EL CO­RA­ZÓN CHI­LENO DE SIRIUS

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR CAR­LA PÍA RUIZ, P. YÉVENES Y X. AS­TU­DI­LLO FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

El sá­ba­do pa­sa­do, las re­des so­cia­les es­ta­lla­ron lue­go de co­no­cer­se que una mu­jer hai­tia­na ha­bía si­do tras­plan­ta­da en Chi­le. #NoSo­yDo­nan­teDeHai­tia­nos vol­vió a po­ner el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción a in­mi­gran­tes, pe­ro, ade­más, la fal­ta de do­nan­tes. Si bien son cua­tro los ex­tran­je­ros que han re­ci­bi­do un ór­gano, 16 han do­na­do los su­yos.

Era di­ciem­bre de 2017. Voi­lor­me Sirius (31) ha­bía in­gre­sa­do ha­cía dos años a Chi­le des­de Hai­tí. Se vino si­guien­do al res­to de sus com­pa­trio­tas que bus­ca­ban una nue­va vi­da en el país. O que es­ca­pa­ban de las ma­las con­di­cio­nes del su­yo. Sirius lo ha­bía lo­gra­do. Te­nía un tra­ba­jo y una pa­re­ja es­ta­ble, Ma­rie (38), tam­bién hai­tia­na.

Aún no lo sa­bía, pe­ro Sirius iba a ser pa­dre. Te­nía la vi­da que en Hai­tí nun­ca iba a te­ner. –Aquí en Chi­le la vi­da es me­jor.

To­do par­tió con un res­fria­do. Un res­fria­do sin fin, que Sirius ve­nía arras­tran­do ha­cía más de un mes. Lue­go vino el can­san­cio. Al ca­mi­nar ape­nas un par de cua­dras, se can­sa­ba. De­cía que no po­día res­pi­rar.

Una no­che, Ma­rie se des­per­tó en me­dio de la ma­dru­ga­da. Sin­tió unos rui­dos ex­tra­ños. Al­guien que tra­ta­ba de ha­cer bo­ca­na­das de ai­re, pe­ro que no lo lo­gra­ba. Era Sirius. Es­ta­ba so­fo­ca­do. Abría la bo­ca, la abría más gran­de. Na­da. No po­día res­pi­rar. En un so­plo al­can­zó a de­cir al­go:

–Me voy a mo­rir.

Tres días des­pués lo su­po. Te­nía una mio­car­dio­pa­tía di­la­ta­da. Su co­ra­zón es­ta­ba dé­bil y alar­ga­do, no po­día bom­bear su­fi­cien­te san­gre al res­to del cuer­po.

Pa­só una semana más. Sirius no po­día co­mer, no po­día dor­mir. Vo­mi­ta­ba san­gre. De la ex Pos­ta Cen­tral pa­só al Hos­pi­tal del Tó­rax. La si­tua­ción era gra­ve, el doc­tor lo di­jo cla­ro: –Su co­ra­zón ya no sir­ve.

Lo que pa­só 15 días des­pués po­dría ca­li­fi­car­se co­mo un mi­la­gro. Lue­go de es­tar 14 días con una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria y pa­sar por una ope­ra­ción que du­ró más de seis horas, Sirius te­nía un co­ra­zón nue­vo.

Nue­ve me­ses des­pués del tras­plan­te de Sirius, el pri­mer hai­tiano tras­plan­ta­do en Chi­le, Ma­rie vol­vió a re­cor­dar esa es­ce­na del año pa­sa­do. Es­ta­ba en su ca­sa, en San Joa­quín, jun­to a Sirius y su hi­ja de cua­tro me­ses, Sa­ra.

Des­pués de pen­sar­lo unos mi­nu­tos, Ma­rie se pre­gun­tó: “¿Hu­bie­se con­se­gui­do un tras­plan­te en Hai­tí?”.

La res­pues­ta fue ins­tan­tá­nea: “Pro­ba­ble­men­te no”.

