Jo­sé Ma­nuel Sal­ce­do, pu­bli­cis­ta del No

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FRE­DI VE­LÁS­QUEZ OJE­DA FO­TO­GRA­FÍA: PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

Des­pués del triun­fo del No tu­ve un sen­ti­mien­to de pe­na. Hu­bo una fies­ta, pe­ro pre­fe­ría ir­me pa­ra mi ca­sa. Es­ta­ba tris­te, por­que se ha­bía aca­ba­do al­go que nun­ca se iba a re­pe­tir y nun­ca más iba a vi­vir esa sen­sa­ción. Fue una ex­pe­rien­cia úni­ca.

Ten­go sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos con la pe­lí­cu­la del No. Su­pues­ta­men­te, el per­so­na­je de Gael Gar­cía Ber­nal es­ta­ba ba­sa­do en mí, pe­ro en reali­dad era un re­fri­to de la reali­dad de mu­chos otros pu­bli­cis­tas. Fue una bue­na pe­lí­cu­la des­de la fic­ción, pe­ro te­nía pie­zas do­cu­men­ta­les que da­ban la sen­sa­ción de que es­to era un re­la­to his­tó­ri­co. La idea que plan­tea de es­te sú­per hom­bre pu­bli­ci­ta­rio que lle­ga del ex­tran­je­ro y que re­sol­vió to­dos los pro­ble­mas nun­ca fue así.

Era un 9 bas­tan­te bueno pa­ra el fút­bol.

Era hin­cha de la U y ju­gué bas­tan­te en mi ju­ven­tud, has­ta los pri­me­ros años de la uni­ver­si­dad. Lue­go me de­di­qué al baby fút­bol.

Me pa­re­ce una fres­cu­ra que el go­bierno de Pi­ñe­ra ha­ga ho­me­na­jes por los 30 años

del No. Es un opor­tu­nis­mo de Pi­ñe­ra. Qui­zás es­tu­vo por el No, pe­ro hi­zo es­ta ce­re­mo­nia con pu­ra gen­te que es­tu­vo por el Sí. Es inex­pli­ca­ble.

Me pre­gun­to has­ta el día de hoy, ¿por qué no tu­vi­mos mie­do en dic­ta­du­ra? Y no ten­go res­pues­tas. Pe­ro nun­ca tu­vi­mos mie­do. Uno pien­sa aho­ra, ¿co­mo no nos dá­ba­mos cuen­ta de que nos po­día pa­sar al­go? Creo ha­ber en­ten­di­do ha­ce po­co lo que pa­sa­ba: hi­ci­mos lo que ha­bía que ha­cer.

Es­tu­dié De­re­cho, pe­ro lue­go pa­sé por Tea­tro y ter­mi­né en Pu­bli­ci­dad. Es­tu­dié en la Uni­ver­si­dad de Chi­le y egre­sé. Sin em­bar­go, me gus­ta­ba mu­cho el Tea­tro Ic­tus y me ter­mi­né enamo­ran­do. Por cir­cuns­tan­cias for­tui­tas lle­gue ahí y me in­cor­po­ré rá­pi­da­men­te a lo que ha­cían. Des­pués, pa­ra po­der so­bre­vi­vir ter­mi­né tra­ba­jan­do en pu­bli­ci­dad.

En 1977 la Dina me in­cen­dió una car­pa don­de es­ta­ba ha­cien­do una obra de tea­tro. Con Jai­me Va­dell crea­mos la com­pa­ñía La Fe­ria y lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue una obra que usa­ba tex­tos de Ni­ca­nor Pa­rra. Al­can­za­mos a ha­cer fun­cio­nes por 10 o 12 días. De pron­to, en la no­che, en­con­tra­mos la car­pa to­da que­ma­da. Nos in­cen­dia­ron to­do y no pu­di­mos ha­cer na­da.

Nun­ca pro­pu­si­mos que la ale­gría sig­ni­fi­ca­ba una po­lí­ti­ca a lar­go pla­zo. Si al­guien vio la fran­ja del No sa­be per­fec­ta­men­te el sen­ti­do que le di­mos al es­lo­gan “La ale­gría ya vie­ne”. La ale­gría era la po­si­bi­li­dad de te­ner elec­cio­nes li­bres el pró­xi­mo año. Es ma­ja­de­ro in­sis­tir en que la ale­gría no lle­gó. Qui­zás hay al­guien que le in­tere­sa po­lí­ti­ca­men­te afir­mar esa idea y que eso se di­fun­da.

Ac­tué en La Ma­ni­ve­la, un pro­gra­ma de te­le­vi­sión que fue un hi­to. Te­nía­mos 50 pun­tos de ra­ting, era una lo­cu­ra. Me gus­ta­ba la co­me­dia dra­má­ti­ca. Lo úl­ti­mo que hi­ce fue un pe­que­ño pa­pel en Ecos del De­sier­to, don­de in­ter­pre­té al juez Guz­mán.

Mi ge­ne­ra­ción ha en­ve­je­ci­do bien. La ma­yo­ría es­ta­mos en edad pa­ra ju­bi­lar­nos, pe­ro al­gu­nos, co­mo Ri­car­do La­gos o Eduar­do Frei, si­guen ac­ti­vos.

El gran desafío de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas es vol­ver a con­vo­car a la gen­te. Tra­ba­jé en cam­pa­ñas en las que vo­ta­ba mu­cha gen­te, co­mo las de Pa­tri­cio Ayl­win o Eduar­do Frei. Esas ci­fras aho­ra pa­re­cen le­ja­nas. Sin­ce­ra­men­te, no sé qué se pue­de ha­cer pa­ra que la gen­te vuel­va a vo­tar en ma­sa.

“La ale­gría era la po­si­bi­li­dad de te­ner elec­cio­nes li­bres. Na­da más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.