La ho­ra de los bu­fo­nes

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Er­nes­to Ot­to­ne

Las son­ri­sas pri­me­ro fue­ron tí­mi­das, pe­ro des­pués se trans­for­ma­ron en fran­ca ri­so­ta­da. Trump, hom­bre de es­ce­na, pre­fi­rió trans­for­mar en una se­mi­bro­ma la bar­ba­ri­dad que ha­bía di­cho en ple­na Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das al pre­sen­tar su ad­mi­nis­tra­ción co­mo la me­jor de la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos, des­pa­chán­do­se en una fra­se a Geor­ge Was­hing­ton, Abraham Lin­coln y Fran­klin De­lano Roo­se­velt, entre otros.

En el mun­do ac­tual los bu­fo­nes y las bu­fo­na­das es­tán de mo­da en po­lí­ti­ca, pe­ro no se tra­ta de bu­fo­nes gra­cio­sos y cán­di­dos, son bu­fo­nes pe­li­gro­sos y po­de­ro­sos, que han se­du­ci­do a ma­yo­rías elec­to­ra­les.

Si bien al­gu­nos se de­tes­tan entre sí, com­par­ten ten­den­cias au­to­ri­ta­rias, se sal­tan cuan­do les es po­si­ble las re­glas de­mo­crá­ti­cas y si pue­den las atro­pe­llan sis­te­má­ti­ca­men­te. Son los in­tér­pre­tes de los peo­res sen­ti­mien­tos, del ra­cis­mo en­cu­bier­to o abier­to, de na­cio­na­lis­mos es­tre­chos.

No acep­tan crí­ti­cas, de­tes­tan a los pe­rio­dis­tas, a las aso­cia­cio­nes ci­vi­les que no con­tro­lan, los mi­gran­tes y re­fu­gia­dos son sus enemi­gos ju­ra­dos.

Ellos abo­rre­cen to­do lo que hue­le a pen­sa­mien­to glo­bal, va­le de­cir a la idea de que en nues­tros tiem­pos pa­ra en­ten­der lo que su­ce­de es ne­ce­sa­rio so­bre­pa­sar fron­te­ras y abrir­se a una mi­ra­da cosmopolita.

Su so­be­ra­nis­mo exa­cer­ba­do los lle­va a re­cha­zar la cons­truc­ción de re­glas com­par­ti­das y la bús­que­da de una con­cep­ción éti­ca co­mún que per­mi­ta en­fren­tar con éxi­to nue­vos desafíos ta­les co­mo el ca­len­ta­mien­to glo­bal, el cual re­sul­ta im­po­si­ble de en­ca­rar se­pa­ra­da­men­te.

Pien­san de ma­ne­ra rús­ti­ca que pue­den cons­truir el fu­tu­ro en­ce­rrán­do­se en sus fron­te­ras, pro­mo­vien­do iden­ti­da­des ce­rra­das, le­van­tan­do mu­ros que los pro­te­jan del mal que pa­ra ellos siem­pre vie­ne de afue­ra, co­mo si hoy exis­tie­ra ver­da­de­ra­men­te un afue­ra.

Ol­vi­dan que las iden­ti­da­des ce­rra­das ba­sa­das en el par­ti­cu­la­ris­mo ét­ni­co, la pre­ten­sión de su­pe­rio­ri­dad ra­cial, las re­li­gio­nes por­ta­do­ras de una ver­dad úni­ca o los me­sia­nis­mos de cla­se han pro­du­ci­do so­lo gue­rras y ca­tás­tro­fes.

De las ac­tua­les bu­fo­na­das, sin du­da la más gra­ve se si­túa en la de­mo­cra­cia más an­ti­gua e inin­te­rrum­pi­da, aque­lla que exis­te en los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, di­ri­gi­da por un per­so­na­je des­co­no­ce­dor de la his­to­ria, bra­vu­cón e im­pul­si­vo.

Él pien­sa que gran par­te del mun­do cons­pi­ra con­tra su país y que quie­nes lo pre­ce­die­ron fue­ron unos blan­den­gues.