Sirius

En Chi­le exis­ten ca­si dos mil per­so­nas en lis­ta de es­pe­ra pa­ra un tras­plan­te. Mil 800 de ellas es­pe­ran un ri­ñón. Muy por de­ba­jo es­tán quie­nes es­pe­ran un hí­ga­do (121) y lue­go los que ne­ce­si­tan un tras­plan­te de co­ra­zón (20). En 2017 se rea­li­za­ron 28 in­ter­ven­cio­nes de es­te ti­po. Una de ellas la pro­ta­go­ni­zó Voi­lor­me Sirius -a quie­nes to­dos lla­man “Sirius”-, el 5 de di­ciem­bre de 2017.

An­tes de sa­ber que su co­ra­zón no fun­cio­na­ba bien, an­tes de sa­ber que ne­ce­si­ta­ría un tras­plan­te, an­tes de in­clu­so sa­ber que las pro­ba­bi­li­da­des de que no co­no­cie­ra a su fu­tu­ra hi­ja eran al­tas, la vi­da de Sirius se po­dría de­cir que era más o me­nos or­di­na­ria.

–Es­toy bien –di­ce Sirius hoy.

Di­jo lo mis­mo cuan­do lle­gó a Chi­le. Y lo mis­mo cuan­do se en­te­ró de que ne­ce­si­ta­ba un tras­plan­te.

Sirius lle­gó a los 29 años, en 2015, a San­tia­go. En Puer­to Prín­ci­pe, ha­bía es­tu­dia­do in­for­má­ti­ca y me­cá­ni­ca. A Chi­le lle­gó a tra­ba­jar en una em­pre­sa en La Gran­ja, co­mo ope­ra­rio im­pri­mien­do bol­sas.

Lle­gó so­lo. Él y Ma­rie se co­no­cie­ron en Chi­le. Aun­que en Hai­tí vi­vían en pa­sa­jes cer­ca­nos, nun­ca tu­vie­ron ma­yor re­la­ción. Pe­ro Sirius era ami­go del her­mano de Ma­rie. Por eso, cuan­do Ma­rie de­ci­dió ve­nir­se a Chi­le en 2016, su her­mano le pi­dió un fa­vor a Sirius: que la cui­da­ra.

Cuan­do ella lle­gó a San­tia­go, en 2016, se enamo­ra­ron y se fue­ron a vi­vir jun­tos a una pie­za que arren­da­ban, en el ba­rrio Fran­klin.

Pe­ro en 2017, Sirius se en­fer­mó. En la em­pre­sa, co­mo tra­ba­ja­ban con plás­ti­cos y quí­mi­cos, ha­bía mu­cho olor y ra­ra vez se usa­ba una mas­ca­ri­lla co­mo pro­tec­ción. El 20 de no­viem­bre de ese año, des­pués de pa­sar por la ex Pos­ta Cen­tral, to­mar me­di­ca­men­tos y se­guir un tra­ta­mien­to, Sirius se en­lis­tó co­mo ur­gen­cia en el Hos­pi­tal del Tó­rax. Ne­ce­si­ta­ba un co­ra­zón rá­pi­do. No po­día res­pi­rar y es­tu­vo con asis­ten­cia ven­tri­cu­lar por 25 días.

Mien­tras, Ma­rie co­men­za­ba los pri­me­ros con­tro­les de su em­ba­ra­zo. Iba al con­sul­to­rio jun­to a su ami­ga co­lom­bia­na Au­ra. La pa­re­ja de Sirius en­ten­día po­co es­pa­ñol, pe­ro Au­ra pu­do es­cu­char lo que de­cía una chi­le­na que es­ta­ba sen­ta­da a su la­do.

–A mí no me gus­tan los ne­gros. Ellos traen esas pes­tes y esas en­fer­me­da­des. No me gus­ta ni mi­rar­los.

