La op­ción de Jo­se­fi­na

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR JUAN JO­SÉ RI­CHARDS FO­TO­GRA­FÍA ALEJANDRO ARAYA

A los 31 años, la edad de­ci­si­va en que mu­chas mu­je­res ven afec­ta­da su ca­rre­ra la­bo­ral por te­ner hi­jos, la abo­ga­da Jo­se­fi­na Mon­te­ne­gro de­ci­dió en­fo­car­se en su tra­ba­jo y des­car­tar la ma­ter­ni­dad. Hoy, a los 41, cree que si no hu­bie­ra si­do así, su ca­rre­ra no se­ría la mis­ma.

Sin im­por­tar en qué lu­gar del mun­do es­té, la abo­ga­da Jo­se­fi­na Mon­te­ne­gro se le­van­ta tem­prano a tro­tar. Tie­ne pro­gra­ma­das tres lis­tas de re­pro­duc­ción con mú­si­ca pa­ra co­rrer cin­co, sie­te o 10 km, de­pen­dien­do de cuán­to tiem­po ten­ga. La du­cha hay que ga­nár­se­la, le di­je­ron al­gu­na vez cuan­do chi­ca. Y esa fra­se se que­dó con ella co­mo un le­ma. “Em­pe­cé a co­rrer mien­tras tra­ba­ja­ba en Nue­va York. Ahí co­no­cí a va­rias per­so­nas que me ins­pi­ra­ron, en­tre ellas una abo­ga­da que se le­van­ta­ba a na­dar to­dos los días. Yo la veía ra­dian­te y dis­tin­ta a to­das las de­más del es­tu­dio, así que em­pe­cé a co­rrer por la ciu­dad”, re­cuer­da.

Lo cier­to es que la ex­su­per­in­ten­den­ta de In­sol­ven­cia y Reem­pren­di­mien­to no pa­ra. Se vie­ne ba­jan­do de un vue­lo Ma­drid-San­tia­go y es­tá im­pe­ca­ble. Tie­ne el pe­lo lar­go, per­fec­ta­men­te li­so y trae pues­to un ves­ti­do y za­pa­tos flo­rea­dos, ade­más de una agen­da lle­na de com­pro­mi­sos en los im­por­tan­tes di­rec­to­rios que di­ri­ge. Jo­se­fi­na asu­mió en 2017 co­mo pre­si­den­ta de la Ca­ja de Com­pen­sa­ción de Asig­na­ción Fa­mi­liar La Arau­ca­na, que an­tes ha­bía atra­ve­sa­do una cri­sis fi­nan­cie­ra y en me­nos de un año em­pe­zó a ge­ne­rar uti­li­da­des.

Ade­más, es di­rec­to­ra de Sky Air­li­ne; di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción de Ca­jas de Chi­le; pre­si­den­ta de la Em­pre­sa Por­tua­ria Puer­to Montt ( Em­por­montt) y con­se­je­ra de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de San­tia­go. Tie­ne 41 años, es­tá a pun­to de cum­plir 42 y di­ce que aun­que pa­ra ella la edad no es te­ma, le da mie­do en­ve­je­cer: “Es que las opor­tu­ni­da­des en nues­tro país, con la edad, van dis­mi­nu­yen­do”.

¿Cuá­les han si­do los ma­yo­res desafíos que ha te­ni­do que en­fren­tar la­bo­ral­men­te por ser mu­jer?

No sé si los desafíos que me hu­bie­ra pro­pues­to sien­do hom­bre hu­bie­ran si­do dis­tin­tos a los que me pro­pu­se sien­do mu­jer. No po­dría de­cir que he no­ta­do una di­fe­ren­cia y, si ha si­do así, no me he da­do cuen­ta.

¿Pe­ro ve que sus pa­res sí en­fren­tan di­fi­cul­ta­des por ser mu­je­res?

Sin du­da. Pe­ro en mi ca­so he si­do afor­tu­na­da.

Tie­ne fa­ma de “mu­jer fuer­te”. ¿A qué cree que se de­be eso?

