Co­sas de “mu­je­res”

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

Fran­cis­ca Ma­lle­da (28) se le­van­ta a las 7.30 de la ma­ña­na. Des­pier­ta y vis­te a sus hi­jas de uno, dos y 11 años, les pre­pa­ra desa­yuno a ellas y a su pa­re­ja, lle­va a las dos me­no­res al jar­dín in­fan­til, ha­ce las ca­mas, ba­rre, asea el ba­ño, la co­ci­na, tra­pea, pa­sa lus­tra­mue­bles, pre­pa­ra el al­muer­zo. Cuan­do dan las 13.00, se to­ma un re­creo. A ve­ces se sien­ta en la ca­ma, un si­llón o una si­lla, pren­de la te­le y ve al­gu­na pe­lí­cu­la. Otras, va a vi­si­tar a sus pa­dres. Ge­ne­ral­men­te, lle­va bol­sas lle­nas de ro­pa y sá­ba­nas su­cias pa­ra apro­ve­char de usar su la­va­do­ra.

A las 15.45 par­te a re­co­ger a sus tres hi­jas. Cuan­do lle­gan de vuel­ta a la ca­sa, les sir­ve on­ce mien­tras ella al­muer­za. Las atien­de, jue­ga con ellas, pre­pa­ra la co­mi­da, ba­ña a las dos me­no­res, las cam­bia de ro­pa, pre­pa­ra sus bol­sos con tres mu­das y pa­ña­les pa­ra el día si­guien­te. An­tes de las 21.00 las ha­ce dor­mir una por una: pri­me­ro a la me­nor, que acu­rru­ca en­tre sus bra­zos con una ma­ma­de­ra, des­pués se pa­sa a la ca­ma de la del me­dio y la abra­za has­ta que cie­rra los ojos, y al fi­nal a la ma­yor, a quien siem­pre le da un be­so de bue­nas no­ches. “Ten­go un sis­te­ma ar­ma­do”, ex­pli­ca.

A las 22.00, cuan­do las tres hi­jas duer­men, lle­ga su pa­re­ja, que de día tra­ba­ja co­mo ayu­dan­te de co­ci­na y en las tar­des es­tu­dia pa­ra sa­car el sép­ti­mo y el oc­ta­vo bá­si­co. Fran­cis­ca le sir­ve la ce­na, co­men jun­tos, ella lava los pla­tos y se van a acos­tar.

La ru­ti­na, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes los fi­nes de se­ma­na, se re­pi­te to­dos los días. “Me can­so. Ser due­ña de ca­sa es mu­cho más tra­ba­jo que tra­ba­jar afue­ra. No tie­nes ho­ra­rio. Es­tás ha­cien­do co­sas des­de muy tem­prano en la ma­ña­na has­ta la no­che. No hay des­can­so. Una se preo­cu­pa por to­do, ni si­quie­ra hay tiem­po pa­ra en­fer­mar­se”, ase­gu­ra. No siem­pre fue así. Ha­ce tres años tra­ba­ja­ba co­mo ayu­dan­te de chef en un ca­sino y pre­pa­ran­do sus­hi en un lo­cal. “Me en­can­ta­ba ha­cer sus­hi, y en la ca­sa si­go ha­cien­do pa­ra mi fa­mi­lia. Me dan ga­nas de vol­ver a tra­ba­jar cuan­do las ni­ñas es­tén un po­co más gran­des. Es ri­co ser ma­má, pe­ro igual ne­ce­si­tas tus pro­yec­tos, in­de­pen­di­zar­te. Tam­bién me gus­ta­ría apor­tar eco­nó­mi­ca­men­te, por­que aho­ra mi pa­re­ja se lle­va to­do ese pe­so”, di­ce. Por eso, tie­ne un pro­yec­to cla­ro pa­ra el pró­xi­mo año: vol­ver a tra­ba­jar y es­tu­diar téc­ni­co en edu­ca­ción di­fe­ren­cial.

