Has­ta dón­de, has­ta cuán­do

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Héc­tor So­to

Tal vez ni en sus peo­res fan­ta­sías la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na ima­gi­nó la fac­tu­ra de des­cré­di­to que el país le iba a ha­cer pa­gar por ra­zo­nes de in­do­len­cia y com­pli­ci­dad. Los úl­ti­mos años han si­do ex­tre­ma­da­men­te co­rro­si­vos pa­ra la ins­ti­tu­ción y el pro­ble­ma ra­di­ca en que, no es­tan­do del to­do cla­ro has­ta dón­de lle­ga la cri­sis, to­do es­tá en du­da, en en­tre­di­cho y ba­jo sos­pe­cha. Hay coin­ci­den­cia en que era di­fí­cil ma­ne­jar es­ta cri­sis. Pe­ro qui­zás tam­bién la ha­ya en que fa­lla­ron to­dos o al me­nos mu­chos de los me­ca­nis­mos de aler­ta y en que los sú­bi­tos cam­bios va­ti­ca­nos de rum­bo o de timón han ayu­da­do po­co a ca­pear el tem­po­ral. El mo­men­to no pue­de ser peor. No hay li­de­raz­gos po­ten­tes y tam­po­co una agen­da con­vin­cen­te de rec­ti­fi­ca­ción y sa­li­da. El Pa­pa, hom­bre más am­plio de co­ra­zón que de lu­ces, que has­ta aquí no ha po­di­do es­ta­bi­li­zar el bar­co, pro­cla­ma sus bue­nas in­ten­cio­nes y pi­de per­dón. Sin em­bar­go, no se ne­ce­si­ta ser muy lis­to pa­ra com­pro­bar que es­tá en una ca­rre­ra con­tra el tiem­po y que mien­tras más se pro­lon­gue la in­cer­ti­dum­bre más al­to se­rá el cos­to del res­ca­te tan­to pa­ra la Igle­sia co­mo pa­ra él.

La Igle­sia ins­ti­tu­cio­nal -co­mo je­rar­quía, co­mo sa­cer­do­cio, co­mo con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas- lo es­tá pa­san­do mal. Se di­rá que con ra­zón y es muy cier­to. Pe­ro tam­bién lo es que el de­rrum­be es­tá arras­tran­do de mo­men­to a pe­ca­do­res y jus­tos por igual y que mien­tras la de­pu­ra­ción no ter­mi­ne -y na­die sa­be có­mo ni cuán­do po­dría ter­mi­nar-, la pre­sión que la emer­gen­cia es­tá po­nien­do so­bre cu­ras que son sa­nos, so­bre obis­pos que a lo me­jor no son gran­des lum­bre­ras, pe­ro que tam­po­co son par­te de nin­gu­na tren­za de per­ver­si­dad, es­tá lle­gan­do a ni­ve­les in­so­por­ta­bles. Eso, co­mo lo sa­be to­da or­ga­ni­za­ción, es com­pli­ca­do, al me­nos des­de la pers­pec­ti­va aními­ca, por­que es des­de las co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas y des­de ellos -y de lo que ellos re­pre­sen­tan, no de emi­sa­rios ve­ni­dos de Ro­ma- que la ins­ti­tu­ción de­be co­men­zar a re­com­po­ner­se.

Hoy sal­ta a la vis­ta y es una ob­vie­dad re­pe­tir­lo: la Igle­sia no su­po ma­ne­jar el te­ma de la pe­dofi­lia y los abu­sos. Fa­lló en mu­chas par­tes y fa­lló en dis­tin­tos ni­ve­les. Tam­po­co en­fren­tó con al­tu­ra el te­ma de la ho­mo­se­xua­li­dad, que en su dis­cur­so pú­bli­co re­ves­tía enor­me gra­ve­dad, pe­ro fren­te a la cual hu­bo pre­la­dos, se­mi­na­rios y co­le­gios que hi­cie­ron la vis­ta gor­da, con los com­pli­ca­dos di­le­mas que es­to con­lle­va des­de el mo­men­to en que los cu­ras siem­pre in­ter­ac­túan, al me­nos fren­te a la fe­li­gre­sía y pa­ra qué de­cir fren­te a los ni­ños y jó­ve­nes, des­de una po­si­ción asi­mé­tri­ca y de po­der que con­ta­mi­na y dis­tor­sio­na ca­si por an­ti­ci­pa­do las re­la­cio­nes afec­ti­vas y se­xua­les.