Creo que es por­que soy muy en­fo­ca­da en lo que quie­ro y no me pier­do en el ca­mino. Ese fo­co que ten­go y he te­ni­do siem­pre pro­ba­ble­men­te ha ali­men­ta­do esa fa­ma de mu­jer con ca­rác­ter.

¿Le ha traí­do cos­tos?

La ver­dad es que es­te fo­co me ha ayu­da­do mu­cho a con­se­guir mis ob­je­ti­vos, tan­to per­so­na­les co­mo pro­fe­sio­na­les. Pien­so en el de­por­te, por ejem­plo, que for­ja el ca­rác­ter y me ayu­da con es­to, pe­ro tam­bién con la per­se­ve­ran­cia y la cons­tan­cia. Pro­ba­ble­men­te, sin fo­co no me le­van­ta­ría a co­rrer en la ma­ña­na, no es­ta­ría tan lú­ci­da pa­ra desa­rro­llar­me pro­fe­sio­nal­men­te du­ran­te el día y no me sen­ti­ría bien fí­si­ca­men­te pa­ra go­zar con mi pa­re­ja. To­do va muy re­la­cio­na­do.

¿Có­mo cree que la ven las de­más

mu­je­res?

Des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal, co­mo una mu­jer tra­ba­ja­do­ra y que sa­be lo que quie­re. Des­de el pun­to de vis­ta per­so­nal, pro­ba­ble­men­te me ven co­mo una mu­jer re­ser­va­da. En lo pro­fe­sio­nal soy muy di­rec­ta, pe­ro en mi vi­da per­so­nal man­ten­go re­ser­va.

¿Cree que su éxi­to la­bo­ral se de­be a no ha­ber que­ri­do te­ner hi­jos?

No, pe­ro sí creo que hu­bie­ra si­do dis­tin­to si hu­bie­ra te­ni­do. Pro­ba­ble­men­te, el fo­co tan de­fi­ni­do que ten­go hu­bie­ra si­do com­par­ti­do en­tre mi tra­ba­jo y mis hi­jos, en­ton­ces me hu­bie­se de­mo­ra­do más en con­se­guir mis ob­je­ti­vos. Lo que he lo­gra­do en po­co tiem­po es por­que el fo­co lo ten­go pues­to en el tra­ba­jo.

¿No ha­ber que­ri­do hi­jos fue una for­ma de pri­vi­le­giar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal?

A esa edad sí. Fue una de­ci­sión cons­cien­te.

¿Cree que pa­ra los hom­bres es dis­tin­to? ¿Có­mo ve el te­ma de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad del cui­da­do de los hi­jos?

His­tó­ri­ca­men­te, ha si­do dis­tin­to, ellos no han com­par­ti­do las la­bo­res do­més­ti­cas y de ma­ter­ni­dad. Pe­ro las so­cie­da­des es­tán avan­zan­do. Cuan­do tra­ba­ja­ba en Cleary, Gottlieb, Steen & Ha­mil­ton Abo­ga­dos, en Nue­va York, te­nía dos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que eran pa­re­ja y te­nían hi­jos. Pa­ra ellos en la ofi­ci­na ha­bía un so­lo es­cri­to­rio y se di­vi­dían el tiem­po. Él cui­da­ba a los hi­jos en la ca­sa du­ran­te los seis me­ses de in­vierno, mien­tras ella tra­ba­ja­ba, y en los seis me­ses de ve­rano se in­ver­tían, ella vol­vía a la ca­sa y él a la ofi­ci­na. Fun­cio­na­ba per­fec­to. Creo que no de­be­ría ha­ber dis­tin­ción al­gu­na en cuan­to a las la­bo­res do­més­ti­cas y la ma­ter­ni­dad.

¿Fue al­gu­na vez una op­ción que­dar­se en la ca­sa?

Nun­ca.

¿Qué mo­de­lo de ro­les fe­me­ni­nos tu­vo?

