Ri­car­do La­gos:

“Me ol­vi­da­ría de se­guir ha­blan­do de Bo­li­via... Chi­le tie­ne te­mas más im­por­tan­tes”

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA Y GLO­RIA FAÚNDEZ FO­TO­GRA­FÍA JO­SÉ LUIS MU­ÑOZ

“Lo que no quie­ro más es te­ner a al­tos per­so­ne­ros de nues­tras Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de­di­ca­dos a Bo­li­via”, sos­tie­ne el ex­man­da­ta­rio, po­nien­do én­fa­sis en que el fa­llo de La Ha­ya que re­cha­zó la de­man­da bo­li­via­na en con­tra de Chi­le per­mi­ti­rá a las au­to­ri­da­des del país dar prio­ri­dad a una nue­va agen­da in­ter­na­cio­nal.

Cuan­do fal­ta­ban po­cos mi­nu­tos pa­ra las 10 de la ma­ña­na del lunes 1, el ex­pre­si­den­te Ri­car­do La­gos Es­co­bar se re­ti­ró de su ofi­ci­na y ba­jó has­ta el pri­mer pi­so de la Fun­da­ción De­mo­cra­cia y De­sa­rro­llo, ubi­ca­da en Pro­vi­den­cia. Acom­pa­ña­do de dos de sus ase­so­res, el ex­man­da­ta­rio en­cen­dió la te­le­vi­sión y es­cu­chó con aten­ción la sen­ten­cia de la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de La Ha­ya an­te la de­man­da ma­rí­ti­ma que el 2013 in­ter­pu­so Bo­li­via. “Co­mo un cam­peo­na­to de fút­bol al­guien po­dría de­cir que fue un 8-0, por­que les re­cha­za­ron to­dos los ar­gu­men­tos”, se­ña­la.

Se po­dría de­cir que el Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les ha ter­mi­na­do sien­do un mal per­de­dor. Ha di­cho que la Cor­te de La Ha­ya se par­cia­li­zó con Chi­le, ha si­do crí­ti­co jus­to en un mo­men­to en que el fa­llo abre una nue­va eta­pa de re­la­ción con Bo­li­via. ¿Có­mo se de­be con­ti­nuar la re­la­ción entre am­bos paí­ses?

Ha­ga­mos una lec­tu­ra ade­cua­da del fa­llo. Es­to no es so­lo re­sol­ver un con­flic­to entre Chi­le y Bo­li­via es un ale­ga­to al mun­do de que se pue­de con­ver­sar y no por­que us­ted con­ver­sa crea de­re­chos. Us­ted con­ver­sa pa­ra lle­gar a acuer­dos y, nor­mal­men­te, en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal se con­ver­sa -en lo que lla­man en la jer­ga de acuer­dos co­mer­cia­les­sin­gle un­der­ta­king, o sea, to­do lo que yo pon­ga en la me­sa, mien­tras no ha­ya un so­lo acuer­do fi­nal no va­le. El fa­llo, a mi jui­cio, es una obra ade­cua­da pa­ra la ca­pa­ci­dad de se­guir con­ver­san­do, por­que si ha­ce una ne­go­cia­ción pa­ra re­sol­ver al­go, de cual­quier na­tu­ra­le­za, y bas­ta en­trar a ne­go­ciar pa­ra crear de­re­chos, en­ton­ces quie­re de­cir que es­tá prohi­bi­do con­ver­sar. Por lo tan­to, lo pri­me­ro que yo di­ría es que la cor­te hi­zo es­te fa­llo pen­san­do en có­mo man­te­ner el diá­lo­go in­ter­na­cio­nal, y eso me pa­re­ce muy im­por­tan­te; se­gun­do, y res­pec­to del ca­so con­cre­to, lo que es­tá di­cien­do es ‘se­ño­res, vuel­van a con­ver­sar’, y pa­ra con­ver­sar se re­quie­ren dos.

¿Y có­mo vi­sua­li­za que se de­be con­ti­nuar la con­ver­sa­ción con Bo­li­via?, ¿de in­me­dia­to?

No, si us­ted di­ce es­toy lis­to pa­ra re­ini­ciar las con­ver­sa­cio­nes y del otro la­do no pa­sa na­da. Bueno, el Pre­si­den­te (Se­bas­tián Pi­ñe­ra) aho­ra va a Eu­ro­pa, po­drá de­cir que es­te fa­llo tie­ne la im­por­tan­cia de que es una se­ñal muy po­ten­te pa­ra la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y de pa­so de­cir: ‘No­so­tros es­ta­mos lis­tos pa­ra se­guir con­ver­san­do, no­so­tros no nos pa­ra­mos de la me­sa’, pe­ro ha­brá que ver lo que ha­ce la con­tra­par­te, pe­ro yo no ha­ría na­da más.