En­car­na una Amé­ri­ca pa­lur­da, ca­ren­te de res­pon­sa­bi­li­da­des glo­ba­les, en la cual los ri­cos de­ben se­guir en­ri­que­cién­do­se sin preo­cu­par­se de una me­jor dis­tri­bu­ción, ya que las cla­ses me­dias no se han em­po­bre­ci­do ni tan si­quie­ra en par­te co­mo pro­duc­to de la des­re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca y una cre­cien­te asi­me­tría fis­cal, sino úni­ca­men­te por cul­pa de chi­nos, me­xi­ca­nos y del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y que me­jo­ra­rán su si­tua­ción a tra­vés de una gue­rra co­mer­cial y un mul­ti­la­te­ra­lis­mo ji­ba­ri­za­do.

Pe­ro son gra­ves tam­bién los vien­tos que so­plan en Eu­ro­pa.

En un re­cien­te via­je pu­de ver al je­fe de la Le­ga (par­ti­do de ul­tra­de­re­cha) ita­lia­na, a Mat­teo Sal­vi­ni, en ac­ción. Ocu­pa el pues­to de mi­nis­tro del In­te­rior, pe­ro tie­ne más po­der que el ac­tual pá­li­do Je­fe de Go­bierno, que cuen­ta muy po­co.

Ha­bla fuer­te y ca­te­gó­ri­co, co­mo lo ha­cía el vie­jo fas­cis­mo, con una es­té­ti­ca desen­vuel­ta y un len­gua­je co­lo­quial prac­ti­ca un ra­cis­mo abier­to y un an­ti­eu­ro­peís­mo fu­rio­so, lo gra­ve es que ello no lo ha­ce im­po­pu­lar ni mu­cho me­nos, por el con­tra­rio.

El Pre­si­den­te de Hun­gría Vík­tor Or­ban, tam­bién tie­ne un só­li­do apo­yo, pe­se a ha­ber si­do amo­nes­ta­do por el Par­la­men­to Eu­ro­peo por con­tra­de­cir los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos y hu­ma­ni­ta­rios que pos­tu­la la Unión Eu­ro­pea.

Él ha res­ca­ta­do del baúl de los re­cuer­dos el vie­jo na­cio­na­lis­mo au­to­ri­ta­rio hún­ga­ro y ha­ce ra­to que de­jó de con­du­cir una “de­mo­cra­cia ili­be­ral”. En su país, los ras­gos de­mo­crá­ti­cos tien­den a ser ca­da vez más irre­co­no­ci­bles; al­go si­mi­lar to­ma cuer­po en Po­lo­nia y pue­de ha­cer­lo en Aus­tria.

Pe­ro fuer­zas po­lí­ti­cas de ins­pi­ra­ción si­mi­lar, di­ri­gi­das en oca­sio­nes por per­so­na­jes pa­re­ci­dos, son la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca en Di­na­mar­ca, Sui­za, Fran­cia y Ho­lan­da.

Es­tos fe­nó­me­nos es­tán li­ga­dos en oca­sio­nes más que a si­tua­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas reales al mie­do de que los cam­bios fu­tu­ros se­rán ne­ga­ti­vos y se en­car­nan so­bre to­do en la de­mo­ni­za­ción del fe­nó­meno mi­gra­to­rio y de re­fu­gia­dos pro­ve­nien­te de los paí­ses que atra­vie­san ca­tás­tro­fes so­cia­les o cruen­tas gue­rras.

Es más bien un mie­do cul­tu­ral ha­cia el otro, al di­fe­ren­te, lo que mez­cla­do con un cre­ci­mien­to más len­to alien­ta el apo­yo a quie­nes pro­po­nen ce­rrar las fron­te­ras.

De otra par­te, es ver­dad que en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos los as­pec­tos po­si­ti­vos de la glo­ba­li­za­ción en na­cio­nes emer­gen­tes han te­ni­do co­mo con­tra­ca­ra pa­ra los sec­to­res me­nos es­co­la­ri­za­dos el de­te­rio­ro de su es­pa­cio la­bo­ral agra­va­do por la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 y los pro­ce­sos de au­to- ma­ti­za­ción y no ha exis­ti­do la ca­pa­ci­dad de en­fren­tar de ma­ne­ra efi­cien­te esos fe­nó­me­nos por par­te de los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les.

Es allí don­de sur­ge tam­bién la ma­sa de ma­nio­bra del po­pu­lis­mo de de­re­cha, del au­to­ri­ta­ris­mo y la xe­no­fo­bia.