Al día si­guien­te, Ma­rie fue a ver a Sirius al hos­pi­tal. Cuan­do ha­bló con el doc­tor, le di­jo que el co­ra­zón de Sirius ya no ser­vía. Ha­bía que ope­rar­lo de in­me­dia­to y sa­car­le el ór­gano. Ma­rie se pu­so a llo­rar.

–Di­me la ver­dad, no me di­gas men­ti­ras. Me voy a mo­rir –le di­jo Sirius.

Pe­ro la ope­ra­ción re­sul­tó bien, aho­ra so­lo fal­ta­ba un do­nan­te. Mien­tras es­pe­ra­ba, con un co­ra­zón ar­ti­fi­cial que lo man­te­nía vi­vo, a Sirius le im­por­ta­ba una so­la co­sa.

–Me voy a mo­rir. Me voy a mo­rir y no voy a ver a mi be­bé.

Ex­tran­je­ros que do­nan

La no­ti­cia se la die­ron en abril de 2018. Dos pa­la­bras: “Muer­te ce­re­bral”.

–Él se en­fer­mó, pe­ro nun­ca me di­jo. Nun­ca me di­jo que se sen­tía mal, ni que su con­di­ción era de­li­ca­da. Eso nos ju­gó en con­tra -di­ce Jo­ce­lin Mi­ño­nes (26).

Ha­bía si­do el 8 de ju­nio de 2017, a las 15.00. Ese día ate­rri­zó el avión que la traía a ella y a Dyrk (29), su her­mano. Dos ve­ne­zo­la­nos que bus­ca­ban ins­ta­lar­se en Chi­le. Que­rían un fu­tu­ro me­jor, pa­ra lue­go traer a su ma­má y a su her­ma­na me­nor.

Diez me­ses des­pués, tras con­vul­sio­nar, Dyrk in­gre­só a la Clí­ni­ca Ale­ma­na. Lo in­du­je­ron en un co­ma pa­ra es­ta­bi­li­zar­lo. Nun­ca des­per­tó. Nun­ca más sa­lió de ahí, aun­que par­te de él sí. Cuan­do aún es­ta­ba en Ve­ne­zue­la, en una reunión fa­mi­liar, ha­bía he­cho ex­plí­ci­ta su de­ci­sión: si se mo­ría, que­ría do­nar sus ór­ga­nos. To­dos los que pu­die­ra.

Así se con­vir­tió en el do­nan­te ex­tran­je­ro

nú­me­ro 16.

Entre 2014 y 2018 ha ha­bi­do 16 ex­tran­je­ros que de­ci­die­ron do­nar sus ór­ga­nos a chi­le­nos que se en­con­tra­ban en lis­ta de es­pe­ra. Cua­tro ve­ne­zo­la­nos, cin­co co­lom­bia­nos, tres pe­rua­nos, dos bo­li­via­nos, una mu­jer de Reino Uni­do y una ar­gen­ti­na.

Po­cos, pe­ro un nú­me­ro na­da des­pre­cia­ble si se con­si­de­ra que el pro­me­dio de do­nan­tes es una ci­fra que en Chi­le ha cos­ta­do man­te­ner.

Los nú­me­ros iban en al­za. Has­ta 2016 ha­bía, en pro­me­dio, 90 do­nan­tes en to­tal, que per­mi­tie­ron rea­li­zar 257 tras­plan­tes. En 2017 el nú­me­ro se dis­pa­ró: 142 do­nan­tes y 375 tras­plan­tes. Pe­ro, se­gún al­gu­nos mé­di­cos, un dic­ta­men de Con­tra­lo­ría trun­có las ci­fras. Aho­ra se de­bía res­pe­tar la de­ci­sión del fa­lle­ci­do si es­te es­ta­ba re­gis­tra­do co­mo “no do­nan­te”, y no per­mi­tía a las fa­mi­lias co­mu­ni­car la úl­ti­ma vo­lun­tad de la per­so­na. Así, en lo que va de 2018, se re­gis­tran 83 do­nan­tes y 245 tras­plan­tes, 59 me­nos que en 2017.

