LA IN­CLU­SIÓN QUE AÚN NO LLE­GA

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR BE­LÉN PE­ÑA Y FRE­DI VE­LÁS­QUEZ FO­TO­GRA­FÍA PA­BLO SANHUEZA

Un gru­po im­por­tan­te de ni­ños y ni­ñas con discapacidad in­te­lec­tual que­da a mi­tad del ca­mino: ne­ce­si­tan acom­pa­ña­mien­to es­pe­cia­li­za­do pa­ra adap­tar las ma­te­rias de co­le­gios tra­di­cio­na­les, pe­ro las es­cue­las di­fe­ren­cia­les tam­po­co res­pon­den a sus ne­ce­si­da­des, ya que es­tán pen­sa­das en otro ti­po de tras­tor­nos. El Pro­gra­ma de In­te­gra­ción Es­co­lar, que se es­tá im­ple­men­tan­do en el sis­te­ma chi­leno, pro­me­te ser una solución fu­tu­ra a es­te pro­ble­ma.

Un gru­po de ni­ñas re­co­rre los pa­si­llos de un su­per­mer­ca­do en Las Con­des. Van acom­pa­ña­das por tres pro­fe­so­ras que las orien­tan y les dan ins­truc­cio­nes. Mi­ran las fru­tas, las eli­gen y las pe­san. Tam­bién pa­san por los ar­tícu­los de aseo. Lue­go van por las go­lo­si­nas, la par­te fa­vo­ri­ta de la ma­yo­ría.

Las ni­ñas lle­nan el ca­rri­to y pa­san a las ca­jas a pa­gar. Cuen­tan los bi­lle­tes que ne­ce­si­tan pa­ra lle­var­se las co­sas que eli­gie­ron. Lue­go vol­ve­rán a su co­le­gio y de­be­rán re­sol­ver pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos re­la­cio­na­dos con la can­ti­dad de pro­duc­tos que lle­va­ron y su pre­cio.

Esa es una de las actividades pro­gra­ma­das por pro­fe­so­ras del Co­le­gio Lau­da­re, es­ta­ble­ci­mien­to pri­va­do que se es­pe­cia­li­za en ni­ñas con ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les y que es­tá li­ga­do a la fa­mi­lia Saieh (con­tro­la­do­res de Co­pe­sa, que edi­ta La Ter­ce­ra).

En es­te es­ta­ble­ci­mien­to los con­te­ni­dos es­tán pen­sa­dos pa­ra ellas, con actividades fue­ra de las au­las, co­mo la com­pra en el su­per­mer­ca­do pa­ra apren­der ma­te­má­ti­cas, pe­ro tam­bién pa­ra acos­tum­brar­se a si­tua­cio­nes que lue­go en­fren­ta­rán en su vi­da adul­ta.

La ma­yo­ría lle­ga­ron tras pro­bar por va­rios co­le­gios en los que nun­ca se sin­tie­ron có­mo­das ni in­clui­das. Por su diag­nós­ti­co, es­tán en un lim­bo que las hi­zo pro­bar en va­rios lu­ga­res. Tie­nen tras­torno de apren­di­za­je o re­tra­so le­ve del de­sa­rro­llo, por lo que los con­te­ni­dos de la en­se­ñan­za tra­di­cio­nal no es­tán pen­sa­dos pa­ra sus ne­ce­si­da­des. Pe­se a los pro­gra­mas de in­te­gra­ción, nin­gu­na se pu­do aco­mo­dar a las di­fe­ren­cias con sus com­pa­ñe­ras. Pro­ba­ron en es­ta­ble­ci­mien­tos de edu­ca­ción di­fe­ren­cial pe­ro tam­po­co se adap­ta­ron. Es­te ti­po de co­le­gios es­tá pen­sa­do en tras­tor­nos de ma­yor gra­ver­dad, por lo que las ni­ñas se abu­rrían y no en­con­tra­ban ma­yo­res desafíos por apren­der.

El Lau­da­re es­tá pen­sa­do es­pe­cial­men­te en aco­ger a es­tas ni­ñas que an­tes pa­re­cían que­dar en me­dio del ca­mino. Pa­ra en­trar se de­be pos­tu­lar y pa­sar por un pro­ce­so de ad­mi­sión per­so­na­li­za­do. Ca­da ni­ña de­be ir a una se­rie de entrevistas con psi­có­lo­gas que ha­cen una eva­lua­ción de las ne­ce­si­da­des que pre­sen­tan las pos­tu­lan­tes.

En las entrevistas cuen­tan sus ex­pe­rien­cias en los lu­ga­res por los que pa­sa­ron sin mu­cha suer­te. Ad­vier­ten que sus com­pa­ñe­ros no las in­vi­ta­ban a sus fies­tas, na­die las ele­gía pa­ra tra­ba­jar y no en­ten­dían bien las ma­te­rias. “Vie­nen, en ge­ne­ral, con un re­cha­zo a lo es­co­lar. Al te­ner una his­to­ria di­fí­cil en lo aca­dé­mi­co, di­cen, ‘yo no quie­ro to­mar un lá­piz, no quie­ro pres­tar aten­ción, no me quie­ro en­fren­tar a una ta­rea, por­que sé que me cues­ta y nun­ca he en­ten­di­do na­da’” di­ce la si­có­lo­ga Ma­ría Jo­sé Ey­he­ra­mendy.