La per­cep­ción que ve en la con­ver­gen­cia de ce­li­ba­to y ho­mo­se­xua­li­dad una mez­cla ex­plo­si­va es aten­di­ble y no tie­ne mu­cho sen­ti­do ce­rrar los ojos. To­do in­di­ca que la Igle­sia en al­gu­na me­di­da fue, ha si­do, no sa­be­mos si to­da­vía lo si­gue sien­do, un ca­nal tor­ci­do, de in­ser­ción y de le­gi­ti­mi­dad so­cial pa­ra quie­nes, des­de la bue­na fe, in­clu­so, es­ta­ban en bus­ca de su iden­ti­dad se­xual. Es­ta va­ria­ble, si bien de­be ser con­si­de­ra­da al ana­li­zar el asun­to de la re­nun­cia a la ac­ti­vi­dad se­xual del cle­ro, tam­po­co es di­ri­men­te. La idea de que el ce­li­ba­to sea el avis­pe­ro del abu­so es tan frá­gil co­mo la te­sis de que la de­mo­cra­cia sea el cal­do de cul­ti­vo de la co­rrup­ción.

Ha­ce ra­to que la cri­sis de la Igle­sia chi­le­na ad­qui­rió ri­be­tes no­ve­les­cos. Aun­que en su ma­yo­ría pa­re­cie­ran ser de otra épo­ca, na­die sa­be has­ta dón­de lle­ga­rán en el pre­sen­te los es­cán­da­los que se es­tán des­ta­pan­do. Y tam­po­co has­ta cuán­do, pues­to que las du­das ya lle­ga­ron al en­torno del pro­pio car­de­nal Sil­va Hen­rí­quez, hé­roe de la opo­si­ción a la dic­ta­du­ra y tam­bién ca­be­za vi­si­ble de la Igle­sia más iden­ti­fi­ca­da con los per­se­gui­dos y los po­bres. Pen­sar que de­trás de es­to hay un bur­do ope­ra­ti­vo pa­ra ne­tear res­pon­sa­bi­li­da­des y cul­pas en­tre gru­pos con­ser­va­do­res y li­be­ra­les no so­lo es un tri­bu­to al sim­plis­mo. Tam­bién es una ma­ni­fes­ta­ción de per­ti­na­cia, por­que el pro­ble­ma es trans­ver­sal y eso en nin­gún ca­so sig­ni­fi­ca que los bue­nos ten­gan que es­tar ne­ce­sa­ria­men­te a un la­do y los ma­los al otro. La co­sa es más com­ple­ja, co­mo por lo de­más lo ha en­se­ña­do siem­pre el cris­tia­nis­mo. Po­de­mos ser án­ge­les, po­de­mos ser de­mo­nios y po­de­mos ser­lo su­ce­si­va e in­clu­so si­mul­tá­nea­men­te.

Los es­cán­da­los de abu­so es­tán gol­pean­do fuer­te a las es­truc­tu­ras de po­der de la Igle­sia y des­de lue­go tam­bién la es­tán de­bi­li­tan­do en su di­men­sión apos­tó­li­ca. Por arrai­ga­dos que es­tén, los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos no son in­mu­nes ni a la ver­güen­za ni a la in­fa­mia. No sa­be­mos to­da­vía el desen­la­ce que ten­drá es­te pro­ce­so. Hay quie­nes pien­san que es­to es el fi­nal. Y tam­bién hay quie­nes asu­men que es­to no pa­sa de ser una pie­dra en el za­pa­to en las vi­ci­si­tu­des de una ins­ti­tu­ción mi­le­na­ria. En­tre­me­dio, es­tá la po­si­bi­li­dad de que la Igle­sia en Chi­le va­ya apa­gan­do su fue­go mi­sio­nal y se con­vier­ta en una me­ra fuen­te de ser­vi­cios, de ser­vi­cios re­li­gio­sos, cla­ro, a la ma­ne­ra de al­gu­nas de­no­mi­na­cio­nes pro­tes­tan­tes eu­ro­peas. Atien­den, por su­pues­to, el cul­to y al­gún ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad desa­rro­llan. Pe­ro, en la prác­ti­ca, no mu­cho más.

Ha­ce ra­to que la cri­sis de la Igle­sia chi­le­na ad­qui­rió ri­be­tes no­ve­les­cos. Aun­que en su ma­yo­ría pa­re­cie­ran ser de otra épo­ca, na­die sa­be has­ta dón­de po­drían lle­gar en el pre­sen­te los es­cán­da­los que se es­tán des­ta­pan­do. Y tam­po­co has­ta cuán­do, pues­to que las du­das ya es­tán en­som­bre­cien­do pá­gi­nas y fi­gu­ras in­to­ca­bles del pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.