Una hi­dro­ce­fa­lia que ha­bía des­en­ca­de­na­do una me­nin­gi­tis. Ese fue el diag­nós­ti­co fi­nal de Dyrk, el ve­ne­zo­lano y do­nan­te nú­me­ro 16. Tres días an­tes, Jo­ce­lin, su her­ma­na, lla­mó a su ma­má, que es­ta­ba en Ve­ne­zue­la. Iban a res­pe­tar la de­ci­sión de Dyrk y do­nar sus ór­ga­nos.

El 30 de abril pa­sa­do, Dyrk fue diag­nos­ti­ca­do con muer­te ce­re­bral. Cin­co per­so­nas re­ci- bie­ron al­guno de los ór­ga­nos del ve­ne­zo­lano. Aun­que Dyrk no era de­por­tis­ta, su es­ta­do de sa­lud era im­pe­ca­ble. Pu­do do­nar co­ra­zón, pul­mo­nes, hí­ga­do, pán­creas, ri­ño­nes, hue­sos, piel, ten­do­nes y cór­neas.

Da­vid (12) tam­bién fue diag­nos­ti­ca­do con muer­te ce­re­bral. Fue en 2016, el mis­mo año en que su ma­dre, Ruth Fuen­tes, se los ha­bía traí­do a él y a sus tres her­ma­nos des­de Bo­li­via a Ari­ca. Ha­bían es­ta­do seis años se­pa­ra­dos. Los pa­dres de Da­vid lle­ga­ron en 2010 a Chi­le, es­pe­ran­do con­se­guir el di­ne­ro que no ob­te­nían en el res­to­rán don­de tra­ba­ja­ban en Co­cha­bam­ba.

Pe­ro to­do cam­bió el 17 de di­ciem­bre de 2016. Da­vid ha­bía si­do res­ca­ta­do en la pla­ya Las Ma­chas. Horas an­tes ha­bía sa­li­do sin per­mi­so de su ma­dre pa­ra ir a ju­gar con unos ami­gos. Una ola lo arras­tró mar aden­tro y lo de­vol­vió en es­ta­do gra­ví­si­mo. Lo lle­va­ron ago­ni­zan­do al Hos­pi­tal Juan Noé.

Des­pués de ha­ber es­ta­do cua­tro días en la UCI, el doc­tor le di­jo a Ruth que su hi­jo no des­per­ta­ría más. Muer­te ce­re­bral. Lue­go de eso, una enfermera se le acer­có y le di­jo que po­día do­nar los ór­ga­nos de Da­vid. Ella dio la au­to­ri­za­ción y tres chi­le­nos –una ni­ña y dos adul­tos– fue­ron los re­cep­to­res de los ór­ga­nos. Fue cua­tro días an­tes de Na­vi­dad.

Ruth de­ci­dió no ver la des­co­ne­xión de su hi­jo.

#NoSo­yDo­nan­teDeHai­tia­nos

Una má­qui­na lo man­te­nía con vi­da. Sirius -el pri­mer tras­plan­ta­do hai­tiano en Chi­le- es­tu­vo ape­nas unos días con un co­ra­zón ar­ti­fi­cial. La es­pe­ra por un do­nan­te se ha­cía lar­ga. Aden­tro y afue­ra de la sa­la. Aden­tro su­fría Sirius; afue­ra, Ma­rie.

En una de las salas de es­pe­ra del Hos­pi­tal del Tó­rax, la pa­re­ja de Sirius se sen­ta­ba a des­can­sar. En una oca­sión se pu­so a con­ver­sar con una chi­le­na. Le di­jo que tu­vie­ra pa­cien­cia, mu­cha. Que ha­bía per­so­nas que es­pe­ra­ban uno, dos, tres, has­ta cin­co años por un do­nan­te. La úl­ti­ma fra­se que la chi­le­na le di­jo, Ma­rie la re­cuer­da con cla­ri­dad:

–Y co­mo us­te­des son hai­tia­nos van a pa­sar más tiem­po es­pe­ran­do.

