Efemérides

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Lo te­ne­mos más que cla­ro des­pués de Freud: ni los ol­vi­dos son tan inocen­tes ni los re­cuer­dos tan es­pon­tá­neos. Son mu­chos las cir­cuns­tan­cias e in­tere­ses que ope­ran en los me­ca­nis­mos de la me­mo­ria y no es, por su­pues­to, nin­gún de­li­to que even­tual­men­te la po­lí­ti­ca tam­bién los con­ta­mi­ne. Es has­ta ló­gi­co. Es par­te de la po­lí­ti­ca y de la ima­gi­na­ción cí­vi­ca reivin­di­car el pa­sa­do cuan­do el pa­sa­do nos une o cuan­do nos re­mi­te al mo­men­to en que me­jo­res fui­mos. Tam­bién cuan­do nos pue­de en­tre­gar tes­ti­mo­nios e in­su­mos ilu­mi­na­do­res del fu­tu­ro. Pa­ra de­cir­lo en cor­to, na­da más es­ti­mu­lan­te pa­ra la po­lí­ti­ca que re­cu­pe­rar el sen­ti­do de co­mu­ni­dad, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do lo he­mos per­di­do, y na­da más gra­to que re­cor­dar­nos en el apo­geo de nues­tras vir­tu­des, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do las he­mos es­ta­do per­dien­do.

La co­sa es li­ge­ra­men­te dis­tin­ta, cla­ro, cuan­do el pa­sa­do se con­vier­te en pu­ra efe­mé­ri­de y ri­to pa­ra mar­car tar­je­ta. Con las con­me­mo­ra­cio­nes de sep­tiem­bre y aho­ra del 5 de oc­tu­bre ha es­ta­do ocu­rrien­do al­go de eso. Son fe­chas pa­ra las cua­les el mun­do po­lí­ti­co se pre­pa­ra con an­ti­ci­pa­ción y son oca­sio­nes pri­vi­le­gia­das pa­ra lan­zar al rue­do una bue­na can­ti­dad de in­ter­pre­ta­cio­nes, de te­sis y de bue­nas fra­ses. Sin em­bar­go, tam­bién son fe­chas que le es­tán di­cien­do ca­da vez me­nos a una frac­ción im­por­tan­te del país, entre otras co­sas por­que arri­ba del 70% de los chi­le­nos tie­ne me­nos de 50 años y, por lo mis­mo, imá­ge­nes muy bo­rro­sas de lo que fue el 73. El triun­fo del No, cier­ta­men­te, es dis­tin­to. De par­ti­da, es­tá mu­cho más pró­xi­mo. El pro­ble­ma es que no tie­ne la mis­ma es­ta­tu­ra épi­ca, en par­te por­que la pro­pia Con­cer­ta­ción, o al me­nos un ala de la coa­li­ción, se la qui­tó o se la ne­gó a cor­to an­dar, al pre­sen­tar los ini­cios de la tran­si­ción co­mo el mo­men­to en que ha­bría ope­ra­do una gran transac­ción po­lí­ti­ca ba­jo cuer­da y de la cual el pue­blo ha­bría ve­ni­do a to­mar con­cien­cia con ho­rror, con sor­pre­sa vir­gi­nal y con jus­ti­fi­ca­da in­dig­na­ción mu­cho, mu­cho más tar­de.

Qui­zás es­to ex­pli­ca, en par­te, que los 45 años del gol­pe y los 30 del triun­fo del No, más allá del rui­do me­diá­ti­co -que lo hu­boy más allá de en­cen­di­das dis­cu­sio­nes en las re­des so­cia­les -que to­da­vía no con­clu­yenno ha­yan sig­ni­fi­ca­do mu­cho más un par­pa­deo en las ru­ti­nas de la so­cie­dad chi­le­na. Na­da cam­bió de­ma­sia­do. No hu­bo gran­des ca­tar­sis ni sa­na­cio­nes. Tam­po­co, a pe­sar de la­bo­rio­sos es­fuer­zos, gran­des re­gre­sio­nes. Ni si­quie­ra se vie­ron re­pre­sen­ta­cio­nes me­mo­ra­bles, que por úl­ti­mo ha­brían si­do cohe­ren­tes con nues­tra de­bi­li­dad por la fa­rán­du­la y el es­pec­tácu­lo. Aun a re­ga­ña­dien­tes, en­ton­ces, ha­bría que con­ce­der­lo: en Chi­le el fu­tu­ro im­por­ta más de lo que ten­de­mos a creer y eso ex­pli­ca mu­chas co­sas. Ex­pli­ca, por ejem­plo, el fra­ca­so de la Nue­va Ma­yo­ría, que fue in­ca­paz de trans­mi­tir­le a la ciu­da­da­nía los tér­mi­nos en que se ima­gi­na­ba el país del ma­ña­na. Ex­pli­ca, en una pers­pec­ti­va más am­plia, que la de­re­cha no ha­ya po­di­do ser go­bierno du­ran­te los 20 años que si­guie­ron a la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia (y que so­lo ha­ya po­di­do ser­lo el año 2010, aun­que con un can­di­da­to que en el ple­bis­ci­to ha­bía vo­ta­do que No), lo cual im­pli­ca una pe­na­li­dad que es­tá aso- cia­da no so­lo a que el sec­tor es­ta­ba man­cha­do con el apo­yo que brin­dó a la dic­ta­du­ra, sino tam­bién a que se iden­ti­fi­ca­ba, a ojos de la ciu­da­da­nía, mu­cho más con el pa­sa­do au­to­ri­ta­rio que con el fu­tu­ro re­no­va­dor del ci­clo po­lí­ti­co ini­cia­do el año 90. Ex­pli­ca, en fin, que a Pi­ñe­ra le ha­ya re­sul­ta­do re­la­ti­va­men­te fá­cil de­rro­tar a Ale­jan­dro Gui­llier en di­ciem­bre úl­ti­mo, por­que el país es­ta­ba pi­dien­do a gri­tos un gol­pe de con­fian­za, de se­gu­ri­dad en sí mis­mo y de op­ti­mis­mo en el por­ve­nir, des­pués de cua­tro años en los que es­tu­vi­mos no so­lo mar­can­do el pa­so, sino, ade­más, en­ve­ne­nan­do el am­bien­te con po­la­ri­za­cio­nes ar­ti­fi­cia­les.