¿Quién tie­ne que dar el pri­mer pa­so?

Pe­ro si no es pri­mer pa­so, si es muy sim­ple, se re­sol­vió el te­ma.

Pe­ro us­ted di­ce que hay que ini­ciar un nue­vo ci­clo de con­ver­sa­cio­nes, ¿Bo­li­via es el lla­ma­do a dar un pri­mer pa­so?

No, si yo ya di (el pri­mer pa­so). ‘Mi­re, se­ñor, vol­ve­mos a don­de es­tá­ba­mos an­tes, es­tá­ba­mos sen­ta­dos en una me­sa ne­go­cian­do, bueno, vol­vá­mo­nos a sen­tar a la me­sa ne­go­cian­do’.

Pe­ro pa­ra eso Chi­le tie­ne que lla­mar a una ne­go­cia­ción y sen­tar­se...

No, pe­ro ¿por qué?, si la ne­go­cia­ción se in­te­rrum­pió, yo ofrez­co sen­tar­me don­de us­ted se pa­ró, us­ted se fue y yo me que­dé sen­ta­do.

En­ton­ces, ¿có­mo se re­to­man esas con­ver­sa­cio­nes?

Lo más fá­cil es ini­ciar re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, es de­cir, de­mos vuel­ta la pá­gi­na, pe­ro ellos se pa­ra­ron ha­ce mu­cho tiem­po y de­ci­die­ron rom­per re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas. Aho­ra, si no se quie­ren re­la­cio­nes, bueno, dí­gan­me us­te­des, ‘yo es­toy lis­to con una reunión de los pre­si­den­tes, de los can­ci­lle­res, de per­so­nas que us­ted de­sig­ne es- pe­cial­men­te’.

¿Y a us­ted le pa­re­ce que Evo Mo­ra­les es un in­ter­lo­cu­tor vá­li­do en es­tas con­ver­sa­cio­nes o hay que es­pe­rar, co­mo han su­ge­ri­do al­gu­nos?

Quién es uno pa­ra de­cir quién es in­ter­lo­cu­tor de la otra par­te. No. Que el te­ma lo arre­glen los bo­li­via­nos. Yo no voy a de­cir quién es vá­li­do o quién no es vá­li­do. Cons­ta­to na­da más que res­pec­to del Pre­si­den­te Mo­ra­les no ha ha­bi­do na­die en la his­to­ria de Bo­li­via que ha­ya go­ber­na­do más tiem­po, que ten­ga un con­trol tan fé­rreo de los dis­tin­tos po­de­res del Es­ta­do y, por lo tan­to, pa­ra un acuer­do es im­por­tan­te te­ner a al­guien que ten­ga man­do.

¿A us­ted le pa­re­ce que Evo Mo­ra­les es un in­ter­lo­cu­tor más vá­li­do por eso?

No. Es muy cla­ro lo que di­go: ese es un te­ma que lo re­suel­ven los bo­li­via­nos. Aho­ra, es me­jor ne­go­ciar con al­guien con po­der que con al­guien sin po­der.

¿Us­ted cree que no se ha de­bi­li­ta­do Evo Mo­ra­les por el mis­mo fa­llo?

Si lo eli­gen Pre­si­den­te, hay que ne­go­ciar con él, pe­ro es­te es un te­ma bo­li­viano. Yo me ol­vi­da­ría de se­guir ha­blan­do de Bo­li­via. Qui­sie­ra que la Can­ci­lle­ría ha­ble de otras co­sas. Ese es mi pun­to de vis­ta. Chi­le tie­ne te­mas más im­por­tan­tes. El que tie­ne el pro­ble­ma es Bo­li­via: Chi­le an­da fe­liz por la vi­da. En­ton­ces, qué tan­to: me pa­re­ce bien de­di­car­le tiem­po. Yo le de­di­qué mu­cho tiem­po, pe­ro aho­ra ¿qué sen­ti­do tie­ne si él se re­eli­ge, si no se re­eli­ge?

¿Cree que es con­ve­nien­te es­pe­rar los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de Bo­li­via pa­ra ini­ciar un diá­lo­go?