Ma­rie, que en ese mo­men­to te­nía ca­si tres me­ses de em­ba­ra­zo, se pu­so a llo­rar. Y a bus­car de­ses­pe­ra­da­men­te al doc­tor. Sirius no se po­día mo­rir. Cuan­do lo en­con­tró le pro­pu­so una lo­cu­ra:

–Dé­ja­me pa­rir a mi hi­ja pri­me­ro y lue­go da­le mi co­ra­zón.

La hai­tia­na llo­ra­ba y de­cía:

–Sirius se va a mo­rir an­tes de que con­si­gan el co­ra­zón, por­que no­so­tros so­mos in­mi­gran­tes.

El doc­tor le ex­pli­có que no, que en el hos­pi­tal to­dos son igua­les. Sin im­por­tar la na­cio­na­li­dad.

Se­gún el Re­gla­men­to de la Ley de Tras­plan­tes, pa­ra in­gre­sar a la lis­ta de es­pe­ra se de­be ser chi­leno o ex­tran­je­ro con, al me­nos, cin­co años de re­si­den­cia. Pe­ro hay ex­cep­cio­nes. En ca­sos de “ur­gen­cia na­cio­nal”, cuan­do el ries­go de vi­da es in­mi­nen­te de no rea­li­zar­se el tras­plan­te, se pri­vi­le­gia el de­re­cho a la vi­da de la per­so­na y se pro­ce­de.

-Hoy avan­za­mos en un Plan de Ac­ción de Mi­gra­ción y Sa­lud que es de ca­rác­ter in­ter­sec­to­rial y que abor­da la trans­ver­sa­li­za­ción de la sa­lud de los mi­gran­tes en los pro­gra­mas y el de­sa­rro­llo de ac­cio­nes en con­tra de la dis­cri­mi­na­ción, xe­no­fo­bia y es­tig­ma­ti­za­ción. En la aten­ción prehos­pi­ta­la­ria, pri­ma­ria, a ni­vel hos­pi­ta­la­rio y en to­das las di­vi­sio­nes del sec­tor, han si­do ca­pa­ci­ta­dos. En los cen­tros de sa­lud de las co­mu­nas con ma­yor po­bla­ción mi­gran­te, an­te lo cual hoy po­de­mos ver en esos re­cin­tos se­ña­lé­ti­ca en creol y la dis­po­si­ción de fa­ci­li­ta­do­res lin­güís­ti­cos -ex­pli­ca el sub­se­cre­ta­rio de Re­des Asis­ten­cia­les, Dr. Luis Cas­ti­llo.

Des­de 2011 a la fe­cha, se­gún la Coor­di­na­ción Na­cio­nal de Tras­plan­tes del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, hay cua­tro ca­sos de “ur­gen­cias na­cio­na­les” en ex­tran­je­ros trasplantados en Chi­le.

Uno era el ca­so de Sirius, que des­de el 20 de

no­viem­bre de 2017 es­ta­ba en la lis­ta de ur­gen­cia na­cio­nal. Tu­vo que es­pe­rar 15 días por un co­ra­zón.

Pe­ro ese co­men­ta­rio que re­ci­bió Ma­rie no es ais­la­do. Que­dó de­mos­tra­do el sá­ba­do 29 de sep­tiem­bre, cuan­do se dio a co­no­cer que una mu­jer hai­tia­na ha­bía si­do tras­plan­ta­da de hí­ga­do. Y las co­sas en Twit­ter se sa­lie­ron de con­trol.

“Lis­to, con es­to me arre­pien­to #NoSo­yDo­nan­teDeHai­tia­nos… Yo es­pe­ra­ba que mis ór­ga­nos, si es que lle­go a mo­rir, fue­ran pa­ra mis com­pa­trio­tas, o sea la gen­te que me im­por­ta, no pa­ra es­ta gen­te que pa­re­ce pa­rá­si­to, por eso YA NO SOY DO­NAN­TE, SE ACA­BÓ!!! @mi­nis­te­rio­sa­lud”.

