La pri­me­ra ola

ad hoc.

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR ALE­JAN­DRA OLGUÍN M. ILUS­TRA­CIÓN HOLLY JOLLEY

La ola fe­mi­nis­ta ex­plo­tó es­te año, to­mán­do­se ca­lles y uni­ver­si­da­des. Esa fue la cuar­ta em­bes­ti­da. An­tes, a prin­ci­pio del si­glo XX, se al­za­ron las pri­me­ras vo­ces de­nun­cian­do la fal­ta de de­re­chos po­lí­ti­cos y so­cia­les de las mu­je­res e in­clu­so se for­ma­ron par­ti­dos

El año de­ci­si­vo fue 1934. En Fran­cia se des­pe­dían de Ma­rie Cu­rie, cien­tí­fi­ca y ga­na­do­ra de dos pre­mios No­bel y aquí, a más de 11 mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, las mu­je­res ob­te­nían de­re­cho a vo­tar y ser vo­ta­das en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. No fue un ca­mino fá­cil ni rá­pi­do: tu­vie­ron que pa­sar cin­co dé­ca­das en­tre el pri­mer in­ten­to de vo­to por par­te de un gru­po de mu­je­res en San Fe­li­pe, quie­nes pi­die­ron ins­cri­bir­se en el Re­gis­tro Elec­to­ral y fue­ron re­cha­za­das ro­tun­da­men­te, y la promulgación de la ley que per­mi­tió que las mu­je­res so­lo pu­die­ran ele­gir al­cal­des a par­tir de 1935. La po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par -ya fue­ra co­mo can­di­da­ta o co­mo vo­tan­te- en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les era aún un es­ce­na­rio re­mo­to.

Los pri­me­ros mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas se ges­ta­ron en 1913, en el nor­te de Chi­le, en me­dio del sa­li­tre, el au­ge eco­nó­mi­co y los obre­ros. Lue­go vi­nie­ron gru­pos de lec­tu­ra y or­ga­ni­za­cio­nes in­for­ma­les, has­ta que en 1922 tres mu­je­res de­ci­die­ron unir­se po­lí­ti­ca­men­te: Es­te­la La Ri­ve­ra de San­hue­za, El­vi­ra de Ver­ga­ra y Ber­ta Re­ca­ba­rren cons­ti­tu­ye­ron el Par­ti­do Cí­vi­co Fe­me­nino ( PCF), el que se­ría el pri­mer par­ti­do ex­clu­si­va­men­te fe­mi­nis­ta de la his­to­ria na­cio­nal.

Con in­fluen­cias de or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas de Uru­guay y Ar­gen­ti­na, el PCF se pro­pu­so lu­char por los de­re­chos la­bo­ra­les, po­lí­ti­cos y ci­vi­les de las mu­je­res de la épo­ca, por una edu­ca­ción mix­ta y por la au­to­no­mía eco­nó­mi­ca, a tra­vés de en­cuen­tros, char­las y ac­ti­vi­da­des, pe­ro prin­ci­pal­men­te, a tra­vés de las pu­bli­ca­cio­nes men­sua­les de la Re­vis­ta Ac­ción Fe­me­ni­na. Los men­sa­jes eran cla­ros: “Es­po­sas, ma­dres, si sois in­di­fe­ren­tes por nues­tro por­ve­nir no te­néis de­re­cho a ser­lo por el de vues­tras hi­jas”. El su­ple­men­to te­nía edi­to­rial, car­tas con sus res­pec­ti­vas res­pues­tas, poe­mas, pe­que­ñas bio­gra­fías de mu­je­res des­ta­ca­das y lla­ma­dos a par­ti­ci­par de la in­ci­pien­te po­lí­ti­ca fe­me­ni­na: “Es in­dis­pen­sa­ble que os pre­pa­réis; que ten­gáis un co­no­ci­mien­to pleno de los pro­ble­mas mu­ni­ci­pa­les (...), que no seáis co­mo tan­tos hom­bres que han lle­ga­do a de­po­si­tar su vo­to sin si­quie­ra te­ner idea de lo que es el mu­ni­ci­pio”.

En esas pri­me­ras elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les se ins­cri­bie­ron cer­ca de 64 mil de las 850 mil po­ten­cia­les elec­to­ras. Del to­tal de can­di­da­tos, el 3% fue­ron mu­je­res y ocu­pa­ron el 2% de los car­gos. Aún así, el PCF ca­li­fi­ca­ba el de­re­cho a vo­to mu­ni­ci­pal co­mo, “sin lu­gar a du­das, un pel­da­ño di­fí­cil” que ha­bían lo­gra­do con­quis­tar.