Si ellos quie­ren ini­ciar el diá­lo­go y él (Evo Mo­ra­les) aún es Pre­si­den­te, con él hay que con­ver­sar. No se pue­de an­dar ca­li­fi­can­do a los pre­si­den­tes se­gún el gus­to. Otra co­sa es que se le di­ga que la for­ma en que se ha re­fe­ri­do a Chi­le es inade­cua­da, y eso es­tá bien. Pe­ro ga­na­mos, no nos preo­cu­pe­mos de esas pe­que­ñe­ces. Lo que no quie­ro más es te­ner a al­tos per­so­ne­ros de nues­tras Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de­di­ca­dos a Bo­li­via.

De la agen­da in­ter­na­cio­nal más in­me­dia­ta de Chi­le, us­ted di­ce que des­apa­rez­ca el te­ma Chi­le-Bo­li­via...

Cla­ro, te­ne­mos te­mas mu­cho más im­por­tan­tes.

¿Qué te­ma a us­ted le pa­re­ce más im­por­tan­te?

Qué co­sas pa­re­cen... ¿Le pa­re­ce po­co a us­ted có­mo es­tá el mun­do? La gue­rra co­mer­cial Chi­na-Es­ta­dos Uni­dos, y nos es­tá afec­tan­do ya.

Sin em­bar­go, el te­ma bo­li­viano cau­sa sim­pa­tía, y us­ted mis­mo di­ce que en el mun­do se le pre­gun­ta­ba a Chi­le por es­to... ¿Tras el fa­llo, to­da es­ta car­ga des­apa­re­ce?

Van a se­guir pre­gun­tan­do en el mun­do... ‘¿Por qué no me po­ne al día? ¿Ha vuel­to a con­ver­sar con Bo­li­via?’. Hi­ci­mos un ofre­ci­mien­to, pe­ro ha­ga lo que ha­ga no va a mo­di­fi­car eso. Esa es mi per­cep­ción. Por lo tan­to, lo ló­gi­co es bus­car una solución de otra for­ma.

Us­ted ha ocu­pa­do una pa­la­bra, que hay que ser “ge­ne­ro­sos” en una con­ver­sa­ción con Bo­li­via...

Ah, eso es otra co­sa.

Ha plan­tea­do que a un so­cio le tie­ne que ir bien, ¿a qué se re­fie­re exac­ta­men­te?

¿No fue ge­ne­ro­so Chi­le cuan­do di­jo: sin cos­to tie­ne ac­ce­so a los puer­tos chi­le­nos? Esa es la ge­ne­ro­si­dad de Chi­le: a per­pe­tui­dad, le da­mos de­re­cho a per­pe­tui­dad, por cual­quie­ra de nues­tros puer­tos. Ellos, si quie­ren, pue­den ex­por­tar por Pun­ta Are­nas. En­ton­ces, esa es la ge­ne­ro­si­dad que yo di­go.

¿Y us­ted cree que se pue­de ser igual de ge­ne­ro­so aho­ra des­pués del fa­llo de La Ha­ya? ¿Es­tán las con­di­cio­nes?

Es más di­fí­cil, por­que pa­la­bras sa­can pa­la-

bras, ¿ver­dad? Pe­ro es que esa ge­ne­ro­si­dad re­di­túa pa­ra Chi­le enor­me­men­te. Us­ted cam­bia la re­la­ción geo­po­lí­ti­ca en el cono sur: es pen­sar de otra ma­ne­ra.

¿A us­ted le pa­re­ce que ha ha­bi­do triun­fa­lis­mo en Chi­le pos­fa­llo, co­mo al­gu­nos han in­si­nua­do...?

No di­ría tan­to triun­fa­lis­mo o sa­tis­fac­ción. Ale­xis Sán­chez me­tió go­les y, más me­nos, es eso, ¿ver­dad? Pe­ro, cla­ro, al fi­nal co­mo que ha­bía cier­ta preo­cu­pa­ción en el país so­bre qué iba a pa­sar. Y co­mo fue tan con­tun­den­te.

Hay cier­tas vo­ces en la opo­si­ción que lla­man a te­ner cui­da­do pa­ra no apa­re­cer ce­le­bran­do un triun­fo que pue­de afec­tar al pue­blo bo­li­viano... ¿Us­ted cree que hay que te­ner cier­ta aus­te­ri­dad?