“Mien­tras los chi­le­nos mue­ren en es­pe­ra de un ór­gano...

La pre­gun­ta es: ¿En qué mo­men­to una ex­tran­je­ra pa­só a ser “prio­ri­dad na­cio­nal” pa­san­do so­bre los chi­le­nos que es­ta­ban en lis­ta de es­pe­ra an­tes por un tras­plan­te? RT”.

La no­ti­cia de que una mu­jer de na­cio­na­li­dad hai­tia­na ha­bía re­ci­bi­do un tras­plan­te de hí­ga­do en Chi­le no ca­yó bien. No al me­nos pa­ra va­rios usua­rios de re­des so­cia­les. Rá­pi­da­men­te se vi­ra­li­zó #NoSo­yDo­nan­teDeHai­tia­nos, pa­ra ma­ni­fes­tar el des­con­ten­to en con­tra de los in­mi­gran­tes. El hash­tag no se de­mo­ró en convertirse en una ten­den­cia glo­bal. Va­rios usua­rios de Twit­ter cues­tio­na­ban que una mu­jer que no fue­se chi­le­na re­ci­bie­ra un tras­plan­te. Pe­ro que sí lo re­ci­bie­ra una hai­tia­na.

Clair­mat­he Main­des (24) in­gre­só el 17 de sep­tiem­bre pa­sa­do al Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Su diag­nós­ti­co: da­ño he­pá­ti­co ful­mi­nan­te. La eva­lua­ción del equi­po mé­di­co de­fi­nió su fu­tu­ro: era can­di­da­ta a tras­plan­te de hí­ga­do y el 18 de sep­tiem­bre se con­vir­tió en prio­ri­dad na­cio­nal.

Lle­gó ha­ce un año y me­dio a Chi­le, si­guien­do a Ce­lius Ec­tor, su pa­re­ja, tam­bién hai­tiano. Am­bos se ha­bían co­no­ci­do en Hai­tí, mien­tras es­ta­ban en el co­le­gio. Se enamo­ra­ron y tu­vie­ron una hi­ja. El di­ne­ro no al­can­za­ba pa­ra man­te­ner­la, pe­ro ha­bían es­cu­cha­do por ra­dio y te­le­vi­sión de un país en el que ha­bía bue­nas con­di­cio­nes pa­ra tra­ba­jar. Era Chi­le.

Pri­me­ro lle­gó Ec­tor. Se sin­tió in­có­mo­do por có­mo lo mi­ra­ban en la ca­lle. Lo tra­ta­ban, di­ce, dis­tin­to por ser ne­gro.

Lle­va­ba ape­nas dos se­ma­nas en Chi­le, y ape­nas en­ten­día es­pa­ñol, cuan­do se vio en­vuel­to en un con­fu­so in­ci­den­te que co­men­zó con un hom­bre di­cién­do­le “qué pa­sa, con­che­tu…” y ter­mi­nó con Ec­tor re­ci­bien­do un es­cu­pi­ta­jo. Lo dis­cri­mi­na­ban por te­ner la piel ne­gra. Y qui­so vol­ver de in­me­dia­to a Hai­tí.

Aun­que es­tu­vo dos me­ses bus­can­do em­pleo en San­tia­go, sin éxi­to, Ec­tor de­ci­dió tras­la­dar­se a San­ta Cruz. Y en 2018 lle­gó Clair­mat­he, arren­da­ban una pie­za y tra­ba­ja­ban. Ella en una em­pre­sa de ex­por­ta­ción de pe­ras y man­za­nas; él, co­mo pa­na­de­ro. Te­nían que jun­tar di­ne­ro pa­ra vi­vir en Chi­le y, ade­más, pa­ra en­viar a Hai­tí. Allá ha­bían de­ja­do a su hi­ja de cin­co años.

