La eta­pa de­ci­si­va

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

Las jó­ve­nes de nues­tro país han si­do pro­ta­go­nis­tas de un mo­vi­mien­to so­cial sin pre­ce­den­tes, que es­tá co­rrien­do el eje de lo to­le­ra­ble, de­nun­cian­do asun­tos has­ta aho­ra na­tu­ra­li­za­dos, co­mo la edu­ca­ción se­xis­ta, el aco­so ca­lle­je­ro, el nin­gu­neo en­cu­bier­to, la vio­len­cia ma­chis­ta, el abu­so se­xual y de po­der, que son par­te de la bio­gra­fía de la gran ma­yo­ría de las mu­je­res. Su ¡bas­ta ya! ha si­do tan fuer­te, que ha lo­gra­do ac­ti­var a bue­na par­te de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, en un in­ten­to por dar res­pues­ta a la ma­yor ola fe­mi­nis­ta en nues­tro país.

Tal for­ma de plan­tar­se an­te el mun­do no es so­lo re­fle­jo de su ma­yor con­cien­cia in­di­vi­dual y co­lec­ti­va so­bre las dis­cri­mi­na­cio­nes de gé­ne­ro. En ella sub­ya­ce un cam­bio so­cial de­ter­mi­nan­te: re­pre­sen­tar a la ge­ne­ra­ción con más ac­ce­so a la edu­ca­ción y años de es­co­la­ri­dad de la his­to­ria, con sue­ños y am­bi­cio­nes que re­ba­san el mar­co cul­tu­ral y so­cial que hoy li­mi­ta sus vi­das y que ame­na­za con per­pe­tuar­se, de­bi­do a las bre­chas per­sis­ten­tes.

Sí, por­que tal co­mo re­co­ge el In­for­me GET 2018 de Co­mu­ni­da­dMu­jer, a pe­sar de los gran­des avan­ces de las mu­je­res en­tre el si­glo pa­sa­do y es­te, y de ha­ber da­do un enor­me sal­to res­pec­to de la vi­da de sus ma­dres y abue­las, las jó­ve­nes to­da­vía de­ben ha­cer fren­te a la vi­da la­bo­ral y con­ju­gar­la con la ma­ter­ni­dad: la eta­pa de­ci­si­va que di­bu­ja cuá­les se­rán sus opor­tu­ni­da­des fu­tu­ras.

GET 2018 re­ve­la có­mo la edu­ca­ción es un im­pul­sor cla­ve pa­ra la in­ser­ción la­bo­ral de las mu­je­res, no así de los hom­bres, cu­yas tra­yec­to­rias ape­nas han cam­bia­do a lo lar­go de los años. De he­cho, ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción, se de­tec­ta có­mo la inac­ti­vi­dad ha ido dis­mi­nu­yen­do en las mu­je­res adul­tas en eta­pa ac­ti­va, des­de un 59,4% en 1990 a un 34,7% en 2015. No obs­tan­te, el es­tu­dio tam­bién iden­ti­fi­ca la ba­rre­ra más re­le­van­te pa­ra el ac­ce­so y per­ma­nen­cia en el tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do: el cui­da­do. Así, sin ma­yo­res ma­ti­ces, abue­las, ma­dres y nie­tas re­co­no­cen en la crian­za y los queha­ce­res de la ca­sa el prin­ci­pal mo­ti­vo pa­ra no in­gre­sar al mer­ca­do la­bo­ral. La pro­ba­bi­li­dad de inac­ti­vi­dad de las mu­je­res adul­tas es cua­tro ve­ces su­pe­rior a la de los hom­bres.

La ma­ter­ni­dad sin co­rres­pon­sa­bi­li­dad pa­ren­tal y so­cial se trans­for­ma en un mu­ro di­fí­cil de sor­tear. En el ca­so de las ma­dres ado­les­cen­tes, prác­ti­ca­men­te las con­de­na a no com­ple­tar sus es­tu­dios ni desa­rro­llar pro­yec­tos de vi­da al­ter­na­ti­vos.

En­tre las más edu­ca­das, que son las que ma­yo­ri­ta­ria­men­te tra­ba­jan de ma­ne­ra re­mu­ne­ra­da, la edad fér­til ins­ta­la de in­me­dia­to la “sos­pe­cha” del fu­tu­ro em­ba­ra­zo -co­mo si no hu­bie­ra op­cio­nes de vi­da dis­tin­tas-, y el Có­di­go La­bo­ral se en­car­ga de re­for­zar cos­tos de con­tra­ta­ción di­sí­mi­les, es­ta­ble­cien­do que ellas son “más ca­ras”, al es­tar aso­cia­das ex­clu­si­va­men­te al pre y pos­na­tal, al fue­ro ma­ter­nal, al de­re­cho de ali­men­ta­ción, la sa­la cu­na, en­tre otros.

Es pro­ba­ble, in­clu­so, que una mu­jer pro­fe­sio­nal que de­cla­ra nun­ca ha­ber si­do dis­cri­mi­na­da, lle­ga­dos los 40 años, con hi­jos gran­des y lue­go de pro­ta­go­ni­zar va­rios as­cen­sos, se en­cuen­tre con ese com­pa­ñe­ro de uni­ver­si­dad con el que coin­ci­die­ron al in­gre­sar a tra­ba­jar y se en­te­re de que él ga­na un 28% más, a pe­sar de te­ner car­gos equi­va­len­tes.

En pleno si­glo XXI, no es ra­zo­na­ble que el Có­di­go del Tra­ba­jo es­ta­blez­ca es­tas di­fe­ren­cias en­tre tra­ba­ja­do­res. Tam­po­co ayu­da que el Es­ta­do chi­leno no in­vier­ta di­ne­ro en per­mi­sos pa­ter­na­les (sal­vo en los me­nos de 200 pa­dres al año que ha­cen uso del pos­na­tal pa­ren­tal ce­di­do por las ma­dres de sus hi­jos/as (¡0,002% de los que tie­nen la op­ción!). Las em­pre­sas, en ge­ne­ral, tam­po­co han da­do pa­sos de­ci­di­dos en sus po­lí­ti­cas y en la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal pa­ra que, por ejem­plo, se asu­ma que un pa­dre no pue­de que­dar­se fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral por­que de­be cum­plir res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res.

La re­gla si­gue sien­do la mis­ma: son las mu­je­res las que se ha­cen car­go, siem­pre, in­clu­so en su mo­men­to de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad. Las ba­jí­si­mas pen­sio­nes de las mu­je­res son, an­te to­do, el epí­lo­go de las de­sigual­da­des de gé­ne­ro en esa eta­pa de­ci­si­va. ¿Cuán­to más de­be­mos es­pe­rar pa­ra equi­pa­rar la can­cha? #Apu­re­mo­sLaCau­sa.

Mia Gous.

Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Co­mu­ni­da­dMu­jer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.