Un po­co de si­len­cio

Mo­ra­les ha creí­do en dis­tin­tos mo­men­tos que po­dría as­fi­xiar a Chi­le con el gas, el li­tio, in­clu­so el agua, en un te­rri­to­rio don­de es jus­ta­men­te el bien más es­ca­so, el úni­co que de­be­ría ser siem­pre ob­je­to de so­li­da­ri­dad.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - As­ca­nio Ca­va­llo

La Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia ha da­do una res­pues­ta se­ve­ra a la pre­ten­sión bo­li­via­na. En reali­dad, más ca­te­gó­ri­ca de lo que mu­chos creían, con la so­la ex­cep­ción de los ju­ris­tas al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos en obli­ga­ción de ne­go­ciar. Pa­ra es­tos, la de­man­da in­ter­pues­ta por el go­bierno de Evo Mo­ra­les siem­pre fue una gran vo­lu­ta de hu­mo, cu­ya mul­ti­pli­ca­ción de ar­gu­men­tos, fac­tua­les o in­sus­tan­ti­vos, so­lo po­día te­ner por ob­je­to em­pu­jar a la cor­te a un fa­llo más po­lí­ti­co que ju­rí­di­co.

No fue así, y an­tes del me­dio­día del lunes 1 se des­plo­mó to­do el tin­gla­do ar­ma­do por los abo­ga­dos bo­li­via­nos, pe­ro so­bre to­do la enor­me y pro­lon­ga­dí­si­ma pues­ta en es­ce­na del Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les en fren­te de su pue­blo. Pue­de ser du­ro de­cir­lo, pe­ro es así: de su pue­blo y de ca­si na­die más. Fue­ra de Bo­li­via, so­lo los chi­le­nos es­tu­vie­ron preo­cu­pa­dos de su de­man­da, y siem­pre co­mo una preo­cu­pa­ción de se­gun­do or­den.

Más allá, na­die: la re­co­pi­la­ción de apo­yos in­ter­na­cio­na­les ex­hi­bi­da, entre otros pro­duc­tos, por el Li­bro del Mar, mos­tró ser lo que siem­pre fue: una fa­ra­ma­lla, fa­ke news avant-la-let­tre. A los bo­li­via­nos se les con­tó una his­to­ria que nun­ca exis­tió. Ha si­do la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en su gra­do ce­ro, es­tri­den­cia pu­ra y va­cía, con­ver­ti­da en pe­ca­do por la con­tu­ma­cia: has­ta hoy, al­gu­nos dia­rios ofi­cia­lis­tas de Bo­li­via dan al go­bierno de Evo Mo­ra­les por ga­na­dor. Ya no se sa­be de qué.

El he­cho es que se han pro­du­ci­do es­ce­na­rios nue­vos. El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra po­drá lle­var su po­lí­ti­ca ex­te­rior sin re­fe­ren­cia a Bo­li­via y pres­cin­dir de esa mo­les­tia du­ran­te el res­to de su cua­trie­nio. No es co­sa irre­le- van­te, por­que fue en su pri­mer pe­río­do cuan­do Mo­ra­les in­ter­pu­so la de­man­da, acu­san­do al go­bierno chi­leno de in­cum­plir la Agen­da de los 13 Pun­tos, una idea que nun­ca con­ven­ció a na­die, pe­ro que se man­tu­vo por las le­yes de la ter­mo­di­ná­mi­ca. El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra es­tá de­ma­sia­do le­jos de la ti­po­lo­gía po­lí­ti­ca de Evo Mo­ra­les pa­ra ima­gi­nar si­quie­ra que pu­die­ran en­ten­der­se al­gu­na vez. Pe­ro Pi­ñe­ra ya no ne­ce­si­ta preo­cu­par­se de eso.

Al otro la­do, el Pre­si­den­te Mo­ra­les ha plan­tea­do la reivin­di­ca­ción ma­rí­ti­ma co­mo un con­flic­to de lar­go pla­zo y gran es­ca­la, del cual el jui­cio en La Ha­ya se­ría so­lo una pri­me­ra cam­pa­ña. No lo de­ten­dría un fa­llo, ni dos, ni cua­tro, ni nin­gu­na de­rro­ta de nin­gún ti­po. Ha con­fir­ma­do es­ta per­cep­ción con su re­cha­zo a la sen­ten­cia -a la que lla­ma “in­for­me”-, y la im­pre­sión pre­li­mi­nar es que quie­re se­guir, y que has­ta po­dría ini­ciar un es­fuer­zo pa­ra ali­men­tar a los es­pí­ri­tus que­ru­lan­tes con la idea de que la CIJ es in­jus­ta y sir­ve a los po­de­ro­sos. Eso no es­ta­ría des­a­li­nea­do con su dis­cur­so pre­vio.

Pe­ro al­go pa­re­ce ha­ber sa­li­do mal en la pri­me­ra cam­pa­ña de La Ha­ya. El gra­do de de­cep­ción de los bo­li­via­nos ha si­do tan pro­fun­do, que ha he­cho evi­den­te la in­fla­ción de ex­pec­ta­ti­vas ali­men­ta­da de ma­ne­ra in­cle­men­te por lo me­nos des­de el 2015. Du­ran­te el pro­ce­so, el Pre­si­den­te Mo­ra­les se preo­cu­pó de en­vol­ver a to­dos los po­lí­ti­cos bo­li­via­nos dis­po­ni­bles, iden­ti­fi­can­do con cui­da­do la de­bi­li­dad de ca­da uno, in­clu­so a los que han te­ni­do bue­nas re­la­cio­nes con Chi­le. So­lo el ex­pre­si­den­te Jai­me Paz Za­mo­ra za­fó de esa ar­ti­ma­ña, re­cor­dan­do que nin­gu­na reivin­di­ca­ción in­ter­na­cio­nal es más im­por­tan­te que la de­mo­cra­cia interna.