Pe­ro ha­ce un par de me­ses, Clair­mat­he se en­te­ró de que pa­de­cía he­pa­ti­tis B. Pri­me­ro fue in­gre­sa­da al Hos­pi­tal de Ran­ca­gua y el 17

“Avan­za­mos en un Plan de Ac­ción de Mi­gra­ción y Sa­lud que abor­da el de­sa­rro­llo de ac­cio­nes en con­tra de la dis­cri­mi­na­ción, xe­no­fo­bia y es­tig­ma­ti­za­ción”.

Luis Cas­ti­llo Sub­se­cre­ta­rio Re­des Asis­ten­cia­les

de sep­tiem­bre, por su gra­ve­dad, fue tras­la­da­da al Hos­pi­tal UC. El 20 de sep­tiem­bre su ca­so pa­só a ser ur­gen­cia na­cio­nal. El tiem­po co­rría en con­tra. La in­su­fi­cien­cia he­pá­ti­ca era agu­da. Es­tan­do en el hos­pi­tal, Ec­tor ha­bló con su hi­ja en Hai­tí.

–Y de­cía “ma­má en­fer­ma, ma­má va a mo­rir”. Se­gún Ec­tor, Clair­mat­he nun­ca es­tu­vo cons­cien­te de lo que pa­sa­ba. No ha­bla na­da de es­pa­ñol, tam­po­co sa­be que es­tá en San­tia­go. Pe­ro él sí en­ten­día. El do­nan­te apa­re­ció re­cién el 24 de sep­tiem­bre. En Osorno.

La ope­ra­ción fue exi­to­sa e in­clu­so se dio a co­no­cer en los me­dios el sá­ba­do pa­sa­do. En la mis­ma oca­sión, Ec­tor dio las gra­cias, por­que na­die los dis­cri­mi­nó por ser ne­gros. Horas des­pués vio Fa­ce­book.

“No se­ré do­nan­te pa­ra hai­tia­nos; hay chi­le­nos que lle­van mu­cho tiem­po en lis­ta de es­pe­ra por un do­nan­te y aho­ra los in­mi­gran­tes tie­nen la pri­me­ra prio­ri­dad, eso es in­dig­nan­te pa­ra los chi­le­nos que en nues­tra pro­pia tie­rra nos dis­cri­mi­nen”.

–No me sen­tí mal. Ella es­ta­ba en­fer­ma. Ne­ce­si­ta­ba hí­ga­do. No to­dos los chi­le­nos son igua­les –di­ce hoy Ec­tor.

Pa­ra el sub­se­cre­ta­rio de Re­des Asis­ten­cia­les, to­do de­ba­te que se ge­ne­re es po­si­ti­vo.

-Pues per­mi­te re­for­zar y re­afir­mar, tan­to en la ciu­da­da­nía co­mo en los equi­pos de sa­lud, que es­te es un ac­to al­truis­ta, re­cí­pro­co y que an­te­po­ne el de­re­cho a la vi­da por so­bre cual­quier otro as­pec­to, co­mo su­ce­dió con es­ta pa­cien­te de na­cio­na­li­dad hai­tia­na -ex­pli­ca.

Hai­tiano con co­ra­zón de chi­leno

–¡Con­se­gui­mos el co­ra­zón! –le di­je­ron a Ma­rie por te­lé­fono.

La ma­dru­ga­da del mar­tes 5 de di­ciem­bre del año pa­sa­do, lue­go de vi­si­tar a su ma­ri­do en el Hos­pi­tal del Tó­rax, Ma­rie ca­yó ten­di­da en su ca­ma. Se dur­mió de in­me­dia­to. El so­ni­do de su ce­lu­lar la des­per­tó.

Era Fran­cis­ca, una de las en­fer­me­ras del hos­pi­tal.

–Quie­ro ha­blar con Ma­rie –le di­jo.

–¡Soy yo! –res­pon­dió Ma­rie.