Tra­ba­jan de lu­nes a lu­nes -des­de que se des­pier­tan has­ta que se acues­tan- en la­bo­res do­més­ti­cas, de crian­za o a car­go del cui­da­do de sus fa­mi­lia­res. Sin em­bar­go, por no re­ci­bir re­mu­ne­ra­ción, el sis­te­ma las con­si­de­ra inac­ti­vas. Uno de los gran­des pen­dien­tes en te­mas de bre­cha de gé­ne­ro es la re­ci­pro­ci­dad en el si­len­cio­so tra­ba­jo do­més­ti­co, mo­ti­vo por el que mu­chas mu­je­res no es­tu­dian ni tra­ba­jan, o de­ben de­jar de ha­cer­lo.

POR GRE­TA DI GI­RO­LA­MO ILUS­TRA­CIÓN HOLLY JOLLEY

Adria­na

Aun­que ya es­ta­ba en edad de ju­bi­lar, no fue esa la ra­zón por la cual Adria­na Pa­di­lla (73) de­jó su tra­ba­jo co­mo em­plea­da do­més­ti­ca en 2007. Lo de­jó pa­ra ha­cer­se car­go de su nie­to de 13 años, que su­fre de epi­lep­sia, pa­rá­li­sis ce­re­bral, es de­pen­dien­te de oxí­geno las 24 ho­ras del día y tie­ne que ali­men­tar­se a tra­vés de una son­da que va di­rec­to al es­tó­ma­go.

No era la pri­me­ra vez que aban­do­na­ba un tra­ba­jo pa­ra ha­cer­se car­go del cui­da­do y la crian­za. En 1971, lue­go de te­ner a su se­gun­do hi­jo, de­jó de desem­pe­ñar­se co­mo em­plea­da do­més­ti­ca pa­ra de­di­car­se de lleno a la ma­ter­ni­dad. Un día, cuan­do lle­gó a su ca­sa car­ga­da con bol­sas y con uno de los ni­ños en bra­zos, su ma­ri­do la vio so­bre­pa­sa­da y le di­jo: ‘Se aca­bó’. “Tra­ba­jé an­tes de te­ner a mis hi­jos, des­pués na­cie­ron y mi ma­ri­do no me de­jó tra­ba­jar más. Eran cin­co, ha­bía que es­tar en la ca­sa con ellos. Él tra­ba­ja­ba mu­cho, era tra­ba­jó­li­co”, cuen­ta Adria­na.

De­di­có 35 años de su vi­da a la crian­za y al tra­ba­jo do­més­ti­co, has­ta que en 2002, cuan­do sus hi­jos ya es­ta­ban gran­des, de­ci­dió vol­ver a tra­ba­jar, por­que se abu­rría de tan­to es­tar en la ca­sa. Es­tu­vo en tres ca­sas dis­tin­tas co­mo em­plea­da do­més­ti­ca. Le gus­ta­ba. Pe­ro no du­ró más de un año. “En ese tiem­po ocu­rrió lo de mi nie­to, y me re­ti­ré”, di­ce.

Re­na­to na­ció sano en 2005, pe­ro a los tres me­ses su­frió un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio y con el tiem­po su es­ta­do de sa­lud fue em­peo­ran­do. Su ma­dre se es­fu­mó cuan­do cum­plió el año, y su pa­dre, hi­jo de Adria­na, tra­ba­ja to­do el día en la cons­truc­ción. “Co­mo sé ha­cer­le to­do al ni­ño, que­dó a car­go mío. Mis ma­nos es­tán en to­dos la­dos: ba­rrer, ha­cer aseo, cam­biar­lo. Es hi­per­se­cre­tor, en­ton­ces ten­go que es­tar as­pi­rán­do­lo y tam­bién es­tar pen­dien­te de su oxí­geno. Re­quie­re de to­da mi aten­ción”, di­ce Adria­na, quien tie­ne la tui­ción le­gal de su nie­to.

Atien­de a Re­na­to, que vi­ve acos­ta­do, sin pa­rar des­de las 7 de la ma­ña­na has­ta las 10 de la no­che. An­te la im­po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar por un suel­do y no con­tar con una pen­sión pro­pia, cos­tea sus gas­tos con los apor­tes de su hi­jo y la pen­sión de viu­dez que re­ci­be des­de que su ma­ri­do fa­lle­ció por un pa­ro car­día­co en 2012.