De­bi­li­ta­do en su cen­tro his­tó­ri­co, el et­hos de­mo­crá­ti­co tien­de a de­bi­li­tar­se tam­bién en otras la­ti­tu­des don­de es más frá­gil, co­mo en Tur­quía, Tai­lan­dia y las Fi­li­pi­nas de Du­ter­te, uno de los bu­fo­nes de más al­to co­lo­ri­do y len­gua­je más gro­se­ro.

En Amé­ri­ca La­ti­na nues­tros bu­fo­nes, en cam­bio, se si­túan en el po­pu­lis­mo de iz­quier­da.

Que­dé ató­ni­to ob­ser­van­do a Da­niel Or­te­ga se­ña­lar en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la te­le­vi­sión ale­ma­na que el nú­me­ro de víc­ti­mas por la re­pre­sión a las re­cien­tes pro­tes­tas en Ni­ca­ra­gua no era de 400 per­so­nas, que ese era un nú­me­ro in­fla­do y que las víc­ti­mas eran so­lo 198, co­mo si esa ci­fra fue­ra pe­que­ña o no se com­pu­sie­ra de se­res hu­ma­nos.

Ni­co­lás Ma­du­ro ha­ce tiem­po que de­jó de ha­blar con los pa­ja­ri­tos y tie­ne a su país eco­nó­mi­ca­men­te des­trui­do, po­lí­ti­ca­men­te arra­sa­do y so­cial­men­te en es­ta­do de ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria, pe­ro bus­ca ra­zo­nes ex­ter­nas a su desas­tre en­dó­geno.

Na­tu­ral­men­te, el po­pu­lis­mo en la re­gión, de tan­to ca­mi­nar por la iz­quier­da pue­de ter­mi­nar aso­mán­do­se por la de­re­cha au­to­ri­ta­ria, eso es lo que re­pre­sen­ta Bol­so­na­ro en Bra­sil.

Al­go an­da mal, muy mal pa­ra la sal­va­guar­da de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, de la li­ber­tad y de la ca­pa­ci­dad de con­vi­vir jun­tos.

Es ne­ce­sa­rio un cam­bio de ten­den­cia, que de­ten­ga el cre­ci­mien­to de los au­to­ri­ta­ris­mos po­pu­lis­tas, que pon­ga fin a es­ta in­ter­mi­na­ble ho­ra de los bu­fo­nes, que le dé a la de­mo­cra­cia una ca­pa­ci­dad de res­pues­ta a los tiem­pos ac­tua­les, que pro­te­ja el es­pa­cio de la mo­de­ra­ción y la re­fle­xi­vi­dad, que for­ta­lez­ca aque­lla tex­tu­ra cul­tu­ral ne­ce­sa­ria pa­ra la vi­da de­mo­crá­ti­ca de la cual nos ha­bla­ba Ale­xis de Toc­que­vi­lle ha­ce 200 años.

Ello re­quie­re un re­pen­sa­mien­to pro­fun­do y crí­ti­co de la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca en los tiem­pos de hoy.

En cuan­to a no­so­tros, en Chi­le, con­vie­ne que el re­cien­te aniver­sa­rio del 5 de oc­tu­bre, mo­men­to fun­da­cio­nal de es­ta eta­pa de­mo­crá­ti­ca, nos sir­va pa­ra va­lo­rar más el ca­mino re­co­rri­do, que tie­ne lar­ga­men­te más lo­gros que lí­mi­tes, ca­mino que nos ha per­mi­ti­do re­sis­tir los pe­li­gros que pre­sen­tan es­tas ten­den­cias mun­dia­les pa­ra el avan­ce del bie­nes­tar y el de­sa­rro­llo de­mo­crá­ti­co.

Si no cui­da­mos lo al­can­za­do, re­no­ván­do­lo, por cier­to, no fal­ta­rán bu­fo­nes crio­llos dis­pues­tos a en­trar en es­ce­na.

En el mun­do ac­tual, los bu­fo­nes y las bu­fo­na­das es­tán de mo­da en po­lí­ti­ca, pe­ro no se tra­ta de bu­fo­nes gra­cio­sos y cán­di­dos, son bu­fo­nes pe­li­gro­sos y po­de­ro­sos, que han se­du­ci­do a ma­yo­rías elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.