Con el mis­mo com­pro­mi­so y len­gua­je, la re­vis­ta se preo­cu­pa­ba por los te­mas pro­pios de las pu­bli­ca­cio­nes fe­me­ni­nas de la épo­ca: “Hay que lu­char con­tra los te­ji­dos adi­po­sos, que son cau­sa de prematura ve­jez, has­ta des­te­rrar­la del pla­ne­ta”. “La be­lle­za de las ma­nos ha si­do siem­pre un sím­bo­lo” y “Có­mo com­ba­tir el en­ro­je­ci- mien­to del ros­tro”.

Ese mis­mo año, el de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, uno de los nom­bres más co­no­ci­dos del fe­mi­nis­mo na­cio­nal co­men­zó a re­so­nar en los círcu­los de mu­je­res: Ele­na Caf­fa­re­na. Hi­ja de in­mi­gran­tes ita­lia­nos y des­ta­ca­da abo­ga­da, fue par­te de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de mu­je­res en en­trar a la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y fun­dó, jun­to a Ol­ga Po­ble­te, el Mo­vi­mien­to Pro-Eman­ci­pa­ción de las Mu­je­res de Chi­le (MEMCH). Caf­fa­re­na y su equi­po tam­bién crea­ron una pu­bli­ca­ción, un pe­rió­di­co que bau­ti­za­ron co­mo “La Nue­va Mu­jer”. El fo­co del mo­vi­mien­to, al igual que el del PCF, era la con­quis­ta de ple­nos de­re­chos po­lí­ti­cos, pe­ro Caf­fa­re­na pu­so es­pe­cial in­te­rés en los de­re­chos de las mu­je­res de cla­se obre­ra, ya que con­si­de­ra­ba que los avan­ces na­da ha­bían “in­flui­do en la mu­jer del pue­blo”. Los cam­bios que real­men­te se ne­ce­si­ta­ban iban en la lí­nea de me­jo­rar el es­tán­dar de vi­da de la mu­jer tra­ba­ja­do­ra: “Me­jo­rar sa­la­rios y me­nos hi­jos son los re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra eman­ci­par a la mu­jer”.

Dos fue­ron los hi­tos fun­da­men­ta­les del MEMCH: re­dac­ta­ron en 1941 un pro­yec­to de ley pa­ra per­mi­tir el su­fra­gio uni­ver­sal, que te­nía el apo­yo de Pe­dro Agui­rre Cer­da, pe­ro que que­dó es­tan­ca­do por la tem­pra­na muer­te del pre­si­den­te, y or­ga­ni­za­ron el pri­mer con­gre­so fe­me­nino en San­tia­go.

Aun así, la or­ga­ni­za­ción te­nía mu­chos de­trac­to­res. “Se nos ta­cha de co­mu­nis­tas; pe­ro es­te es ya un re­cur­so muy gas­ta­do y que no im­pre­sio­na a na­die”, de­cía su fun­da­do­ra.

En ese con­tex­to, un nue­vo nom­bre se al­zó en­tre las fe­mi­nis­tas: Ma­ría de la Cruz. Creó, jun­to a la es­cri­to­ra Ma­til­de La­drón de Guevara, el Par­ti­do Fe­me­nino de Chi­le, y si bien en las ba­ses bus­ca­ba lo mis­mo que el MEMCH, nun­ca com­par­tie­ron es­pa­cios.

En una en­tre­vis­ta a Caf­fa­re­na rea­li­za­da por Dia­me­la El­tit, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del MEMCH ca­li­fi­có al Par­ti­do Fe­me­nino co­mo una ins­ti­tu­ción “de vi­da fu­gaz y que no de­jó nin­gu­na in­fluen­cia, por­que sen­ci­lla­men­te era un par­ti­do que no te­nía prin­ci­pios”. Caf­fa­re­na fue más cru­da aún: se­gún ella, la or­ga­ni­za­ción po­dría ha­ber­se lla­ma­do “Par­ti­do Ma­ría de la Cruz”.

Aún así, jun­to con el su­fra­gio uni­ver­sal con­se­gui­do en el año 1949, Ma­ría de la Cruz se trans­for­mó en la pri­me­ra mu­jer en lle­gar al Se­na­do. No al­can­zó a ter­mi­nar su pe­río­do par­la­men­ta­rio: fue des­afo­ra­da por su­pues­to con­tra­ban­do, lo que ter­mi­nó con su ca­rre­ra y con el par­ti­do en 1953.

Ese mis­mo año, el MEMCH tam­bién de­jó de exis­tir y, jun­to a él, se di­sol­vió la pri­me­ra ola fe­mi­nis­ta. Pe­ro Caf­fa­re­na te­nía cla­ro que el tra­ba­jo no es­ta­ba ter­mi­na­do: “Cos­ta­rá mu­chos años, los mis­mos años, qui­zás, que ha du­ra­do el sis­te­ma pa­triar­cal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.