Ellas cam­bia­ron. Ellos, no

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Por Mer­ce­des Duc­ci Bud­ge

Ka­ri­na fue la pri­me­ra uni­ver­si­ta­ria en su fa­mi­lia. Hoy es abo­ga­da, se ca­só a los 32 años y tu­vo mu­chas más op­cio­nes que su ma­dre: Jaqueline, que no pu­do ir a la uni­ver­si­dad, se ca­só a los 22 y tra­ba­jó es­po­rá­di­ca­men­te has­ta que, tras su se­pa­ra­ción, fue la prin­ci­pal pro­vee­do­ra. Un abis­mo se­pa­ra a Ka­ri­na de su abue­la, Na­dia, quien no ter­mi­nó el co­le­gio e hi­zo su vi­da en el ám­bi­to do­més­ti­co.

Ellas en­car­nan tres de las 12 ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res y hom­bres que cu­bre el In­for­me GET 2018, es­tu­dio iné­di­to so­bre Gé­ne­ro, Edu­ca­ción y Tra­ba­jo. Pu­si­mos fo­co en hom­bres y mu­je­res na­ci­dos en los años 40, 60 y 80, pa­ra ver cuán­to han cam­bia­do las tra­yec­to­rias de vi­da en esas ge­ne­ra­cio­nes. GET mues­tra las lu­ces y som­bras, el va­so me­dio lleno y el va­so me­dio va­cío.

En los úl­ti­mos 25 años, Chi­le se trans­for­mó. La po­bre­za dis­mi­nu­yó y el país pa­só a ser de “al­to in­gre­so”, se­gún las ca­te­go­rías del Ban­co Mun­dial.

Las ni­ñas y los ni­ños de Chi­le se edu­ca­ron más y ellas hoy son ma­yo­ría en edu­ca­ción su­pe­rior. Las mu­je­res de­ci­die­ron ca­da vez más so­bre su ma­ter­ni­dad y ga­na­ron es­pa­cios en el mun­do pú­bli­co y pri­va­do. He­mos ele­gi­do y re­ele­gi­do una Pre­si­den­ta. Las ni­ñas hoy tie­nen mu­chos más mo­de­los de rol que las ins­pi­ren. En to­dos los ám­bi­tos las mu­je­res es­tán ha­cien­do oír su voz. Una voz muy ne­ce­sa­ria pa­ra el mun­do, por­que re­co­ge una pers­pec­ti­va y ex­pe­rien­cia que no ha es­ta­do in­te­gra­da en el di­se­ño de las po­lí­ti­cas. Se ha avan­za­do ha­cia un ma­yor re­co­no­ci­mien­to de sus de­re­chos y el iné­di­to mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta es­te año ha mar­ca­do la agen­da. Ese es el va­so me­dio lleno.

El va­so me­dio va­cío son las im­pli­can­cias tá­ci­tas de na­cer hom­bre o na­cer mu­jer en Chi- le. Las bre­chas de gé­ne­ro, esas pie­dras en el za­pa­to que no se ven, pe­ro que im­pi­den a las mu­je­res rea­li­zar­se ple­na­men­te y te­ner ac­ce­so a los de­re­chos y opor­tu­ni­da­des en igual­dad de con­di­cio­nes.

Si bien el 48,5% de ellas ya es par­te de la fuer­za la­bo­ral, ga­nan me­nos, tie­nen me­nos ac­ce­so a los es­pa­cios de de­ci­sión y ju­bi­lan con pen­sio­nes muy in­fe­rio­res a los hom­bres. Las sub­va­lo­ra­das ta­reas do­més­ti­cas y de cui­da­do si­guen ocu­pan­do gran par­te de su tiem­po, en do­bles o tri­ples jor­na­das.

Hay de­sigual­da­des per­sis­ten­tes que se ex­pre­san en al­tos ín­di­ces de vio­len­cia. Y es­tá tam­bién la sub­va­lo­ri­za­ción más su­til, que se ex­pre­sa en las au­las, las ca­lles, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en ca­si to­dos los es­pa­cios de la vi­da pú­bli­ca y pri­va­da.

Lo más lla­ma­ti­vo en es­te GET es que si bien las vi­das de mu­je­res y hom­bres son in­ter­de­pen­dien­tes, mien­tras una mi­tad se mo­di­fi­có pro­fun­da­men­te, la otra no acu­sa ma­yo­res cam­bios. Las vi­das de abue­los, pa­dres y nie­tos no di­fie­ren mu­cho. Las mu­je­res in­gre­sa­ron ma­si­va­men­te al es­pa­cio la­bo­ral, pe­ro los hom­bres no lle­na­ron con el mis­mo en­tu­sias­mo el es­pa­cio do­més­ti­co que se abrió. Su tiem­po li­bre es­tá más dis­po­ni­ble pa­ra ha­cer de­por­te, re­unir­se con ami­gos o per­fec­cio­nar­se pro­fe­sio­nal­men­te que pa­ra in­vo­lu­crar­se en te­mas de fa­mi­lia y cui­da­do. “Ayu­dar”, sí. Com­par­tir la res­pon­sa­bi­li­dad, aún no.

He­mos avan­za­do mu­cho, pe­ro es im­pe­ra­ti­vo apu­rar el rit­mo. La ple­na par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na no so­lo be­ne­fi­cia a las mu­je­res, sino a la so­cie­dad en­te­ra. Es­te es­tu­dio se­rá un in­su­mo po­de­ro­so pa­ra orien­tar el rum­bo de las po­lí­ti­cas que ne­ce­si­ta­mos ur­gen­te­men­te im­ple­men­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.