Pri­me­ro, mi ma­má. So­mos sú­per pa­re­ci­das, ella tra­ba­jó co­mo pe­rio­dis­ta y es mi re­fe­ren­te en to­dos los ni­ve­les. Per­so­nal y la­bo­ral. Se­gun­do, mi ma­dri­na. Una mu­jer muy úni­ca, tie­ne 99 años y subió su úl­ti­mo ce­rro ha­ce po­co.

¿Se con­si­de­ra fe­mi­nis­ta?

No he par­ti­ci­pa­do en el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta a ni­vel de mar­chas, en­ton­ces no creo que sea una ac­ti­vis­ta, pe­ro creo en la reivin­di­ca­ción de de­re­chos de la mu­jer. Com­par­to lo que plan­tea el mo­vi­mien­to. Ten­go muy cla­ro que hay una bre­cha que es ur­gen­te re­sol­ver y tra­ba­jo a dia­rio pa­ra so­lu­cio­nar eso. Uno pue­de apor­tar a las ideas del fe­mi­nis­mo des­de su lu­gar, que en mi ca­so es des­de mi tra­ba­jo. Me gus­ta que las mu­je­res ten­ga­mos el es­pa­cio la­bo­ral que me­re­ce­mos. Por ejem­plo, cuan­do es­tu­ve en la su­pe­rin­ten­den­cia, tra­ba­ja­mos prin­ci­pal­men­te con mu­je­res y esa fue una prio­ri­dad pa­ra mí. Ten­go mu­cha ex­pe­rien­cia tra­ba­jan­do con mu­je­res y me ro­deo la­bo­ral­men­te de mu­je­res. Veo un va­lor en eso.

¿Qué que­ría ser cuan­do ni­ña?

Que­ría ser te­nis­ta pro­fe­sio­nal, pe­ro me di cuen­ta de que era muy com­pe­ti­ti­va y que po­día pa­sar­lo mal, así que a los 12 años aban­do­né esa idea y pen­sé en ser doc­to­ra o abo­ga­da. Co­mo soy muy tar­get

orien­ted, me pa­re­cía que Me­di­ci­na era una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria de­ma­sia­do lar­ga, así que ele­gí ser abo­ga­da. Em­pe­cé a tra­ba­jar co­mo pro­cu­ra­do­ra a los 20 años en un es­tu­dio de abo­ga­dos y me sen­tí có­mo­da al­ti­ro. Me en­can­tó po­ner­me a ha­cer co­sas. Soy una ha­ce­do­ra.

¿Ima­gi­nó que es­te se­ría su fu­tu­ro?

Sí, por­que soy sú­per pla­ni­fi­ca­da. Y tra­ba­jo du­ra­men­te en con­se­guir lo que me pro­pon­go. Creo que a ni­vel la­bo­ral, to­do lo que me he pro­pues­to lo he con­se­gui­do. Tam­bién han sur­gi­do po­si­bi­li­da­des en el ca­mino que he to­ma­do con ries­go. Pe­ro ha si­do po­si­ti­vo.

Mu­chas mu­je­res re­cu­pe­ran su par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral pa­sa­dos los 50 años. ¿Dón­de es­pe­ra es­tar en 10 años más?

En los di­rec­to­rios don­de par­ti­ci­po hoy y oja­lá en otros más. Quie­ro se­guir desa­rro­llan­do y for­ta­le­cien­do mi ca­rre­ra co­mo di­rec­to­ra de em­pre­sas. La pre­sen­cia de mu­je­res en los di­rec­to­rios, en ge­ne­ral, es muy ba­ja. Hay ca­sos, co­mo en la Ca­ja La Arau­ca­na y Em­por­montt don­de las mu­je­res so­mos ma­yo­ría, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no es así en to­dos la­dos.

¿Qué con­se­jo le da­ría hoy a una ni­ña de 12 años, que fue la edad en la que de­ci­dió ser abo­ga­da?

Que no hay me­jor ami­ga que la per­se­ve­ran­cia y la cons­tan­cia. Eso y el tra­ba­jo du­ro te lle­van a don­de quie­ras lle­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.