Por lo mis­mo, y por­que es­tas ver­da­des es­tán muy ins­ta­la­das en el ho­ri­zon­te, cues­ta de­ci­dir si es más lo que cla­ri­fi­ca o lo que con­fun­de el re­cien­te es­tu­dio de Cri­te­ria que se­ña­la que si el ple­bis­ci­to fue­se hoy, la op­ción del No ga­na­ría con el 70% de los vo­tos. Hay que re­co­no­cer que es­tos es­ce­na­rios hi­po­té­ti­cos siem­pre son muy es­pe­cu­la­ti­vos, por­que re­plan­tean el dra­ma­tis­mo de los di­le­mas his­tó­ri­cos con las no­ti­cias del dia­rio del lunes, co­mo di­cen los co­men­ta­ris­tas de­por­ti­vos. Pe­ro ¿so­lo 70 y no 90%? Es ra­ro. Cual­quie­ra hu­bie­ra es­pe­ra­do una pro­por­ción su­pe­rior. Des­pués de to­do, a es­tas al­tu­ras, ni si­quie­ra la de­re­cha más du­ra tie­ne un dis­cur­so con­vin­cen­te, no ya pa­ra jus­ti­fi­car su apo­yo a la pro­lon­ga­ción del ré­gi­men mi­li­tar, sino in­clu­so pa­ra re­co­no­cer -sin es­qui­var la mi­ra­da- que vo­tó por el Sí.

Lo im­por­tan­te, en cual­quier ca­so, es que a par­tir del 5 de oc­tu­bre el país se re­en­con­tró con la de­mo­cra­cia y de­jó atrás la lar­ga eta­pa de las ex­clu­sio­nes. La de­mo­cra­cia chi­le­na se re­cons­tru­yó con el apor­te de los que es­tu­vie­ron por el No, que ob­via­men­te fue­ron los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro tam­bién con el de los de­rro­ta­dos y, muy es­pe­cial­men­te, con la re­fle­xión que -bien o mal, más tar­de que tem­prano- hi­zo la de­re­cha du­ran­te las dé­ca­das si­guien­tes res­pec­to del error que co­me­tió al ha­ber­se de­ja­do in­va­dir o de­co­mi­sar, por años y has­ta ex­tre­mos im­pre­sen­ta­bles, por el pi­no­che­tis­mo y por un es­ti­lo de go­bierno que ob­via­men­te no era el su­yo. No so­lo eso, que es­ta­ba en las an­tí­po­das de su ADN. So­bre es­te pun­to en par­ti­cu­lar, sin em­bar­go, y no obs­tan­te el tiem­po que ha trans­cu­rri­do, to­da­vía fal­tan da­tos y cla­ri­fi­ca­cio­nes. Lo más pro­ba­ble es que fi­nal­men­te ha­yan ter­mi­na­do im­po­nién­do­se en la de­re­cha los sen­ti­mien­tos co­mu­ni­ta­rios de leal­tad. Pri­mó el sen­ti­do de ma­na­da. A me­nu­do ve­mos las co­mu­ni­da­des, las ma­na­das, co­mo es­pa­cios na­tu­ra­les de con­ten­ción y coope­ra­ción, y es cier­to que sir­ven pa­ra eso. Las con­ce­bi­mos en con­tras­te con el in­di­vi­dua­lis­mo frío y egoís­ta. Pe­ro la his­to­ria prue­ba que las co­mu­ni­da­des tam­bién pue­den ser ins­tan­cias fa­ta­les de con­fu­sión, de ex­tra­vío co­lec­ti­vo y de per­di­ción sin vuel­ta. Y lo prue­ba res­pec­to de to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos. Es co­sa de con­ta­bi­li­zar las in­fa­mias que han de­bi­do tra­gar­se en los úl­ti­mos 50 años la iz­quier­da, el cen­tro o la de­re­cha. En de­fi­ni­ti­va, no por el he­cho de ser co­lec­ti­vos los erro­res son más ve­nia­les o ad­mi­si­bles. El te­ma es com­ple­jo, por­que, en su di­men­sión más trá­gi­ca, en la po­lí­ti­ca con fre­cuen­cia im­por­tan más la leal­tad que el co­ra­je y más las tram­pas de la fic­ción que el pro­pio sen­ti­do de la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.