, pe­ro fi­nal­men­te se dio sin ha­ber­lo con­ver­sa­do, era con­sen­sua­da, y cuan­do su­ce­de esa flui­dez entre dos es muy gra­ti­fi­can­te.

¿Qué te pa­re­ce que se re­cuer­de tan­to el tra­ba­jo que hi­cie­ron jun­tos?

En­cuen­tro in­jus­to, pe­ro en­tien­do que apa­re­cen más en YouTube. Me acuer­do que an­tes te­nía un rol me­dio pa­re­ci­do. Me pa­re­ce in­jus­to con el mis­mo Íta­lo que te­nía esa ca­pa­ci­dad de an­tes de reac­cio­nar, de reír­se de sí mis­mo.

En los 90, Íta­lo Pas­sa­lac­qua fue un co­no­ci­do crí­ti­co de es­pec­tácu­los con años de ca­rre­ra en te­le­vi­sión. Sus co­men­ta­rios le va­lie­ron una repu­tación de ti­po du­ro, se­ve­ro y le­jano. Cuan- do par­ti­ci­pó en Cuán­to Va­le el Show (1994) em­pe­zó a mos­trar una fa­ce­ta dis­tin­ta, ca­paz de to­mar­se con humor las bro­mas que le ha­cían Leo Ca­pri­le y Erick Pol­ham­mer. Lue­go, esa fa­ce­ta fue re­for­za­da al en­trar en SQP y co­no­cer a Avello. Los vi­deos en YouTube que re­su­men las ru­ti­nas que hi­cie­ron jun­tos tie­nen más de 400 mil vi­si­tas en pro­me­dio.

An­tes de eso, Pas­sa­lac­qua era vis­to co­mo una per­so­na le­ja­na y, so­bre to­do, po­lé­mi­ca. Sus di­chos en pa­ne­les de fa­rán­du­la le va­lie­ron de­man­das ju­di­cia­les de Cris­tián de la Fuen­te, Iván Za­mo­rano y Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga, por co­men­ta­rios que el pe­rio­dis­ta hi­zo en te­le­vi­sión.

¿Có­mo era Íta­lo tras las cá­ma­ras?

Era muy in­te­li­gen­te. Me pa­re­cía un po­co so­li­ta­rio, sen­tía que una per­so­na que tu­vo tan­tos víncu­los, con tan­ta gen­te, en tan­tos ca­na­les y era muy res­pe­ta­do, no te­nía, por lo que veía, mu­chos ami­gos o una vi­da so­cial muy in­ten­sa. Lo iba a bus­car su pa­re­ja. En los pri­me­ros años de­cía que iba mu­cho a dis­cot­he­ques, que le gus­ta­ba mu­cho la no­che. An­tes del ac­ci­den­te le pu­sie­ron un by pass y no lo que­ría con­tar. Ahí em­pe­zó a sen­tir­se mal aními­ca­men­te, por­que te­nía mu­cha ener­gía y un ca­rác­ter muy fuer­te.

¿Y la re­la­ción entre us­te­des?

Siem­pre bus­ca­ba que la re­la­ción con otros co­le­gas no se con­fun­die­ra. Co­mo me veían ha­cien­do humor po­dían pen­sar que era así. Pe­se a que ten­go una for­ma muy dis­tin­ta. Te­nía una ac­ti­tud muy res­pe­tuo­sa con él, sa­bien­do que lo que ha­cía­mos po­día in­ter­pre­tar­se co­mo fal­tas de res­pe­to. Es­ta­ba cla­ro que no lo era. Era muy cor­tés. Con­ver­sá­ba­mos de otros te­mas, no de las co­sas del pro­gra­ma. Me con­ta­ba de sus pe­rros y le pre­gun­ta­ba por su fa­mi­lia.

Una de las co­sas que se di­jo so­bre Pas­sa­lac­qua es que es­ta­ba muy so­lo tras su en­fer­me­dad

Sien­to que es par­te de la vi­da un po­co. Fue un per­so­na­je que­ri­do, pe­ro a ve­ces no ne­ce­sa­ria­men­te uno es ami­go de las per­so­nas con las que tra­ba­ja.

¿Se si­guie­ron vien­do tras tu sa­li­da de SQP? De­jé de tra­ba­jar el año 2012. Des­pués de eso nun­ca vol­vi­mos a tra­ba­jar jun­tos y coin­ci­di­mos un par de ve­ces. Pa­ra el ac­ci­den­te lo fui a ver dos ve­ces a la clí­ni­ca. La pri­me­ra no es­ta­ba en co­ma, pe­ro no me pu­do re­ci­bir. Ha­blá­ba­mos por te­lé­fono, pe­ro le em­pe­cé a per­der la pis­ta.

***

La muer­te de Íta­lo Pas­sa­lac­qua tra­jo una coin­ci­den­cia que ha he­cho pen­sar mu­cho a Fe­li­pe Avello. Su pa­dre es­tá en­fer­mo y tie­ne la mis­ma edad del fa­lle­ci­do crí­ti­co de ci­ne. Por lo mis­mo, han si­do días de bas­tan­te emo­ción y de preo­cu­pa­ción pa­ra abrir es­pa­cios en su apre­ta­da agen­da pa­ra vi­si­tar a sus se­res que­ri­dos.

-Ten­go dos pro­gra­mas de ra­dio, de lunes a vier­nes y los fi­nes de semana. Los do­min­gos via­jo a Con­cep­ción en la ma­ña­na pa­ra ir a ver a mis pa­pás y vuel­vo en la tar­de- cuen­ta Avello.

El hu­mo­ris­ta fue al fu­ne­ral de Pas­sa­lac­qua y lue­go reali­zó un sen­ci­llo ho­me­na­je tras un show rea­li­za­do el do­min­go pa­sa­do en el Tea­tro Mo­ri. Tras la pre­sen­ta­ción se pro­yec­tó una ima­gen de Pas­sa­lac­qua. Avello cuen­ta que en ese mo­men­to se emo­cio­nó al re­cor­dar a su vie­jo com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo.

La úl­ti­ma vez que es­tu­vie­ron jun­tos fue pa­ra el ma­tri­mo­nio de Juan Pa­blo Que­ral­tó, en mar­zo de 2017. El crí­ti­co fue a la ce­re­mo­nia en si­lla de rue­das, acom­pa­ña­do por su pa­re­ja.

¿Có­mo lo vis­te esa vez?

Es­ta­ba des­me­jo­ra­do, en si­lla de rue­das, muy del­ga­do, con Pa­tri­cio. Se no­ta­ba que es­ta­ba bien, pe­ro que no era la per­so­na que era ha­ce cua­tro años, an­tes de su ac­ci­den­te.

¿Y cuán­do ha­bla­ron por úl­ti­ma vez?

En enero de es­te año lo lla­mé y le con­té que iba a es­tar en el Fes­ti­val de Ol­mué. An­tes lo ha­bía lla­ma­do pa­ra la Na­vi­dad. Sen­tí que en esos úl­ti­mos dos lla­ma­dos no me co­no­cía tan­to. Me su­peró esa si­tua­ción. Le ha­blé co­mo le ha­bía ha­bla­do ha­ce un par de años y ya su es­ta­do no era el mis­mo. Tu­ve du­das si me re­co­no­ció, sien­to que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.