Los sá­ba­dos son los úni­cos días que Adria­na sa­le de su ca­sa. Ese día, una de sus nue­ras se que­da con Re­na­to y ella va a un club de adul­tos ma­yo­res a ju­gar bin­go y a to­mar té.

Mar­ce­la

Ha­ce más de cin­co años, la en­fer­me­ra que cu­ra­ba se­ma­nal­men­te la he­ri­da que ha­bía que­da­do en el pie de la ma­dre de Mar­ce­la Ga­ti­ca (36) lue­go de ex­traer­le una úl­ce­ra, ex­pli­có que si la co­sa se­guía igual, iban a te­ner que ampu­tar­la. “No ha­bía po­di­do sa­nar por­que no es­ta­ba te­nien­do el re­po­so que re­que­ría”, re­cuer­da Mar­ce­la. No lo pen­só dos ve­ces y le di­jo a su ma­má que se fue­ra a vi­vir con ella. “Al co­mien­zo iban a ser so­lo unos me­ses, pe­ro nun­ca se dio el ca­so de que vol­vie­ra a su ca­sa, por­que em­pe­za­ron a des­cu­brir­le otras en­fer­me­da­des”, ex­pli­ca.

Al co­mien­zo, Mar­ce­la se las arre­gló pa­ra cui­dar de su ma­má y se­guir tra­ba­jan­do co­mo au­xi­liar de aseo en un su­per­mer­ca­do, don­de lle­va­ba sie­te años con­tra­ta­da. Pe­ro la si­tua­ción no du­ró mu­cho. A po­co me­nos de un año des­de el in­ci­den­te del pie, su ma­dre em­pe­zó a te­ner una se­rie de in­fec­cio­nes uri­na­rias y des­cu­brie­ron que uno de sus ri­ño­nes no fun­cio­na­ba y el otro lo ha­cía a du­ras pe­nas. La in­su­fi­cien­cia re­nal sig­ni­fi­ca­ría una die­ta es­tric­ta y la ne­ce­si­dad de ha­cer­le diá­li­sis tres ve­ces a la se­ma­na. La si­tua­ción se fue vol­vien­do ca­da vez más com­ple­ja, so­bre to­do cuan­do la dia­be­tes que su­fre ha­ce años em­pe­zó a afec­tar su vi­sión. Ha­ce cua­tro años que no ve na­da.

Mar­ce­la tam­bién se ha­ce car­go del cui­da­do de la pa­re­ja de su ma­dre, que su­fre de leu­ce­mia, y de su hi­ja de dos años, quien de­jó de asis­tir a la sa­la cu­na lue­go de su­frir una que­ma­du­ra con agua hir­vien­do en el ve­rano.

“A mí me gus­ta­ba tra­ba­jar, te­ner mi suel­di­to fi­jo, mi pla­ti­ta. Aho­ra no ma­ne­jo mi pla­ta pro­pia. En oca­sio­nes eso me in­co­mo­da, por­que una quie­re sa­lir, ha­cer sus co­sas. Pe­ro no se pue­de no­más”, di­ce Mar­ce­la. Y aña­de: “El te­ma es que yo tra­ba­jo más que las per­so­nas que re­ci­ben un suel­do. Una due­ña de ca­sa tra­ba­ja 24 ho­ras, los sie­te días de la se­ma­na, los 30 días del mes. Es un error gran­de que nos con­si­de­ren inac­ti­vas”.

Su fa­mi­lia vi­vía en un cam­pa­men­to en San Ber­nar­do y ac­tual­men­te re­si­de en una par­ce­la don­de tras­la­da­ron su ca­sa, a la es­pe­ra de que le en­tre­guen una vi­vien­da so­cial. Se man­tie­nen con el suel­do de obre­ro del ma­ri­do de Mar­ce­la, la pen­sión por dis­ca­pa­ci­dad de su ma­má y el di­ne­ro que ella al­can­za a jun­tar cuan­do el es­ta­do de sa­lud de su ma­dre le per­mi­te tra­ba­jar al­gu­nos días de tem­po­re­ra re­co­gien­do ci­rue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.