–Ven al hos­pi­tal. Rá­pi­do. Con­se­gui­mos el co­ra­zón pa­ra Sirius.

Ma­rie sa­lió de su ca­sa tal co­mo es­ta­ba. Sin ba­ñar, ni na­da. Sa­lió co­rrien­do. Ol­vi­dó que exis­tían las mi­cros, el me­tro. Co­rría por la ca­lle has­ta que re­cor­dó que la dis­tan­cia entre Fran­klin y el hos­pi­tal era enor­me. Te­nía que lle­gar rá­pi­do. To­mó una, dos mi­cros. No po­día cos­tear­se un ta­xi. Lle­gó. Te­nía que des­pe­dir­se de Sirius, él iba a en­trar al pa­be­llón, pe­ro no era se­gu­ro que sa­lie­ra.

–Le pu­se mi mano, le di mi ben­di­ción –re­cuer­da hoy Ma­rie.

Y es­pe­ró las seis horas que du­ró la ope­ra­ción. Hoy, nue­ve me­ses des­pués de su tras­plan­te, Sirius di­ce que es un hai­tiano con co­ra­zón de chi­leno. Li­te­ral­men­te.

–Sé que hay una idea de los hai­tia­nos, gen­te di­ce que son “ma­los”. No vi­vo de eso. Yo con ese… co­ra­zón, yo en lo per­so­nal, di­fe­ren­te –di­ce.

Sirius ha­bla muy po­co es­pa­ñol, es tí­mi­do. Es­tá en su ca­sa, en San Joa­quín, jun­to a Ma­rie y su hi­ja Sa­ra, que hoy tie­ne cua­tro me­ses.

–Re­cuer­do que cuan­do lo vi des­pier­to, tres días des­pués de la ope­ra­ción, le di­je “Sirius, ¿eres tú?” –co­men­ta Ma­rie.

Es el mis­mo Sirius, pe­ro no pue­de ha­cer las mis­mas co­sas. No pue­de, por ejem­plo, sa­lir a la ca­lle sin usar una mas­ca­ri­lla. Ni tam­po­co se­guir tra­ba­jan­do en su an­ti­guo em­pleo. De­be bus­car otro, uno que pue­da ha­cer.

–So­lo pien­so si yo vi­vo co­mo an­tes. Si hay fuer­za, si vi­vir mu­chos años. Si po­dré tra­ba­jar co­mo an­tes. Si hay fuer­za pa­ra criar a Sa­ri­ta –di­ce Sirius.

Ma­rie, mien­tras sos­tie­ne a su hi­ja en bra­zos, di­ce que se sien­te “un po­qui­to mal” cuan­do ve los co­men­ta­rios de chi­le­nos ra­cis­tas, pe­ro que apren­dió a vi­vir con eso. Tra­ta de no ha­cer ca­so. Ade­más, hoy Sirius tam­bién es mi­tad chi­leno.

–An­tes él me de­cía co­sas, ha­bía mu­cho ca­ri­ño. Aho­ra es­tá muy di­fe­ren­te. Él me ha­cía ca­so, ha­blá­ba­mos. Yo que­ría pa­rir e ir­me a Hai­tí de vuel­ta. Pen­sa­ba que su co­ra­zón le per­te­ne­cía a otra, que por eso es­ta­ba así. Pe­ro ten­go pa­cien­cia. Aho­ra ten­go un Sirius di­fe­ren­te - di­ce la hai­tia­na.

Un Sirius que, di­ce, es­te 18 de sep­tiem­bre sa­lió y bai­ló. Co­mo si fue­ra chi­leno.

En 2016, Sirius y Ma­rie, dos hai­tia­nos, se es­ta­ble­cie­ron en Chi­le. Hoy, vi­ven en San Joa­quín, jun­to a su hi­ja Sa­ra, de cua­tro me­ses.

Clair­mat­he Main­des es la pri­me­ra hai­tia­na tras­plan­ta­da de hí­ga­do en Chi­le. Hoy se re­cu­pe­ra en el Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.