Mi­re, cuan­do se es­tá en po­lí­ti­ca, se ga­na y se pier­de mu­cho, mu­chas ve­ces. En­ton­ces, cuan­do us­ted ga­na, de­be te­ner cier­ta mo­des­tia, ¿ ver­dad? No fan­fa­rro­near más. Y cuan­do pier­de, me­jor que us­ted se con­sue­le y se la­ma sus he­ri­das tran­qui­lo, sin llo­rar mu­cho, por­que tam­bién hay que te­ner un po­qui­to de dig­ni­dad. Y aquí es lo mis­mo. En­ton­ces, es­ta suer­te de for­ma de re­fe­rir­se al fa­llo y to­da es­ta co­sa que ha te­ni­do Bo­li­via, yo mi­ra­ría pa­ra el te­cho. Que se desaho­gue, es­tá bien. Pe­ro no le de­mos bo­la: no reac­cio­ne­mos a eso. Por­que en­ton­ces se man­tie­ne el te­ma Chi­le-Bo­li­via, y lo que yo quie­ro es que des­apa­rez­ca el te­ma Chi­le-Bo­li­via, en el sen­ti­do de que no es un te­ma que nos qui­te el sue­ño. Te­ne­mos la tran­qui­li­dad, se ha re­co­no­ci­do nues­tro de­re­cho, se­gui­mos tran­qui­los por la vi­da.

“La ale­gría lle­gó: aho­ra pue­de so­ñar el país que quie­re y na­die se lo pue­de im­pe­dir”

¿Le gus­ta que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra con­me­mo­re en La Mo­ne­da el ple­bis­ci­to del 5 de oc­tu­bre de 1988?

Me sor­pren­de, quién soy yo pa­ra de­cir me gus­ta o no. Me sor­pren­de que lo va a ce­le­brar con una gran ma­yo­ría que vo­tó Sí. Y creo que es­to es muy pa­re­ci­do a lo que pa­sa entre los o’hig­gi­nis­tas y los ca­rre­ri­nos. To­da­vía no se po­nen de acuer­do. La dic­ta­du­ra fue un par­tea­guas muy pro­fun­do en la his­to­ria de Chi­le. No co­noz­co otro, por su­pues­to, por­que ni si­quie­ra pa­só con la In­de­pen­den­cia. En­ton­ces, qué fue el Sí y el No, vo­ta Sí el que quie­re que Pi­no­chet si­ga ocho años más. Sa­bía­mos lo que era. En­ton­ces, yo es­ti­mo a Her­nán La­rraín, pe­ro cuan­do di­jo que vo­tó por el Sí por­que le te­nía mie­do al caos. ¿Pe­ro có­mo an­te el caos? ¿Iba a ha­ber más tor­tu­ras? Íba­mos a te­ner in­fla­ción, a lo me­jor, por­que no sa­bía­mos ma­ne­jar la eco­no­mía. Es­tá bien, no sé ma­ne­jar la eco­no­mía, ¿pe­ro qué que­rían: que si­guie­ran tor­tu­ra­dos, que si­guie­ran des­apa­re­ci­dos? No lo en­tien­do.

En el ofi­cia­lis­mo aho­ra in­clu­so di­cen qué bueno que ga­nó el No o que aho­ra, en re­tros­pec­ti­va, ha­brían vo­ta­do por el No.

Es­tá bien. Cuan­do cam­bian las cir­cuns­tan­cias yo ten­go que cam­biar mis ideas. Cuan­do me di­cen que hi­cie­ron una en­cues­ta en que el 70% ha­bría vo­ta­do No, bueno me sor­pren­dió mu­cho el 30%. ¿Qué quie­re que le di­ga? ¡Un ter­cio de es­te país quie­re vol­ver a una dic­ta­du­ra y tor­tu­ren y ha­gan to­do eso! O sea, no nos con­fun­da­mos: no es lo mis­mo. No es­ta­mos ha­cien­do un acuer­do tri­bu­ta­rio. En­tien­do la ne­ce­si­dad del Pre­si­den­te de con­vo­car y es­tar por en­ci­ma de las pe­leas in­ter­nas y par­ti­da­rias, y en eso aplau­do la in­ten­ción, aplau­dí cuan­do di­jo quie­ro ha­cer gran­des acuer­dos en es­to y aque­llo. Pe­ro es­to otro… Yo no quie­ro man­te­ner las he­ri­das abier­tas, no, quie­ro que se cie­rren rá­pi­do. En­ton­ces, a lo me­jor a ve­ces la dis­cre­ción es más im­por­tan­te.

En es­tos 30 años se re­edi­tó tam­bién la dis­cu­sión acer­ca de si a Pi­no­chet se le de­rro­tó con un lá­piz y un pa­pel y cuán­to con­tri­bu­yó la lu­cha ar­ma­da pro­mo­vi­da por el PC. ¿Hay tam­bién vic­to­rio­sos y de­rro­ta­dos en la iz­quier­da?