“Acá no me sien­to ra­ra”, ase­gu­ra rien­do Con­sue­lo, una de las alum­nas de se­gun­do me­dio, an­tes de em­pe­zar con las cla­ses de in­glés.

***

Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, en Chi­le exis­ten 480 es­cue­las es­pe­cia­les pa­ra es­tu­dian­tes con discapacidad y 1.296 pa­ra es­tu­dian­tes con tras­tor­nos es­pe­cí­fi­co del len­gua­je. A esos es­ta­ble­ci­mien­tos van en to­tal 153.740 alum­nos. No exis­ten da­tos en cuan­to a es­ta­ble­ci­mien­tos pri­va­dos.

Has­ta la pro­mul­ga­ción del De­cre­to 83 en 2015, la si­tua­ción de ni­ños con dis­tin­tos ni­ve­les de discapacidad cog­ni­ti­va era muy com­pli­ca­da. An­tes de es­to, la edu­ca­ción di­fe­ren­cial ca­si no con­tem­pla­ba las dis­tin­tas ne­ce­si­da­des que im­pli­ca­ba ca­da ti­po de tras­torno.

En­ton­ces, si un alumno pre­sen­ta­ba cier­ta discapacidad in­te­lec­tual, te­nía co­mo op­ción in­ten­tar adap­tar­se a la edu­ca­ción tra­di­cio­nal o ser tra­ta­do ba­jo pa­rá­me­tros que es­ta­ban pen­sa­dos en es­tu­dian­tes con tras­tor­nos más com­ple­jos.

Es­ta im­por­tan­te mo­di­fi­ca­ción en el sis­te­ma es­co­lar es­tá re­cién im­ple­men­tán­do­se. La idea es di­ver­si­fi­car mé­to­dos de en­se­ñan­zas y es­ta­ble­cer orien­ta­cio­nes pa­ra ade­cuar el cu­rrí­cu­lum na­cio­nal a las ne­ce­si­da­des de to­dos los es­tu­dian­tes, in­clu­yen­do a los dis­ca­pa­ci­ta­dos.

“El país ha avan­za­do en el pro­ce­so de equi­pa­rar las opor­tu­ni­da­des de los es­tu­dian­tes con ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les en el con­tex­to de la edu­ca­ción es­pe­cial, me­dian­te ac­cio­nes que bus­can aten­der y acep­tar las di­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les y la en­tre­ga de re­cur­sos del Es­ta­do pa­ra apo­yar es­te pro­ce­so”, di­ce el je­fe de la Di­vi­sión de Edu­ca­ción Ge­ne­ral del Mi­ne­duc, Jo­sé Pal­ma.

El mo­de­lo edu­ca­ti­vo en Chi­le con­tem­pla tres op­cio­nes. La pri­me­ra son las es­cue­las es­pe­cia­les, que atien­den a ni­ños con discapacidad sen­so­rial, in­te­lec­tual y mo­to­ra. Lue­go es­tán las en­fo­ca­das en tras­tor­nos es­pe­cí­fi­cos del len­gua­je y, por úl­ti­mo, los es­ta­ble­ci­mien­tos de edu­ca­ción re­gu­lar con Pro­gra­mas de In­te­gra­ción Es­co­lar (PIE).

El pro­ble­ma es que la im­ple­men­ta­ción del De­cre­to 83 ha si­do len­to y pau­la­tino. La reali­dad es que los ni­ños se si­guen vien­do en­fren­ta­dos a co­le­gios que no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas, son in­vi­si­bi­li­za- dos y son ex­clui­dos pe­se a las bue­nas in­ten­cio­nes. Por eso, va­rios apo­de­ra­dos pre­fie­ren la ma­trí­cu­la en edu­ca­ción es­pe­cial, de pre­fe­ren­cia en es­ta­ble­ci­mien­tos pri­va­dos, que son más ca­ros, pe­ro que ase­gu­ran ma­yo­res re­cur­sos pa­ra la aten­ción.

“La­men­ta­ble­men­te, es­tos te­mas en nues­tro país has­ta el día hoy fun­cio­nan mu­cho des­de un en­fo­que mé­di­co. Tú tie­nes que te­ner un de­ter­mi­na­do diag­nós­ti­co pa­ra que pue­das re­ci­bir los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra te­ner una edu­ca­ción con equi­dad, don­de a par­tir de las di­fe­ren­cias to­dos pue­dan re­ci­bir lo que tie­nen que re­ci­bir con­si­de­ran­do es­tas di­fe­ren­cias. Es una cues­tión es­truc­tu­ral de có­mo fun­cio­na es­te sis­te­ma”, di­ce la ex­per­ta en Edu­ca­ción Di­fe­ren­cial de la UDP, Li­lia­na Ra­mos.

“To­do es­te pro­ce­so re­pre­sen­ta desafíos y cam­bios pa­ra las es­cue­las es­pe­cia­les, ra­zón por la cual el de­cre­to se es­tá apli­can­do pau­la­ti­na­men­te pa­ra dar es­pa­cio a los ajus­tes ne­ce­sa­rios”, co­men­ta Pal­ma

Entre los re­cur­sos que en­tre­ga el Mi­ne­duc pa­ra ayu­dar a los alum­nos con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les es­tá un re­gis­tro de pro­fe­sio­na­les pa­ra el diag­nós­ti­co y un re­gis­tro de los di­rec-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.