To­do es­te ex­ce­so pa­re­ce aho­ra un ac­to de ma­ni­pu­la­ción. La vie­ja idea de que el pue­blo siem­pre es en­ga­ña­do, que es­tá en el cen­tro de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca bo­li­via­na -Mel­ga­re­jo, Cam­pe­ro, Pan­do, Ba­lli­vián, Gar­cía Me­sa, Sán­chez de Lo­za­da-, ame­na­za con re­emer­ger, aho­ra fren­te al úni­co lí­der que se tra­ta­ba a sí mis­mo co­mo uno más del pue­blo. El sen­ti­mien­to de en­ga­ño es pe­li­gro­so. Muy pe­li­gro­so.

Tam­po­co hay no­ti­cias bue­nas en el ho­ri­zon­te in­ter­na­cio­nal del Pre­si­den­te Mo­ra­les. Des­de que in­ter­pu­so su de­man­da, su­fren de ra­qui­tis­mo el Al­ba (allá si­gue co­mo un em­ba­ja­dor des­te­rra­do el ex­can­ci­ller Cho­quehuan­ca), Una­sur y la idea del “so­cia­lis­mo del si­glo XXI”, se­pul­ta­da en Qui­to con la vol­te­re­ta del Pre­si­den­te Le­nin Mo­reno en con­tra de su tu­tor, Ra­fael Co­rrea. No es­tán Lu­la, Dil­ma, los Kirch­ner, y el Pa­pa… tie­ne otros pro­ble­mas que aten­der.

Tam­po­co vie­nen bue­nas no­ti­cias en la CIJ. La de­man­da por el Si­la­la -que el go­bierno de Chi­le ja­más ha­bría in­ter­pues­to de no me­diar las ame­na­zas del Pre­si­den­te Mo­ra­les- de­be es­ta­ble­cer sim­ple­men­te que se tra­ta de un cur­so de agua trans­na­cio­nal, que atra­vie­sa una fron­te­ra y, por tan­to, de­be ser com­par­ti­do. Se tra­ta no de un ca­so de in­ter­pre­ta­ción po­lí­ti­ca ni his­tó­ri­ca, sino de me­ra de­mos­tra­ción cien­tí­fi­ca, geo­ló­gi­ca y geo­fí­si­ca. Peor aún: ya hu­bo un acuer­do so­bre el uso de esas aguas, que se vino aba­jo so­lo por el ta­ma­ño de los in­ter­cam­bios, el eterno pro­ble­ma de to­da ne­go­cia­ción con Bo­li­via.

Co­mo in­tér­pre­te de la mo­da­li­dad más ex­ce­si­va de ese ma­xi­ma­lis­mo en­dé­mi­co, Mo­ra­les ha creí­do en dis­tin­tos mo­men­tos que po­dría as­fi­xiar a Chi­le con el gas, el li­tio, in­clu­so el agua, en un te­rri­to­rio don­de es jus­ta­men­te el bien más es­ca­so, el úni­co que de­be­ría ser siem­pre ob­je­to de so­li­da­ri­dad. Dos paí­ses sen­sa­tos ten­drían ha­ce ya tiem­po un acuer­do ge­ne­ral so­bre los 18 ríos trans­fron­te­ri­zos que com­par­ten. No entre Bo­li­via y Chi­le. En cual­quier par­te del mun­do es po­si­ble, pe­ro no entre Bo­li­via y Chi­le.

Las re­la­cio­nes entre am­bos paí­ses no han si­do siem­pre así, pe­ro han si­do mu­chas, de- ma­sia­das ve­ces de es­ta ma­ne­ra. El Pre­si­den­te Mo­ra­les exa­cer­bó el re­cha­zo re­cí­pro­co tal co­mo exa­cer­ba la po­lí­ti­ca interna de Bo­li­via: so­lo en ese as­pec­to es no­ve­do­so. En to­do lo de­más, re­pre­sen­ta el mis­mo fra­ca­so his­tó­ri­co de gran par­te de la cla­se di­ri­gen­te bo­li­via­na: tra­tar de ob­te­ner be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos per­so­na­les de un trau­ma cul­tu­ral ali­men­ta­do por dé­ca­das. Y no lo­grar per­sua­dir a la con­tra­par­te de que los be­ne­fi­cios mu­tuos son po­si­bles.

El resonante fra­ca­so de la pri­me­ra cam­pa­ña del Pre­si­den­te Mo­ra­les en la CIJ di­ce una co­sa sus­tan­cial: no se pue­de obli­gar a ne­go­ciar, ni a Chi­le ni a na­die, sim­ple­men­te por­que es un con­tra­sen­ti­do. Y de­bi­do a la abs­tru­sa ló­gi­ca que tie­ne esa pre­ten­sión, se ne­ce­si­ta un ti­po de ar­gu­men­to que no es­tá dis­po­ni­ble so­lo por­que se le ocu­rra a un abo­ga­do. Me­nos se pue­de obli­gar a na­die a ne­go­ciar con un re­sul­ta­do pre­de­ter­mi­na­do, por­que eso ya es un com­ple­to ab­sur­do. No se lla­ma ne­go­cia­ción. Por esa sen­da, Bo­li­via no lle­ga­rá a nin­gu­na par­te, ni con Chi­le ni con nin­guno de los ve­ci­nos a los que a ve­ces tam­bién hos­ti­li­za.

No ha­brá ni una ni otra co­sa. Si hay suer­te, un po­co de si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.