Cuan­do hay un ré­gi­men dic­ta­to­rial, es inevi­ta­ble es­te de­ba­te. Lo voy a de­rro­tar a lo Ghan­di o a la fuer­za. Cuan­do a uno le ha­cían la pre­gun­ta: “¿Us­ted ha vis­to a un dic­ta­dor que se va por­que pier­de un ple­bis­ci­to?”. Cos­ta­ba res­pon­der, pe­ro más im­por­tan­te, sin du­da, que pa­ra lle­gar a esa con­clu­sión te­nía­mos que tra­gar­nos la Cons­ti­tu­ción de Pi­no­chet, y eso fue un te­ma muy do­lo­ro­so, muy des­ga­rra­dor. Pe­ro cuan­do us­ted po­ne en una ba­lan­za lo uno y lo otro... Una vez en Ren­ca, ha­cien­do cam­pa­ña, co­men­za­ron a gri­tar unos jó­ve­nes “ins­crip­ción, trai­ción” y que­da­mos en una reunión, ahí yo di­je que es­ta es­tra­te­gia nues­tra re­quie­re co­ra­je, el co­ra­je de que us­ted se atre­va a de­cir que no, ins­cri­bir­se en los re­gis­tros elec­to­ra­les y fir­mar por un par­ti­do. No es una trai­ción a na­da. Cla­ro que al ins­cri­bir­se es­tá re­co­no­cien­do la fun­ción de Pi­no­chet, es ob­vio. Pe­ro sa­be que más, cuan­do un ca­ra­bi­ne­ro le pa­sa un par­te por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad tam­bién lo ha­ce ba­jo una ar­ga­ma­sa ju­rí­di­ca que co­mien­za en la Cons­ti­tu­ción de Pi­no­chet. Y yo a eso ten­go que pa­gar el par­te, por­que o si no, no pue­do se­guir an­dan­do en au­to. Al PC no les gus­ta cuan­do se di­ce con un lá­piz y un pa­pel, pe­ro re­co­noz­co que de­trás de eso hay un pro­ce­so de mo­vi­li­za­ción, si fue­ron 16 años lar­gos en que se fue ha­cien­do de a po­qui­to. Pe­ro hu­bo una te­sis po­lí­ti­ca que se im­pu­so al fi­nal.

¿Y lle­gó la ale­gría?

“Es­ta for­ma de re­fe­rir­se al fa­llo que ha te­ni­do Bo­li­via, yo mi­ra­ría pa­ra el te­cho. Que se desaho­gue, es­tá bien. Pe­ro no le de­mos bo­la: no reac­cio­ne­mos a eso”.

“Quie­ro que des­apa­rez­ca el te­ma Chi­le-Bo­li­via, en el sen­ti­do de que no es un te­ma que nos qui­te el sue­ño. Te­ne­mos la tran­qui­li­dad, se ha re­co­no­ci­do nues­tro de­re­cho”.

Cuan­do me di­cen a mí ‘la ale­gría no lle­gó’, per­dó­ne­me, pe­ro de­pen­de de lo que us­ted cree. Si cree que ale­gría quie­re de­cir que es­ta­mos to­dos con­ten­tos y sa­tis­fe­chos con Chi­le, ¿quie­re de­cir que en­ton­ces nos cru­za­mos de bra­zos y no ha­ce­mos na­da? Así no se cons­tru­yen los paí­ses. La ale­gría con­sis­te en que us­ted aho­ra pue­de so­ñar el país que quie­re y na­die se lo pue­de im­pe­dir. La ale­gría con­sis­te en que hay un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y el que tie­ne me­jo­res ideas in­ter­pre­ta me­jor al pue­blo, ese va a go­ber­nar. Si us­ted me di­ce que la gen­te tie­ne mu­chas ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas, sí, es nor­mal. Si la ale­gría con­sis­te en que to­da una so­cie­dad es­té sa­tis­fe­cha y con­ten­ta, quie­re de­cir que esa so­cie­dad mu­rió co­mo so­cie­dad, por­que no tie­ne ob­je­ti­vos, pro­pó­si­tos fu­tu­ros, sue­ños. Eso no exis­te. Lo que mue­ve el pro­gre­so es la in­sa­tis­fac­ción del pre­sen­te y, por lo tan­to, yo siem­pre ten­go te­mas entre lo ma­lo. Con qué cri­te­rios los re­suel­ves es otra co­sa. Pe­ro cuan­do me di­cen dón­de es­tá la ale­gría, no, la ale­gría es­tá en que hoy pue­des pre­gun­tar dón­de es­tá, or­ga­ni­zar­se y tra­tar de im­po­ner su ale­gría, la que us­ted en­tien­de que es la ale­gría, há­ga­lo. Eso es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.